Home » ANALISIS DE INTELIGENCIA MEDIATICA » Putin aprovecha las dudas de Merkel para intentar acabar con la guerra en Ucrania y obtener una ganancia estratégica

Putin aprovecha las dudas de Merkel para intentar acabar con la guerra en Ucrania y obtener una ganancia estratégica

 Cortesía de  elespiadigital.com

Como todos temían, el silencio de Putin se rompió y volvió a descolocar a sus adversarios. Después de la reunión del presidente ruso con el jefe de la OSCE Didier Burkhalter en Moscú, cesaron todas las acciones militares en el sureste de Ucrania. "Hace poco hablé con el Canciller Federal de Alemania, y la señora Merkel ofreció ser el anfitrión en la forma de una mesa redonda Apoyamos y creemos que esta es una buena oferta, y haré todo lo posible para contribuir a un desarrollo de la situación.", dijo Putin.

Como todos temían, el silencio de Putin se rompió y volvió a descolocar a sus adversarios. Después de la reunión del presidente ruso con el jefe de la OSCE Didier Burkhalter en Moscú, cesaron todas las acciones militares en el sureste de Ucrania. “Hace poco hablé con el Canciller Federal de Alemania, y la señora Merkel ofreció ser el anfitrión en la forma de una mesa redonda Apoyamos y creemos que esta es una buena oferta, y haré todo lo posible para contribuir a un desarrollo de la situación.”, dijo Putin.

Como todos temían, el silencio de Putin se rompió y volvió a descolocar a sus adversarios. Después de la reunión del presidente ruso con el jefe de la OSCE Didier Burkhalter en Moscú, cesaron todas las acciones militares en el sureste de Ucrania. “Hace poco hablé con el Canciller Federal de Alemania, y la señora Merkel ofreció ser el anfitrión en la forma de una mesa redonda Apoyamos y creemos que esta es una buena oferta, y haré todo lo posible para contribuir a un desarrollo de la situación.”, dijo Putin.

En Slovyansk se ha detenido el bombardeo. En Mariupol después de retomar el control las autodefensas prorusas la situación se mantiene en calma. No se siguió luchando en otras ciudades de la región de Donetsk, señala el representante de Donbass.

Sin embargo, quedan las bandas armadas del Sector de Derecho en algunos asentamientos de Ucrania, informa Interfax . Así, la pasada noche un grupo de personas no identificadas que se presentaron como integrantes del Sector Derecho dispararon contra la sede de la Fiscalía en Severodonetsk, en la región de Lugansk, informó la agencia de noticias UNIAN. Los medios de comunicación locales informaron que el edificio pudo haber sido asaltado por un grupo de unas cien personas.

Los partidarios de la federalización se muestran listos para sentarse a la mesa de negociaciones con las autoridades golpistas en Kiev y escuchar sus puntos de vista, pero dudan mucho que Kiev sea capaz de ejecutar cualquier acuerdo. “Nunca hemos renunciado a cualquier negociación, hemos participado. Desgraciadamente, Kiev siempre nos ha mentido, es decir, no cumple sus acuerdos, su firma y sus palabras no valen nada. Tenemos muchas dudas de que ahora algo vaya a cambiar” dijo al canal de televisión “Rusia 24” el co-presidente del Gobierno de la República Popular de Donetsk Denis Pushilin.

Según él, la razón principal de las negociaciones es evitar el derramamiento de sangre “, porque ya es bastante, y la situación empeorará si no se habla.”

¿Qué ha cambiado en tan poco tiempo?

Tras los incumplimientos de los acuerdos de Ginebra por parte de la Junta golpista de Kiev, Ucrania estaba abocada a la guerra civil como fórmula de arrastrar a Rusia a un conflicto con la OTAN y aparecer como agresora. El Kremlin lo sabía y, aunque Putin no es Premio Nobel de la Paz como el belicista Obama, ha sido el único capaz de parar la sangría… o al menos intentarlo, porque habrá que ver cómo reaccionan los lacayos al servicio de Washinton.

Posiblemente, todo se precipita desde el decepcionante viaje de Merkel a la capital norteamericana. La entrevista con Obama debió ser un desastre y Merkel comenzó a mover sus peones.

Recordemos que el 03 de mayo 2014 inmediatamente después de su liberación, los “expertos militares europeos” presentados como observadores de la OSCE, sostuvieron una conversación telefónica el ministro de Relaciones Exteriores ruso, Sergey Lavrov y el Ministro de Asuntos Exteriores de Alemania, Frank-Walter Steinmeier . Los Ministros expresaron su voluntad de contribuir con los auspicios de la OSCE a un diálogo en términos de igualdad entre las autoridades y representantes de Kiev y los de las provincias sublevadas del sureste de Ucrania para acordar medidas prácticas y resolver el conflicto de conformidad con la declaración de Ginebra 17 de abril 2014. Al día siguiente, La canciller alemana habló de la necesidad de una nueva conferencia en Ginebra en la misma composición de los participantes, es decir, Rusia, los EE.UU., la UE y Ucrania. La misión mediadora de Alemania en la resolución de la crisis quedaba bien definida.

El 4 de mayo 2014, de acuerdo con una conversación telefónica ya prevista del presidente ruso, Vladimir Putin con Angela Merkel, insistieron en la importancia de adoptar medidas internacionales eficaces, principalmente a través de la OSCE, destinadas a reducir las tensiones en Ucrania. Es entonces cuando Merkel anuncia que el el autoproclamado Presidente de Ucrania Oleksandr Turchynov “se declara dispuesto” a iniciar nuevas negociaciones en Ginebra.

El martes, 6 de mayo, el ministro de Exteriores alemán, Frank-Walter Steinmeier, comenzó a promover activamente el plan, “Ginebra-2” en los medios de comunicación europeos. Su declaración sobre la solución de la crisis de Ucrania se publicó simultáneamente en diario español El País, el francés Le Monde, La Repubblica italiana y el polaco Gazeta Wyborcza. Steinmeier cree que “el conflicto en Ucrania comenzó a deteriorarse demasiado, contrariamente a nuestras expectativas. Los acontecimientos sangrientos en Odessa han demostrado que estamos a tiro de piedra de una confrontación militar“. El titular del Ministerio de Asuntos Exteriores alemán considera que es necesario tomar todas las medidas posibles para impedir una nueva guerra fría. Tal declaración significa que Alemania apoya la solución del conflicto en Ucrania de acuerdo con los intereses de Rusia.

En la edición alemana del Frankfurter Allgemeine Zeitung, el ministro de Relaciones Exteriores alemán pidió medidas urgentes para estabilizar la situación en Ucrania. El “Plan Steinmeier” en Ucrania consiste en cinco puntos:

. 1 Ucrania, Rusia, Estados Unidos y la Unión Europea debe reunirse de nuevo en una conferencia en Ginebra;

. 2 Deben celebrarse en Ucrania las elecciones presidenciales del 25 de mayo 2014;

. 3 La OSCE debería ayudar en la creación de espacios de diálogo a todos los niveles;

. 4 Las partes en conflicto en Ucrania, incluidas las autoridades populares del Sureste, deben ponerse de acuerdo inmediatamente sobre la reforma constitucional;

  5. Todos los grupos no gubernamentales deben ser desarmados y los edificios públicos ocupados deben quedar libres.

Por lo tanto, podemos ver que la posición de Alemania en “Ginebra-2” coincide con la de Rusia en lo principal: la admisión a las conversaciones “a todos los niveles” como participantes en condiciones de igualdad de los representantes del sudeste de Ucrania. El ministro alemán considera necesario crear condiciones para el diálogo entre las partes del conflicto a nivel regional y nacional con la participación de la OSCE.  También Alemania y Rusia ven la necesidad de una reforma constitucional en Ucrania. De los “cinco puntos Steinmeier” Rusia no está de acuerdo con una sola cosa: la necesidad de celebrar 25 de mayo las elecciones presidenciales en Ucrania. Rusia cree que las elecciones presidenciales deben celebrarse después de la aplicación de la reforma constitucional.

Posteriormente, ese mismo día 6 de mayo, el ministro de Relaciones Exteriores ruso, Sergei Lavrov, llegó a Viena para asistir a la próxima reunión del Comité de Ministros del Consejo de Europa . “Al margen de la” sesión ministerial, se produce una reunión de Serguéi Lavrov y el ministro de Relaciones Exteriores alemán Steinmeier. Las partes discutieron la situación en Ucrania, haciendo hincapié en la necesidad de continuar los esfuerzos conjuntos de Rusia, los EE.UU., la UE y la OSCE para promover el establecimiento de un “diálogo nacional ucraniano para resolver todos los problemas existentes”. Es decir, los ministros discutieron el plan “Ginebra-2.”

En Viena, Lavrov sostuvo conversaciones con el Presidente de Suiza y el Presidente de la OSCE Didier Burkhalter . Al día siguiente, es decir, hoy, 7 de mayo de 2014, tiene previsto visitar Moscú Burkhalter. Como presidente de la OSCE en la capital rusa, que discutirá la participación específica de la OSCE en el de-escalada del conflicto en Ucrania. OSCE debe desempeñar un papel clave en la solución de la crisis de Ucrania – es la principal condición para la puesta en práctica de un nuevo futuro de los acuerdos de Ginebra el pasado y es posible.

A mismo tiempo, en Viena, el ministro de Relaciones Exteriores ruso, Sergei Lavrov, dijo a los periodistas en una breve rueda de prensa que la posición de Rusia para “Ginebra-2.” partía del hecho de sin la participación de la parte sur-este de Ucrania no serviría para nada. Según el titular del Ministerio de Relaciones Exteriores ruso, los primeros representantes del gobierno de Ucrania y los partidarios de la federalización deberían acordar medidas conjuntas encaminadas a rebajar el conflicto. Tal medida significaría el reconocimiento oficial Kiev de los representantes del sudeste de Ucrania.

Lo que está ocurriendo ahora nos recuerda a otra conferencia de Ginebra. Recordemos cómo en el caso de Siria, los EE.UU. y sus aliados han buscado (y obtenido) la participación en la Conferencia de Ginebra de los representantes de la “oposición” Siria beligerante, y como, sin éxito, trató de resistirse el presidente sirio Bashar al-Assad. En el caso de Ucrania, “Ginebra 2” se convierte en la venganza contra los EE.UU. y su títere Kiev. La negativa de EE.UU. a admitir en la conferencia de Ginebra de representantes de la parte sur-este de Ucrania, una vez más demuestra la doble moral de Washington. Queda evidente que EE.UU. quiere la escalada del conflicto en el sur-este de Ucrania para llegar a un estado de guerra civil total. Así ha quedado claro con las acciones recientes de Kiev.

El 6 de mayo fue una jornada de enfrentamiento político interno entre la oligarquía gobernante Kiev. Empezaron a correr rumores acerca de la preparación de un próximo golpe de Estado con el fin de escalar el conflicto en el este de Ucrania. La corrupta ex Primer Ministro Yulia Tymoshenko amenazaba con iniciar una “tercera revolución” (golpe de Estado) en Ucrania si era elegido presidente su principal rival, Poroshenko .

El mismo día, la Rada Suprema adoptó en sesión privada una decisión fundamental que demuestra un rechazo total de los acuerdos de Ginebra de 17 de abril 2014. La Rada Suprema apoyó el 25 de mayo 2014 al mismo tiempo que las elecciones presidenciales, celebrar un referéndum sobre la descentralización del país. El argumento principal fue el hecho de que cualquier referéndum puede realizarse cuando existe la creencia de que “existen todas las condiciones para la libre expresión de los ciudadanos, pero no a punta de pistola.” Extraña lógica. Los diputados de la Rada Suprema de Ucrania, por alguna razón misteriosa, creen que las elecciones presidenciales en condiciones similares, es decir, a punta de pistola, sí pueden realizarse. Después se supo que la discusión en sesión a puerta cerrada se llevó a cabo después de la decisión de la retirada de los diputados del Partido Comunista de Ucrania y de una facción del Partido de las Regiones que en la solidaridad salieron de la sala. Estamos hablando de una violación más que demuestra la avidez de los parlamentarios nacionalistas radicales.

Posteriormente, el máximo responsable operativo de la Seguridad, el Secretario de la NSDC, el nacionalista Andrew Paruby, emitió una orden para la inclusión de todas las estructuras de “defensa del Maidán” en el Ministerio del Interior , la Guardia Nacional y el Ejército, o en batallones creados de reservistas. Todas las estructuras deberían estar organizadas en los próximos 10 días. Esta medida es otra violación de los acuerdos de Ginebra del 17 de abril, uno de cuyos puntos fue el desarme y la eliminación de los grupos armados ilegales en Ucrania. Con dicho documento -“con el número de orden 2”- Parubiya iniciaba la descomposición completa del antiguo ejército ucraniano. Los radicales asumían el poder en Kiev para tratar de iniciar una guerra civil sobre la base de unidades de voluntarios.

La propuesta para la una pronta transferencia del poder al protegido por los estadounidenses Petro Poroshenko, la negativa a llevar a cabo el referéndum oficial sobre la descentralización de Ucrania más la legalización de los escuadrones paramilitares radicales nacionalistas se tomaron en Kiev el 6 de mayo… En realidad mostraban la falta de voluntad EE.UU. a un acuerdo sobre la agenda “Ginebra-2”, propuesto por Rusia y Alemania.

el oligarca y principal candidato a la presidencia de Ucrania ha tenido que dar un giro de 180 grados a su dialéctica, tras ser llamado a capítulo por Merkel. Así, el 7 de mayo, no tuvo más remedio que aceptar la situación en el este de Ucrania está mejorando gracias al llamamiento del presidente ruso, Vladímir Putin, a posponer el referéndum para la autonomía de Donetsk.

El oligarca y principal candidato a la presidencia de Ucrania, Petro  Peroshenko, ha tenido que dar un giro de 180 grados a su dialéctica, tras ser llamado a capítulo por Merkel. Así, el 7 de mayo, no tuvo más remedio que aceptar que “la situación en el este de Ucrania está mejorando gracias al llamamiento del presidente ruso, Vladímir Putin  a posponer el referéndum para la autonomía de Donetsk”.

Ha sido tan descarado, que el oligarca y principal candidato a la presidencia de Ucrania ha tenido que dar un giro de 180 grados a su dialéctica, tras ser llamado a capítulo por Merkel. Así, el 7 de mayo, no tuvo más remedio que aceptar la situación en el este de Ucrania está mejorando gracias al llamamiento del presidente ruso, Vladímir Putin, a posponer el referéndum para la autonomía de Donetsk. El candidato se refirió así a las declaraciones de Putin, que van en concordancia con lo dicho por la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE). “Estas son muy buenas noticias para estabilizar la situación en Ucrania”, señaló Poroshenko, minutos antes de reunirse en Berlín con la canciller alemana, Angela Merkel.

Poroshenko, quien anunció el pasado 29 de marzo su intención de ser candidato a la presidencia de Ucrania, prometió que, si gana las elecciones, su primer viaje sería a las regiones de Donetsk y Lugansk con el fin de “estabilizar la situación”.

Por otra parte, otro aspirante a la presidencia de Ucrania, Valeri Konovaliuk, dijo que las sanciones de Occidente contra Rusia son improductivas y dañinas para Ucrania y toda la región de Europa del Este. “El camino de las sanciones contra Rusia no tiene futuro”, agregó el político y economista. “Debido a estas sanciones, pueden sufrir en primer lugar la propia Ucrania y una serie de países de Europa del Este”, dijo el candidato respondiendo a una pregunta de CNN durante una conferencia de prensa en el National Press Club en Washington.

De momento, Putin ya ha obtenido ventajas estratégicas: a) Ha detenido la ofensiva de Kiev sobre las regiones sublevadas, dando un importante respiro a las autodefensas para organizarse; b) aparece como adalid de la paz ante la opinión pública internacional deslegitimando el discurso antiruso y, lo más importante, c) ha conseguido fracturar el bloque de apoyo a los golpistas consiguiendo que Alemania (y por tanto, la UE) se alineen con sus tesis.

Por supuesto, la OTAN grita histéricamente que Rusia no ha retirado ni un solo soldado ruso de la frontera ucraniana. Claro. No la OTAN los ha retirado del Báltico… que es un asunto que tarde o temprano habrá que resolver.

El oligarca Poroshenko, favorito en las presidenciales de Ucrania

 

El 34,3% de los electores de Ucrania están dispuestos a dar su voto al diputado Piotr Poroshenko, ex ministro de Asuntos Exteriores, y el 11,1% a la líder del partido Batkivschina, Yulia Timoshenko, informó el experto del servicio sociológico Rating, Ígor Tíschenko. Al diputado independiente Serguéi Tiguipko lo apoyan el 5,7%; al candidato a la presidencia del Partido de las Regiones, Mijaíl Dopkin, el 4,1%, y a otro parlamentario independiente, Anatoli Gritsenko, el 3,6%. El líder del radical Pravy Sektor, Dmitri Yarosh, reúne menos del 1%. Si se celebra la segunda vuelta, Poroshenko y Timoshenko reunirán con mucha probabilidad el 48% y el 13%, respectivamente.

Según resultados de la encuesta, en los comicios participarán el 51% de los preguntados. La mayor actividad electoral se espera en el oeste, el norte y el centro del país, y la más baja, en las provincias orientales de Donetsk y Lugansk y en el sur de Ucrania. El estudio se efectuó entre el 25 y el 30 de abril de 2014 entre 2.000 personas mayores de 18 años. El error estadístico no excede el 2,2%.

El oligarca ucraniano, Piotr Poroshenko, de 48 años, ha sido el principal patrocinador de la revuelta en el Maidán. Gracias a su ayuda ha habido comida, ropa, tiendas de campaña y calefacción para los manifestantes, además de materiales para construir las barricadas. Sin la inyección de dinero de Poroshenko, el organizadísimo dispositivo de la protesta no hubiera sido posible. Su canal de televisión, el 5, ha servido además para mantener informado a todo el país de lo que ha venido pasando en el centro de Kiev en los últimos tres meses. El oligarca opositor podría ser ahora puesto al frente del Gobierno o a dirigir algún ministerio.

Posee la mayor fábrica de confitería de Ucrania, Roshen, la mitad de cuya producción se exporta a Rusia, y una fortuna de más de 1.300 millones de euros. Nació en 1965 en Bolgrad, en la región de Odessa y, en 1989, se licenció en la Escuela Diplomática de la Universidad de Kiev. Empezó a hacer dinero en los años 90 precisamente con los bombones, pero ahora es propietario de muchísimas otras empresas tan dispares como medios de comunicación y automoción.

Fue elegido diputado de la Rada por primera vez en 1998. Ha militado en varios partidos, empezando por el Socialdemócrata y terminando con Nuestra Ucrania -de Víctor Yúshenko-. Poroshenko jugó un papel importante en la creación del Partido de las Regiones, el que hasta ahora dirigía Víctor Yanukóvich. Ha trabajado con casi todos los presidentes del país, con Leonid Kuchma, Yúshenko y Yanukóvich.

También financió la ‘Revolución Naranja’ de 2004. Ha ocupado cargos como secretario del Comité de Seguridad Nacional y Defensa, presidente del Banco Nacional de Ucrania, ministro de Exteriores y, con Yanukóvich, también fue ministro de Economía y Comercio. Hasta que, tras ser elegido diputado como independiente en el otoño de 2012, el ahora depuesto presidente le cesó. Estuvo en la cartera de Economía solamente unos meses. Quiso dirigir en el Parlamento el comité de Economía, pero se lo impidió la formación Batkívshina (Patria). Así que se puso al frente del comité de integración con la Unión Europea.

El líder del partido “UDAR”, Vitali Klichkó, el candidato de Merkel, renunció a tomar parte en la campaña de las presidenciales, a favor  de Piotr Poroshenko, después de que ambos políticos firmasen el correspondiente acuerdo con el empresario Dmitri Firtash y el antiguo responsable de la Administración del Presidente, Serguei Levochkin. Según señala “Vesti”, Firtash y Levochkin eran los principales patrocinadores de V. Klichkó. y la decisión de este último de renunciar a tomar parte en la campaña presidencial, se tomó durante un encuentro entre Klichkó y Poroshenko, celebrado en Viena, donde se firmó el acuerdo con Firtash y Levochkin.

Sus motivos están claros: la victoria de Timoshenko amenaza con acabar con su grupo empresarial. Por eso las declaraciones de Levochkin saludando la alianza Poroshenko-Klichkó, son completamente lógicas. Este respaldo aumenta considerablemente las posibilidades de P. Poroshenko de pasar a segunda vuelta y ganar las elecciones. Aparte de sumar apoyos, la “coalición de Viena” le permite acceder a palancas que hasta ahora estaban fuera de su alcance. Por ejemplo la cadena “Inter”, como medio de influir en un auditorio, al que no llega el “canal 5”.

Por lo demás, P. Poroshenko seguirá basando su campaña en la imagen labrada en los últimos meses: la de líder de Maidán, pero sin relación directa con la troika Klichkó-Tiagnibok-Yatseniuk, que ya ha tenido tiempo de decepcionar a muchos. Aparece como un político moderado, ajeno al radicalismo de los nacionalistas y al mismo tiempo distante del actual gobierno, que está adoptando pasos impopulares.

El principal punto débil de Poroshenko, sería el recuerdo de su anterior aventura en el gobierno en 2005, cuando fue secretario del “SNBO” ((Servicio de Seguridad Nacional y Defensa de Ucrania). Los otrora opositores le acusaron entonces de lo mismo, que acusaron después de 2010 a Yanukóvich y su familia: organizar y encubrir los esquemas de corrupción, intentar hacerse con el control del sistema judicial y los órganos de seguridad, desplazar a la competencia empresarial. En los medios entonces, aparecían rumores de que Poroshenko estaba extorsionando a Rinat Ajmétov una parte de sus propiedades, para lo que había organizado el arresto de un amigo de éste, Boris Kolesnikov

La opinión de Alexander Dugin: “Occidente arrastra a Rusia hacia la trampa ucraniana”

En opinión del analista geopolítico ruso Alexánder Duguin, “el golpe de Estado en Kiev en marzo tuvo como objetivo finalmente apartar a Ucrania de Rusia” y luego “atraer a Rusia hacia la trampa ucraniana”, donde Moscú se vería como agresor.

En opinión de Duguin, el rumbo decisivo de la política exterior del presidente ruso Vladímir Putin no le convino a EE.UU., por lo que “Washington decidió reaccionar y como lugar para la nueva revolución de color se escogió a Ucrania. Al igual que en Libia, Siria e Irak y antes en Yugoslavia y Kosovo, la sangrienta guerra civil, el genocidio y el caos desde el principio fueron planeados por Occidente. Es por eso que Washington y Bruselas no reaccionan a las atrocidades y los crímenes, sino al contrario, incitan a la junta (de Kiev) para que actúe de manera más activa y violenta”, expresó Duguin en un artículo publicado en su cuenta de Facebook.

“Cada vez que Kiev comienza a oscilar, los títeres neonazis estadounidenses del Sector Derecho y sus patrocinadores judíos comienzan a chantajer a la Rada. Occidente necesita sangre, terror, una guerra civil. Es una forma de atraer a Rusia a un caos sangriento que avance gradualmente en su territorio”, cree el filósofo político e historiador, y añade que Washington fundó esperanzas en el Sector Derecho para que participara en el caos sangriento. “Sin asesinos fanáticos que odian a Rusia y los rusos, esta operación no se llevaría a cabo”, dice.

“El holocausto ruso en Odesa y los asesinatos en la región de Donetsk no son casuales, sino una parte de un plan deliberado. Occidente cree que con ello atrae a Rusia hacia la trampa ucraniana”, subraya y explica que el objetivo de la trampa ucraniana es “lograr que Rusia introduzca sus tropas en el sudeste de Ucrania, siendo así la primera” que comience la guerra.

Occidente es inconsciente de la violencia en Ucrania

“Todos los medios occidentales sin excepción apoyan a la junta y los neonazis del Sector Derecho. Nadie en Occidente ve los impactantes sucesos con los cadáveres calcinados, los niños y ancianos muertos, las mujeres violadas, los civiles desarmados torturados por los nazis. Para Occidente, Putin es el culpable de todo esto y cualquier “éxito” de los terroristas del Sector Derecho se percibe como “una victoria para la democracia”.

“Occidente simplemente ignora todos los intentos de Moscú de llamar la atención sobre el genocidio metódicamente planeado en el sudeste de Ucrania. La política de información de los medios ucranianos es idéntica a la política de los medios occidentales”.

El nuevo orden mundial está muerto

El nuevo orden mundial liberal establecido después del colapso de la URSS vive sus últimos momentos y ya es hora de que EE.UU. se despida de la dominación del mundo, sobre todo porque el mismo EE.UU. socavó esta idea, según algunos expertos.

“Lo siento EE.UU., pero el nuevo orden mundial está muerto”, así tituló su artículo en la revista ‘The Foreign Policy’ Eric Posner, profesor de la Escuela de Derecho de la Universidad de Chicago y experto en derecho internacional y normas sociales.

La Administración estadounidense trata de poner buena cara al mal tiempo, acusando a Rusia de que “se comporta como si estuviéramos en el siglo XIX” (así lo dijo en marzo el secretario de Estado de EE.UU., John Kerry), pero en realidad, escribe Posner, no es el presidente Putin quien “lleva el mundo al pasado”, sino que es Obama quien continúa hablando y actuando como si ahora fuera el año 1991.

en la década de los 90 se hubiera podido hablar de un mundo unipolar, ya que el único contrapeso a la dominación estadounidense -la Unión Soviética- dejó de existir y EE.UU. era suficientemente fuerte para imponer sus condiciones a otros países. En septiembre de 1990, George W. Bush anunció que en el mundo se establecía un "nuevo orden mundial" que se basaba en cuatro pilares: los tribunales internacionales, los derechos humanos universales, la justicia penal internacional y el comercio e inversión libres.

En la década de los 90 se hubiera podido hablar de un mundo unipolar, ya que el único contrapeso a la dominación estadounidense -la Unión Soviética- dejó de existir y EE.UU. era suficientemente fuerte para imponer sus condiciones a otros países. En septiembre de 1990, George W. Bush anunció que en el mundo se establecía un “nuevo orden mundial” que se basaba en cuatro pilares: los tribunales internacionales, los derechos humanos universales, la justicia penal internacional y el comercio e inversión libres.

Según el abogado, en la década de los 90 se hubiera podido hablar de un mundo unipolar, ya que el único contrapeso a la dominación estadounidense -la Unión Soviética- dejó de existir y EE.UU. era suficientemente fuerte para imponer sus condiciones a otros países.

En septiembre de 1990, George W. Bush anunció que en el mundo se establecía un “nuevo orden mundial” que se basaba en cuatro pilares: los tribunales internacionales, los derechos humanos universales, la justicia penal internacional y el comercio e inversión libres. Así -subraya Posner- el nuevo orden mundial liberal anunció el estado de derecho internacional. Pero por diversas razones, entre ellas por culpa de los mismos Estados Unidos, con el paso del tiempo este sistema demostró que es insostenible, dice el profesor.

“El orden liberal nacido después de la caída de la URSS se celebró en la falsa idea de que todas las naciones son iguales y siguen las mismas reglas, ya que reflejan los valores humanos universales. En realidad, estas reglas son las reglas de Occidente, y fue EE.UU. quien jugó el papel de presidente del Tribunal Supremo, que en algún momento no tuvo rivales por su fuerza. Pero ahora esta ilusión se ha desenmascarado y el mundo realmente se parece más a la forma en que se veía en el siglo XIX”, indica Posner.

De acuerdo con el abogado, si en el siglo XIX el Imperio Ruso, el Reino Unido, Francia, Italia, Japón y EE.UU. fueron “grandes potencias”, en la actualidad esta lista incluye a EE.UU., China, Rusia y la Unión Europea. Posner cree que para evitar una posible guerra entre las grandes potencias, estas deben reconocerse unas a otras y actuar con el principio de igualdad.

Posner concluye diciendo que EE.UU. no se debe extrañar de que solo los pobres países africanos teman a los tribunales internacionales, y que Rusia o China tengan una política independiente sin someterse a la imposición de EE.UU. Según el profesor, el nuevo orden multipolar ya se ha formado, pero las autoridades estadounidenses todavía no lo han entendido bien.

Leave a Reply

You must be Logged in to post comment.

© 2017 CódigoAbierto360.com · RSS · Designed by Theme Junkie · Powered by WordPress