Home » PRIMERA PLANA » ANÁLISIS.: La reanudación de las relaciones EE.UU.-Cuba.

ANÁLISIS.: La reanudación de las relaciones EE.UU.-Cuba.

Por José R. Alfonso*

Introducción –  Primera Parte

En un hecho histórico sin precedentes luego de mas cincuenta y seis años de confrontaciones diplomáticas, ideológicas, económicas y paramilitares por parte de diferentes administraciones estadounidenses tratando de derrotar a Castro y su gobierno, luego de mas de año y medio de negociaciones secretas, finalmente los dignatarios de la República de Cuba y de los Estados Unidos de Norteamérica decidieron, el el 17 de diciembre del 2014 , poner fin a los remanentes que aun quedaban de la Guerra Fría restableciendo sus relaciones diplomáticas Barack H. Obama, presidente de los EE.UU. reconociendo que la política de confrontación con La >Habana había sido un fracaso decidió darle un nuevo cambio táctico-estratégico de realpolitik. acorde a los tiempos

En un hecho histórico sin precedentes luego de mas cincuenta y seis años de confrontaciones diplomáticas, ideológicas, económicas y paramilitares por parte de diferentes administraciones estadounidenses tratando de derrotar a Castro y su gobierno, luego de mas de año y medio de negociaciones secretas, finalmente los dignatarios de la República de Cuba y de los Estados Unidos de Norteamérica decidieron, el el 17 de diciembre del 2014 , poner fin a los remanentes que aun quedaban de la Guerra Fría restableciendo sus relaciones diplomáticas Barack H. Obama, presidente de los EE.UU. reconociendo que la política de confrontación con La >Habana había sido un fracaso decidió darle un nuevo cambio táctico-estratégico de realpolitik. acorde a los tiempos

En un hecho histórico sin precedentes luego de más de cincuenta y seis años de confrontaciones diplomáticas, ideológicas, económicas y paramilitares por parte de diferentes administraciones estadounidenses tratando de derrotar a Castro y su gobierno, después de mas de año y medio de negociaciones secretas, finalmente los dignatarios de la República de Cuba y de los Estados Unidos de Norteamérica decidieron, el 17 de diciembre del 2014 , poner fin a los remanentes que aún quedaban de la Guerra Fría restableciendo sus relaciones diplomáticas.

Barack H. Obama, presidente de los EE.UU. reconoció  además que la política de confrontación con La Habana había sido un fracaso por lo que decidió darle un nuevo cambio táctico-estratégico de realpolitik —Hoja de Ruta— acorde a los tiempos.

Relaciones diplomáticas que representan, sin cuestionamiento alguno, beneficios visible inmediatos para ambos estados, pero en especial para la sociedad cubana en el campo de las remesas, telecomunicaciones, inversiones, turismo y especialmente en el área de la salud y en un mejoramiento en la calidad de vida del “hombre de a pie”, entre otros.

La República de Cuba —como pequeño país, sin influencia ni poder económico o militar alguno— dentro de ese mismo marco de realpolitik, obtuvo un logro, incuestionable que merecer ser reconocido hasta por sus más acérrimos enemigos: negociar en condiciones de igualdad, respeto mutuo y hasta el detalle con la primera potencia mundial y quien fuera su enemigo público durante más de cincuenta años: Estados Unidos de Norteamérica.

Es meritorio señalar que a pesar de la campaña de satanización y desmitificación contra el dignatario cubano Raúl Castro — desarrollada por décadas por sus enemigos— este mostró ser un líder pragmático, moderado, reflexivo y brillo como un estadista por la forma y compartientación con que llevo a cabo las negociaciones.

Para los EE.UU esta normalización de relaciones diplomáticas significan entre otros aspectos doctrinarios, como potencia hegemónica mundial: evitar que se implante el caos y otro Estado Fallido e incontrolable como Irak y Libia en caso de un cambio de régimen en La Habana. Una mayor cooperación en materia de Narcotráfico para evitar que suceda como en otros países del área —donde impera la NarcoCorrupción— que la isla se convierta en otro NarcoEstado más. La normalización del flujo migratorio entre ambos países de: Sur a Norte y de Norte a Sur. Una mayor cooperación de campo en materia de Antiterrorismo, materia en que el gobierno de La Habana cuenta con suficiente experiencia . Cooperación en la estabilización regional y la recuperación y mejoramiento de imagen, que como nación hegemónica y democrática han perdido en su traspatio. etc.

Ante todo es justo reconocer además que las conversaciones siguieron un patrón clásico de “reuniones ultra-secretas entre gobiernos hostiles” por lo que fue celebrada en un campo “cómodo para ambas partes” y alejado de “oídos receptores” —que con toda seguridad hubieran tratado de boquear los mismas como en ocasiones anteriores habían hecho— es decir: a) fuera del escenario estadounidense; b) compartimentación total —solo un selecto grupo de negociadores de absoluta credibilidad, lealtad, profesionalismo, confianza y capaces de guardar el más absoluto silencio sobre las mismas, entre ellas los mediadores básicos que las apoyaron — como la Iglesia Católica, el gobierno de Canadá y de otros, hasta hoy desconocidos— c) sin límites de tiempo para que ambas partes discutieran a profundidad sus puntos a negociar —luego de más de dos décadas de desconfianza mutua y lenguaje de la Guerra Fría—antes de llegar a acuerdos.

Merecen también un reconocimiento, por su meritoria labor negociadora, Josefina Vidal, por la parte cubana,— una excelente profesional, Jefa de la División América del Norte del Ministerio de Relaciones Exteriores de Cuba, una diplomática profundamente conocedora y muy experimentada en las relaciones con los EEUU.— y Ricardo Zuñiga, por los estadounidenses, un veterano del Departamento de Estado —quien fue designado en el año 2000 a la misión diplomática en La Habana —USINT-HAVANA— donde adquirió experiencia de campo en un territorio “hostil” lo que le permitió conocer de primera mano la realidad cubana— el que en el 2012 fue designado como principal asesor de Obama para América Latina en el Consejo de Seguridad Nacional. Ambos, a pesar de sus diferencias filosóficas e ideológicas, fueron capaces de eliminar los obstáculos que posibilitaron que sus respectivos presidentes pudieran conversar sin temor a ser utilizados políticamente poniendo fin a los vestigios de Guerra Fría aun existente entre ambas naciones con compromisos resultantes sin precedente en las relaciones Cuba-EE.UU.

Además el presidente de los EE.UU. en su decisión ejecutiva incluyó la liberación y repatriación de los tres agentes de la inteligencia cubana ( Gerardo Hernández, Antonio Guerrero y Ramón Labaniño)  a cambio de un gesto similar por parte de La Habana en relación a un contratista de la USAID, un espía cubano de “Alto Nivel” perteneciente a los Servicios Especiales de la isla (quien fuera reclutado por la CIA en 1980 portada-eneroy que guardaba prisión desde 1995) y 53 presos por delitos contrarrevolucionarios, incluyendo dentro de estos a comisores de actos terroristas algunos a los cuales EE.UU. no admitía que viajaran a su país en correspondencia con el Patriotic Act.

En base a lo anterior expondremos, de forma escalonada, y paulatina un Análisis de Situación (AS) acerca de la reanudación de las relaciones Cuba-EE.UU.; el intercambio humanitario y ex carcelación de personas de interés; una proyección de cuál será la nueva política de EE.UU hacia Cuba; y los futuros obstáculos a los que enfrentara tanto la administración del presidente Barack Obama como el gobierno de La Habana, presidido por Raúl Castro, por parte de congresista y senadores estadounidenses de origen cubanoamericano, del exilio histórico anticastrista y republicano de Miami y de los diferentes actores mediáticos cubanoamericanos del Sur de la Florida —muchos de los cuales han vivido, desde el mismo inicio de la Revolución, intentado que Washington les hiciera la tarea— así como de la blogesfera, la disidencia y la oposición interna de la isla, entre otros, para los cuales la lucha anticastrista se ha convertido en un excelente y lucrativo “modus vivendi” económico financiado por los estadounidenses por lo que a pesar de ser poco o nada conocidos en Cuba, excepto por la difusión mediática que en ocasiones ofrece los medios gubernamentales de la isla, son conocidos popularmente como “los cuentapropistas de la contrarrevolución”.

CodigoAbierto360** utilizando los conocimientos y experiencias acumulados a través de los años por exespecialistas de los Servicios Especiales —obtenidos desde el ángulo de análisis e investigaciones de campo y de información de todo tipo, tanto pública como de fuentes humanas — compiladas y analizadas de forma paciente, objetiva, reflexiva y sin tomar partido— conjuntamente con las “herramientas” que ofrece las Ciencias Políticas, ofrecerá  a sus lectores profesionalismo y credibilidad informativa objetiva sobre estos y otros eventos de interés ya ocurridos y prever con un cierto grado de éxito los derroteros sobre los que se moverán los campos de la geopolítica y estratégica.

Análisis Situacional de Campo (ASC) que será presentado — por su extensión— en cuatro partes: 1.) Introducción; 2.) La Nueva Doctrina Política de Obama hacia Cuba; 3.) Factores de Oposición interna y externa hacia su Doctrina Política; y 4.) Fuentes de Información

Liberación y Repatriación de Personas de Interés Mutuo

el presidente de los EE.UU. en su decisión ejecutiva incluyó la liberación y repatriación de los tres agentes de la inteligencia cubana que aun guardaban prisión en suelo estadounidense a cambio de un gesto similar por parte de La Habana en relación a un contratista de la USAID, un espía cubano de “Alto Nivel” perteneciente a los Servicios Especiales de la isla (quien fuera reclutado por la CIA en 1980 y que guardaba prisión desde 1995) y 53 presos por delitos contrarrevolucionarios, incluyendo dentro de estos a comisores de actos terroristas algunos de los cuales EE.UU. no admitía que viajaran a su país en correspondencia con el Patriotic Act.

El presidente de los EE.UU. en su decisión ejecutiva incluyó la liberación y repatriación de los tres agentes de la inteligencia cubana que aun guardaban prisión en suelo estadounidense a cambio de un gesto similar por parte de La Habana en relación a un contratista de la USAID, un espía cubano de “Alto Nivel” perteneciente a los Servicios Especiales de la isla (quien fuera reclutado por la CIA en 1980 y que guardaba prisión desde 1995) y 53 presos por delitos contrarrevolucionarios, incluyendo dentro de estos a comisores de actos terroristas algunos de los cuales EE.UU. no admitía que viajaran a su país en correspondencia por el Patriotic Act. Foto: Gerardo Hernández y Alann Gross  en unión de sus respectivas esposas.

Es necesario aclarar que una de estas personas hoy en libertad, Gerardo Hernández, Jefe de la Red de Inteligencia cubana en el Sur de La Florida, era un Agente Ilegal o no Registrado – que fuera severamente sancionado por los cargos de conspiración para “asesinar” en medio de una efectiva “presión” mediática de opinión pública, exitosamente manipulada durante y después del proceso penal.

Todo esto sucedió a pesar de que era conocido, dentro de un estrecho círculo de personas de interés de poder político-económico y de influencia que “las bajas colaterales estadounidenses integrantes de las tripulaciones de las avionetas Cessna 1 y 2 de “Hermanos al Rescate” formó parte de un juego de realpolitik en progreso, dentro de una Operación Negra (Black Ops) de Falsa Bandera  a través de un Juego Operativo (JO) de desinformación, cuya planeación táctica-estratégica y de mando fuera elaborada por el brazo armado de la Fundación Nacional Cubano Americana (FNCA).

Juego Operativo (JO) de desinformación que implicaba marcar como objetivos a ser neutralizados o derribadas las avionetas —Cessnas 1 y 2— desde antes de salir del Aeropuerto de Oppa Locka en La Florida, el 24 de febrero de 1996. Para que eso  ocurriera debía contarse con la autorización previa de las autoridades cubanas a partir del momento en que las aeronaves traspasaran el Paralelo 24 -límite señalado, alertado y marcado públicamente (5) por La Habana (6) como zona de exclusión aérea para dicha organización.

El derribo de una o las dos avionetas era uno de los aspectos tácticos, entre los objetivos de campo de la Operación de Falsa Bandera, de “poner el muerto americano” (7) con el marcado propósito de “obligar” a la administración Clinton a responder a ese “asesinato en el aire de ciudadanos estadounidenses” con una orden ejecutiva de efectuar acciones militares directas (8) contra Castro.

En el intercambio humanitario de personas de interés mutuo el gobierno de Raúl Castro procedió a la entrega de Alan Gross —un sub contratista de la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo (USAID,) quien como “agente facilitador de tecnología punta”, de forma consciente o inconsciente, formaba parte de un proyecto bien concebido de ingeniería social desarrollado por la propia Agencia estadounidense para lograr la desestabilización dentro de la juventud cubana —dentro de la doctrina de Gene Sharp o Técnica de Golpe Suave o Blando— para implosionar al gobierno cubano a través de las redes sociales de Internet —Operaciones Negras (Black Ops) c/p “Zunzuneo y Piramideo”-  años más tarde  reveladas por la Associated Press (AP) como una Black Ops. de la USAID — la que utilizo fondos secretos— para montar una red social clandestina en contra de la Revolución Cubana.

Asimismo se dispuso la excarcelación de “Rolando” Roly “Sarraff Trujillo”, perteneciente a la Octava Dirección del MININT (antigua Sección de Cifra), un “activo de inteligencia de “Alto Perfil” y ex criptógrafo de la Dirección de Inteligencia de Cuba (DI), quien se dice fue pieza clave en el descifrado de los Pads de Comunicación (claves de codificación ultrasecretas) para el tráfico de radiotransmisión entre algunos “activos de la inteligencia de la isla” asentados en USA). Supuestamente Trujillo formaba parte de una Red de la CIA desde 1980 a 1995 junto a otros criptógrafos (creadores y descifradores de códigos) de nueva generación (5) perteneciente a los Servicios Especiales de Cuba, algunos de los cuales lograron escapar hacia EE.UU.

Aquí están los Hechos, otorguen ustedes el Derecho.

Nota:

* Dr. José R Alfonso. Dr. Ciencias Políticas. Master en Inteligencia Política Estratégica. Master en Contrainteligencia y Experto en Antiterrorismo. Dr. En Medicina y Especialista de 1er Grado en Cirugía General. Autor del libro “El Lenguaje del Terror  El Informe que el Presidente no quiso escuchar” sobre el 9/11  Corresponsal en Miami de la Revista “Réplica (www.lanuevareplica.com)

**CódigoAbierto360 está además en capacidad de elaborar —cuando son contratados sus servicios— Análisis y Estimados Políticos de Inteligencia de Campo, así como Asesoramiento Táctico-Estratégico para Campañas Políticas, en tiempo real, que tanto han impactado y conducido al triunfo a incumbentes y candidatos a la Gerencia Pública (ver campañas políticas en este mismo tabloide digital).

 

Leave a Reply

You must be Logged in to post comment.

© 2017 CódigoAbierto360.com · RSS · Designed by Theme Junkie · Powered by WordPress