Home » PRIMERA PLANA » Raúl Castro, la Iglesia Católica y Jaime Ortega Alamino, el Cardenal de La Habana

Raúl Castro, la Iglesia Católica y Jaime Ortega Alamino, el Cardenal de La Habana

Por Dr. José R. Alfonso – Dr. Ciencias Políticas – Master en Inteligencia Política Estratégica.

Justificable o no la principal problemática para algunas organizaciones anticastristas de Miami no es tanto sobre Cuba y su Democracia como en encontrar un “modus vivendi” que le permita “escapar”, como ocurre en la isla, de la inseguridad y penurias económicas dentro de una sociedad capitalista donde realmente “quien no trabaja no solo no come sino que no puede pagar sus deudas y termine en la ruina”. Para ello tienen que subordinarse al exilio histórico que tienen el control político, financiero y mediático, aunque en privado comenten “son irracionales, vengativos y no olvidan ni perdonan el que Castro los haya derrotados”

Ante todo, aunque no estemos de acuerdo en parte de  lo planteado por  Orlando Márquez, director de la revista del arzobispado de La Habana Palabra  Nueva (www.palabranueva.net)  un laico católico muy cercano a Jaime Ortega Alamino,  Cardenal de La Habana, en su Hoja de Ruta para un dialogo con el gobierno de la isla consideramos loable y encomiable su propósito.

Los Castro, por las causales y razones que haya sido -como la corrupción, bolsones de pobreza, extensas áreas ausentes de servicios como escuelas, electricidad, carreteras, acueductos y alcantarillados, una desigual distribución de la riqueza y las tierras, desempleo, analfabetismo y muchos problemas más prevalecientes en la Cuba Republicana- llegaron al poder por las armas y por las armas trataron, infructuosamente de arrebatárselo los derrotados en 1959 y los disidentes revolucionarios anticomunistas provenientes de las propias filas  revolucionarias (M-26-7; II Frente del Escambray; Directorio Revolucionario 13 de Marzo, Organización Autentica, etc.) y de los Servicios Especiales de los Estados Unidos (CIA) a través de fuerzas paramilitares: Brigada 2506 (Bahía de Cochinos) y una vez fracasada esta “Ops Black”, por medio de la “Operación Mangosta” (1), la que puso en evidencia de que Castro, gústenos o no,  no solo era un brillante estadista, no lo confundan con economista, sino un verdadero genio dentro de los Juegos de Poder del ajedrez político de la Guerra Fría (2).

Sin embargo lo que no pudieron lograr sus enemigos, derrotarlos o asesinarlo,   el obituario, por razones gerontológicas,  lo esta logrando sin disparar un tiro ni tratar de envenenarlo.

Invariablemente existen cuestionamientos lógicos: ¿Habrán los gobernantes históricos de la isla planificado estratégica y objetivamente,  para que una vez desaparecidos físicamente, continúen sus postulados socio políticos económicos por parte de la nueva generación de líderes que les relevaran?

Los hijos se parecen más a sus tiempos que a sus padres y las nuevas generaciones lo único que conocen de las décadas del 50 y 60 de Cuba es por referencia, y por la historia contada por los vencedores -excepto en Miami donde los perdedores, en este caso los batistianos y sus descendientes,  también reconstruyen la historia, por ejemplo El Instituto Cubano de la Memoria Histórica, Radio/TV Martí, el Instituto de Estudios Cubanos y Cubanoamericanos (ICASS) de la Universidad de Miami y  a través de los sistemas mediáticos hispanos radiales, televisivos y planos.

Nuevas generaciones que sin embargo si conocen de los sacrificios de quienes  les antecedieron directamente contados por sus abuelos, padres y hermanos mayores, muchos de los cuales entregaron sangre, sudor y sacrificios en aras de recoger una cosecha de mejor calidad de vida y prosperidad prometida por los padres fundadores de la Revolución de 1959, los históricos, nuevas generación que observaron y aún son testigos de como estos familiares en el ocaso de sus vidas no pudieron alcanzar gran parte de sus sueños y aspiraciones. Por lo que cabe cuestionar:

¿Estas nuevas generaciones que pasaron, por experiencia propia, un critico Periodo Especial del que no han salido completamente; que continúan viviendo dentro de un sistema económico carencial e infuncional donde lo más importante no es el salario que devengaran una vez graduado, sino en como colocarse laboralmente en una plaza donde puedan “resolver” para ellos y el mercado negro?

Que observan como la corrupción pública se va extendiendo como pandemia incontrolable por el país a pesar de las medidas de control del Estado. Mientras son testigos de una época donde  la “información y la comunicación” han convertido al mundo es una aldea global gracias a la Internet y las redes sociales: donde el joven que decide emigrar, por cualquier razón y vía, al retornar de visita a la isla tiene acceso a disfruta de lo que jamás pudo hacer cuando vivía dentro de ella:  pero sobre todo,  por el peso psicológico, influencia, contaminación y penetración, real o ficticia,  de la existencia de una sociedad de consumo, muy diferente a la que el vive,  que percibe objetivamente a través de las visitas de familiares y amigos provenientes de la diáspora radicada en el exterior que le sirve de marco comparativo y le estimula a tratar de emigrar.

Entonces ¿Estarán realmente interesados en ser parte de esos cambios político-económicos generacionales?

Objetiva y subjetivamente la solución a la problemática cubana no está en el lado norte de la orilla  y mucho menos vendría de parte del exilio histórico (los batistiano y sus descendientes) desde donde ni  siquiera se puede aspirar a sostener un  diálogo racional entre todos los cubanos en búsqueda de una concordia nacional que garantize la paz social, gustenos o no,  la respuesta está dentro de la isla.

En Miami lo que prima no es la búsqueda de  un dialogo nacional, racional y  mucho menos en encontrar un “puente” de comunicación que favorezca reformas económicas, promueva cambios generacionales en la dirigencia del país, garantice los derechos de la minoría de la minoría (disidentes y opositores (3) aun cuando éstos sean financiados por el gobierno de los EE.UU. (4) y dirigidos desde Miami.

Puedo dar fe de que el propósito fundamental del exilio histórico tradicional de Miami, de triunfar en Cuba, es llevar  a cabo una revancha, cargada por un intenso odio y sed de venganza, con razón o sin ella, donde las causales primarias que originaron el malestar en el pueblo y que condujeron al apoyo y posterior triunfo de la revolución, los fusilamientos ocurridos en la isla a raíz del triunfo de Castro, los mismos que en el  exilio hoy los critican constantemente, revancha que opacarían hasta los sucesos acaecidos en Libia y la forma en que fue asesinado Muamar el Gadafi.  Ajusticiamientos extrajudiciales, venganzas y rendiciones de cuentas personales, desalojos, etc.   se repetirían por cientos de miles, sin contar los incalculables daños colaterales al “hombre de a pie” y sus descendientes de por vida, en su economía y en su presente y futuro.

Para sentir, y poder valorar, la carga emocional e irracional existente entre la corriente de poder económico, político y mediático de los fundamentalistas del exilio histórico los que expresan pública y mediáticamente :  “no los perdonamos porque no nos da la gana”;  “a todos, sin excepción hay que juzgarlos y condenarlos”: “intransigente y a mucha honra”; mientras los más radicales exigen  que “hay que hacer correr mucha sangre”, etc.  solo basta escucharlos personal, colectiva y mediaticámente. En base a ello el más elemental sentido común señala que hay que tratar de hacer todo lo posible e imposible para evitar un escenario de confrontación donde participe este  segmento del diapasón cubanoamericano radicado en el Sur de la Florida, que aunque pequeño es extremadamente peligroso, poderoso y con influencia política ilimitada en el Congreso y Senado de los EE.UU.

No se trata de proteger ni salvar a los Castro, los que hasta ahora,  para bien o para mal, han sabido defenderse solos, se trata de la integridad y salvaguarda del pueblo cubano de “a pie” en su conjunto.

A pesar de no practicar la religión católica, soy de origen sefardí, considero que hay que rogar a Dios -cualesquiera que este sea, para que nos ayude a  garantizar la existencia y estabilidad de nuestra nación de nacimiento y de su pueblo así como la  Seguridad Nacional de mi país de naturalización (EE.UU.)  y la de sus ciudadanos- para que este grupo fundamentalista integrado por el exilio histórico de Miami y sus descendientes no lleguen a tomar el control del poder político, social y económico de Cuba, pues ello traería aparejado un incremento inconmesurado en el trafico de drogas -como expresan en algunos círculos del Sur de la Florida- convirtiéndo a la  isla, por sus condiciones geográficas y proximidad con las costas estadounidenses,  en la principal ruta del narcotráfico provenientes de Sur América y si tenemos en cuenta el mercado militar, desempleados producto de la desintegración del régimen,  entrenados y con experiencia combativa, muchos de estos formarían organizaciones criminales como Los Zeta de México y sin duda no solo habría que contar con ellos dentro de la industria del narcotráfico y otros Carteles delictivos, sino que estarían compitiendo, en profesionalidad, a la par de estos.

Teniendo en cuenta los aspectos anteriormente mencionados, donde no están presentes todos los elementos geopolíticos, sociales y económicos  que objetivamente pudieran argumentarse, coincidimos, en parte, con lo expuesto por el laico  católico Orlando Márquez, director de la revista del arzobispado de La Habana “Palabra Nueva”  en su Hoja de Ruta y consideramos que sin dilación ni retórica,  ya que el tiempo conspira en contra de los dirigentes políticos cubanos actuales, los históricos, estos deben acelerar reformas económicas, remover generacionalmente a  su dirigencia y elevar la calidad de vida y esperanza a la población, sobre todo de los más jóvenes.

NOTAS

(1)  En diciembre de 1961 agentes de la KGB (Servicios Especiales de la URSS) conocen a través del trabajo operativo secreto desarrollado por sus fuentes de inteligencia la aprobación por la Comisión Taylor (General Maxwell Taylor, Asesor Militar Especial del Presidente John F. Kennedy y encargado de la Evaluación de Daños ocasionado por el fracaso de Bahía de Cochinos) de otro Proyecto Cuba llamado esta vez “Operación Mangosta” -30 de noviembre de 1961 Documento Desclasificado Biblioteca John F. Kennedy- encaminado al derrocamiento de Castro actividad desestabilizadora que abarca al Departamento de Estado. Operación Mangus que cuenta con amplio apoyo de la gama de organizaciones anticastristas radicadas en el Sur de la Florida.

(2)  Al ser informado Fidel Castro éste valora, junto a sus asesores –reunidos en el bunker existente debajo de su casa en la Playa de Cojimar (información de fuente de todo credito FG-1) que por primera vez una amenaza real de exterminio del proceso revolucionario cubano se cierne sobre Cuba. La Medida activa diseñada por el lider de la Revolucion Cubana es enviar de inmediato una delegación militar de alto nivel a la URSS para solicitar de Nikita Sergeyevich Khrushchev, Primer Secretario del PC soviético  la instalación en Cuba de Misiles Balisticos de Mediano Alcance (IRBMIntermediate Range Ballistic Missile)  con fines defensivos-disuasivos. La parte genial de la Medida Activa de Castro consistió en la aplicación de una Fase Disuasiva consistente en hacer llegar información sensitiva –de inteligencia- a los Servicios Especiales de los EE.UU. sobre la existencia de IRBM en la isla. Inteligencia que al llegar a “oídos” del Presidente estadounidense le “obligara” de inmediato el tratar de “neutralizar” esta amenaza nuclear real a su país –como en efecto ocurrió al dignatario decretar de inmediato una Inspección aérea por aviones espías U-2 sobre la isla (y para agregar más ingredientes a la jugada, Castro decidió abatir con un cohete tierra –aire uno de esos aviones espías) y una Cuarentena Naval y Aérea sobre los mares que la rodean- en tanto “compraba tiempo” en conversaciones con su homólogo soviético para  llevar a la mesa de negociaciones la solución de esta crisis que si bien pudo llevar a la destrucción total de la isla ésta desaparecería junto con gran parte del territorio estadounidense –la parte publica de estos acontecimientos  es conocida por “La Crisis de los Misiles”, “Crisis de Octubre”, Los Trece Días del Presidente, etc.

(3)  Históricamente al igual que la historia la hacen los vencedores, estos tampoco comparten el poder con los derrotados y la disidencia y oposición en Cuba son más bien tolerada, que permitida (existe una mecanismo legal que los reprime y sanciona Ley No. 88) dictada y aprobada por el propio gobierno cubano, quien controla además, por medio del trabajo operativo secreto, de sus Servicios Especiales de Contrainteligencia -en mí opinión como Master en Contrainteligencia y Experto en Antiterrorismo- cerca de un setenta por ciento de estos movimientos, tal como ocurriera en la década de los sesenta y setenta con las organizaciones contrarrevolucionaria existentes en aquel entonces ese control eran las causas de los fracasos -neutralización- de planes y acciones. En   los setenta la penetracion de activos de la contrainteligencia cubana aparentemente reclutados por la Agencia Central de Inteligencia (CIA) como parte de su Proyecto contra Cuba, fueron principalmente los causantes de sus continuos fracasos, incluyendo numerosos planes de atentados contra la figura del Comandante en Jefe. El propio fenómeno de Las Damas de Blanco es el mejor ejemplo de que el gobierno cubano toleraba, como medida activa estratégicamente bien diseñado -la existencia de un grupo de familiares, que originalmente no tenían un perfil político pronunciado, sino más bien “humanitario” en apoyo de la excarcelación de sus familiares, los integrantes del llamado “Grupo de los 75”- actividad que servia para “vender una imagen en espejo” al exterior de que a la par que se castigaba a los que posteriormente serian conocidos “Los Hombres de Cason” (4) se toleraban manifestaciones pacificas de sus familiares en favor de su libertad, lo que dejaba también una “ventana abierta” para llegado el caso negociarlos, excarcelarlos o desterrarlos. Lo que complica la loable y humanitario accionar de Las Damas de Blanco fue “Poderoso Caballero Don Dinero” y su financiamiento por parte de numerosas organizaciones del exilio que justificaban así los millonarios fondos que recibían de la USAID -que en cifra superior a un ochenta y cinco por ciento se quedaba en el Sur de la Florida-;  movimiento humanitario que al aceptar parte de esos fondos perdieron su independencia y pasaron ser controlados desde Miami -el que paga manda- desde donde les “obligarón”  a crecer como organización -algo fatal para cualquier movimiento de ese corte- surgiendo así “Las Damas Acompañantes”; más tarde terminarían  “prostituyendolo”  al comenzar a pagar tarifas, en CUC , por participación en diferentes actividades anticastristas (lo que fue aprovechado y grabado en video-audio por los Servicios Especiales de Castro para demistificarlas);  al mantener  y sostener con regularidad vínculos mediáticos con los principales medios radiales anticastristas de Miami incluyendo Radio/TV Martí transformando, sin escala,  su lenguaje oral de amor, pacifismo y reunificación familiar a criticas políticas abiertas contra el régimen de La Habana referente a la democracia, libertad de expresión, dictadura , etc. Hoy Las Damas de Blanco que lograron y ganaron un merecido  espacio internacional están dejando de ser admiradas y comprendidas y más temprano que tarde irán desapareciendo del escenario político. Otro reconocido opositor, no disidente,  Jorge Luís García Pérez Antunez, se trata de un ex preso común desde temprana edad,  quien adoptara el apellido Antunez en la Prisión por su relación con un preso político de ese apellido y dirigente del Frente de Resistencia Cívica y Desobediencia Civil Orlando Zapata Tamayo auspiciado, financiado y su “controler”  principal es Orlando Gutierrez, presidente del  Directorio Democrático Cubano (DDC), organización que incluso emplea a tiempo completo a Berta Antunez, hermana real del ex prisionero político de igual apellido y por Plantados hasta la Libertad. Sus mensajes anticastristas son transmitidos diariamente, en vivo y en directo,  en un espacio radial transmitido por una de las emisora  controladas por el exilio histórico y fundamentalista de Miami, la 710AM WAQI Radio Mambí La Grande y por Radio/TV Martí.  Contamos con suficiente material de inteligencia informática, provenientes de fuentes de toda crédito, para hacer un Perfil Analítico de Campo sobre los principales disidentes y opositores dentro de Cuba y sus vínculos objetivos, subjetivos, ideológicos y financieros con organizaciones y lideres anticastristas del exilio histórico de Miami pero ese no es el objetivo de este Análisis. Sin embargo nos comprometemos con nuestros lectores que en un futuro mediato prepararemos un Análisis de Campo donde estos Perfiles estén contemplados.

(4) Reconocido por Roger Noriega, Sub Secretario de Estado para el Hemisferio Occidental en entrevista exclusiva con el periodista Roberto Rodríguez Tejera en el Programa “Prohibido Callarse” (05/31/2010) en la emisora radial 1140AM WQBA  de Miami. Donde el Sub Secretario para el Hemisferio Occidental del Departamento de Estado expreso: ”James Cason, Ex Jefe  de la USINT en La Habana (September 10, 2002 a September 10, 2005) fue con instrucciones precisas del Departamento de Estado de provocar al Gobierno de Cuba y de apoyar, estimular  y financiar a la disidencia y oposición para que efectuaran  el “cambio del gobierno de La Habana” por lo que ese grupo de disidentes, entre los que se encuentra el poeta Raúl Rivero, era conocido entre las organizaciones anticastristas de Miami por “Los Hombres de Cason”. Raúl Rivero esta actualmente radicado en España y junto a  José “Pepe” Rivero, hoy en Miami, también periodista y sin vínculos familiares con Raúl  fundaron la prensa Independientes de Cuba al decretarse el Periodo Especial en la isla. La Medida Activa adoptada por el gobierno cubano,  conocida por Primavera Negra” (18 de marzo de 2003)  fue le detencion, procesamiento judicial y encarcelamiento de una gran parte de sus integrantes, c/p “El Grupo de los 75” parte de los cuales se encuentran actualmente en España gracias a gestiones del Cardenal de la Habana Jaime Ortega Alamino. Actualmente Legisladores cubanoamericanos del Sur de la Florida están solicitando del Departamento de Estado de los EE.UU. el otorgamiento de Visas para “Los Hombres de Cason” y sus familiares en base a los servicios prestados al gobierno de esta nación. James Cason es actualmente Alcalde de Coral Gables, Condado Miami-Dade una ciudad de mayoría cubanoamericana.

(5)  La disidencia y oposición dentro de la isla es financiada a través de fondos de la USAID, y de muy, pero muy, contados millonarios de origen cubanoamericanos, todos en dependencia de sus expresiones verbales virulentas y anticastristas hechas desde Cuba para emisoras radiales de Miami, como la 670AM WWFE; 710AM WQAI “Radio Mambí La Grande” y la 1140AM WQBA. Existiendo una diferencia notable entre grupos según sus financiadores es decir los grupos que paga la Fundación Nacional Cubana Americana   (FNCA) -catalogada de dialóguera-  son criticados y no reciben apoyo financiero por parte del Consejo para la Libertad de Cuba (CLC) calificada de intransigente y  fundamentalista- los del Partido Republicano de Cuba (PRC) y la Federación Latinoamericana de Mujeres Rurales (FLAMUR) cuyos miembros en la isla están catalogados como los de más bajo perfil y extracción social en Cuba. Sus organizaciones en EE.UU.  si bien no reciben fondos federales se nutren de contribuciones privadas y aunque no cuentan con apoyo mediático local  FLAMUR los tiene a Radio/TV Martí y su fundadora, patrocinada inicialmente por el Grupo de Apoyo a la Democracia (GAD) dirigido por Frank Hernández Trujillo, un grupo caracterizado por el envió de medicinas y alimentos a la isla. Magdelivia Hidalgo, presidenta de FLAMUR en los EE.UU. y trabajadora de Radio/TV Martí  ha unido su organización con la del  Lic. Ibrahim Bosch, presidente del Partido Republicano de Cuba (PRC). Ambas organizaciones buscan afanosamente fondos de la USAID y son los que organizaron y financiaron las ocupaciones de Iglesias Católicas en Cuba durante la visita de Benedicto XVI, entre ellas la de la Caridad del Cobre, en Centro Habana. Actualmente el Directorio Democrático Cubano, titulado dentro de la diáspora como le Secretaria de Estado del Exilio actualmente son vistos dentro de numerosos miembros de organizaciones anticastristas como unos timadores que ahora tratan de relacionarse con el Consejo Nacional Sirio (CNS) en la búsqueda de recursos financieros.

Cabe mencionar, solo por mencionar,  la existencia en Miami de una disidencia y oposición anticastrista “Light”  muy diferente a la que controla política, económica y mediáticamente el Sur de la Florida, donde domina la  conformada por el exilio histórico e integrada por los elementos mas fundamentalistas de la diáspora cubanoamericana y sus descendientes. Disidencia y Oposición “Light” tan insignificante, sin poder económico ni influencia política que sin embargo aboga por el dialógo y respalda la labor de pastoral de Jaime Ortega Alamino, Arzobispo de La Habana, la Doctrina Social de la Iglesia Católica de la isla y sus esfuerzos por encontrar una solución negociada a la problemática cubana.

Leave a Reply

You must be Logged in to post comment.

© 2017 CódigoAbierto360.com · RSS · Designed by Theme Junkie · Powered by WordPress