Home » ANALISIS DE INTELIGENCIA MEDIATICA » La otra cara de la Moneda. La globalización de la guerra: La “hoja de ruta militar” de la Tercera Guerra Mundial

La otra cara de la Moneda. La globalización de la guerra: La “hoja de ruta militar” de la Tercera Guerra Mundial

Cortesia de Michel Chossudovsky y Cunningham Finian/ globalresearch.ca

INTRODUCCIÓN

Global de diseño militar del Pentágono es uno de conquistar el mundo. El despliegue militar de Estados Unidos y fuerzas de la OTAN se está produciendo en varias regiones del mundo simultáneamente.

El diseño global militar del Pentágono (OTAN) tiene el propósito de conquistar el mundo. El despliegue militar de Estados Unidos y fuerzas de la OTAN se está produciendo en varias regiones del mundo simultáneamente...

El concepto de la “larga guerra” ha caracterizado a la doctrina militar de EE.UU. desde el fin de la Segunda Guerra Mundial. El objetivo más amplio de la dominación militar global en apoyo de un proyecto imperial se formuló por primera vez bajo el gobierno de Truman a finales de 1940 al comienzo de la Guerra Fría.

En septiembre de 1990, unas cinco semanas después de Irak, Saddam Hussein invadió Kuwait, EE.UU. El presidente y comandante en jefe George Herbert Walker Bush pronunció un discurso histórico ante una sesión conjunta del Congreso de los EE.UU. y el Senado en la que se proclamó un nuevo orden mundial que emerge de la los escombros del Muro de Berlín y la desaparición de la Unión Soviética.

Bush padre había previsto un mundo de “pacífica cooperación internacional”, uno que ya no estaba encerrado en la confrontación entre superpotencias rivales, bajo la sombra de la doctrina de la “destrucción mutua asegurada” (MAD), que había caracterizado a la Guerra Fría época.

Bush declaró rotundamente al comienzo de lo que se conoce como “la era post-Guerra Fría” que:

“Una nueva alianza de las naciones ha comenzado, y hoy nos encontramos en un momento único y extraordinario. La crisis en el Golfo Pérsico, tan grave como lo es, también ofrece una oportunidad única para avanzar hacia un período histórico de cooperación. Fuera de estos tiempos difíciles … un nuevo orden mundial puede emerger: una nueva era más libre de la amenaza del terror, firme en la persecución de la justicia y más segura en la búsqueda de la paz. Una época en la que las naciones del mundo, este y oeste, norte y sur, puedan prosperar y vivir en armonía. “

Por supuesto, los discursos de los presidentes de Estados Unidos son a menudo ocasiones de lugares comunes cínicos y contradicciones que no deben tomarse en su valor nominal. Después de todo, el presidente Bush llevaba adelante en el derecho internacional y la justicia sólo meses después de que su país había invadido Panamá en diciembre de 1989 causando la muerte de varios miles de ciudadanos – la comisión de delitos comparables a lo que Saddam Hussein podría ser acusado de supuestamente, y rendir cuentas de. También en 1991, los EE.UU. y sus aliados de la OTAN llegó a desencadenar, en virtud de un “humanitaria” del manto, una prolongada guerra contra Yugoslavia, lo que lleva a la destrucción, fragmentación y empobrecimiento de un país entero.

Sin embargo, es instructivo para usar visión sesgada de Bush padre de un “Nuevo Orden Mundial” como un punto de referencia para la forma dramática el mundo ha cambiado en los 20 años de la era llamada Guerra Fría, y en particular cómo unilateralmente degeneran la conducta contemporánea internacional de los EE.UU. se ha convertido en el marco del Clinton, Junior GW Bush y Obama.

Bush padre “promesa” de la paz mundial se ha abierto, a raíz de la Guerra Fría, una época de guerra continua acompañada de un proceso de desarticulación económica, la devastación social y la degradación del medio ambiente.

En una amarga ironía, este concepto de internacional de la cooperación pacífica y la colaboración se utilizó como pretexto para desatar la Guerra del Golfo, que consistía en “defender la soberanía” de Kuwait y “respetar el derecho internacional” a raíz de la invasión iraquí de 1990.

Guerra Mundial

Se trata de una agenda militar global, es decir, “Guerra Mundial”. Lejos de un mundo de la cooperación pacífica, estamos viviendo en un mundo distópico de guerras permanentes – guerras que se libran en contravención flagrante del derecho internacional y en contra de la opinión pública y de interés.

Lejos de ser una “nueva era más seguro en la búsqueda de la paz”, podemos ver un mundo más parecido a 1984 de George Orwell, dominada por el conflicto perpetuo, la inseguridad, la vigilancia autoritaria, doble pensamiento y el control de la mente del público.
Un problema para muchos ciudadanos es que el “doble pensamiento y el control de la mente” se han vuelto tan profundamente arraigada y difundida por los medios de comunicación, incluyendo la prensa de la llamada gratis, como The New York Times y The Guardian.

La era post 9/11: Doctrina de los Estados Unidos de la guerra preventiva

Al parecer patrocinado por Al Qaeda, los ataques del 9/11 en el World Trade Center y el Pentágono juega un papel central en moldear la opinión pública. Uno de los objetivos principales de la propaganda de guerra es “fabricar un enemigo”. El “enemigo exterior” personificada por Osama bin Laden está “amenacen a Estados Unidos”.

La guerra preventiva dirigida contra “terroristas islámicos” está obligada a defender la Patria. Las realidades son al revés: Estados Unidos está bajo ataque.

A raíz del 9/11, la creación de este “enemigo exterior” sirve para ocultar los verdaderos objetivos económicos y estratégicos detrás de las guerras encabezadas por Estados Unidos en el Medio Oriente y Asia Central. Librada por motivos de defensa propia, la guerra preventiva se mantiene como una “guerra justa”, con un mandato humanitario.

Desde el comienzo de la guerra afgano-soviética en la década de 1980, el aparato de inteligencia de EE.UU. ha apoyado la formación de las “brigadas islámicas”. La propaganda pretende borrar la historia de Al Qaeda, ahogar la verdad y “matar a la evidencia” acerca de cómo este “enemigo exterior” se fabricó y se transformó en “el enemigo número uno”.

El aparato de inteligencia de EE.UU. se ha creado sus propias organizaciones terroristas. Y, al mismo tiempo, crea sus propias advertencias terroristas sobre las organizaciones terroristas que ella misma ha creado. Mientras tanto, un programa cohesivo de contraterrorismo de miles de millones de dólares “para perseguir” a estas organizaciones terroristas ha sido puesto en su lugar.

En lugar de “guerra” o “terrorismo de Estado”, se nos habla de “intervención humanitaria” dirigida contra “terroristas”.

En lugar de “delito”, se nos dice de la “defensa” o “protección”.

En lugar de “asesinato en masa”, se nos habla de “daños colaterales”.

Una dicotomía bien contra el mal prevalece. Los autores de la guerra se presentan como las víctimas. La opinión pública se dejen engañar: “Debemos luchar contra el mal en todas sus formas como un medio para preservar el modo de vida occidental”.

Romper la “Gran Mentira”, que presenta la guerra como una empresa humanitaria, significa romper un proyecto criminal de destrucción global, en el que la búsqueda del beneficio es la fuerza primordial. Esta agenda militar con fines de lucro destruye los valores humanos y transforma a la gente en zombis inconscientes.

El desove Militarismo: “La guerra es normal”

En verdad, ya que este nuevo lector interactivo de Global Research se demuestra, que estamos viviendo en una época caracterizaron por “La globalización de la guerra” llevada a cabo por los mismos estados que se proclaman defensores de los derechos democráticos y el derecho internacional.

El principal protagonista de esta guerra globalizada es el Estados Unidos de América. Los EE.UU., junto con sus aliados en la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), Gran Bretaña, Francia, Canadá y Alemania, entre otros, así como una serie de intermediarios – tales como los estados árabes del Golfo Pérsico – ahora está envalentonado para atacar militarmente en cualquier región del mundo.

Cabe señalar que en una gira por la región de Asia-Pacífico en noviembre de 2011, la retórica de EE.UU. El presidente Barack Obama estaba cargado de declaraciones belicosas hacia China, citando a este último como una amenaza militar para el hemisferio que los Estados Unidos estaba listo para enfrentarlo. Agresiva retórica de Obama hacia Pekín debería haber sido ampliamente visto como sin precedentes e inaceptable. Pero a partir de la lectura de los principales medios de comunicación occidentales, el belicismo por el presidente de EE.UU. se hizo de alguna manera en el discurso normal, razonable.

Este militarismo de desove se racionaliza con una variedad de pretextos aparentemente apetecibles: asegurar el mundo contra el “terrorismo islámico”, como en Afganistán, asegurando el mundo en contra de las “armas de destrucción masiva”, como en el Irak de Sadam y de Irán en la actualidad, la defensa de los derechos humanos, en Libia, la intervención humanitaria, como en Somalia, y la protección de las pequeñas naciones, como en enfrentar a China en nombre de Estados del Sudeste de Asia, o la construcción de un sistema de defensa antimisiles balísticos a lo largo de las fronteras de Europa del Este de Rusia. Y de nuevo, los medios de comunicación occidentales juega un papel muy importante en la racionalización de lo irracional, la normalización de lo anormal, lo que justifica lo injustificable – similar a la del Ministerio de la Verdad en 1984 de Orwell.

Podemos aceptar estos pretextos a su valor nominal y tratar de “normalizar” un mundo de conflictos aparentemente caóticos, como los medios de comunicación occidentales nos tienen. O podemos optar por ver el mundo como realmente es, es decir, uno donde esas guerras y la guerra se toma correctamente entendido como abominaciones del derecho internacional y las relaciones humanas.

Es nuestro objetivo en este lector interactivo para ayudar a los ciudadanos liberarse del doble pensamiento adoctrinado de las “guerras de forma normal”. En una encuesta mundial, vamos a demostrar que los EE.UU. y sus aliados están cumpliendo con una agenda de “dominio de espectro completo” en el que se tolera ninguna nación tal que podrían obstruir que la agenda de dominación de los EE.UU. y sus aliados, y de hecho se hace un objetivo para la guerra.

La dinámica de la guerra globalizada que tiene profundas raíces históricas en el imperialismo de los gobiernos capitalistas. La rivalidad de las materias primas de las economías capitalistas y el control geopolítico estaban en la raíz de las Guerras Mundiales I y II – Vea los ensayos de Jacques Pauwels sobre el papel de las empresas estadounidenses en el apoyo de Gran Bretaña y la Alemania nazi. El mismo ímpetu que había detrás un sinnúmero de invasiones y guerras de poder en América Latina, Asia y África por parte de los EE.UU. desde la Segunda Guerra Mundial bajo el pretexto de “defender el mundo libre del imperio soviético mal”.

Pero con el colapso de la Unión Soviética como un poder de contrapeso, los EE.UU. y sus aliados se han convertido sin inhibiciones en las últimas dos décadas a “ir por libre” para afirmar la dominación imperial. Esta dinámica se ha visto reforzada por el agotamiento económico de las potencias capitalistas desde el inicio de la crisis financiera de 2008. De hecho, el aumento del militarismo puede ser visto como un corolario de compensación de su desaparición económica – una muerte que es estructural y profundamente prolongado más allá de lo que puede considerarse como la costumbre de “fin de ciclo económico”. Quizás estemos siendo testigos de un histórico colapso en el sistema capitalista mucho más amplia que la Gran Depresión. Y con eso, preocupante, el aumento del militarismo adquiere un significado mucho mayor.

Crucial para el control global de los recursos son la materia prima de la energía: petróleo y gas. Ya se trate de las guerras en Irak, Afganistán o Libia, o la confrontación con Irán, China, Rusia y Venezuela, el punto fundamental de la discordia es el control de este elemento vital de la economía capitalista. Todos los pretextos son profesadas otros cortina de humo, independientemente de lo que los medios de comunicación nos quieren hacer creer.

Escenario de la III Guerra Mundial

El lanzamiento de una guerra abierta con ojivas nucleares contra Irán – que tiene el mundo las terceras mayores reservas conocidas de petróleo detrás de Arabia Saudita e Irak – ha estado en el tablero de dibujo del Pentágono desde 2005.

Si tal guerra se pusiera en marcha, todo el Oriente Medio / Asia Central se elaborará en una conflagración. La humanidad se precipita en un escenario de Tercera Guerra Mundial.

Increíblemente, el peligro muy real de la Tercera Guerra Mundial no es noticia de primera plana. Los medios de comunicación ha excluido un análisis en profundidad y el debate sobre las implicaciones de estos planes de guerra. La embestida de la Tercera Guerra Mundial, fueron a llevarse a cabo, se describía puntualmente como “zona de no vuelo”, una operación con la OTAN “Responsabilidad de Proteger” (R2P), con “daños colaterales” mínimos o de “quirúrgica” bombardeos de castigo contra objetivos militares específicos, todo lo cual pretende apoyar la “seguridad global”, así como la “democracia” y los derechos humanos en el país de destino.

La opinión pública es en gran parte inconsciente de las consecuencias graves de estos planes de guerra, que contemplan el uso de las armas nucleares, irónicamente, en represalia a que no existe el programa iraní de armas nucleares. Además, la tecnología militar del siglo 21o combina una variedad de sofisticados sistemas de armas cuyo poder destructivo se cubrirá con su sombra los holocaustos nucleares de Hiroshima y Nagasaki. Para que no olvidemos, los Estados Unidos es el único país que ha utilizado armas nucleares contra la población civil.

La militarización a nivel global se instrumenta a través de la estructura de Comando Unificado del ejército de EE.UU.: el planeta entero se divide en geográficas Comandos Combatientes bajo el control del Pentágono. Según el ex comandante de la OTAN el general Wesley Clark, los militares del Pentágono hoja de ruta consiste en una secuencia de los teatros de guerra: “[El] plan quinquenal de la campaña [incluye] … un total de siete países, empezando por Irak, luego Siria, Líbano, Libia, Irán, Somalia y Sudán. “Como un cáncer, la guerra de EE.UU. desató en 2003 en Irak está mutando en una enfermedad mundial.

Mientras que The New York Times y otros medios de los principales medios de comunicación aclamado 15 de diciembre 2011, como marca el final “oficial” de los casi nueve años de guerra de EE.UU. en Irak, en realidad ese país devastado seguirá siendo un teatro de guerra de Estados Unidos en el futuro previsible. Asesores militares del Pentágono y contratistas siguen residiendo allí y el pueblo de Irak para las generaciones que dejaron un legado de la impuesta por los conflictos y la barbarie. El Pentágono “conmoción y pavor”, la campaña en Irak pueden haber disminuido, pero sus repercusiones y precedentes penales son todavía muy conservado, no sólo en Irak sino en toda la región y, cada vez, a nivel mundial.

El proyecto de 2000 para el Nuevo Siglo Estadounidense (PNAC), que era la columna vertebral de la agenda de los neoconservadores, el se basaba en “una guerra sin fronteras”. Los objetivos declarados del PNAC fueron a “pelear y ganar guerras decisiva múltiples y simultáneas de teatro más importantes” en las diferentes regiones del mundo, así como realizar los llamados militares “Constabulary” derechos “asociados con la configuración del entorno de seguridad en regiones críticas”. Global policía implica un proceso mundial de vigilancia y el intervencionismo militar, incluidas las operaciones encubiertas y “cambio de régimen”.

Este proyecto diabólico militares formulado por los neoconservadores fue adoptado e implementado desde el inicio de la administración Obama. Con un nuevo equipo de asesores militares y de política exterior, Obama ha sido mucho más eficaz en el fomento de la escalada militar que su predecesor de la Casa Blanca, George Bush Junior, que ha sido recientemente condenado por el Tribunal de Kuala Lumpur sobre Crímenes de Guerra para “crímenes contra la paz” .

Esta continuidad de la agenda militar atestigua el hecho de que los dos partidos que gobiernan en los EE.UU., el demócrata y el republicano, no son sino dos caras de una economía de planificación centralizada complejo militar-industrial que es impenetrable a las opiniones, deseos e intereses del electorado estadounidense.

Escalada militar y vista previa de este libro  

Contrariamente al mito de la “guerra buena”, se muestra en este lector interactivo que la entrada de EE.UU. en la Segunda Guerra Mundial fue una estrategia deliberada para la auto-servicio de las ganancias imperialistas. Mientras los hombres y mujeres que lucharon esa guerra puede haber tenido convicciones morales, los planificadores de Washington estaban operando en los cálculos de control geopolítico que tenía poco que ver con la moral o los principios jurídicos – ver los ensayos de Jacques Pauwels. El lanzamiento de las bombas atómicas sobre Japón por los EE.UU. en agosto de 1945, destruyendo cientos de miles de civiles, fue un acto de barbarie atroz que refleja la insensibilidad del diseño imperial de Estados Unidos.

El holocausto nuclear también establecer los parámetros nefastos de la Guerra Fría después que se apoderó de todo el mundo durante casi cinco décadas que siguieron a la Segunda Guerra Mundial. Ensayos de Brian Wilson, McCoy Alfred y Michel Chossudovsky, ilustran cómo las guerras genocidas del Pentágono en Asia fueron una continuación del diseño imperialista de Estados Unidos – aunque bajo la cubierta de la Guerra Fría contra la Unión Soviética.

La caída de la Unión Soviética pudo haber puesto fin a la Guerra Fría, pero pronto los EE.UU. se encuentran nuevos pretextos para la guerra en el mundo y la afirmación de la hegemonía en nombre de sus aliados capitalistas. Estos nuevos pretextos incluye “cumplimiento del derecho internacional”, como en la Primera Guerra del Golfo contra Irak, que Bush padre emprendió en 1990, presagiando la Segunda Guerra del Golfo, que Bush hijo se repetirá en 2003. Y los planificadores de Estados Unidos innovado la “humanitaria” pretexto para la invasión de Somalia en 1991 y la guerra de la OTAN contra Yugoslavia – véase el ensayo de Sean Gervasi, entre otros. En muchos sentidos, la “guerra humanitaria” en Yugoslavia, sirvió como prototipo para el año 2011 el ataque militar de la OTAN en Libia y lo que parece ser un ataque inminente contra Siria – véanse los ensayos de Rick Rozoff y Mahdi Darius Nazemroaya.

Para silos del Pentágono de propaganda que justifica las “guerras sin fronteras” que tienen los pretextos adicionales de la “guerra global contra el terrorismo” y “ataques preventivos contra las armas de destrucción masiva”. Como corresponde, como se multiplican las guerras de Washington, también parece tener los pretextos falsos para estas guerras, como los ensayos en Irak y Afganistán por Felicity Arbuthnot y Jack Smith revelar.

Permanente beligerancia: La globalización de la guerra

En la parte VII, que también sirve como el título de este interactivo en línea E-Reader, la globalización de la guerra, se muestra cómo el imperialismo encabezada por Estados Unidos ha pasado de combates sangrientos episodios del militarismo durante varias décadas con el estado actual de beligerancia permanente, con las guerras o hacer la guerra-que se extiende desde el Norte y el Este de África en el Oriente Medio y Asia Central y más allá de Eurasia (Rusia), el Lejano Oriente (China) y en el Ártico (Rusia otra vez) – Véanse los ensayos de James Petras, Rick Rozoff, Peter Dale Scott, F. William Engdahl, Finian Cunningham, la entrevista con Fidel Castro, Michel Chossudovsky y Dufour Jules.

Una preocupación más inmediata son las actuales encabezadas por Estados Unidos los planes de guerra en el Medio Oriente / Asia Central que implica acciones coordinadas en contra de Irán, Siria y Pakistán – véanse los ensayos de Michel Chossudovsky, Tom Burghardt, Rozoff Rick y Nazemroaya Mahdi.

Eran estos planes de guerra que se lleva a cabo, esto llevaría a un teatro de guerra regional ampliado. Los tres teatros de guerra existentes y distinta (Irak, Afganistán y Palestina) se fusionarían en una guerra regional amplio que se extiende desde la costa sirio-libanesa del Mediterráneo Oriental a la frontera entre Afganistán y Pakistán con China occidental. Israel, Líbano y Turquía, podría verse envuelto en un conflicto que podría anunciar la Tercera Guerra Mundial.

La construcción de un movimiento contra la guerra efectiva

Mientras tanto, el movimiento contra la guerra está en crisis: las organizaciones de la sociedad civil están mal informados, manipulados o cooptados. Un gran segmento de “progresista” opinión favorable de la R2P “humanitaria” de la OTAN el mandato en la medida en que estos planes de guerra se llevan a cabo con el “sello de goma” de la sociedad civil.

Hay una necesidad urgente de reconstruir el movimiento contra la guerra en la totalmente nueva sede.

La celebración de manifestaciones y protestas masivas contra la guerra no es suficiente. Lo que se requiere es el desarrollo de una red contra la guerra amplia y bien organizada de base, a través de la tierra, a nivel nacional e internacional, que cuestiona las estructuras de poder y autoridad. La gente tiene que movilizarse no sólo en contra de la agenda militar – la autoridad del Estado y sus funcionarios también deben ser desafiados.

Desafiar y derrotar a la agenda de EE.UU. / OTAN global de la guerra está profundamente basa en la masa de gente en los países occidentales que afirman la gobernabilidad democrática y el verdadero “gobierno del pueblo”. Éste incluye la masa de personas que violan de la farsa de dos partidos que hasta ahora pasa por la “democracia” – no sólo en los EE.UU. sino también en otros estados del oeste – para formar nuevas organizaciones políticas que representen verdaderamente a las necesidades e intereses de la mayoría de personas. Guerra de decisiones, como con suspenso servil a las élites empresariales y financieras, es endémica de los partidos políticos dominantes. Debe tenerse en cuenta que votar por estos mismos partidos se ha convertido en inútil como un medio para lograr un cambio democrático.

Una forma práctica de avanzar es que los ciudadanos de hacerse valer legalmente. Se debe entender que cualquiera que sea su justificación, la guerra es un “crimen contra la paz” en Nuremberg. George Walker Bush y el ex primer ministro británico, Anthony Blair, L. han sido condenados por el Tribunal de Kuala Lumpur sobre Crímenes de Guerra para librar una guerra criminal de agresión contra Irak. Son criminales de guerra y las iniciativas ciudadanas que están creciendo en todo el mundo para la comparecencia de Bush y Blair son un paso práctico hacia la movilización de una oposición popular al sistema de la guerra.

Los crímenes de guerra, sin embargo, no se limitan al ex presidente de EE.UU. y el primer ministro británico. No son “nuevos criminales de guerra en el bloque”. Estos incluyen el actual presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, entre otros. Los jefes de Estado en funciones y los jefes de gobierno que apoyan a Estados Unidos-OTAN-Israel guerras de agresión son también criminales de guerra bajo el derecho internacional. Esta propuesta, que consiste en derrocar a los criminales de guerra en los altos cargos, es fundamental para la conducción de un movimiento contra la guerra efectiva.

Es también nuestra intención de mostrar a los ciudadanos que la causa raíz de la guerra se encuentra en la vigente, pero no, sistema económico capitalista mundial – el mismo sistema que no sólo está destruyendo vidas en los países extranjeros, sino que está destruyendo la base material y moral de Occidente sociedad.

Esperamos que este Interactive Reader, La globalización de la guerra, va a permitir a los ciudadanos para montar un movimiento social que lo abarca todo en contra de esta agenda militar diabólica y para el establecimiento de una democracia real.

Leave a Reply

You must be Logged in to post comment.

© 2017 CódigoAbierto360.com · RSS · Designed by Theme Junkie · Powered by WordPress