Home » ANALISIS DE INTELIGENCIA MEDIATICA » Benghazi, la CIA y la guerra en Libia

Benghazi, la CIA y la guerra en Libia

Por Eric Draitser –   Global Research

Gadafi vs. Sarkozi

Gadafi vs.  Sarkozi: evidente y gráficamente se puede ver que ganó Sarkozy convirtiendo a Libia en un Estado Fallido

La violencia que se desarrolla y el caos en la segunda ciudad de Libia de Benghasi deben entenderse como una lucha de poder entre facciones rivales, cada uno luchando por afirmar su propia autoridad sobre el centro comercial crítica.

Sin embargo, lo que se omite a propósito de la narrativa en los medios occidentales es el hecho de que los dos grupos – uno liderado por un mando militar, el general libio Hifter, el otro por un grupo terrorista islamista llamado Ansar al-Sharia — son representaciones de los Estados Unidos , habiendo recibido cada uno el apoyo de EE.UU. a través de una variedad de canales en los últimos años.

Visto de esta manera, los disturbios en Libia deben entenderse como una continuación de la guerra librada contra ese país por las fuerzas de Estados Unidos y de la OTAN.

Tiroteos, explosiones y ataques aéreos se convierten en la norma en Benghazi y sus alrededores, la naturaleza del conflicto sigue siendo un tanto turbia. Por un lado está el General de Ejército Khalifa Belqasim Haftar (también deletreado como Hifter), un comandante militar de largo plazo bajo Gaddafi que huyo de Libia a los Estados Unidos donde se convirtió en el principal activo de la CIA hasta su regreso a Libia a la altura del asalto las tropas US- OTAN a ese país.

Por otro lado esta la organización islamista Ansar al-Sharia, dirigido por Ahmed Abu Khattala, quien ha sido implicado en el ataque al complejo de US-CIA en Bengasi producido el 11 de septiembre 2012, en el que murió embajador de EE.UU. Chris Stevens. Al examinar tanto el conflicto y las conexiones entre estos dos individuos y las facciones que lideran, las huellas dactilares de la inteligencia de EE.UU. no podrían ser más evidentes.

Sin embargo, la situación en Benghasi, y en la región de Cirenaica en general, es mucho más compleja que simplemente estas dos facciones. Hay otras milicias importantes que han desempeñado un papel importante en llevar la región al borde de la guerra total. Desde bloqueando puertos petroleros en Benghasi y Cirenaica a los conflictos internos dentro de las milicias — movimientos / coaliciones—milicias han hecho de la posibilidad de la reconciliación una cuestión casi impensable. Y así, a pesar del hecho de que la fase de combate de la guerra de Estados Unidos y la OTAN en Libia terminó hace casi tres años, el país sigue siendo sin lugar a dudas una zona de guerra.

La Guerra de Benghazi

Las noticia procedente de Bengasi son preocupante pues señalan que constantemente los conflictos armados continúan creciendo. El 2 de junio lunes, casi un centenar de ciudadanos libios, muchos de los cuales son civiles, murieron o fueron heridos en las metrópolis costeras y pueblos de los alrededores, cuando la milicia islamista Ansar al-Sharia atacaron un campamento ocupado por las fuerzas leales al General de Ejército Hifter. Los hombres de Hifter, equipados con un poder aéreo modesto pero eficaz como helicópteros de combate, respondieron al ataque, eliminando a muchos de los militantes de Ansar al-Sharia. En el proceso, sin embargo, los residentes de Bengasi se vieron obligados a huir o refugiarse en sus hogares, con muchos negocios y escuelas permaneciendo cerradas debido a los combates y disparos esporádicos.

Aunque el choque fueron modesto en su alcance en comparación con los horrores producidos durante la guerra apoyada por los Estados Unidos y la OTAN en Libia en 2011, es un claro recordatorio de la triste realidad de lo que es la Libia moderna – una nación una vez orgullosa porque a pesar del mosaico de milicias rivales, clanes y las tribus se mantenía la estabilidad y la paz, hoy reducida a una nacion sin autoridad central que gobierne el país, sin servicios sociales fiables y, y una completa ausencia del imperio de la ley. Es dentro de esta vorágine de conflictos políticos y sociales que debemos examinar la naturaleza del conflicto en Benghazi.

La ciudad se ha visto sacudida por enfrentamientos y posturas políticas desde el derrocamiento y asesinato de Gadafi en 2011. Mientras que un gobierno provisional en Trípoli fue establecido por el llamado Consejo Nacional de Transición (CNT), el poder real en las calles es ejercido por milicias rivales leales sus afiliaciones tribales y / o de clan, y por lo general limitadas a un pueblo o ciudad importante.

Aunque hay una serie de milicias islamistas que operan en o alrededor de Benghasi, las dos más poderosos y bien organizados son el 17 de febrero Brigada de los Mártires y Ansar al-Sharia . Mientras que ambas organizaciones son nominalmente independientes cada una se ha expresado hacia el exterior, en una afiliación directa o indirecta, con la marca de terror conocida como Al Qaeda.

Militantes yihadistas de la milicias islamistas 17 de fenrero Brigadas de los Mártires, que opera en o alrededor de Benghasi —una afiliación directa o indirecta, con la marca de terror conocida como Al Qaeda— y estrechamente vinculada a la Agencia Central de Inteligencia (CIA) estadounidense .

Aunque hay una serie de milicias islamistas que operan en o alrededor de Benghasi, las dos más poderosos y bien organizados son el 17 de febrero Brigada de los Mártires y Ansar al-Sharia . Mientras que ambas organizaciones son nominalmente independientes cada una se ha expresado hacia el exterior, en una afiliación directa o indirecta, con la marca de terror conocida como Al Qaeda.

Para oponerse a ambas organizaciones islamistas — 17 de febrero y Ansar al-Sharia— está el llamado Ejército Nacional Libio , que no es más que una colección de milicias y unidades más pequeñas leales al general Hifter. Después de haber ganado recientemente notoriedad la declaración de un cuasi-golpe de Estado contra el gobierno de Trípoli en febrero de 2014, el Ejército Nacional de Libia ha estado librando una guerra de baja intensidad contra las milicias islamistas con la esperanza de obtener el control de Benghazi y de la región de Cirenaica. Naturalmente, los planes del general Hifter se extienden mucho más allá de Benghazi, ya que sus propósitos son utilizar el conflicto como pretexto mediante el cual espera poder llevar al país bajo su liderazgo. Si bien hay algunos que ven esto como un escenario poco probable, sin embargo es una parte importante del cálculo estratégico.

Ibrahim al-Jathran , un líder tribal joven que ha llamado a la autonomía regional de Cirenaica del gobierno central en Trípoli. Jathran y sus hombres numerosas veces han bloqueado las instalaciones petroleras claves como medio de aprovechamiento de sus demandas

Ibrahim al-Jathran , un líder tribal joven que ha llamado a la autonomía regional de Cirenaica del gobierno central en Trípoli. Jathran y sus hombres numerosas veces han bloqueado las instalaciones petroleras claves como medio de aprovechamiento de sus demandas

Por último, está la cuestión persistente de otras milicias que en varios ocasiones han controlados terminales petroleras críticas e instalaciones portuarias en Bengasi y el Oriente en general. Particular interés merece la milicia de Ibrahim al-Jathran , un líder tribal joven que ha llamado a la autonomía regional de Cirenaica del gobierno central en Trípoli. Jathran y sus hombres numerosas veces han bloqueado las instalaciones petroleras claves como medio de aprovechamiento de sus demandas. Aunque hasta ahora han tenido éxito sólo en la creación de problemas políticos y diplomáticos a Trípoli, la milicia de al-Jathran, y otros como él, dificultan aún más infinitamente la compleja política de la calle de Libia.

 

“Revolución” de Libia y de Inteligencia de EE.UU.

Desde el comienzo de la guerra contra Libia, los Estados Unidos y sus aliados de la OTAN utilizaron una variedad de grupos terroristas y de otros activos de inteligencia para derrocar al gobierno de Gaddafi. Algunos de estos ya habían estado directamente vinculados a la CIA, otros fueron sacados de la gruta de las organizaciones terroristas que han utilizado en diferentes ocasiones los EE.UU. como los muyahidines de Afganistán, Kosovo y otros lugares. Esencialmente, entonces, los EE.UU. desarrollaron una amplia red de delegaciones, algunas de las cuales eran ideológicamente opuestas a los EE.UU. y entre sí, pero que se utilizaron en Libia para hacer el trabajo sucio de Washington.

Uno de los grupos clave de inteligencia aliada con EE.UU. es Libyan Nacional del Ejército Hifter. La organización fue fundada por Hifter después de su deserción (o expulsión) de Libia a principios de 1980. A partir de ahí, Hifter se convirtió en un activo importante para la CIA en su intento de derrocar a Gaddafi.

Uno de los grupos clave de inteligencia aliada con EE.UU. es Libyan Nacional del Ejército Hifter. La organización fue fundada por Hifter después de su deserción (o expulsión) de Libia a principios de 1980. A partir de ahí, Hifter se convirtió en un activo importante para la CIA en su intento de derrocar a Gaddafi. Foto:  Hifer y su Estado Mayor.

Uno de los grupos clave de inteligencia aliada con EE.UU. es Libyan Nacional del Ejército Hifter. Laorganización fue fundada por Hifter después de su deserción (o expulsión) de Libia a principios de 1980. A partir de ahí, Hifter se convirtió en un activo importante para la CIA en su intento de derrocar a Gaddafi. El uso de las fuerzas de Hifter en Chad durante la guerra de Libia vs Chad en la década de 1980, la CIA fue un intento, el primero, de otros muchos esfuerzos por cambiar el régimen de Libia. El New York Timesinformó sobre ello en 1991:

La operación paramilitar secreta, puesto en marcha en los últimos meses de la administración de Reagan, a condición de la ayuda militar y entrenamiento a unos 600 soldados libios que se encontraban entre los capturados en la lucha contra la frontera entre Libia y Chad en 1988 … Ellos fueron entrenados por oficiales de inteligencia estadounidenses en sabotaje y otras habilidades de la guerrilla, dijeron funcionarios, en una base cerca de Yamena, capital de Chad. El plan para utilizar los exiliados encaja perfectamente en el afán del gobierno de Reagan para derrocar al coronel Gadafi.

Como señaló el artículo del Times citado anteriormente, los esfuerzos de cambiar el régimen fracasaron y a Hifter y sus asociados se les dio un sitio seguro y residencia en los EE.UU. Un portavoz del Departamento de Estado en esos momento explicó que los hombres tendrían “el acceso a la asistencia para el reasentamiento normal, incluyendo el idioma-Inglés y a formación profesional y, si era necesario ayuda financiera y asistencia médica.”

De hecho, Hifter pasó casi dos décadas viviendo cómodamente en una casa en la zona suburbana de Virginia, a un corto trayecto de la sede de la CIA en Langley. Se dio a conocer como “el hombre clave de Libia de la CIA” por haber participado en numerosas iniciativas para tratar de cambiar al régimen, incluyendo el abortado intento de derrocar a Gadafi en 1996.

Así que cuando Hifter mostró ser una copia de seguridad en Libia para participar en la operación de cambio de régimen de 2011, muchos observadores políticos señalaron que esto significaba que la mano de la CIA estaba íntimamente involucrada con el levantamiento. De hecho, como la guerra evolucionó y llegó a ser conocida más acerca de su conexión profundamente arraigada entre la inteligencia de EE.UU. y los llamados “rebeldes”, la verdad sobre Hifter volvió a ser imposible de ocultar. Sin embargo, Hifter ciertamente no fue el único en ser una marioneta voluntaria de la OTAN y la CIA.

Otro grupo importante en este sentido lo fue el Grupo Libio de Lucha Islámica (LIFG) dirigido por el terrorista internacional Abdelhakim Belhadj cuyos créditos incluyen matar a estadounidenses en Afganistán y más allá, mientras esaba directamente vinculado a Al Qaeda

El Grupo Libio de Lucha Islámica (LIFG) —dirigido por el terrorista internacional Abdelhakim Belhadj cuyos créditos incluyen matar a estadounidenses en Afganistán esta vinculado directamente a Al- Qaeda— proporcionó inteligencia y apoyo táctico a los   estadounidense. Fue el que tomó el Complejo de Gadafi en Bab al-Aziziya.

Otro grupo importante en este sentido lo fue el Grupo Libio de Lucha Islámica (LIFG) dirigido por elterrorista internacional Abdelhakim Belhadj cuyos créditos incluyen matar a estadounidenses en Afganistán y más allá, mientras esaba directamente vinculado a Al Qaeda. Después de haber sido encarcelado por Gadafi, la dirección del Grupo Islámico Combatiente Libio de inmediato trató de alinearse con los EE.UU. con la esperanza de ocupar el vacío de poder que surgiría post-Gaddafi. Liderados por Belhadj, el Grupo Islámico Combatiente Libio se convirtió en una parte crítica del movimiento rebelde que derrocó a Gaddafi, incluyendo que fue el LIFG quien tomo la iniciativa en el ataque contra el complejo de Gadafi en Bab al-Aziziya. En este sentido, Grupo Islámico Combatiente Libio se proporcionó la inteligencia, y probablemente también de apoyo táctico, de la inteligencia de EE.UU. y los militares de EE.UU., particularmente a través de su red de AFRICOM con base en Campamento Lemonnier en Djibouti.

Una vez que Gadafi fue derrotado, Abdelhakim Belhadj se convirtió en el comandante militar de Trípoli, actuando temporalmente como dictador en jefe. Sin embargo, con el fin de seguir vendiendo a “Libia como una mitología de la democracia”, Estados Unidos y la OTAN decidieron poner en su lugar a un llamado “gobierno de transición”, que es hoy en día considerado como ineficaz en el mejor de los casos y completamente irrelevante en el peor.

La organización “17 de febrero Brigada de los Mártires” es otro grupo terrorista con estrechos vínculos con el “gobierno” de Trípoli y más importante aún con la CIA.

Después de haber participado activamente en la operación para el cambio de régimen la bien entrenada ,y más viable, milicia bien armada y organizada, la Brigada de los Mártires 17 de febrero, se levantó rápidamente a la prominencia en el panorama político de la posguerra como una fuerza de confianza al servicio de las autoridades en Trípoli, “17 de Febrero Brigada de los Mártires” llegó rápidamente a ser el equipo de seguridad de alquiler. Es aquí donde la CIA y 17 de febrero entraron en asociación directa. A tal medida que el diario Los Angeles Times informó:

Durante el último año, su milicia fue asignada para ayudar a proteger la misión de EE.UU. en Benghazi, entrenada por personal de seguridad estadounidenses en el uso de sus armas, aseguramiento de entradas, paredes de escalada y a librar combates cuerpo a cuerpo … Los milicianos de plano negaron el apoyo a los asaltantes, pero reconocen que dentro de su fuerza aliada al gobierno, conocida como el 17 de febrero Brigada de los Mártires, podría incluir elementos antiamericanos … El 17 de febrero Brigada de los Mártires es considerada como una de las milicias más capaces en el este de Libia.

El Departamento del Centro de Operaciones de Estado de los Estados Unidos informó a la Sala de Situación de la Casa Blanca y otras unidades de Seguridad de Estados Unidos que Ansar al-Sharia estaba reclamando la responsabilidad del ataque contra la misión diplomática de EE.UU. en Benghazi que acababa de ocurrir. Testigos dijeron que vieron a los vehículos con el logo del grupo en la escena del asalto y que los combatientes allí reconocidos en el momento de que pertenecían a Ansar al-Sharia. [13] Los testigos también dijeron que vieron a Ahmed Abu Khattala , un comandante de Ansar al -Sharia, liderando el ataque a la embajada, un reclamo del señor Khattala negado.

El Departamento del Centro de Operaciones de Estado de los Estados Unidos informó a la Sala de Situación de la Casa Blanca y otras unidades de Seguridad de Estados Unidos que Ansar al-Sharia estaba reclamando la responsabilidad del ataque contra la misión diplomática de EE.UU. en Benghazi que acababa de ocurrir. Testigos dijeron que vieron a los vehículos con el logo del grupo en la escena del asalto y que los combatientes allí reconocidos en el momento de que pertenecían a Ansar al-Sharia. Los testigos también dijeron que vieron a Ahmed Abu Khattala , un comandante de Ansar al -Sharia, liderando el ataque a la embajada. Foto: Manifestantes islamistas protestan frente al Consulado de EE.UU. en Banghasi.

Es fundamental tener en cuenta que el llamado “Consulado” en Benghasi no era ninguna misión diplomática típica. Más bien, era una instalación de la CIA probablemente utilizado por el Embajador Stevens como cuartel general desde el cual armas y combatientes podrían organizarse para la campaña de desestabilización en Siria. Por lo tanto, al examinar exactamente lo que era la disposición en Bengasi, sería exacto decir que los Estados Unidos actuaron como mecenas y empresario para una organización terrorista violenta cuyos miembros, según su propia admisión, podrían incluir elementos anti-americanos”.

Ansar al-Sharia, por supuesto, encaja en la narrativa del ataque del 11 de septiembre de 2012 convenientemente actuando como los agresores contra el compuesto CIA defendida por sus rivales en algún momento (y en algún momento aliado) la Brigada de los Mártires 17 de Febrero. Ansar al-Sharia, encabezado por un hombre llamado Ahmed Abu Khattala, es conocido por ser el grupo que llevó a cabo el ataque a la estación de la CIA en Bengasi. De hecho, el propio Khattala admite haber sido parte del asalto al recinto, a pesar de que sólo admite haber estado presente, no conducirlo.

A pesar de profesar el Islam radical, que un anti-occidental y sus raíces en la noción de la ley islámica, Ansar al-Sharia, y Khattala específicamente, no parecía particularmente preocupado con la colaboración con los “infieles americanos.” De hecho, como el New York Times señaló en su Exposé, Khattala y su organización probablemente desempeñaron el papel de verdugo en una de las operaciones de asesinato más significativos (aparte de la del propio Gaddafi) de todo el conflicto.

El secuestro y asesinato del general libio Abdul Fattah Younis, en el año 2011 considerado como el sucesor de Gaddafi ,elegido a dedo por EE.UU., fue un importante punto de inflexión. Según se conoció: “Después de los islamistas enviaron un equipo a tomar al general para una investigación judicial improvisada en julio de 2011, sus captores lo asesinaron durante la noche en la sede de la brigada del Sr. Abu Khattala. Los cuerpos del general Younes y los de dos de sus ayudantes fueron encontrados en una carretera al día siguiente, acribillado a balazos. “Así que, incluso de acuerdo con las informaciones principales, Khattala y Ansar al-Sharia son al menos indirectamente, si no directamente, responsable de la muerte de Younis.

Esto resulta especialmente importante a la luz de la competición de larga data entre Younis y Hifter para el control de las fuerzas “seculares” post-Gadafi dentro de Libia. Sería justo después de argumentar que, en la lucha de poder entre Hifter y Younis, la CIA prefería a Hifter quien era el beneficiario de las acciones de una organización nominal de terror. Y ahora, estas dos facciones están en guerra unos con otros. Así va Libia moderna.

Cualquier análisis del actual conflicto en Libia, y concretamente en Benghazi, debe tener en cuenta el papel de los EE.UU. (y otras naciones) y el de las agencias de inteligencia que han estado profundamente involucrados desde el principio. En particular, en el examen de la naturaleza de la lucha, Benghazi debe entenderse tanto como una guerra por el territorio, y una lucha ideológica.

Por un lado, se trata de una competencia por el control de la ciudad más importante del país, con la excepción de la capital, Trípoli. Por otro lado, se trata de una lucha existencial para el futuro de Libia. Hifter y su facción imaginan una Libia mayormente laica abierta a los financieros occidentales, especuladores y empresas. Ansar al-Sharia y los otros grupos terroristas en Libia ven los bloques de construcción de un Estado islámico que se riga por la Sharia. Y, al acecho en el fondo, por encima y detrás de todos los principales actores del conflicto, esta la CIA y la agenda geopolítica EE.UU.

Y así, la guerra continúa; no hay final a la vista.

———————-

* Eric Draitser es analista geopolítico independiente con sede en la ciudad de Nueva York, es el fundador de StopImperialism.org y columnista de opinión para RT. Este artículo fue escrito en exclusiva para la revista en línea”

Leave a Reply

You must be Logged in to post comment.

© 2017 CódigoAbierto360.com · RSS · Designed by Theme Junkie · Powered by WordPress