Home » INTERNACIONALES » ANALISIS: Estrategia de Francia

ANALISIS: Estrategia de Francia

Por George Friedman

De Gaulle quería que Francia jugara un papel dominante en los asuntos europeos, y sabía que esto podría hacerse sólo en una alianza con Alemania. Los descendientes de De Gaulle aceptan ese argumento, de que Francia tiene que perseguir sus propios intereses, pero no su obsesión por la soberanía. Como De Gaulle había dicho, Francia sola no podía esperar para que coincida con las superpotencias mundiales. . Y todo indica que Hollande va a comenzar ahora, muy lentamente, a jugar la mano gaullista.

De Gaulle quería que Francia jugara un papel dominante en los asuntos europeos, y sabía que esto sólo podría hacerse en una alianza con Alemania. Los descendientes de De Gaulle aceptan ese argumento, de que Francia tiene que perseguir sus propios intereses, pero no su obsesión por la soberanía. Como De Gaulle había dicho, Francia sola no podía esperar para que coincida con las superpotencias mundiales. . . Todo indica que Hollande va a comenzar ahora, muy lentamente, a jugar la mano gaullista.

Los nuevos líderes políticos no inventan nuevas estrategias nacionales. Más bien, se adaptan duraderas estrategias nacionales para el momento. El martes, Francois Hollande, se asumió como presidente de Francia, y pronto después de tomar el juramento de su cargo, visitará la canciller alemana, Angela Merkel, en Berlín. En este momento, las conversaciones se espera que sean alrededor de la austeridad y la Unión Europea, pero la cuestión de fondo se mantiene constante: la lucha de Francia para un papel dominante en los asuntos europeos en un momento de ascenso alemán.

Dos eventos en forma de la estrategia moderna de Francia. La primera, por supuesto, fue la derrota de Napoleón en 1815 y la aparición de Gran Bretaña como potencia naval dominante en el mundo y líder en el poder imperial de Europa. Esto no elimina la marina francesa o el poder imperial, pero profundamente es limitado. Francia no podía permitirse el lujo de desafiar a Gran Bretaña más y tenía que encontrar una base para el alojamiento, poniendo fin a varios siglos de hostilidad, si no la desconfianza.

El segundo momento se produjo en 1871, cuando los prusianos derrotaron a Francia y presidió la unificación de los estados alemanes. Después de su derrota, Francia tuvo que aceptar no sólo la pérdida de territorio a Alemania, sino también la presencia de un poder sustancial, unidos en su frontera oriental. Desde ese momento, el problema estratégico de Francia era la existencia de una Alemania unificada.

Francia tenía importantes capacidades militares, tal vez a juego e incluso superior a la de Alemania. Sin embargo, la estrategia de Francia para hacer frente a Alemania, fue la de construir una estructura de alianzas en contra de Alemania. En primer lugar, se alió con Gran Bretaña, menos por sus capacidades de la tierra que por el hecho de que la armada británica podría bloqueo de Alemania y por lo tanto, disuadir de ir a la guerra. El segundo aliado fue Rusia, la magnitud de lo que podría amenazar a Alemania con una guerra en dos frentes si se inició. Entre sus relaciones con Gran Bretaña y Rusia, Francia consideró que se había ocupado de su problema estratégico.

Esto no era del todo correcta. La combinación de fuerzas que se enfrentan Alemania, Berlín, convencido de que tenía que dar el primer golpe, la eliminación de un enemigo para que no se enfrenta a una guerra en dos frentes. En tanto las guerras mundiales primera y segunda, Alemania intentó eliminar primero Francia. En la Primera Guerra Mundial se acercaba, la propia Francia guardar sólo en la segunda batalla del Marne. Los alemanes sorprendieron a los franceses y tal vez incluso a sí mismos por resistir a los rusos, los franceses y los británicos en una guerra en dos frentes. Con el debilitamiento de Rusia, Alemania contaba con unidades nuevas disponibles para arrojar a los franceses. La intervención de los Estados Unidos cambió el equilibrio de la guerra y tal vez salvó a Francia.

En la Segunda Guerra Mundial, la misma configuración de fuerzas estaba en el lugar y las mismas decisiones que fueron hechas. Esta vez no hubo milagro en el Marne, y Francia fue derrotada y ocupada. De nuevo fue salvado por una fuerza anglo-estadounidense que invadió y liberó a Francia, eficaz llevando al poder al hombre que, en una de esas raras ocasiones en la historia, en realidad se define la estrategia francesa.

Charles de Gaulle, reconoció que Francia fue incapaz de competir con los Estados Unidos y la Unión Soviética en el escenario mundial. Al mismo tiempo, quería que Francia conserve su capacidad de actuar con independencia de las dos grandes potencias, si es necesario. Parte de la motivación fue el nacionalismo. Parte de ello fue la desconfianza de los norteamericanos. La fundación de la post-guerra de Estados Unidos y la política europea de defensa era la contención de la Unión Soviética. La estrategia se basaba en el supuesto de que, en el caso de una invasión soviética, las fuerzas europeas apoyadas por los estadounidenses iban a retener los soviéticos, mientras que Estados Unidos envió rápidamente refuerzos a Europa. Como último recurso, los Estados Unidos había garantizado que utilizaría armas nucleares para bloquear a los soviéticos.

De Gaulle no estaba convencido de las garantías estadounidenses, en parte debido a que simplemente no los ven como racional. Los Estados Unidos tenían un interés en Europa, pero no era un interés existencial. De Gaulle no creía que un presidente de Estados Unidos correría el riesgo de un contraataque nuclear en los Estados Unidos para salvar a Alemania o Francia. Se correría el riesgo de las fuerzas convencionales, pero puede no ser suficiente. De Gaulle creía que si Europa Occidental, simplemente se basó en la hegemonía estadounidense sin una fuerza europea independiente, Europa caería en última instancia, a los soviéticos. Consideró que las garantías de América como un farol.

Esto no era porque él era pro-soviético. Muy por el contrario, una de sus prioridades al asumir el poder en 1945 fue el bloqueo de los comunistas. Francia tenía un poderoso Partido Comunista, cuyos miembros habían desempeñado un papel importante en la resistencia contra los nazis. De Gaulle creía que un gobierno comunista en Francia significaría el fin de una Europa independiente. Alemania Occidental, atrapada entre una Francia comunista provisto de armas soviéticas y del Ejército Rojo en el este, sería aislado e indefenso. Los soviéticos se impone la hegemonía.

Para De Gaulle, la hegemonía soviética o americano era anatema para los intereses nacionales de Francia. Una Europa bajo la hegemonía estadounidense podría ser más benigna, pero también era arriesgado, porque De Gaulle temía que los estadounidenses no se podía confiar para acudir en ayuda de Europa con la suficiente fuerza en un conflicto. El interés de Estados Unidos fue la de mantener un equilibrio de poder en Europa, ya que los británicos tenían. Al igual que los británicos en las guerras napoleónicas, los estadounidenses no plenamente comprometerse con la lucha hasta que los europeos habían desangrado primero los soviéticos en seco. Desde el punto de Gaulle de vista, esto es lo que los norteamericanos habían hecho en la Primera Guerra Mundial y de nuevo en la Segunda Guerra Mundial, la invasión de Francia a mediados de 1944 para acabar con la Alemania nazi. De Gaulle no culpar a Estados Unidos para ello. De Gaulle, por encima de todos los demás, entiende el interés nacional. Pero no creo que American interés nacional era idéntico al de Francia.

Sin embargo, entendió que Francia por sí sola no podía soportar a los soviéticos. Sabía también que ni los alemanes occidentales ni los británicos se convence con facilidad para crear una alianza con Francia, destinado a unir a Europa en una estructura de la alianza capaz de defenderse. De Gaulle se establecieron en la mejor estrategia de al lado, que fue el desarrollo de las capacidades militares independientes suficientes para disuadir un ataque soviético en el territorio francés sin llegar a los estadounidenses en busca de ayuda. La clave fue una fuerza nuclear independiente capaz de, en palabras de De Gaulle, a “romper un brazo de” si los rusos atacaron. Desconfianza de los norteamericanos, que espera que un arsenal nuclear francés se disuadir a los soviéticos que se mueva más allá del río Rin se invadió el oeste de Alemania.

Pero en el centro del pensamiento de De Gaulle era una idea más profunda. Atrapado entre los estadounidenses y los soviéticos, con una Europa fragmentada en el medio, un medio dominado por los soviéticos y la otra mitad de la OTAN dominado por Estados Unidos, que vio el destino de Francia como en las manos de las dos superpotencias, y de confianza no. Tampoco sobre todo confiar en los otros europeos, pero él estaba convencido de que con el fin de asegurar la Francia que tenía que haber una tercera fuerza en Europa que limita el poder de los estadounidenses y los soviéticos.

El concepto de una alternativa Europea no se basaba exclusivamente en el análisis estratégico de De Gaulle. El establecimiento de vínculos profundos a través de una alianza de seguridad (posiblemente bajo la OTAN) y una especie de unión económica fue visto por Europa en general y Francia en particular, como una forma atractiva de poner fin al ciclo del enfrentamiento violento que se había iniciado en 1871.

De Gaulle apoyó la integración económica, así como una capacidad independiente de defensa europea. Pero él se opuso a cualquier idea de que Francia le costaría ningún elemento de su soberanía. Tratados firmados por naciones soberanas se podría definir, redefinir y abandonados si es necesario. Confederación o Federación significó una transferencia de la soberanía y la pérdida de la toma de decisiones a nivel nacional, la incapacidad para retirarse de la agrupación y la incapacidad de la totalidad de expulsar a una parte.

De Gaulle se opuso a la estructura de la OTAN, ya que efectivamente limita la soberanía de Francia. Comité Militar de la OTAN fue efectiva en el comando de las fuerzas militares de las naciones que la constituyen, y en el momento de la guerra, supremo comandante aliado de la OTAN en Europa – siempre un estadounidense – automáticamente asumiría el mando. De Gaulle no se opuso al principio de la OTAN en general, y Francia seguía siendo un miembro, pero no podía aceptar que las tropas francesas estaban atados de forma automática a un plan de guerra o eran automáticamente bajo el mando de alguien que no era francés. Esta decisión tendría que ser hecha por Francia cuando llegó el momento. No podía ser asumido.

En este sentido, De Gaulle diferían de las visiones extremas de los integracionistas europeos, que vieron los Estados Unidos de Europa, eventualmente formando. Al igual que el británico, quien creyó siempre luchar por sus intereses, independientemente de cualquier tratado, que estaba abierto a una alianza de estados soberanos europeos, pero no a la creación de una federación en la que Francia sería una provincia.

De Gaulle comprendió la debilidad en lo que se convertiría en la Unión Europea, que era que los intereses nacionales siempre dominado. No importa cómo las naciones integradas se convirtió en un sistema más amplio, mientras que los líderes nacionales eran responsables ante sus pueblos, la integración no funcionaría en tiempos de crisis y agravaría la crisis transformó de lo que originalmente se trate en una crisis de la soberanía mixta.

Sin embargo, De Gaulle también quería a Francia a jugar un papel dominante en los asuntos europeos, y sabía que esto podría hacerse sólo en una alianza con Alemania. Estaba seguro – quizá equivocadamente – que, dadas las consecuencias psicológicas de la Segunda Guerra Mundial, Francia sería el socio principal en esta relación.

Los descendientes de De Gaulle acepta su argumento de que Francia tiene que perseguir sus propios intereses, pero no su obsesión por la soberanía. O, más precisamente, crearon una estrategia que parecía fluir de la lógica de De Gaulle. Como De Gaulle había dicho, Francia sola no podía esperar para que coincida con las superpotencias mundiales. Francia necesitaba aliarse con otros países europeos, y sobre todo con Alemania. La base de esta alianza tenía que ser económica y militar. Pero con el colapso de la Unión Soviética, la urgencia de la amenaza militar disolvió. Los presidentes de Francia desde el final de la Guerra Fría, Jacques Chirac y Nicolas Sarkozy, cree que la visión gaullista podría lograrse únicamente a través de los lazos económicos.

Es en este contexto que Hollande va a Alemania. Aunque Sarkozy se fue como un aliado comprometido de Alemania, holanda no será necesariamente predispuestos a soluciones de alemán para los problemas de Europa. Esto es algo sorprendente en la posguerra fría las relaciones de la guerra franco-alemana, pero es mucho lo que De Gaulle hubiera aceptado. Las necesidades económicas de Francia son diferentes de las de Alemania. Acuerdos de armonización, donde no hay armonía son peligrosos y no exigible. Un fuerte “no” a veces se necesita. La ironía es que Hollande es un enemigo socialista y lo ideológico del gaullismo. Pero como hemos dicho, la mayoría de los presidentes no hacen sino simplemente dar forma a la estrategia de una estrategia nacional existente para el momento. Al parecer, para nosotros que Hollande va a comenzar ahora, muy lentamente, a jugar la mano gaullista.

 

 

Leave a Reply

You must be Logged in to post comment.

© 2017 CódigoAbierto360.com · RSS · Designed by Theme Junkie · Powered by WordPress