Home » PRIMERA PLANA » Miénteme más que tús mentiras me hacen Feliz

Miénteme más que tús mentiras me hacen Feliz

Cincuenta años del Embargó a Cuba: Un imperativo electoral para nuestros legisladores.

Por Dr. José R. Alfonso  Dr. Ciencias Políticas – Master en Inteligencia Política Estratégica.

Cincuenta años del Embargó a Cuba: Un imperativo electoral para nuestros legisladores. Miéntenme más que tú mentira me hace Feliz… Foto Congresista Ileana Ros-Lehtninen

“Si me engañas una vez la culpa es tuya, si me engañas dos veces la culpa es mía” `proverbio árabe…”  y los cubanos de la diáspora hemos sido  engañados en múltiples veces, por políticos locales, lideres del exilio y conductores de  los  principales medios hispanos de comunicación 

Sabrán nuestros Representantes y Senadores de origen cubanoamericano  que con  la construcción de La Gran Muralla China ( “Larga fortaleza”) construida por la Dinastía Qin en  siglo V a. C. y el siglo XVI para proteger la frontera norte de los ataques de los nómadas xiongnu de Mongolia y Manchuria, se aisló al país del resto del mundo, frenando su desarrollo;  que en la desaparición de la Unión de Republicas Socialistas Soviéticas (URSS)  el llamado Campo Socialista, incluyendo la Republica Democrática Alemana (RDA), marcaron  el fin histórico de una ideología y sistema político  del siglo XX, fue por una  implosión (desde adentro)  sin que existiera ningún  Embargo.

Que a pesar del Embargo decretado por la ONU sobre el  régimen  de Sudáfrica, el régimen del Apartheid,  estemos o no de acuerdo, no podemos negar  la historia,  no fue derribado por este Embargo sino por  la intervención de las tropas cubanas en el Cono Sur Africano (recomiendo leer “Misiones en Conflictos” escrito por Piero Gleijses, ex analista de la CIA, Profesor de la Universidad John Hopkins y amigo personal, cuyo libro fue premiado por la Asociación de Historiadores de los Estados Unidos de Norteamérica, sin duda un incansable y objetivo investigador sobre  la Política Cuba vs. EE.UU. en África).

Ignoran también, por dolo o culpa, que el Embargo a Cuba, es un diferendo entre Cuba y Estados Unidos cuyo gobierno no solo absorbió las perdidas Corporativas producto de las Leyes de Nacionalización de Cuba -Ley # 851 de 6 de julio de 1960, que autorizó la nacionalización de las principales empresas estadounidenses- a través de su sistema de Rentas Internas (IRS) como perdidas corporativas descontándolas de las ganancias corporativas producidas ese año internacionalmente.

Desconocen, como otros muchos, que la Ley de Nacionalización de Empresas Norteamericanas en Cuba fue una  Medida Activa adoptada por el Gobierno Revolucionario de Cuba en respuesta al “Programa de Acción Encubierta contra el régimen de Castro”. Aprobado por el Presidente Dwight D. Eisenhower (Elaborado por la Agencia Central de Inteligencia, dirigida por Allen Dulles, el 16 de marzo de 1960 bajo la dirección y el control de la Sección 4 de la División del Hemisferio Occidental (Wh/4). Fuente: Biblioteca  Dwight D. Eisenhower, Proyecto “Clean Up” Cuba. Secreto: solo para leer.

Más de cincuenta años han pasado del Embargo y del “Programa de Acción Encubierta contra el régimen de Castro”. Aprobado por el Presidente Dwight D. Eisenhower. Los Castro aún permanecen en el Poder, años en los que hemos sido testigos directos, demostrado en el campo, que ni el Embargo ni  el “Programa de Acción Encubierta contra el régimen de Castro” han podido acabar con ellos.

El Embargo se convirtio finalmente en otra herramienta política  muy útil que ha servido para mantener los interés económicos, no patrióticos ni nacionalistas,  de  personas  de origen cubano y cubanoamericanos principalmente integrantes del primer exilio y algunos de sus descendientes, los que se han enriquecido, resultados electos a la gerencia política,  hacerse del  control mediático local, convirtiendo en  exitosos  y bien remunerados conductores y directores radiales y televisivos, los que sin conocer los postulados de La Teoría de Crispación han utilizado sus principios  con el único propósito de mantener el odio visceral e irreconciliable, acompañados de una insaciable sed de venganza y ajustes de cuenta sobre los que los vencieron, confiscaron sus bienes, encarcelaron, fusilaron, desterraron  y obligaron a ser enterrados en tierras extrañas antes y después de la guerra civil desarrollada en Cuba e incluso sentimientos que tratan de mantener a través del Instituto de la Memoria Histórica, donde los perdedores tratan no solo reconstruir la historia cubana, desde el exilio, acorde a sus intereses sino vivir económicamente de un Proyecto anticastrista más.

Para los Congresistas Republicanos Ileana Ros-Lehtninen, David Rivera y Mario Díaz Balart y los Senadores Demócrata Bob Menéndez y Albio Sires, el Embargo, impuesto durante  la presidencia de John F. Kennedy el 7 de febrero de 1962, para exigir cuentas por acciones contra los intereses estadounidenses –nacionalizaciones- en la isla, tiene como objetivo propósitos puramente electorales más que dañar realmente al régimen de La Habana, Es más un “imperativo electoral que moral” -convertido en arma política por el Congreso estadounidense, que tiene la facultad de derogarlo, para complacencia del segmento más  radical del exilio tradicional de origen cubano, Fue reforzado en 1996 con la conocida Ley Helms-Burton- buscando garantizar la Presidencia de una Cuba post Castro a Jorge Mas Canosas, líder máximo, ya fallecido, de la Fundación Nacional Cubana Americana (FNCA). Los que después de producirse su muerte (en 1997) pasarían la Presidencia en favor de Lincoln Díaz Balart, Representante Federal Republicano.

El Embargo sirve además a los congresistas y senadores de origen cubanoamericano para sostener y mantener la percepción, no la realidad, de que mantienen   una lucha vertical contra los Castro dirigidas principalmente, en Miami y New Jersey, a  garantizar el voto de la comunidad cubanoamericana de la tercera edad,  el primer exilio histórico, derrotados y desterrada por Castro y su revolución a finales de la década de los noventa, los que  gracias a hábiles campañas mediáticas, falsas promesas de campañas, mentiras, falacias de políticos elección tras elección votan por ellos. Elecciones que regularmente son ganadas mediante la manipulación de las famosas Boletas Ausentes, donde existen reconocidos y afamados Consultores Políticos de Boletas Ausentes, como el ex Senador Estatal Alex Díaz de la Portilla, conocido públicamente por el “Mago de la Boletas Ausentes” y por Sacha Tirador Abay conocida por “la Zarina de las Boletas Ausentes”. Elecciones que transcurren regularmente con  menos de un 15% de participación de los electores registrados.

Lo anterior es el “Modus Operandi Político” con el que estos operadores legislativos han mantenido durante años y años sus respectivos puestos politicos:  manteniendo el discurso anticastrista que desea escuchar el segmento cubanoamericano tradicional, acompañadolo de algunas Medidas de Impacto Legislativas, dirigidas en similar dirección, por ejemplo: PRESENTANDO Y DIFUNDIENDO MEDIATICAMENTE:  Restricciones de Viajes y Envíos de Remesas a familiares en Cuba; Prohibición de Intercambios Científicos y  Culturales, Restricciones de Visitas a familiares, Eliminación de la Ley de Ajuste Cubano, Reducción del Programa d Visas de EE.UU. a cubanos residentes en Cuba, etc.
.
Una  realidad, de acuerdo o en desacuerdo, es que los Castro después de más de cincuenta años y de un proceso de transición, gústenos o no, se sostienen y  mantienen en el Poder. Que es el pueblo de la isla, el hombre de “a pie”, es quien sufre directamente las consecuencias de las presiones económicas y políticas internacionales ejercidas por el gobierno de los Estados Unidos sobre el régimen de La Habana. Que es el segmento anticastrista de la diáspora cubanamericana y los que viven de esta industria, los que persiguen que el Embargo, entre otras medidas, sirva de detonante para tratar de promover una  “primavera árabe”  en la isla. Mientras los de cubanoamericanos fundamentalistas de la diáspora, el primer exilio, sueñan con el retorno a la Cuba de antes de 1959, fecha donde se paro su reloj histórico abogando y apoyando toda medida que consideren termine con el régimen de los Castro, los políticos electos por complacer sus deseos y los lideres de las organizaciones anticastristas rogando por “seguir viviendo de esta industria” todos contentos mientras el obituario hace su trabajo.

Los cubanos de buena fe dentro y fuera de la isla no cuestiona la necesidad que tiene el régimen de Cuba de continuar defendiendo su seguridad nacional,  después de haber atravesado una  feroz guerra civil desarrollada en su contra desde  el principios del triunfó revolucionario; de que sin gerencia extranjera se continúen  realizando los  CAMBIOS imprescindibles que pongan final termino a años de ineficiencia burocrática; del anarquismo de algunos Grupos de Poder que por haber sido artífices de la Revolución controlan su “territorio como si fueran feudos privados; de la pandemia de Corrupción, generalizada a partir de 1968 -Segunda Ofensiva Revolucionaria- en la que el estado se hizo dueño y señor absoluto de vidas y haciendas y en la que “resolver” no era robo ni malversación, en dependencia de su autor y su relación con los centros de Poder; de haber atravesado un largo Periodo Especial, por el  fracaso económico del sistema “madre” que subvencionaba más del cincuenta por ciento de su economía.

Los hijos se parecen más a sus tiempos  que a sus padres y estos tiempos no son ideológicos ni románticos para los jóvenes dentro de la isla, han transcurrido mucho tiempo, cincuenta años, del  éxito primario de modificación de las ideas y de transformaciones como: destrucción de creencias religiosas, políticas y sociales; y de programación de condiciones de existencia y de pensamiento revolucionarios nuevos como elementos esenciales de la psicología de las multitudes. Hoy no existe la creencia en la verborrea social arrolladora que era capaz de movilizar las masas y llevarlas a entregar sangre, sudor y sacrificios en aras de promesas no cumplidas a través de generaciones por lo que los jóvenes, más pragmáticos, han observado en silencio la experiencias de sus abuelos y padres y estos no tienen la fuerza moral necesaria para criticarles su salida definitiva del país. Están por la  apertura económica, no por participar en una Batalla de Ideas que no sienten suyas, no les interesa incluso la política y prefieren tratar de estar el día en lo referente a tecnología punta por sobre ideologías.

“Lo que marcha bien no se CAMBIA”, dice un sabio refrán estadounidense, y evidentemente el proceso revolucionario cubano tiene que continuar CAMBIANDO,  por que ha demostrado en la practica que no marchaba bien. Sus líderes han invertido sabiamente en Capital Humano, profesionales universitarios y personal técnico, pero no han sido capaces de hacer despegar la economía del país, mejorar la calidad de vida del ciudadanos de “a pie” y sobre todo revertir las aspiraciones del llamado “hombre nuevo” en emigrar en la búsqueda de un futuro que en su país ven muy lejano e incierto, mientras que los que escogen quedarse en la isla , muchos de los cuales acuden, voluntariamente o por compulsión moral, a los llamados de la revolución mientras buscan como “escapar” a través de misiones internacionalistas, empleos en Firmas Extranjeras o en Empresas de Servicio con acceso a Divisa (CUC) para “resolver”  las necesidades básicas de sus vidas.

De ahí el éxito que va teniendo Raúl Castro, el dignatario cubano, sin duda un líder más pragmático que romántico,  en elaborar y dejar un Legado Domestico, más que Internacional, el  que tiene que ir desarrollando cautelosamente tratando no provocar una grieta en la Represa de Contención Social que provoque su rompimiento por donde se desbordaría  sin control una “Primavera Cubana” que no seria conveniente incluso para el gobierno estadounidense

Leave a Reply

You must be Logged in to post comment.

© 2017 CódigoAbierto360.com · RSS · Designed by Theme Junkie · Powered by WordPress