Home » QUE PASA MIAMI » Cuba: 2012 ¿De regular para malo o sano?

Cuba: 2012 ¿De regular para malo o sano?

Cortesía de Progreso Semanal/ Weekly Por Elsa Claro

QPM.ORG: Conforme existe la verdad innegable de que en la Provincia Ciudad de La habana deambulan por sus calles miles de pequeñas carretillas ofreciendo productos agrícolas y en sus mercados privados se venden libremente productos carnicos, también es cierto que en no pocas ocasiones estos no están al alcance del bolsillo del hombre de “a pie”. Si bien se trata de la ley de mercados - oferta y demanda- también lo es que entre sus causas  principales  esta la eficiente burocracia estatal, que se resiste fieramente a cualquier cambio que afecte el status quo -adquirido y mantenido durante los años de gerencia política del Comandante en Jefe Fidel Castro- conspirando para sabotear la producción, almacenamiento y distribución, hasta la proliferación de los llamados paladares, los que al no existir una red mayorista para adquirir sus productos acuden a  abastecerse al sector privado, ocasionando escasez y  las alzas de precio.

QPM.ORG: Conforme existe la verdad innegable de que en la Provincia Ciudad de La habana deambulan por sus calles miles de pequeñas carretillas ofreciendo productos agrícolas y que en sus mercados privados se venden libremente productos carnicos, también es cierto que en no pocas ocasiones estos están al alcance del bolsillo del hombre de “a pie”. Se trata de la ley de mercados - oferta y demanda- pero también es cierto que entre sus causas principales esta la eficiente burocracia estatal, que se resiste fieramente a cualquier cambio que afecte su status quo -adquirido y mantenido durante los años de gerencia política del Comandante en Jefe Fidel Castro- los que conspiran para sabotear desde la producción, almacenamiento hasta la distribución de los productos para provocar la escasez y las alzas de precio. A todo ello se les suma la proliferación de los llamados paladares, los cuales al no existir una red mayorista donde puedan adquirir sus productos acuden a abastecerse del sector privado..

LA HABANA – Pareciera que muchas cosas no andan bien en Cuba. Feas, desalentadoras noticias aparecen sobre esfera tan estratégica como la del sector agropecuario. ¿Se repetirá el desliz ocurrido en la provincia de Artemisa donde no sembraron lo que hubiera permitido obtener nada menos que 15 000 toneladas de alimentos? Las causas andaban en las insuficiencias en los contratos, ¡¿hasta cuándo?!, y en la indolencia de tener recursos almacenados en vez de entregarlos a los campesinos cuando era menester. Eso ocurrió durante el primer semestre del 2011, pero sus efectos se hace sentir y se parecen –quizás demasiado- a lo ocurrido en enero-febrero de este 2012 con respecto a la carne de cerdo

Pese a la guerra que se le ha planteado a la burocracia, esta saca cabeza por cualquier lado, que muchas tiene. Se deduce de las explicaciones dadas a la prensa sobre el caso: sin tener datos precisos ni conciliarlos entre el sector agrícola y la industria alimentaria, alguien dedujo mal las cantidades que le entregaría una a la otra, o sea, cuánto se tendría en físico, para ofertar a la población en carne fresca o de forma procesada.

Aparecen en el camino circunstancias predecibles, como la preferencia de los criadores por los vendedores privados, pues les ofrecen mejores precios que el estado, aunque eso signifique un aumento a pagar por la población. Hasta tanto no se resuelva esa contradicción las “leyes del mercado” se impondrán y no del mejor modo, sobre todo para el ciudadano promedio.

No es irresponsable indolencia lo único que existe. Conversando con una vendedora ambulante de productos del agro ella me dice: –La gente no quiere trabajar. Yo pago 50 pesos diarios para quien me ayuden a vender. Vienen un día o dos y no vuelven. Es verdad que es duro recorrer las calles con el carrito, pero mire, el asunto es de empeño. Yo tengo 8 títulos (¡!) , pero un solo defecto: me gusta vivir bien y eso requiere de dinero. En ninguna parte te pagan un salario como el que se necesita para comer, vestir, divertirse en grande. Con mi puesto andarín, pago los impuestos, que no son tan altos, me alcanza para pagarle a un ayudante y me queda para mis necesidades y gustos, pero ya le digo…pocos quieren doblar el lomo.—

Sucede en la esfera privada, la que se supone da ese “sentido de pertenencia” (como está de moda decir) a aquello a lo cual el individuo se dedica, porque ve resultados y  beneficios tangibles, directos. Parece, entonces, que el mal hábito de aparentar que se hace, sin aportar en realidad, el facilismo, son más difíciles de derrotar de lo que se pensaba.

Sucede, asimismo, que hasta las más antiguas experiencias –junto con las posteriores y más tecnificadas, que no son escasas- andan en un fatal olvido. Sea tener pastos para el buey o inseminar a la hora y ciclo ideal y no cuando le conviene a equis. Está demasiado arraigado el acomodo de no mover dedo hasta que traigan esto u aquello o que caiga el archisabido maná del cielo. Muy malo.

Cambio de mentalidad, se repite. Eso es algo que no ocurre de hoy para dentro de un rato, pero ¡ojo! sin desdorar, como diría mi abuelo Perico, porque en este momento hay 700 000 cubanos directamente trabajando en la agricultura y según algunos economistas, esa resulta fuerza de trabajo en cantidad apropiada como para garantizar un aumento sustantivo en la producción de alimentos y lograr la tan añorada suficiencia, junto con la cual viene, en el mismo paquete, un ahorro considerable de dinero, ahora destinado a compras de alimentos en el exterior.

Claro que alegra saber que  un porcentaje apreciable de los nuevos agricultores son jóvenes y también ver cómo crecen los productos biotecnológicos y hasta están a prueba varias vacunas terapéuticas, una de ellas contra el VIH. No todo tiene tristes colores, pero mortifica y angustia lo malo evitable.

Entre lo bueno está la periodicidad, los ciclos cortos con que se está controlado lo fundamental. Eso posibilita aplicar correctivos o suprimir si necesario fuere. En la última sesión ampliada  del Consejo de Ministros, Raúl Castro dijo que no se permitirá la impunidad, en referencia a malos manejos que en obras hidráulicas o de otro tipo, se han cometido. Si en alguna etapa se le ha seguido los pasos y castigado el robo o cualquier otra fechoría, es muy particularmente ahora. Me parece muy bien, pues de mil maneras esos delitos y contravenciones afectan a la población y hasta estropean las perspectivas de avance del país.

Las previsiones para este 2012 suponen un crecimiento discreto del PIB que será, de lograrse, del 3,4%. Deseable que los cálculos sobre un posible aumento de ingresos nacionales, sean mejores y más fiables que los hechos sobre el suministro de carne de cerdo para el primer trimestre del año.

Mientras tanto, en sectores intelectuales y académicos se discute lo mismo sobre  lo beneficioso que sería aceptar inversiones de los cubanos radicados en el exterior (algo que, de hecho, parece que funciona a través de terceros y a pequeña escala) o sobre asuntos menos terrenales, como la cultura del debate, y temas que como las diferentes formas de discriminación, se creyeron resueltos y también, igual a las malas costumbres, resurgen.

¿No son demasiados frentes abiertos? No se  pretende, no se le ponen frenos al avance del pensamiento, pero vale recordar la práctica humana universal. Ella enseña que primero es lo sustancial e imprescindible y después, todo lo demás.

Progreso Semanal/ Weekly autoriza la reproducción total o parcial de los artículos de nuestros periodistas siempre y cuando se identifique la fuente y el autor.

 

Leave a Reply

You must be Logged in to post comment.

© 2017 CódigoAbierto360.com · RSS · Designed by Theme Junkie · Powered by WordPress