Home » ANALISIS DE INTELIGENCIA MEDIATICA » El verdadero papel del Servicio Federal de Seguridad de Ucrania (FSB) dentro de la crisis en Ucrania

El verdadero papel del Servicio Federal de Seguridad de Ucrania (FSB) dentro de la crisis en Ucrania

Por Andrei Soldatov    –    Cortesía de  The Moscow Times

En el caso de Ucrania, algunos ex generales de la KGB ahora sirven en el servicio de seguridad de Ucrania en tanto otro grupo diferente de ex generales de la KGB que ahora sirven en el Servicio de Seguridad Federal de Rusia y conocen sobre lo que estaba sucediendo en el país.

En el caso de Ucrania, algunos ex generales de la KGB ahora sirven en el servicio de seguridad de Ucrania en tanto otro grupo diferente de ex generales de la KGB  ahora sirven en el Servicio de Seguridad Federal de Rusia y conocen sobre lo que estaba sucediendo en ese país.

La intriga crece sobre la participación del Servicio Federal de Seguridad de Ucrania. El 11 de abril, el fiscal general adjunto de Ucrania dijo que no había pruebas que implican a la FSB en eventos en la plaza Maidan.

Al mismo tiempo, se confirmó oficialmente que los generales del FSB visitaron Kiev el 20 de febrero a 21. Recordemos que el Ministerio de Relaciones Exteriores de Ucrania envió una nota a Moscú el 4 de abril exigiendo saber por qué  el coronel general Sergei Beseda FSB visitó Kiev el 20 de febrero y 21, y que al día siguiente Interfax citó a una fuente de inteligencia de Rusia confirmando la visita.

La respuesta a el por qué Beseda estaba en Kiev con su séquito podría ser clave para entender el papel de las agencias de inteligencia de Rusia en la crisis actual y de toda la estrategia del Kremlin en Ucrania.

Beseda encabeza el Quinta Servicio de la FSB o Servicio de Información sobre Actividades  y Comunicaciones Internacionales. Dicho servicio incluye el Departamento de Información Operacional que Beseda dirigió hasta 2009. Desde finales de la década de 1990, esta división ha sido el responsable de llevar a cabo actividades de inteligencia que se han centrado en las antiguas repúblicas soviéticas.

Cuando los Chekistas formaron sus propias agencias de inteligencia extranjeras, citaron una serie de razones por las cuales  Rusia necesitaba un tercer Servicio, además del Servicio de Inteligencia Exterior, o SVR, y la Dirección de Inteligencia Principal del Estado Mayor General, o GRU. Sostuvieron que cuando la SVR se convirtió en un servicio de inteligencia independiente, el FSB sigue incluyendo las divisiones encargadas de la contratación de extranjeros que viven en Rusia, y que a su vez hizo necesaria la formación de una estructura de coordinación en su sede central en la  Lubyanka.

Pero pronto se hizo evidente que las agencias de FSB estaban destinadas a ampliar el alcance de su trabajo de inteligencia. Esto es comprensible: Rusia estuvo encabezada por primera vez por un ex oficial de inteligencia que estaba acostumbrado a confiar principalmente información recogida por las agencias de inteligencia.

El Kremlin considera al extranjero próximo de máxima prioridad, y aparentemente parecía ilógico que el presidente Vladimir Putin de no tuviera información de esa región proveniente directamente de las principales agencias de inteligencia del país.

Las agencias de inteligencia extranjeras del FSB han desarrollado un estilo bien definido, durante sus 15 años de operaciones. Por ejemplo, en contraste con el SVR y GRU, el FSB no tiene reparos en aparecer en el centro de atención y sus generales tienen una inclinación para el pago de las visitas a los altos funcionarios de los países vecinos. Como resultado, los observadores de Belarús acusaron al FSB de tratar de influir en la situación política antes de las elecciones presidenciales de ese país en 2003.

En 2004, los generales del FSB visitaron Sujumi, Abjasia para apoyar a los candidatos pro-Moscú en sus carreras presidenciales  y, de acuerdo a informaciones noticiosas de Chisinau, los generales del FSB personalmente también trabajaron con los políticos moldavos locales a mediados de la década de 2000.

Además salió a la luz que hace cuatro años los servicios de inteligencia FSB participaron activamente en Ucrania. A modo de ejemplo, en el 2010 un chekista desafecto publicó documentos del FSB en la página web Lubyanskayapravda.com que él creó. Ese sitio fue hundido sólo dos semanas más tarde, pero entre los documentos que reveló se encontraba un informe sobre un documento de Ucrania que FSB había forjado con la intención de engañar al gobierno de Turkmenistán y echar a perder un acuerdo de gas entre Kiev y Ashjabad.

El segundo rasgo distintivo de los servicios de inteligencia de Rusia es su falta de interés por los movimientos de masas y la actividad en la calle en favor de un enfoque total en las élites corruptas que ostentan el poder. Esto se basa en la vieja idea de que “si controlamos el shah, controlamos el país.”

Por extraño que parezca, este aspecto de su trabajo es muy similar al estilo de la inteligencia británica durante el colapso del Imperio Británico. En la década de 1950, los agentes británicos en Egipto intentaron por último comprometer la monarquía, mientras que los agentes estadounidenses ya estaban trabajando con los “oficiales libres” del líder egipcio Gamal Abdel Nasser, esta última instancia condujo a la crisis de Suez de 1956.

Al mismo tiempo, las culturas corporativas del Servicio Secreto de Inteligencia británico (MI 6) y el FSB son tan diferentes que esta única e inesperada similitud sólo puede tener una explicación: Los servicios de inteligencia de las potencias imperiales tienden a tener los mismos prejuicios hacia sus antiguas colonias.

Este enfoque tiene al menos dos inconvenientes importantes. En primer lugar, todos los ucranianos que cooperaron con la FSB ahora no tienen ningún futuro político en ese país -que priven al FSB de acceso a los círculos gobernantes. En segundo lugar, si el FSB se basó exclusivamente en la información proporcionada por allegados del ex presidente de Ucrania, Viktor Yanukovich, ¿cuán exacta era su visión de la situación general en el país?

Incluso este problema podría ser superado si no fuera por el hecho de que todos los tomadores de decisiones en el Kremlin también comparten un fondo en el FSB.

En el caso de Ucrania, algunos ex generales de la KGB ahora sirven en el Servicio de Seguridad de Ucrania en tanto otro grupo diferente de ex generales de la KGB que ahora sirven en el Servicio de Seguridad Federal de Rusia y estos conocen sobre lo que estaba sucediendo en ese país.

Y esa situación se complica aún más por el hecho de que, según un informe publicado en The New York Times, la información se pasa a lo largo del círculo íntimo de Putin a través del jefe de Gabinete, Sergei Ivanov, secretario del Consejo de Seguridad, a  Nikolai Patrushev, y al jefe del FSB Alexander Bortnikov – todo los cuales, junto con el presidente, quien trabajó en el KGB.

Que “la educación” común podría ayudar a que todos ellos se quedan en la misma página, pero ello no hace nada para ayudar a comprender el mundo en general ya que de hecho, los agentes de la KGB no se les enseñó a hacer política. Se les inculco una visión estrecha y limitada de los eventos, confinados  a una dependencia táctica mientras ignoraban la estrategia global. Esta es una perspectiva que no tiene en cuenta los procesos sociales más amplios a favor de un enfoque de agentes de influencia en diferentes estados.

Tal vez esto explica por qué los funcionarios del gobierno están constantemente diciendo en privado que la política de Rusia no es más que una reacción de improvisación a diversas crisis. Si eso es cierto, hace que la situación en Ucrania sea aún más impredecible.

* Andrei Soldatov es un analista de inteligencia en Agentura.ru y co-autor del libro “La Nueva Nobleza: La Restauración de Estado de Seguridad de Rusia y el perdurable legado de la KGB”.

 

Leave a Reply

You must be Logged in to post comment.

© 2017 CódigoAbierto360.com · RSS · Designed by Theme Junkie · Powered by WordPress