Home » QPM.ORG » Al Qaeda trata de establecerse en Siria.

Al Qaeda trata de establecerse en Siria.

Por Barak Bárfi, Aaron Y.  Zelin – Cortesía de Foreign Policy

¿Pueden los yihadistas islámicos del Estado Islámico de Irak y de al-Sham (ISIS) ISIS, ramas de Al Qaeda, ganar los corazones y las mentes árabes mediante la prestación de servicios sociales dentro de una sociedad devastada por la guerra contra Assad?  El mes pasado, las filiales de Al Qaeda,  Estado Islámico de Irak y al-Sham (ISIS) han explotado su control sobre la región para abastecer a la capital provincial, Raqqan,  con los productos esenciales para su funcionamiento proporcionando trigo para las fábricas de pan de la ciudad, garantizando el transporte por carretera de los granos desde los silos en el norte de la provincia en la frontera con Turquía y también satisfaciendo la mayoría de las necesidades de petróleo de la ciudad, a partir de pozos controladas por los rebeldes en el este de Siria.

¿Pueden los yihadistas islámicos ganar los corazones y las mentes en la guerra contra Assad?

Al Qaeda está asaltando en el norte de Siria. El mes pasado, la filial de Al Qaeda, el Estado Islámico de Irak y al-Sham (ISIS) capturarón la ciudad de al-Bab, en la provincia norteña de Aleppo en manos de una milicia rebelde rival.

La toma de la ciudad, una de los más grandes de la región, ofrece el control a ISIS sobre un punto clave de tránsito que une Alepo a sus bastiones en el este. Y eso es sólo el último de una larga serie de éxitos militares de ISIS: Después de breves enfrentamientos con los opositores rebeldes desarmados, ISIS tomó las ciudades de Azaz y Jarablus, que se extienden por la frontera de Siria con Turquía.

Para conmemorar sus victorias, lo primero que hizo ISIS en estos lugares era colgar su bandera negro de la parte superior del edificio más alto. Después de eso, empezó a imponer gradualmente su estricta interpretación de la ley islámica.

ISIS ha puesto en marcha la campaña más completa de Al Qaeda tratando de ganar los corazones y las mentes árabes mediante la prestación de servicios sociales a una sociedad devastada por la guerra. Pero, aunque la estrella de la organización se encuentra en ascenso, sus abusos, junto con una estrategia internacional para limitar su influencia, aún podrían torpedear su plan para transformar el norte de Siria en un emirato islámico bajo su mando.

Se cree que el ISIS cuenta entre 5.000 y 6.000 combatientes en sus filas. Eso significa que es mucho más pequeño que otros grupos rebeldes, como la línea dura Salafi Frente Islámico de Siria, que cuenta con entre 15.000 y 20.000 combatientes. Pero ISIS tiene una ventaja importante: muchos de sus miembros han luchado anteriormente en otras guerras santas, como en Irak, Afganistán, Yemen y Libia.

En ninguna parte es más fuerte el ISIS que en la provincia norteña de Raqqa. Donde controla la capital de la gobernación, la ciudad de Raqqa, cuya población antes de la guerra era aproximadamente de 277.300 habitantes la que ha crecido debido a la afluencia de personas desplazadas de otras regiones.

Mientras tanto, las brigadas de afiliados al Ejército Sirio Libre (FSA) se centran en disputas entre ellos. Como resultado, ninguna unidad FSA es lo suficientemente fuerte como para desafiar al grupo en Raqqa, por lo que es la ciudad más grande que Al Qaeda ha controlado dentro del mundo islámico.

ISIS ha explotado su control sobre la región para abastecer a la capital provincial con los productos esenciales para su funcionamiento. Proporciona la mayor parte del trigo para las fábricas de pan de la ciudad, el transporte por carretera de granos desde los silos en el norte de la provincia en la frontera con Turquía. También ofrece la mayoría de las necesidades de petróleo de la ciudad, a partir de pozos controladas por los rebeldes en el este de Siria.

ISIS está haciendo mucho más que mantener las luces encendidas. Ejecuta un tribunal con una mezcla de jueces y estudiosos de la religión que se basa en una interpretación estricta de la ley islámica. Se adjudica casos que van desde el robo hasta la malversación financiera. De acuerdo con los políticos y los residentes Raqqan, en una decisión tomada este verano el tribunal ordenó que una casa confiscada por una brigada rebelde sea devuelta a su propietario. También ofrece casas abandonadas a las personas cuyos barrios fueron destruidos por los bombardeos del régimen.

La Oficina de Extensión Raqqa del ISIS, por su parte, está tratando de educar a los residentes en lo que considera las enseñanzas propias del Islam. Los políticos y los residentes de Raqqan dicen que la organización distribuye coranes de bolsillo y unidades de memoria flash con cánticos yihadistas y vídeos que muestran las operaciones militares del grupo. Algunos de los folletos que el ISIS circula incluyen: “La prohibición de la Democracia”, “La virtud de la Jihad Durante su silencio” y “excomulgar a los alauitas” – este último una referencia directa a la secta minoritaria heterodoxa para que el Clan al cual el presidente Bashar al-Assad pertenece. Tampoco ha ISIS sólo ha limitado su atención a los adultos: Recientemente se abrió una escuela infantil en una ciudad donde el sistema de educación dejó de funcionar hace mucho tiempo.

Al proporcionar este tipo de servicios, ISIS busca demostrar que Al Qaeda puede hacer contribuciones positivas y crear instituciones para servir a la sociedad. A diferencia de Irak, la organización ha producido decenas de vídeos que destacan este alcance. De este modo, el grupo espera para ilustrar que ha aprendido las lecciones de sus fracasos en la última década, cuando los sunitas iraquíes se rebelaron contra formas brutales de Al Qaeda.

“En cuanto a nuestros errores, nosotros no negamos,” dijo el portavoz del ISIS Abu Muhammad al-Adnani al-Shami señaló en un comunicado de audio 30 de julio. “Más bien, vamos a seguir cometiendo errores, siempre que seamos humanos. Dios no permita que cometamos errores deliberadamente.”

Leave a Reply

You must be Logged in to post comment.

© 2017 CódigoAbierto360.com · RSS · Designed by Theme Junkie · Powered by WordPress