Home » PRIMERA PLANA » Plan de acción encubierta contra el regimen de Castro (16 de marzo de 1960):“Clean Up”(Limpieza) (1*). Documentos desclasificados.

Plan de acción encubierta contra el regimen de Castro (16 de marzo de 1960):“Clean Up”(Limpieza) (1*). Documentos desclasificados.

Preludio de una Invasión.

Por Dr. José R. Alfonso – Dr. Ciencias Políticas – Master en Inteligencia Política Estratégica

Fidel Castro Ruz, máximo líder de la Revolución cubana acompañado de su escolta personal, compuesta por el Capitán Alfredo Gamonal y el Captan José Obrantes Fernández sobre un tanque T-34 de fabricación rusa en el teatro de operaciones en la Cienaga de Zapata.

Fidel Castro Ruz, máximo líder de la Revolución cubana acompañado de su escolta personal, compuesta por el Capitán Alfredo Gamonal y el Captan José Abrantes Fernández sobre un tanque T-34 de fabricación rusa en el teatro de operaciones, Cienaga de Zapata.

Durante 1959 el Departamento de Estado y la Agencia Central de Inteligencia (CIA) estadounidenses trabajaron intensamente para conformar un proyecto común con el propósito de “acelerar el desarrollo de una oposición en Cuba la cual podría servir a cambios en el gobierno cubano, resultando en uno nuevo favorable a los intereses de Estados Unidos.

En el mes de noviembre de 1959 grupos opositores a la dictadura de Batista, que no compartían el rumbo que Fidel Castro Ruz, el líder de la revolución,  estaba encaminando al proceso cubano comenzaron a reunirse según sus tendencias ideológicas y religiosas para conspirar en su contra. Meses más tarde se agruparían en la Legión de Acción Revolucionaria (LAR) y Acción Católica Universitaria (ACU), las que en su mayoría estaban integradas por jóvenes universitarios católicos de clases acomodadas, quienes decidieron buscar y reunirse con otros excombatientes del Movimiento 26 de Julio que manifestaban su desacuerdo con la implementación de un régimen comunista en Cuba. En una de estas reuniones se creó el Movimiento de Recuperación Revolucionaria (MRR) comenzando de inmediato a recibir apoyo de la CIA y de parte del clero católico cubano (2*)

Meses después, el 17 de marzo de 1960, Allen Dulles, director de la CIA pidió una reunión con el presidente Dwight D. Eisenhower para originalmente “presentar una propuesta de la Agencia para sabotear los Centrales Azucareros en Cuba”. En dicha reunión el presidente le expreso a Dulles “que cualquier programa debía ser mucho más ambicioso y que probablemente ya era tiempo de moverse contra Castro en una forma positiva y agresiva… El le pidió al señor Dulles que volviera con un programa más amplio…” (3*).

Ante el  reclamo presidencial, la CIA, aún fresca en su memoria el rol jugado en  Guatemala, donde derrocaron exitosamente al presidente Jacobo Arbenz  en 1954,  escogió a los mismos oficiales CIA que realizaron el trabajo contra Arbenz para que llevarán la guerra secreta contra Cuba, los que fracasarián en su empeño al subvalorar a los incipientes Servicios Especiales cubanos y por no tener en cuenta su idiosincrasia  y mentalidad.

A  esos efectos el 18 de enero de 1960 se constituyo la Sección 4 de la División del Hemisferio Occidental de la CIA (WH/4) la  cual comenzó de inmediato a elaborar un proyecto de acciones encubiertas que estuvo listo en marzo de ese año; el día 16 fue avalado por el Grupo Especial 5412 del Consejo de Seguridad Nacional y presentado al presidente para su aprobación. En marzo de ese mismo año el ejecutivo estadounidense aprobó el “Plan de acción encubierta contra Cuba”  bajo la dirección exclusiva de la CIA.  El jefe de esta Operación seria Richard Bisell,  “el muchacho de oro” de Dulles (4*).

El “Plan de acción encubierta contra Cuba” contemplaba cuatro procedimientos de acción fundamentales: 1. Acción Política; 2. Propaganda, Operaciones de radio y programaciones (incluyendo la instalación de transmisores), prensa  plana y publicaciones; 3, Paramilitares (entrenamiento y material de apoyo aéreo y marítimo para infiltración e exfiltración); 4. Colección de Inteligencia.

En todo momento el presidente Eisenhower, consciente de la ilegalidad y violación que el proyecto significaba del derecho internacional y de las propias leyes norteamericanas “recalco la necesidad  de evitar todo tipo de filtración de información secreta y llamo a observar el “concepto de la negación plausible” (5*).

El 18 de noviembre, semanas después que el Presidente John F. Kennedy ganara la elección presidencial, Allan Dulles y Richard Bissell se reúnen con él para informarle de la existencia de un plan de la CIA contra Cuba. El 28 de enero de 1961, en una reunión en la Casa Blanca  Kennedy -ya como presidente de los Estados Unidos- recibió el primer resumen del programa de la CIA para derrocar a la Revolución Cubana. Para esa fecha, los encargados de las Fuerzas Expedicionarias de la CIA habían desarrollado un detallado plan denominado “Operación Trinidad” (6*) ordenando el presidente que fuera evaluado por el Estado Mayor Conjunto, el cual envió un grupo de trabajo a Guatemala donde trabajarón durante dos días consecutivos y cuyos resultados fueron entregados al Secretario de Defensa el 3 de febrero de ese mismo año (7*).

Después de varias reuniones y consultas por parte del presidente Kennedy este decide el 8 de febrero de 1961 autorizar la formación de la Junta y un Consejo Revolucionario, que seria el que asumiera la representación del gobierno de la isla, de sostenerse la Brigada 2506 por más de 72 horas, y el que seria encargado de solicitar a la OEA la intervención de fuerzas militares, norteamericanas, para llevar la paz a Cuba (8*).

El 17 de febrero de 1961, Richard Bissell emitió una Opinión sobre Cuba al presidente Kennedy afirmando “…Partiendo del supuesto de que Estados Unidos aplique presiones políticas y económicas con un nivel de severidad similar al actual, el régimen continuara consolidándose, disminuya o no  el apoyo popular. No hay probabilidad importante de que el régimen de Castro caiga…” y continuo exponiendo en su informe “…después de unos seis meses, será militarmente imposible derrocar al régimen de Castro a no ser por el compromiso de combatir con una fuerza militar organizada de bastante envergadura. No existirá ya la posibilidad de que la oposición cubana lleve a cabo sus acciones”. Un importante y significativo aspecto dentro de la Opinión de Richard Bissell al presidente Kennedy es destacado en el punto 4 titulado POSIBLES VIAS DE ACCION en cual expone …Por razones que no necesitan explicación, se ha excluido como opción práctica la utilización abierta de fuerzas militares estadounidenses para organizar una invasión a Cuba…” (9*) 

 El 11 de marzo de 1961 se reunió el presidente con el Consejo de Seguridad Nacional (CSN) para debatir el  documento titulado PROYECTO DE OPERACIÓN CONTRA CUBA (11 DE MARZO DE 1961) en el cual aparece en el punto 3. Posibles procedimientos en el inciso (d) lo siguiente “…Participación de todas las fuerzas en una región inaccesible, donde deberá controlar una cabeza de playa durante un largo periodo de tiempo para facilitar la instauración y el reconocimiento de un gobierno provisional y la acumulación gradual de fuerzas militares” (10*)

 El 12 de abril de 1961 el presidente Kennedy aprovechó una conferencia de prensa para declarar que…”en ningún caso se producirá una intervención en Cuba por parte de las fuerzas armadas norteamericanas. La cuestión básica –dijo-  no esta entre Estados Unidos y Cuba, sino entre los mismos cubanos…”  (11*)  Ese mismo día en una reunión  del Consejo de Seguridad Nacional (NSC), para puntualizar los detalles del “Plan Zapata”, el presidente subrayó de nuevo la importancia de hacer de la Operación un asunto enteramente cubano y pregunto si el Consejo Revolucionario conocía  que el gobierno provisional  no seria reconocido  por Estados Unidos  hasta que estuviera firmemente establecido “y que en ningún caso se produciría una intervención militar. En ese sentido dio instrucciones a Berle y Schlesinger  de puntualizarle a Miró Cardona esa decisión” (12*)

 La instrucción dada por el presidente a Berle y Schlesinger  de conversar con el Dr. Miró Cardona fue cumplimentada al cual le expusieron: 1) que no se enviarían efectivos estadounidenses a apoyar las operaciones cubanas contra Castro y 2) que en caso de que el Consejo Revolucionario llegara a Cuba y se proclamara gobierno provisional, no se le reconocería automáticamente. En el mismo documento se señala que: el Dr. Cardona vaticino que una vez que se produjera el desembarco, 10,000 cubanos se pasarían de inmediato a las fuerzas invasoras”  (13*)

El día 12 de abril comenzaría la reagrupación de la Fuerza Expedicionaria Cubana, Brigada 2506, en la región de Puerto Cabezas, Nicaragua. El día 14 de abril zarparían hacia Cuba, durante su desplazamiento serian escoltados por unidades navales norteamericanas. Mientras al amanecer del 15 de abril, ocho aviones B-26 –pintados con las insignias cubanas- bombardearían los aeródromos de Ciudad Libertad, San Antonio y el aeropuerto de Santiago de Cuba, con el propósito de destruir en tierra la aviación de combate cubanos.

El 17 de abril de 1961 se produce el desembarco de la Brigada 2506 en horas de la madrugada y los saltos de los paracaidistas en la mañana de ese mismo día comenzando así  la Operación Zapata o Bahía de Cochinos.

Ese mismo día, 17 de abril de 1961,  Arthur Schlesinger le escribe al presidente Kennedy comunicandole que según la respuesta solicitada al consejero legal del Departamento de Estado Ref. al reconocimiento diplomático formal de un gobierno provisional  anti Castro en Cuba decia que  “el Memorándum deja claro que bajo la ley internacional, Estados Unidos no puede reconocer a un grupo insurreccional que tiene control de solo un área relativamente pequeña en Cuba”(14*)

He aquí algunos documentos desclasificados de las Bibliotecas  Dwight D. Eisenhower y  John F. Kennedy que recogen, por escrito, los pasos dados por ambas administraciones estadounidense en su papel en el Plan de acción encubierta contra el regimen de Castro  c/p “Clean Up” (Limpieza).

Lideres del exilio histórico, y no tan histórico, así como los Medios de Comunicación de Miami adulteran y manipulan la verdad histórica a ex profeso para explotar los sentimientos, reales y compulsivos de  odio , sed de venganza y de revancha del segmento más radical de la diáspora, compuesta principalmente por batistianos y sus descendientes. En tanto los que “viven” de la industria anticastrista lo hacen para mantener su lucrativo “modus vivendi”.

Piensen con el cerebro y no con el corazón y en base a ello saquen sus propias conclusiones.

 Fuente

(1*) Biblioteca Dwight D. Eisenhower: Documento el proyecto “Clean Up” (Limpieza), Cuba. Secreto solo para ver.

(2*) Desde 1959 hasta 1998 se produjeron un aproximado de 560 actos de terroristas de ellos más de    296, ocurrieron en territorio de los Estados Unidos, incluyendo entre estos hechos la colocación o estallido de artefactos explosivos, asesinatos y agresiones físicas y otros actos de violencia. Solamente en 1968 Orlando Bosh Ávila fue responsable de 69 hechos terroristas dentro de territorio estadounidense. Casi 3 mil cubanos han resultado muertos producto de las actividades  y acciones terroristas desarrolladas en el marco de la guerra civil llevada a cabo desde 1959. Un total de 299 bandas de alzados operaron en las zonas rurales de casi todo el territorio nacional, con mayor fuerza en las montañas del Escambray, en el centro del país, integradas por 3,995 luchadores anticastristas.

(3*) Gray to Don Wilson – Assistant Director, Dwight D. Eisenhower Library – Dec. 3, 1974. p. 1 Gray Paper; Box 2, DDL.

(4*) Memorandum of Discusión at the Meeting of Nacional Security Council, Washington, January 14, 1960. Foring Relations of the United States, 1958-1960. Vol VI Cuba. US Goverment Printing Office, Washington, 1991, pp 742-743.

(5*) Negación Plausible: De acuerdo con un informe del Senado el proposito original y fundamental de la doctrina de la negación plausible fue la no atribución de las operaciones clandestinas a estados Unidos, para proteger al país y a sus operativos de… las consecuencias de posibles revelaciones indiscretas.

(6*) Memorandum for Chief, WH/4, Jan 4, 1961, pp. 1-2, Annex 14, NDS, box 61ª, JFKL

(7*) Biblioteca Kennedy. Memorandum ICSM 57-61 del 3 de febrero de 1961. Firmado por L.L. Lenmitzer, presidente del Estado Mayor Conjunto, NSF, caja 61ª. Anexo 9.

(8*).Biblioteca Kennedy. Memorandum of Discusión on Cuba Gabinetet Room. February 8, 1961. NSF, caja .35, elaborado por McGeorge Bundy.

(9*) Biblioteca Kennedy, Bissell. “Cuba”, 17 Feb. 1961, NSF, caja 35

(10*) Biblioteca Kennedy, Proponed operations against Cuba, Mar. 11, 1961. Anexo 11, NSF, caja 61A.

(11*) Véase: A. M. Schlesinger: Los mil días de Kennedy. Editorial de Ciencias Sociales, La Habana 1970, p. 197

(12*) Vease: Summary of White House Meeting, doc. cit. p. 4

(13*) Biblioteca Kennedy. Memorandum for the President . Conversation with Dr. Miró Cardona. April 14, 1961, autor  A. Schlesinger. Paper WH-31

(14*) Biblioteca Kennedy  Cuba. Can We Recognize a Provisional Govermment? April 17, 1961 autor: A. Schlesinger. POF, caja 65

 

Leave a Reply

You must be Logged in to post comment.

© 2017 CódigoAbierto360.com · RSS · Designed by Theme Junkie · Powered by WordPress