Home » PRIMERA PLANA » La libertad de expresión, el costo de amar a Fidel Castro y el papel de los medios y su retórica de odio e insaciable sed de venganza anticastrista en Miami.

La libertad de expresión, el costo de amar a Fidel Castro y el papel de los medios y su retórica de odio e insaciable sed de venganza anticastrista en Miami.

Por Dr. José R. Alfonso – Dr. Ciencias Políticas – Master en Inteligencia Política Estratégica.

¿Hasta cuando van a seguir los fundamentalistas del exilio histórico crucificando a Oswaldo “Ozzie”  Guillén (1*), manager de los Marlins de Miami,  cuando este  ha pedido perdón, de rodillas,  mil veces? ¿Que más quieren  estos fundamentalistas radicales que haga Ozzie? ¿Que se corte la lengua? ¿Qué se inmole? ¿Es acaso esa la Libertad de Expresión que piensan aplicar en Cuba de conquistar el poder? Ozzie ya tiene que haber aprendido que en el Sur de la Florida “Si no piensas como yo eres mi enemigo y te llevo hasta las últimas consecuencias”

¿Hasta cuando van a seguir los fundamentalistas del exilio histórico crucificando a Oswaldo “Ozzie” Guillén (1*), manager de los Marlins de Miami, cuando este ha pedido perdón, de rodillas, mil veces? ¿Que más quieren estos fundamentalistas radicales que haga Ozzie? ¿Que se corte la lengua? ¿Qué se inmole? ¿Es acaso esa la Libertad de Expresión que piensan aplicar en Cuba de conquistar el poder? Ozzie ya tiene que haber aprendido que en el Sur de la Florida “Si no piensas como yo eres mi enemigo y te llevo hasta las últimas consecuencias”

¿Hasta cuando van a seguir los fundamentalistas del exilio histórico crucificando a Oswaldo “Ozzie”  Guillén (1*), manager de los Marlins de Miami,  cuando este  ha pedido perdón, de rodillas,  mil veces? ¿Que más quieren  estos fundamentalistas radicales que haga Ozzie? ¿Que se corte la lengua? ¿Qué se inmole? ¿Es acaso esa la Libertad de Expresión que piensan aplicar en Cuba de conquistar el poder? Ozzie ya tiene que haber aprendido que en el Sur de la Florida “Si no piensas como yo eres mi enemigo y te llevo hasta las últimas consecuencias”

 Muchos de los que viven en el Sur de la Florida, específicamente en el Condado Miami-Dade, conocido internacionalmente  como  Miami, olvidan que lo único  que este territorio tiene de estadounidense es la tierra, la posición geográfica y algunas veces la aplicación de sus leyes y que su control político, económico,  administrativo, mediático  y judicial radica en un reducido grupo de  fundamentalistas del exilio histórico cubano y sus descendientes, en ocasiones histérico  integrado en su mayoría por  ex batistiano (Fulgencio Batista y Zaldivar, presidente de Cuba 1952-1958)  derrotado por la Revolución encabezada por Fidel Castro en 1959.

“Aquí los americanos no mandan, mandamos nosotros los cubanos”; “Los Castro no tienen ningún derecho a defenderse ni a preservar sus vidas… a lo único que tienen derecho  es ha entregarnos el poder y a ser juzgados por sus crímenes y asesinatos de lesa humanidad”… ; “Miami es de los cubanos anticastristas y al que no le guste que se mude de aquí”;  “Somos los judíos del Caribe y hemos sufrido, al igual que estos, el exterminio  por los Castro..” Confundiendo así el exterminio étnico llevado a cabo por Adolfo Hitler en contra la población de origen hebreo con la guerra civil, entre cubanos,  que se desarrollo en Cuba en el marco de la Guerra Fría. . “Sino piensas como yo en contra de Castro no puedes vivir en Miami y debes regresar a Cuba porque eres Comunista”,  etc., etc. Palabras al igual que otras muchas, que son escuchadas en Miami  pronunciadas frecuentemente por este sector del llamado exilio histórico

 Es tiempo de pasar la página,  de que los políticos se alejen del deporte, que los deportistas se alejen de la política y que los cubanos de aquí y de allá nos reconciliemos y dejemos atrás la Guerra Fría. ¿Acaso no ha habido  victimas de la guerra civil desarrollada en la isla de ambas partes o es acaso que las victimas son de la exclusividad de uno de los lados? El momento es de unidad nacional y de buscar la reconciliación de todos los cubanos.  Y sobre todo “dejar  que los muertos entierren a sus muertos”  como dijo Jesús  (Lucas 9:57).

El Papel de los Medios en el Genocidio en Ruanda.

Situación  similar ocurrida con  el papel realizado por los medios de comunicación radial ruandeses en el genocidio acaecido en esa nación africana por los hutos en contra de los tutsis, como por ejemplo el rol desempeñado por La Radio Televisión Libre des Mille Collines (Radio Televisión Libre de las Mil Colinas o RTLM), la que transmitió programas desde el  8 de julio de 1993 al 31 de julio de 1994 que promovían el odio racial hacia los tutsis,  hutus moderados y también la misión de las Naciones Unidas en Ruanda (MINUAR) llamando a la guerra final para exterminarlos como “cucarachas”.

De forma similar, el medio impreso “La Revista Kangura”  comenzó también a emitir propaganda plana en contra de los tutsis.

Este genocidio fue excelentemente recogido en la película dirigida por Terry George, llamada “Hotel Rwanda” donde se puede observar palabra por palabra el odio que proferían los argumentos de dicha radio. (1*)

 El papel de los  Medios en Miami

Algunos medios de comunicación radial y algunos televisivos de Miami, en control de cubanoamericanos del llamado exilio histórico, que según las circunstancias se  transforma en histérico –más en búsqueda de raiting que interesados realmente en llevar cambios en Cuba- juegan un rol similar al desempeñados por los medios ruandeses durante la transmisión del odio visceral y sed de venganza en Ruanda con la diferencia que en  el Sur de la Florida, muy distante del África negra, la  venganza esta dirigida hacia los cubanos de la isla que en 1959 los derrotaron, hacia aquellos que les apoyaron y a los que se quedaron a vivir en ella.

En Miami estos Medios, ayer con otros nombres, se llaman  hoy “La Poderosa”; “Radio Mambí La Grande”; Univisión Radio (de la Cadena Univisión Radio y TV); y los Canales por Cable 22 y 41. Para ellos poco importa la verdad, la objetividad, lo que les importa es satisfacer el odio y deseos de venganza de un reducido, pero poderoso grupo de poder político-económico que se publicitan en esos medios, los que producto de la guerra civil desarrollada en Cuba desde 1956-1965 fueron desterrados, muchos emigraron voluntariamente por el Aeropuerto soñando con que los Marines estadounidenses les iban a resolver el problema del retorno y a devolverles sus propiedades confiscadas; otros lograron escapar en sus embarcaciones; mientras los más decididos y valientes se enfrentaron  violentamente al régimen castrista alzándose en zonas rurales, realizarando operaciones de acción y sabotajes, infiltraciones, planes de atentados, desembarcaron en Bahía de Cochinos, etc. con o sin apoyo de  la  Agencia Central de Inteligencia (CIA) . Sin embargo, los Servicios Especiales de Castro nuevamente  derrotarían sus planes, operaciones negras y actividades subversivas por lo que sufrieron largas condenas, fusilamientos y finalmente el destierro.

Existen diferencias entre los medios ruandeses causantes del Genocidio en Ruanda, los que a pesar de que sólo estuvieron en el aire por espacio de tres meses, se convirtieron en impulsores de los crímenes de genocidio, al ayudar  e incitar a los asesinos a acometer sus atrocidades, con sus mensajes propagandísticos de odio y racismo, siendo en gran parte responsables de más de un millón de muertes. En tanto, los medios controlados por los cubanos de Miami a pesar de que siguen un patrón similar a los hutus ruandeses en lo referente a mantener “vivo”  el odio visceral y sed de venganza hacia el régimen de La Habana -por estar asentados en suelo estadounidense no pueden “aplastar como cucarachas a los que piensen diferentes a ellos” – pero sí pueden coartar su libertad de expresión, tratar de sacarlos de sus puestos de trabajo y expulsarlos de Miami. Por suerte, para todos, ha quedado atrás la década de los setenta cuando el Sur de la Florida fue calificado por la prensa estadounidense como “Miami Capital del Terrorismo en los EE.UU.”(2*) sino, de seguro volarían por los aires al subirse a sus automóviles o serian tiroteados en plena calle.

Los hutus ruandeses son una masa  analfabeta dedicada principalmente a la agricultura, fácilmente manipulable, como se demostró durante el Genocidio influenciados por los Medios de Comunicación que les condujeron a cometer crímenes de lesa humanidad. Los cubanos del segmento fundamentalista más radical del exilio histórico, aunque distan mucho de parecerse a los hutos, sí guardan cierta similitud en lo referente a su persistencia en su odio visceral y sed de venganza, sentimientos, lo que con razón o sin ella, los hacen vulnerables y  fácilmente manipulables por los gerentes generales, directores y algunos conductores de la diáspora cubana, algunos de ellos hasta hace pocos años dirigentes y militantes del PCC, representantes de importantes empresas estatales castristas y hasta oficiales del MININT y las FAR,  los que han encontrado en la industria anticastrista un excelente “modus vivendi”  que les reportan jugosos salarios, superiores a las seis cifras y otros beneficios, principalmente durante las campañas políticas, los que al haber pasado las aguas del Jordán han invertido la ecuación ideológica castrista de perseguir contrarrevolucionarios y apatridas para pasar a servir  a estos.

Antes de que fuera repudiado Oswaldo “Ozzie” Guillén  por los fundamentalistas del exilio histórico e histérico, lo han sido muchos otros, desde cubanoamericanos de la diáspora hasta cantantes, artistas, escritores, sin tener en cuenta nacionalidad. Un de los mejores ejemplos de ello fue lo acaecido al Dr. Bernardo Benes (3*), un judío cubanoamericano, abogado cubano, banquero, periodista y líder cívico, quien visitó La Habana en misiones secretas de los presidentes Carter y Reagan y quien lograra la liberación de 3.600 presos políticos cubanos en 1978; y fuera el autor intelectual del éxodo del Mariel con la apertura de la visita de la Comunidad Cubana en el Exterior en 1978. Finalmente el Dr. Benes término vilipendiado, satanizado y con amenazas para su vida en Miami.

Fuentes

(1*)  El Tribunal Penal Internacional para Ruanda inició acciones contra RTLM a partir del 23 de octubre de 2000, con un juicio en contra de Hassan Ngeze, director y editor de la Revista Kangura, medio impreso que también incitó la matanza. El 19 de agosto de 2003, en el tribunal en Arusha (Tanzania) se solicitaron cadenas perpetuas contra los líderes de RTLM, Ferdinand Nahimana y Jean Bosco Barayagwiza, por cargos de genocidio, incitación al genocidio y crímenes contra la humanidad antes y durante el periodo del genocidio de 1994. El 3 de diciembre de 2003, la corte halló culpables a los tres imputados. Nahimana y Ngeze fueron condenados a cadena perpetua y Barayagwiza a 35 años de prisión.

(2*) “Miami Capital del Terrorismo en los EE.UU.”

El  6 de octubre de 1976 a las 12:23 se produce una explosión en un vuelo de la línea aérea de Cubana de Aviación (CUT-1201) al éste alcanzar la altura de 18,000 luego de su despegue del aeropuerto de Seawell , Bridgetown, Barbados,donde mueren 73 personas en la explosión, entre ellos 19 integrantes del equipo de esgrima juvenil de Cuba (jóvenes menores de 16 años). Fueron señalados como autores varios exiliados cubanos, que entrenados por la Agencia Central de Inteligencia CIA) habían desarrollado a partir de 1968 una intensa campaña terrorista dentro de los propios EE.UU. mediante la colocación de artefactos explosivos –época que fuera llamada por la prensa norteamericana con grandes titulares “Miami Capital del Terrorismo en los EE.UU.”- primero en establecimientos comerciales miamenses que tenían relaciones con Cuba, pero pronto se verían afectados por el terrorismo los consulados diplomáticos radicados en Miami de: México (1/2/68) y (2/4/68); Chile (13/3/68);  Francia (15/7/68); Inglaterra (31/7/68. Actividades que también impactarían oficinas de turismo: español (22/4/68); mejicanas (27/6/68); canadiense (4/7/68); japonesa (7/7/68); también los barcos mercantes que atracaban en muelles norteamericanos serian blancos de éste mismo grupo: “Greenwood” británico (5/5/68); “Aroka Maru”. Japonés (25/5/68); “Carribean Ventura”, bahamés (7/6/68) y no podían faltar los aniquilamiento físicos dentro y fuera de los EE.UU., asesinato de Orlando Letelier, ex canciller chileno, y de su asistente la norteamericano Ronni Moffitt, ocurrido en Washington , (21/9/76); intento de secuestro del cónsul cubano en Mérida, México y asesinato de D’Artagñan Díaz-Díaz, quien lo acompañaba (23/7/76); secuestro y asesinato de dos funcionarios de la Embajada de Cuba en Argentina (9/8/76);  asesinato de Carlos Muñiz Varela, dueño de la oficina de Turismo Varadero Travel en Puerto Rico (28/4/79); asesinato de Félix García Rodríguez, diplomático cubano ante Naciones Unidas (11/9/79). En total este grupo terrorista realizaría entre el 8 de enero de 1968 y el 11 de septiembre de 1979 un total de 120 actos de terrorismo documentados. Posteriormente, parte del mismo grupo de exiliados cubanos serian identificados por investigaciones realizadas sobre el terreno por autoridades de bahamenses, venezolanas  y cubanas las que los señalaban como los responsables de la voladura del avión cubano en 1976 y posteriormente se verían envueltos en actividades terroristas con artefactos explosivos dentro de Cuba durante 1996, que provocaron la muerte a un turista italiano y en planes de atentado contra su presidente. Actualmente unos radican en EE.UU, donde continúan siendo líderes del exilio cubano, admirados por los políticos locales y recaudan fondos públicamente para continuar realizando actividades terroristas a través de emisoras radiales, otros fueron detenidos recientemente en Panamá cuando intentaban volar un Auditorio Universitario donde el mandatario cubano Fidel Castro se iba a dirigir a numerosos profesores, estudiantes y simpatizantes. El 30 de abril de 1976, Emilio Milían, un destacado comentarista radial y anticastrista radicado en Miami,  sufre un atentado terrorista, al serle colocada una carga de dinamita debajo de su auto en el parqueo de la emisora donde trabajaba. La explosión le cercena ambas piernas. Días antes Milían desarrollaba una fuerte campaña en contra de los actos terroristas que se estaban produciendo en dicha ciudad desde finales de la década de los sesenta por elementos ultrarradicales del exilio cubano. Posteriormente son acusados dos anticastristas cubanos, uno de los cuales fuera visto debajo del auto momentos antes de producirse la explosión. El otro sujeto presunto autor del atentado fue acusado con posterioridad de intento de secuestro del cónsul cubano en Mérida, México y asesinato de D’Artagñan Díaz-Díaz, quien lo acompañaba (23/7/76) y actualmente se encuentra  detenido en Panamá por planes de asesinato a Fidel Castro, mediante la voladura de un Auditorio de la Universidad de ese país, en el que Castro seria invitado.

(3*) Levine, Robert M.; Misiones Secretas a Cuba: Fidel Castro, Bernardo Benes, y el cubano de Miami, Palgrave Macmillan, 2002; ISBN 9781403960467

Audiencias, Estados Unidos. Congreso. Senado. Comité del Poder Judicial, 1967

De la Torre, Miguel A.; La Lucha de Cuba: la religión y la política en las calles de Miami, University of California Press, 2003; ISBN 9780520238527 .

Leave a Reply

You must be Logged in to post comment.

© 2017 CódigoAbierto360.com · RSS · Designed by Theme Junkie · Powered by WordPress