Home » POLITICA AL DIA » Irán advirtió a los huzíes en contra de la conquista de la capital yemení, Saná, revelan funcionarios de inteligencia estadoubidenses.

Irán advirtió a los huzíes en contra de la conquista de la capital yemení, Saná, revelan funcionarios de inteligencia estadoubidenses.

Cortesía de The Huffington Post.

 representantes iraníes desalentaron a los rebeldes Houthi de tomar la capital yemení de Saná el año pasado, de acuerdo con funcionarios estadounidenses familiarizados con inteligencia en torno a la toma de control insurgente.

Representantes iraníes desalentaron a los rebeldes Houthi de tomar la capital yemení de Saná el año pasado, de acuerdo con funcionarios estadounidenses familiarizados con inteligencia. Congresistas y Senadores republicanos a pesar de haber sido informados persistenten, en su enfrentamiento con el dignatario estadounidense Barack H. Obama, ignorarlo.

WASHINGTON – representantes iraníes desalentaron a los rebeldes Houthi de tomar la capital yemení de Saná el año pasado, de acuerdo con funcionarios estadounidenses familiarizados con inteligencia en torno a la toma de control insurgente.

La incautación de la capital en septiembre fue una sorpresa para la comunidad internacional, como ya ha sido demostrado los rebeldes Houthi se dieron cuenta de que la ciudad de Sanna había sido abandonada y se encontraba sin vigilancia efectiva por lo que a pesar de los consejos de Irán, los huthis entraron en la ciudad y la ocuparon.

La información revelada recientemente arroja más dudas sobre las afirmaciones de que los rebeldes sean un grupo que lucha por el poder en nombre de Irán, lo que sugiere que la relación entre Irán y el grupo chií yemení puede no ser tan fuerte como los halcones del Congreso y las potencias extranjeras han severado insistiendo en la intervención de Estados Unidos en Yemen.

Legisladores y dirigentes estatales del Golfo que son escépticos de las negociaciones nucleares con Irán han señalado a la subida de los huthis ‘al poder en Yemen son una evidencia más de los objetivos expansionistas de Irán en la región.

Pero la noticia, provenientes de fuentes de inteligencia estadounidense, de que Irán realmente se opuso a la toma de ese control pinta un cuadro más complicado.

A medida que el régimen de Teherán ha señalado, los iraníes no están contentos de ver a sus rivales del Golfo envueltos en conflicto en su barrio, pero su consejo contra la incautación de Sanaa sugiere que el control de Yemen es, en el mejor de los casos, una prioridad secundaria para Irán, muy por detrás de la atenuación de las sanciones que podría venir con un pacto nuclear exitoso.

Por otra parte, la revelación de que los huzíes desobedecieron directamente a Irán da credibilidad al argumento de la Casa Blanca de que Irán no está dirigiendo a los rebeldes, que siguen una rama diferente del Islam chíita que la de los líderes de Irán y que creen que estos se preocupan más por la corrupción y la distribución del poder en Yemen que por la extensión de la influencia chií en todo el Oriente Medio.

“Sigue siendo nuestra evaluación de que Irán no ejerce el mando y el control sobre los huthis en Yemen”, expreso Bernadette Meehan, una portavoz del Consejo de Seguridad Nacional, a The Huffington Post.

Los funcionarios de inteligencia de Estados Unidos han advertido desde hace meses que el caos de Yemen es una guerra civil, no un campo de batalla de un conflicto regional entre Irán y los países del Golfo gobernados por sunitas. A pesar de que un funcionario de la inteligencia estadounidense dijera a The Huffington Post. “Es un error pensar que los huthis como una fuerza cercana a Irán”, naciones sunnitas encabezados por Arabia Saudita, continúan con la impulsando la narrativa desafiando que la oleada Houthi es apoyada por los iraníes y acusan a los EE.UU. de abandonar Yemen a un Irán codicioso.

El gobierno de Obama se ha encontrado recientemente bajo una renovada presión por ambas Cámaras Legislativas para aceptar la narrativa del Golfo sobre la conexión Houthi-Irán.En marzo, el Consejo de Cooperación del Golfo – que comprende Arabia Saudita, los Emiratos Árabes Unidos, Qatar, Kuwait, Bahrein y Omán – dejaron claro que actuaría sobre la base de ese entendimiento cuando comenzó a lanzar ataques aéreos contra objetivos Houthi en Yemen.

La intervención saudita comenzó apenas unos días antes de un plazo de vital importancia para el esfuerzo diplomático internacional para frenar el programa nuclear de Irán, y los analistas lo interpretaron como una advertencia: A pesar de que los árabes sunitas expresaron públicamente su apoyo cauteloso para un acuerdo nuclear con Irán, mostraron que no arrojaron lejos la confrontación que ven como un expansionismo iraní en el Medio Oriente.

Irán ha proporcionado durante mucho tiempo el apoyo militar y financiero al grupo Houthi, tanto antes como después de que los rebeldes se apoderaron de Sanaa – aunque el alcance exacto de ese apoyo sigue siendo desconocido. Los huthis han dicho que esperan recibir generadores de gasolina y electricidad iraníes para reemplazar los suministros una vez fueron proporcionadas por Arabia Saudita y Occidente.

Mientras que el apoyo material es visto como fundamental para los éxitos de los rebeldes, las autoridades estadounidenses sospechan que la influencia de Teherán sobre el grupo se limita a la provisión de recursos. Altos funcionarios del gobierno han dicho que los EE.UU. son conscientes del canal iraní de apoyo a los huthis, y han advertido del régimen contra la continua habilitación del grupo rebelde.

El gobierno iraní ha condenado la ofensiva de Arabia Saudita llevado contra los huthis, que ha hecho muy poco para disipar las sospechas de que Yemen es el último grab en la búsqueda de Irán por el poder regional.Sin embargo, Irán insiste públicamente que no apoya ninguna intervención extranjera en Yemen.

El presidente ya se reunió con un alto dirigente de los Emiratos Árabes Unidos, el jeque Mohammed bin Zayed.

El presidente ya se reunió con un alto dirigente de los Emiratos Árabes Unidos, el jeque Mohammed bin Zayed.

Como Yemen ha descendido más en el caos, Washington ha apoyado también en voz baja sus aliados del Golfo en su campaña contra los huthis, ofreciendo logístico, material y apoyo de inteligencia.Funcionarios de la Marina estadounidense dicen que el portaaviones USS Theodore Roosevelt esta en marcha hacia las aguas de Yemen y que se unirá a la voluntad de otros buques americanos preparados para interceptar cualquier barco iraní con armas a los rebeldes Houthi que luchan en Yemen.La Marina ha venido fortaleciendo su presencia en el Golfo de Adén y el Mar Arábigo sur en medio de informes de que un convoy de barcos iraníes pudieran dirigese hacia Yemen para armar a los huthis.

La Casa Blanca se prepara para hacer su alcance más significativo a los escépticos de Irán en la región. El 13 y 14 de mayo, el presidente Barack Obama será el anfitrión de los líderes del Golfo en Washington y Camp David. Se afirma que se espera que anuncie un compromiso de seguridad EE.UU- Golfo, de acuerdo con diplomáticos estadounidenses y del Golfo que hablaron de una salida regional que podría tomar la forma de un tratado de defensa al estilo de la OTAN, es decir un paraguas de seguridad nuclear y una declaración o promesa de una mayor cooperación táctica no vinculante.El presidente ya se reunió con un alto dirigente de los Emiratos Árabes Unidos, el jeque Mohammed bin Zayed.

Leave a Reply

You must be Logged in to post comment.

© 2017 CódigoAbierto360.com · RSS · Designed by Theme Junkie · Powered by WordPress