Home » PRIMERA PLANA » Bandera Negra contra Fidel Castro: El Maleconazo

Bandera Negra contra Fidel Castro: El Maleconazo

Por José Raúl Alfonso
Parte III-A

El 5 de agosto de 1994, el litoral habanero fue testigo de un alzamiento popular conocido como “El Maleconazo”. Miles de cubanos salieron a la calle por primera vez desde el triunfo de la revolución motivados por una Medida Activa Psicológica elaborada por los “think tank” del brazo armado de la FNCA, la misma consistió en el rumor de que embarcaciones provenientes del Sur de la Florida se aproximarían a aguas cubanas a recoger a quienes las alcanzaran. Al no aparecer estas embarcaciones la concentración se convertiría en una revuelta popular de protesta ante la situación que vivía la isla, en medio del llamado período especial, durante la misma se produjeron ruptura de vidrieras, actos vandálicos y gritos de consignas antigubernamentales. Foto/ Cortesía de BBC/Karel Poort

El 5 de agosto de 1994, el litoral habanero fue testigo de un alzamiento popular conocido como “El Maleconazo”. Miles de cubanos salieron a la calle por primera vez desde el triunfo de la revolución motivados por una Medida Activa Psicológica elaborada por los “think tank” del brazo armado de la FNCA, la misma consistió en el rumor de que embarcaciones provenientes del Sur de la Florida se aproximarían a aguas cubanas a recoger a quienes las alcanzaran. Al no aparecer estas embarcaciones la concentración se convertiría en una revuelta popular de protesta ante la situación que vivía la isla, en medio del llamado período especial, durante la misma se produjeron ruptura de vidrieras, actos vandálicos y gritos de consignas antigubernamentales. Foto/ Cortesía de BBC/Karel Poort

Dando continuación al microanálisis situacional-histórico-investigativo de campo iniciado en la Parte III —que trataba sobre las Operaciones “Black Ops.”, de “Bandera Falsa”, “Juegos Operativos”, “Medidas Activas Operativas y Psicológicas ” llevadas a cabo por el brazo armado o militar de la Fundación Nacional Cubano Americana (FNCA)— ofreceremos a nuestros lectores, a modo de ejemplo, solamente tres de las Operaciones Negras más destacadas llevadas a ejecución —con relativo éxito— por el brazo armado de la FNCA durante la década de los noventa:

1) El Maleconazo.
2) El Derribo de las Avionetas de Hermanos al Rescate.
3) Actos Terroristas contra las instalaciones turísticas en La Habana y Varadero.

En la República de Cuba, desde finales de la década de los años 60s y principios de los 70s, la violencia, los asesinatos, las guerrillas urbanas y rurales, los actos de acción y sabotajes habían disminuido considerablemente, y para el periodo de los años 80s casi habían desaparecido, salvo algunas operaciones de infiltración realizadas desde Miami a principios de esos años ejecutadas por la Organización anticastrista Alpha 66, las que fueron neutralizadas por los Servicios Especiales de la isla.

Pero dos importantes e históricos acontecimientos en referencia a Fidel Castro y su revolución habían producido —uno interno, referente a la seguridad nacional y otro externo, de enorme impacto sociopolítico económico que podría haber hecho colapsar no sólo los cimientos de su sistema político sino causar un enorme e irreversible daño dentro del tejido social humano en formación dentro de la nueva generación— siendo estos los principales causantes de que a partir de los 90s —entre 1991, 92 y 93 —las actividades terroristas contrarrevolucionarias nuevamente se incrementaran dentro de Cuba —esta vez por parte de organizaciones anticastristas radicadas en el exterior, principalmente en el Sur de la Florida, EE.UU.(1)— las que mediante numerosas infiltraciones armadas, planes de atentados contra los principales líderes de la revolución cubana, sabotajes, acciones violentas, ataques a instalaciones turística, programas y proyectos de desestabilización social interna, etc. tratarían de acelerar el derrocamiento del gobierno cubano (2). Específicamente los acontecimientos en seguridad nacional y sociopolíticos económicos a que nos referimos fueron:

El Caso de Narcotráfico ocurrido en 1988 que involucraba a destacadas figuras militares: Arnaldo Ochoa —c/p el Negro entre sus más allegados— General y Héroe de la República de Cuba y Antonio “Tony” de la Guardia, Tte. Coronel del Ministerio del Interior

Un Caso de Narcotráfico ocurrido en 1988 que involucraba a dos destacadas figuras militares: Arnaldo Ochoa —c/p el Negro entre sus más allegados— General y Héroe de la República de Cuba y Antonio “Tony” de la Guardia Font, Coronel del Ministerio del Interior y uno de los oficiales del MININT más cercanos al círculo de poder de la isla.

1. El Caso de Narcotráfico ocurrido en 1988 que involucraba a destacadas figuras militares: Arnaldo Ochoa —c/p el Negro entre sus más allegados— General y Héroe de la República de Cuba y Antonio “Tony” de la Guardia, Tte. Coronel del Ministerio del Interior el que ocasionara la toma de la medida política de remover a los principales cuadros de dirección del Ministerio del Interior (MININT), fundamentalmente el de sus Servicios Especiales, incluyendo la remoción, encausamiento y sanción a pena de prisión de su Ministro, José Abrantes Fernández —c/p Mandrake entre  más cercanos colaboradores—lo que provocó un vacío en materia de su Seguridad Nacional.

2. La implosión de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS) en 1991 y del colapso subsiguiente del campo socialista por “efecto dominó”, lo que hizo que la República de Cuba entrara en una profunda recesión sociopolítica- económica (Periodo Especial), que a todas luces podría conducir hasta el colapso de Fidel Castro.

Como si estuviera enmarcada dentro de la estrategia militar de la nueva doctrina de Guerra de Cuarta Generación en su Fase mediática y los de algunos principios tácticos de la Técnica de Golpe Suave (no violenta), todas estas actividades terroristas contaban con una fuerte campaña de guerra psicológica mediática radial —creación de matrices de opinión— a través de emisoras como: La Voz de la Fundación Nacional Cubano Americana, La Voz de Alpha 66, La Voz de la Federación Mundial de Ex Presos Políticos, La Voz de la Junta Patriótica, La Voz del Palenque y la de la Unión Liberal Cubana, las que a través de las ondas hertzianas —autorizadas por la FCC estadounidense— mantenían una línea editorial dirigida a provocar la realización de actividades subversivas, sabotajes a la economía, incitación a los miembros de las Fuerzas Armadas Revolucionarias para derrotar al gobierno, la ejecución de propaganda contra el estado, impulsar la desobediencia civil y a crear desordenes públicos, etc.

a mediados del año 1994 (3) —con la plena autorización de Mas Canosa, su máximo Chairman, y contando con el financiamiento proveniente de un “poll” ,entre algunos de sus principales Directores radicados en Miami y New Jersey— la fecha a partir de la cual la Fundación Nacional Cubano Americana (FNCA) comenzaría a distanciarse del resto de las organizaciones anticastristas del exilio histórico tradicional dado que contaba con un brazo militar o armado —integrado por un grupo de “think tank” profesionales, con entrenamiento y experiencia de campo en Operaciones Negras (Black Ops.), de Bandera Falsa, de Juegos Operativos y en la aplicación de Medidas Activas y Psicológicas— con capacidad para desarrollar estrategias y tácticas basadas en métodos de guerra encubierta irregular, asimétrica o sin reglas

Ya desde mediados del año 1994 —con la plena autorización de Jorge Mas Canosa, su máximo Chairman— contando con el financiamiento proveniente de un “poll” ,entre algunos de sus principales Directores radicados en Miami y New Jersey la Fundación Nacional Cubano Americana (FNCA) comenzaría a distanciarse del resto de las organizaciones anticastristas del exilio histórico tradicional…

Pero sería a mediados del año 1994 (3) —con la plena autorización de Jorge Mas Canosa, su máximo Chairman— contando con el financiamiento proveniente de un “poll” ,entre algunos de sus principales Directores radicados en Miami y New Jersey— la Fundación Nacional Cubano Americana (FNCA) comenzaría a distanciarse del resto de las organizaciones anticastristas del exilio histórico tradicional dado que contaba con un brazo militar o armado —integrado por un grupo de “think tank” profesionales, con entrenamiento y experiencia de campo en Operaciones Negras (Black Ops.), de Bandera Falsa, de Juegos Operativos y en la aplicación de Medidas Activas y Psicológicas— con capacidad para desarrollar estrategias y tácticas basadas en métodos de guerra encubierta irregular, asimétrica o sin reglas y porque además, similar a principios de los noventa, contaban con un fuerte escalón de apoyo mediático integrado por operadores incondicionales —conductores de programas radiales y televisivos cubanoamericanos que controlaban, y aún controlan, los diferentes medios locales de comunicación social del Sur de la Florida —identificados y reconocidos anticastristas— que por demás tenían, y tienen, el control absoluto de la emisora gubernamental Radio Martí . Todo ellas a ejecutar sin llegar a tener que “quemar a otras organizaciones pantallas” anticastristas —supuestamente independientes de la FNCA—que le respondían (4).

Ese mismo año aplican con éxito una Medida Activa Psicológica (basada en la Teoría del Rumor —“la bola”—) la que sería internacionalmente conocida por (c/p):

El Maleconazo —5 de agosto de 1994— diseñada con dos ejes básicos de dirección:

• Estimular y promover la indisciplina social mediante la desobediencia civil, los delitos y las salidas ilegales del país “dentro de la olla de presión” existente bajo las condiciones políticas-socio-económicas provocadas por las penurias del llamado Periodo Especial que afectaba principalmente la base de la pirámide social.

• “Balón de ensayo” —poder de convocatoria psicológicamente dirigida— preparatorio para futuras operaciones encubiertas —de movilización social de elementos marginales principalmente— como la Operación Negra (Black Ops.) que debía de producirse dos años más tarde, tomando como escenario los Carnavales Habaneros del 24 de febrero de 1996 durante el derribo de las Avionetas de Hermanos al Rescate (HAR).

en agosto de ese mismo año, Fidel Castro —quien con su habilidad genuina “de soltar el gas al abrir una válvula en la olla de presión interna dentro de la isla”— respondería con una Medida Activa de Neutralización consistente en la autorización de la salida masiva del país a quien lo desee.

Fidel Castro —quien con su habilidad genuina “de soltar el gas al abrir una válvula en la olla de presión interna dentro de la isla”— respondería con una Medida Activa de Neutralización consistente en la autorización de la salida masiva del país a quien lo desearan.

Sin embargo, en agosto de ese mismo año, Fidel Castro —quien con su habilidad genuina “de soltar el gas al abrir una válvula en la olla de presión interna dentro de la isla”— respondería con una Medida Activa de Neutralización consistente en la autorización de la salida masiva del país a quien lo desee. Ello originó una contra respuesta política por parte de la administración Clinton (5) de que “no permitirían la repetición de un Mariel, y de continuar las salidas ilegales del país lo considerarían un acto de guerra” dando lugar a lo que sería más tarde c/p “Los balseros de Guantánamo” al ser enviados hacia esa Base Naval estadounidense asentada en Guantánamo, Cuba, los balseros interceptados en alta mar por la Guardia Costera de los EE.UU.

Sin embargo, a pesar de las declaraciones de la administración Clinton de que “no permitirían la repetición de un Mariel y que de continuar las salidas ilegales del país lo considerarían un acto de guerra” (6) ese mismo mes llega a oídos de Jorge Mas Canosa, Chairman de la Fundación Nacional Cubano Americana (FNCA), información fidedigna sobre conversaciones preliminares acerca de un posible acercamiento (Clinton-Castro) y normalización de relaciones entre ambos gobiernos platicadas en una comida celebrada el 29 de agosto/94 en casa del novelista norteamericano William Styron, premio Pulitzer, en Martha’s Vineyard, una isla al sur de Boston, Massachussets, en la que estaba presente el presidente Bill Clinton. Clásica aplicación de la política exterior estadounidense del garrote y la zanahoria que  conspiraba con los proyectos de la Fundación Nacional Cubano Americana de hacer colapsar a Fidel Castro y su régimen.

NOTAS VINCULANTES

(1) Numerosas serían las organizaciones contrarrevolucionarias radicadas en el Sur de la Florida que tenían la percepción de que los días de la revolución cubana estaban contados y que solo hacía falta un “empujoncito para acelerarlo” al conocer esos dos importantes factores objetivos sociopolíticos económicos y de seguridad nacional. Por ello decidieron pasar a la acción directa mediante su participación en estas actividades tratando de acortar el tiempo de poder de Fidel Castro, entre estas organizaciones se destacarían: El Ejercito Libertador Cubano (ELC), El Partido Unidad Nacional Democrática (PUND), Comandos L, El Ejercito Armado Secreto (EAS), Alpha 66, la Fundación Nacional Cubano Americana (FNCA), El Directorio Insurreccional Nacionalista (DIN), El Ejército de Resistencia Interna (ERI), entre otras.

(2) Las relaciones Cuba-USA, a partir de su ruptura, están montadas sobre Medidas Activas de Inteligencia, por lo que las operaciones de sus agentes de inteligencia ilegales (agentes extranjeros no inscriptos ante la Fiscalía General de Estados Unidos) y legales, por ambas partes han sido, y son, una constante. Según las palabras de Chia Lin, citado por el maestro Sun Tzu en “El arte de la guerra”: “Un ejército sin espías es como un hombre sin ojos y sin oídos”, por ello la respuesta de los nuevos Servicios Especiales de la República de Cuba ante el incremento de los actos terroristas que se estaban produciendo en el interior de la misma —dispuestos y ejecutados por organizaciones anticastristas radicadas en el exterior, principalmente en Miami-USA— consistió en aplicar los protocolos del trabajo de inteligencia seguidos por cualquiera de los Servicios Especiales de la comunidad de inteligencia internacional, es decir: la conformación de una red de agentes inteligencia de penetración —más tarde c/p La Red “Avispa”— cuya tarea principal de trabajo sería la de infiltrarse entre las principales organizaciones anticastristas responsables de estos actos con el propósito de colectar información —inteligencia— que permitiera domésticamente a las autoridades de la isla prever y neutralizar los mismos.

La contrarrevolución originalmente desde sus inicios en 1959 era en su inmensa mayoría de origen racial blanco — causas por lo cual primeramente la composición del exilio tradicional histórico estaba integrada por hombres y mujeres de la raza blanca, es decir era y aún lo es un exilio de blancos— por lo tanto la mayoría de los agentes activos de penetración de inteligencia de los Servicios Especiales de la isla inicialmente tenían que ser blancos infiltrando a blancos.

Sin embargo, a partir de los éxodos del Mariel y Guantánamo, sus analistas tuvieron la visión de prever que con tiempo esa composición racial iría cambiando paulatinamente en mayor proporción dentro de la isla, así como en consecuencia “la demanda de negros” dentro de las organizaciones anticastristas domésticas y en cargos de dirección en el exterior —por razones de imagen y representatividad—se convertirían en prioridad número uno de las mismas y en objetivo principal su captación, por lo que conociendo con anterioridad que esto sucedería —inteligencia es saber no sólo que pasó, sino por qué pasó y lo que va a pasar—se dieron a la tarea de reclutar para sus servicios de contrainteligencia e inteligencia a hombres y mujeres de ese grupo racial y cubrirlos con una fachada de disidente u opositor lo suficientemente atractiva (virulencia contrarrevolucionaria y anticastrista oral y corporal, sobre todo mediáticamente) para su reclutamiento y sostenimiento —defensores de derechos humanos y de cambios sociales pacíficos domésticamente, entre otras, nada de violencia— por parte de las mismas, algunos de los cuales, afortunadamente para ellos, hoy, en tiempo real, ocupan altos cargos entre las organizaciones anticastrista dentro y fuera de la isla, en especial dentro de su principal archienemigo: La Fundación Nacional Cubano Americana (FNCA).

Por ello, gústenos o no, estos Servicios Especiales con toda razón llegaron a estar entre los primeros del mundo —a la par de la Santa Alianza (de la Iglesia Católica), la Agencia Central de Inteligencia (de los EE.UU.) y el Mossad (del Estado de Israel) — y fue debido, entre otros factores, a que sus Agentes y Analistas a la hora de evaluar inteligencia colectada dejaban a un lado los factores emocionales e ideológicos y no tomaban partido, lo que les hacía objetivos.

(3) Según fuentes de todo crédito cercanas en aquel entonces al Chairman de la Fundación Nacional Cubano Americana —Jorge Mas Canosa— un grupo de Directores de la misma —todos exitosos hombres de negocios— consideraban que había llegado el momento de “volver a hacer algo fuerte contra Fidel Castro” que condujera desde su desaparición física hasta el colapso de su sistema por cualquier medio. Incluso se rumoraba la creación de un importante fondo financiero para llevar a cabo cualquier proyecto que cumpliera con esos objetivos.

(4) Es a partir de ese año, 1994, cuando la organización Hermanos al Rescate (HAR) comienza a incursionar sobre territorio cubano efectuando acciones tales como dejar caer propaganda y folletos diversionistas antigubernamental sobre La Habana, llamando a una sublevación popular. El gobierno cubano los acusó entonces de violar las leyes sobre la privacidad en el espacio aéreo. En esa fecha, uno de los integrantes de la organización y muy cercano a José Basulto León, su jefe, era René González, el agente “Castor” y más tarde Juan Pablo Roque, el Agente “German” avalado por la FNCA la que incluso financió su libro titulado “Desertor” y sobre el cual el aparato de seguridad interna de dicha organización tenían sospecha de que era un agente de la entonces DGI de la isla.

(5) Con el fin de tratar de cerrar la “válvula de escape” del régimen de Castro, una Comisión de Notables de Miami encabezada por el Chairman de la FNCA acompañado de Cesar Odio, administrador del Condado Miami-Dade y otros destacados notables, entre ellos, afamados conductores radiales, visitaron al presidente Bill Clinton para solicitarle que detuviera ese nuevo éxodo de cubanos pues el Condado no estaba en condiciones de soportar otra emigraciónmasiva. La respuesta ejecutiva presidencial fue la dictar la política, no una ley, de Pie Seco, Pie mojado en 1995.

El cierre de la “válvula de escape” por parte de la administración Clinton fue acompañada de una importante labor de guerra mediática a través del desarrollo de matrices de opinión centradas en el descontento principalmente entre los menos favorecidos socialmente, en el déficit real producto del Periodo Especial y en el desabastecimiento propios de la profunda crisis económica que atravesaba el estado y pueblo cubano —el que se encontraba sumido en una profunda y severa crisis económica, real, objetiva y con visos de irreversible por primera vez desde 1959—  en este caso, de la Crisis de los Balseros del 94, de la manipulación de estados de opinión, por medio de artículos y fotos destinadas a impactar psicológicamente a los cubanos de la isla para que desistieran de sus aspiraciones de marchar del país en búsqueda de una mejor calidad de vida en el exterior y la buscaran dentro de la isla mediante actos parecidos a los de “El Maleconazo”. La foto es de un artículo titulado: Médicos cubanos recuerdan el drama de los balseros en Guantánamo, escrito por Juan O. Tamayo y describe: Cuando los médicos cubanos de Miami vinieron para ayudar a 30,000 balseros cubanos detenidos aquí, encontraron un campamento infernal de tiendas de campaña en el cual las personas se cortaban y se quemaban a sí mismas con la esperanza de ser evacuadas a hospitales en Estados Unidos. http://www.elnuevoherald.com/noticias/article2038929.html#storylink=cpy

El cierre de la “válvula de escape” por parte de la administración Clinton fue acompañada de una importante labor de guerra mediática a través del desarrollo de matrices de opinión centradas en el descontento —principalmente entre los sectores menos favorecidos socialmente— en el déficit real producto del Periodo Especial y en el desabastecimiento propios de la profunda crisis económica que atravesaba el estado y pueblo cubano —el que se encontraba sumido en una profunda y severa crisis económica, real, objetiva y con visos de irreversible por primera vez desde 1959— en este caso, de la Crisis de los Balseros del 94, se manipularón los  estados de opinión por medio de artículos y fotos destinadas a impactar psicológicamente a los cubanos de la isla para que estos desistieran de sus aspiraciones de marchar del país en búsqueda de una mejor calidad de vida en el exterior y la buscaran dentro de la isla mediante actos parecidos a los de “El Maleconazo”. La foto es de un artículo titulado: Médicos cubanos recuerdan el drama de los balseros en Guantánamo, escrito por Juan O. Tamayo y describe: Cuando los médicos cubanos de Miami vinieron para ayudar a 30,000 balseros cubanos detenidos aquí, encontraron un campamento infernal de tiendas de campaña en el cual las personas se cortaban y se quemaban a sí mismas con la esperanza de ser evacuadas a hospitales en Estados Unidos. http://www.elnuevoherald.com/noticias/article2038929.html#storylink=cpy

 

(6) La decisión ejecutiva de Pie Seco, Pie Mojado a pesar de que no satisfacía plenamente las aspiraciones de la FNCA —que esperaba se dictara un bloqueo naval a la isla— favorecía la aplicación de sus operaciones de Black Ops. —por su brazo armado— pues sellaba “la válvula de escape” marítima anunciada por Castro lo que hábil y psicológicamente manejado continuaría provocando descontento popular fundamentalmente en parte del tejido social integrado por la nueva generación de jóvenes, menos favorecidos, residentes en la isla y ocasionaría modificaciones en sus normas de conducta y convivencia social —consecuencia de la crisis socio-política- económica que atravesaban por el vacío dejado por la implosión de la URSS y el colapso del campo socialista— además de un aumento en la indisciplina social, la desobediencia civil, incrementaría la disidencia y la oposición además de algunas manifestaciones públicas de protestas que podrían producirse. Fuente: Diario el País: Clinton estudiará el bloqueo de Cuba si Castro no introduce reformas democráticas en la isla.

La parte negativa de esta Política de Pie Seco, Pie Mojado dictada por el presidente Clinton en 1995 para la Fundación Nacional Cubano Americana fue que paralelamente con su aplicación, se ponía término a la labor que realizaban Hermanos al Rescate (HAR), por cuanto todo cubano avistado en alta mar por esta organización debía ser comunicado y entregado en alta mar a la Guardia Costera de los EE.UU. para ser devueltos a la isla. Ante ello, José Basulto León, su presidente, anunciaría públicamente su apoyo a la disidencia dentro de Cuba, en especial a un grupo disidente también fundado en 1995 nombrado Concilio Cubano.

Continuará……………. Parte IIIB: El Derribo de las Avionetas de Hermanos al Rescate, 24 de febrero de 1996.

Leave a Reply

You must be Logged in to post comment.

© 2017 CódigoAbierto360.com · RSS · Designed by Theme Junkie · Powered by WordPress