Home » ANALISIS DE INTELIGENCIA MEDIATICA » Una Evaluación geopolítica del Oriente Medio

Una Evaluación geopolítica del Oriente Medio

Por George Friedman  –    Cortesía de Strafort Global Intelligence 

Codigoabierto360: A pesar de que existían “señales” —información— acerca de que elementos saudíes estaban entrenándose de forma   irregular en el manejo de naves aéreas —solo mantener y controlar una nave en pleno vuelo—en poder de los Servicios Especiales de Contrainteligencia de los EE.UU (FBI), estas fueron desestimadas. Ello facilito, en parte,  que Al Qaeda pudiera llevar a cabo su plan táctico el día 9/11 dentro de su diseño  estratégico de forzar y obligar a los Estados Unidos a lanzar una cruzada en contra del mundo islámico. Al Qaeda quería lograr esto mediante la realización de acciones terroristas de "alta sensibilidad e impacto" dentro de territorio estadounidense —dirigido contra sus principales símbolos de poder— con un doble propósito: si EE.UU: no respondía a los ataques terroristas del 9/11 demostrarían una imagen de debilidad y vulnerabilidad, algo no característico de esta nacion; si los norteamericanos tomaban acción y emprendían una campaña militar en su contra significaría que estaban dispuestos a comenzar una cruzada bélica en contra del Islam. Los hechos dieron la razón a Al Qaeda, ya que ello permitió a la Administración de George W Bush no solo emprender una  campaña bélica contra Al Qaeda y el Talibán en Afganistán sino que el grupo de poder aprovecharía esta coyuntura política-militar para llevar a cabo “El Proyecto para el Nuevo Siglo Estadounidense (en inglés Project for the New American Century o PNAC )” en especial contra Saddam Hussein y el grupo sunní que controlaba Irak, desplazando de esa forma el poder geopolítico de la región en favor de los chiíes. Hoy su sucesor el Estado Islámico ha institucionalizado su ideología la sunní wahabí y ha declarado sus intenciones de restaurar el Califato en los territorios ocupados y no se ve en el horizonte fuerzas capaces de detenerlo.

Codigoabierto360.com: A pesar de que existían “señales” —inteligencia— acerca de que elementos saudíes estaban entrenándose de forma irregular en el manejo de naves aéreas —solo mantener y controlar una nave en pleno vuelo— en poder de los Servicios Especiales de Contrainteligencia de los EE.UU (FBI), estas fueron finalmente desestimadas. Ello facilito, en parte, que Al Qaeda pudiera llevar a cabo su plan táctico el día 9/11 dentro de su diseño estratégico de forzar y obligar a los Estados Unidos a lanzar una cruzada en contra del mundo islámico. Al Qaeda quería lograr esto mediante la realización de acciones terroristas de “alta sensibilidad e impacto” dentro de territorio estadounidense —dirigido contra sus principales símbolos de poder— con un doble propósito: si EE.UU: no respondía a los ataques terroristas del 9/11 demostrarían una imagen de debilidad y vulnerabilidad, algo no característico de esta nacion; si los norteamericanos tomaban acción y emprendían una campaña militar en su contra significaría que estaban dispuestos a comenzar una cruzada bélica en contra del Islam. Los hechos dieron la razón a Al Qaeda, ya que ello permitió a la Administración de George W Bush no solo emprender una campaña bélica contra Al Qaeda y el Talibán en Afganistán sino que el grupo de poder aprovecharía esta coyuntura política-militar para llevar a cabo “El Proyecto para el Nuevo Siglo Estadounidense (en inglés Project for the New American Century o PNAC )” en especial contra Saddam Hussein y el grupo sunní que controlaba Irak, desplazando de esa forma el poder geopolítico de la región en favor de los chiíes. Hoy su sucesor El Estado Islámico (EI) ha institucionalizado su ideología, la sunní wahabí, y ha declarado sus intenciones de restaurar el Califato en los territorios ocupados y peor aún no se ve en el horizonte fuerzas capaces de detenerlo.

Análisis: Geopolítico Semanal de Strafort Global Intelligence

El término “Oriente Medio” se ha convertido enormemente elástico. El nombre se originó en la Oficina de Relaciones Exteriores británica en el siglo decimonoveno. Los británicos dividen a la región en el Cercano Oriente, el área más –cercana al Estados Unido y a la mayor parte del norte de África; el Lejano Oriente, lo cual estaba al este de la India británica; y el Oriente Medio, el cual fue se ubica entre la India británica y el Cercano Oriente. Fue un modelo útil para la organización de la Oficina de Relaciones Exteriores británico e importante para la región, así, desde que los británicos – y en un grado en menor los franceses – definen no sólo los nombres de la región sino también los estados que surgieron en el Cercano y Lejano Oriente.

Hoy en día, el término Oriente Medio, en la medida en que significa algo, se refiere a los países dominados por musulmanes al oeste de Afganistán a lo largo de la costa del norte de África. Con la excepción de Turquía e Irán, la región es predominantemente árabe y predominantemente musulmán. Dentro de esta región, los británicos crearon entidades políticas que se modelaron en los Estados-nación europeos. Los británicos formaron la Península Arábiga, que había sido habitada por tribus que formaban coaliciones complejas, en Arabia Saudita, un estado basado en una de estas tribus, los Saud. Los británicos también crearon Irak y hicieron a mano Egipto por medio de una monarquía unida. Muy a independiente de las británicas, Turquía e Irán, están conformadas a sí mismos en Estados-nación seculares.

Esta definió las dos líneas de falla del Medio Oriente. La primera fue entre el laicismo europeo y el Islam. La Guerra Fría, cuando los soviéticos se involucraron a sí mismos profundamente en la región, se aceleró la formación de esta línea de falla. Una parte de la región era laica, socialista y construido alrededor de los militares. Otra parte, sobre todo se centró en la Península Arábiga, era islamista, tradicionalista y royalist. Este último era pro-occidental en general, y de la antigua – particularmente las partes árabes – era pro-Soviética. Era más complejo que esto, por supuesto, pero esta distinción nos da un marco razonable.

La segunda línea de falla era entre los estados que se habían creado y la realidad subyacente de la región. Los estados en Europa en general conformados a la definición de naciones en el siglo 20o. Los estados creados por los europeos en el Medio Oriente no lo hicieron. Había algo en un nivel inferior y en un nivel más alto. En el nivel más baja eran las tribus, clanes y grupos étnicos que no sólo conformaban los estados inventados sino también fueron divididos por los fronteras. El nivel más alta era amplios lealtades religiosas al Islam y a los principales movimientos del Islam, el chiísmo y Suniism que sentaron una reclamación transnacional en la lealtad. Añadir a esto el movimiento pan-árabe iniciada por el ex el presidente egipcio, Gamal Abdel Nasser, quien argumentó que los estados árabes deben estar unidos en una sola nación árabe.

Por lo tanto, cualquier comprensión del Medio Oriente debe comenzar con la creación de una nueva geografía política después de que la Guerra Mundial hizo superponerse a muy diferentes realidades sociales y políticos y fuera un intento de limitar la autoridad de grupos regionales y étnicos más amplios. La solución de que muchos estados siguieron era a abrazar el secularismo o el tradicionalismo y utilizarlos como herramientas para gestionar ambos las agrupaciones subnacionales y las pretensiones de una religiosidad más amplia. Uno punto unificador fue Israel, al que todos se opusieron. Pero incluso aquí este era más ilusión que la realidad. Los estados socialistas seculares, tales como Egipto y Siria, se opusieron a de forma activa Israel. Los estados del royalist tradicionales, las cuales fueron amenazadas por los socialistas seculares, vieron a un aliado en Israel.

Las réplicas a partir de la Colapso Soviético

Tras la caída de la Unión Soviética y el colapso resultante de apoyo a los estados socialistas seculares, el poder de los cánones tradicionales aumentaron. Esta no era simplemente una cuestión de dinero, aunque estos estados sí tenían dinero. También fue una cuestión de los valores.

El movimiento laicista socialista perdió su respaldo y su credibilidad. Los Movimientos tales como Fatah, basados ​​en el secularismo socialista – y el apoyo Soviético – perdieron poder relativo a los grupos emergentes que abrazaron la única ideología que quedo: el Islam. Había enormes corrientes cruzadas en este proceso, pero una de las cosas a tener en cuenta fue que muchos de los estados seculares socialistas que habían comenzado con una gran promesa continuaron sobreviviendo, aunque sin el poder de una promesa de un mundo nuevo. Gobernantes como de Egipto Hosni Mubarak, de Siria Bashar al Assad y de Irak Saddam Hussein permanecieron en su lugar. ¿Dónde el movimiento una vez que había celebrada promesa incluso si sus líderes eran corruptos, después de la Unión Soviética cayó, el movimiento fue simplemente corrupto.

El colapso de la Unión Soviética energizo al Islam, tanto por los muyahidines que derrotaron a los soviéticos en Afganistán y porque la alternativa al Islam fue dejada por los suelos. Por otra parte, la invasión iraquí de Kuwait tuvo lugar en paralelo con los últimos días de la Unión Soviética. Ambos países fueron los restos de la diplomacia británica. Los Estados Unidos, después de haber heredado el papel británico en la región, intervinieron para proteger a otra invención británica – Arabia Saudita – y para liberar a Kuwait de Irak. Desde el punto de vista occidental, esto era necesario para estabilizar la región. Si una potencia hegemónica regional emergiera era indiscutible que las consecuencias podrían terminar en una pirámide. Tormenta del Desierto parecía ser una operación simple y lógica para combinar la coalición anti-soviética con los países árabes.

La experiencia de derrotar a los soviéticos en Afganistán y la derrota de los regímenes seculares ‘de legitimidad abrió la puerta a dos procesos. En uno, los agrupaciones subnacionales en la región vinieron a ver los regímenes existentes como de gran alcance pero ilegítimos. En el otro, los acontecimientos en Afganistán trajeron la idea de una resurrección pan-islámica de nuevo a la palestra. Y en el mundo sunita, que ganó la guerra en Afganistán, el dinamismo de chiíta Irán – que había usurpado la posición del portavoz político-militar para el Islam radical – hizo el ímpetu para una acción clara.

Había tres problemas:

En primer lugar, los radicales necesitaban para fundirse el pan-islamismo en un contexto histórico. El contexto era el Califato transnacional, una sola entidad política que aboliría los Estados existentes y alinear la realidad política con el Islam. Los radicales llegaron de nuevo a las cruzadas cristianas de contexto histórico, y los Estados Unidos – visto como el principal poder cristiano después de su cruzada en Kuwait – se convirtieron en el objetivo.

En segundo lugar, los pan-islamistas necesitaban demostrar que Estados Unidos eran a la vez vulnerable y enemigos del Islam.

En tercer lugar, tuvieron que utilizar los grupos subnacionales en varios países para construir coaliciones para derrocar lo que fueron vistos como regímenes musulmanes corruptos, tanto en lo secular y como en los mundos tradicionalistas.

El resultado fue Al Qaeda y su campaña para obligar a los Estados Unidos para lanzar una cruzada en el mundo islámico. Al Qaeda quería hacer esto mediante la realización de acciones que demostraron la vulnerabilidad americana y obligaron acción de Estados Unidos. Si Estados Unidos no actuaban, sería realzar la imagen de debilidad de América; si lo hacía demostrarían un acto hostil y una cruzada contra el Islam. La acción de los Estados Unidos, a su vez, provocaría levantamientos contra estados musulmanes corruptos e hipócritas, barrería las fronteras impuestas por Europa y sentaria las bases para levantamientos. La clave era demostrar la debilidad de los regímenes y su complicidad con los estadounidenses.

Esto llevó a 9/11. A corto plazo, parecía que la operación había fracasado. Estados Unidos reaccionó de forma masiva a los ataques, pero ningún levantamiento se produjo en la región, no hubo regímenes derrocados, y muchos regímenes musulmanes colaboraron con los estadounidenses. Durante este tiempo, los americanos estaban en capacidad de librar una guerra agresiva contra Al Qaeda y sus aliados talibanes. En esta primera fase, Estados Unidos tuvo éxito. Pero en el segundo fase, el Estados Unidos, en su deseo de formar de nuevo Irak y Afganistán – y a otros países – internamente, llegó a ser atrapado dentro de los conflictos subnacionales.

Los estadounidenses se involucraron en la creación de soluciones tácticas en lugar de confrontar el problema estratégico, que fue el librar la guerra causada por instituciones nacionales en la región para que colapsaran.

Destruyendo al Qaeda, los estadounidenses habían creado un problema más grande en tres partes:

En primer lugar desataron los grupos subnacionales.

En segundo lugar donde lucharon ellos crearon un vacío de poder que no podían llenar.

Por último, en el debilitamiento de los gobiernos y el empoderamiento de los grupos subnacionales, hicieron un argumento convincente para que fuera el Califato la única institución que podrían gobernar el mundo musulmán con eficacia y la única base para resistirse a los Estados Unidos y sus aliados.

En otras palabras, en los que Al Qaeda no logró desencadenar, es decir, un levantamiento contra los gobiernos corruptos, los Estados Unidos lo lograron destruyendo o comprometiéndose en una gama con los mismos gobiernos, abriendo la puerta a la transnacionalización del Islam.

La primavera árabe fue confundida con un movimiento liberal democrático que se levantaba como el que en 1989 se produjo en Europa del Este. Más que cualquier otra cosa, se trataba de un el aumento de un movimiento pan-islámico que falló en gran medida para derrocar a regímenes y embrolló a uno, Siria, en una guerra civil prolongado. Conflicto que tiene un componente subnacional – de varias facciones divididas unas contra otras que dan a la facilidades al Estado Islámico (EI) derivada por Al Qaeda para maniobrar. También proporcionó un segundo ímpetu al ideal de un Califato. No sólo fueron los pan-islamistas luchando en contra los cruzado de América, sino que ellos estaban luchando también contra los herejes chiítas – en el servicio del califato sunita – de esa forma el Estado Islámico puso en su lugar el resultado de lo que Al Qaeda quería en el año 2001, casi 15 años más tarde y, además de mostrar en Siria e Irak ser capaces de mantener movimientos sostenidos de combate en otras los países islámicos.

Un Estrategia nueva de EE.UU. y sus repercusiones

Alrededor de este tiempo, Estados Unidos se vio obligado a cambiar de estrategia. Los estadounidenses eran capaces de perturbar al Qaeda y destruir el ejército iraquí. Pero la capacidad de Estados Unidos para ocupar y pacificar a Irak o Afganistán era limitada.

El fraccionalismo que hizo posible lograr las dos primeras metas para la pacificación era imposible. Trabajar con un solo grupo alienó a otras en un acto de balanceo de en curso que dejaron a las fuerzas estadounidenses vulnerables a alguna facción motivada para hacer la guerra a causa del apoyo de Estados Unidos hacia la otra.

En Siria, donde el gobierno secular estaba confrontando una gama de fuerzas extremistas seculares y religiosas a lo largo de un Estado Islámico emergente, los americanos eran incapaces de fusionar las fuerzas del Estado no-Islámico fusionándolas en una fuerza estratégicamente eficaz. Por otra parte, los Estados Unidos no podían hacen su paz con el gobierno de Assad debido a sus políticas represivas, y era incapaz de confrontar al Estado Islámico con las fuerzas disponibles.

En cierto modo, el centro del Oriente Medio había sido ahuecado hacia fuera y dado vuelta en un remolino de fuerzas compiten entre sí. Entre las fronteras libanesas e iraníes, la región había destapado dos cosas: en primer lugar, mostraba que las fuerzas subnacionales eran la realidad real de la región. En segundo lugar, en la obliteración de la frontera Siria-Irak, estas fuerzas, y sobre todo las del Estado Islámico, habían creado un elemento central del Califato – un poder transnacional o, más precisamente, uno que trascendiera fronteras.

La estrategia de América entonces se convirtió infinitamente más compleja variación de la política del presidente Ronald Reagan en la década de 1980: Permitir que las fuerzas guerrearan sus guerras. El Estado Islámico volvió la lucha en una guerra contra la herejía chiita y en contra de los estados nacionales establecidos.

La región está rodeada por cuatro grandes potencias: Irán, Arabia Saudita, Israel y Turquía. Cada uno se ha acercado a la situación de manera diferente. Cada una de estas naciones tiene facciones internas, pero cada estado ha sido capaz de actuar a pesar de eso. Dicho de otra manera, tres de ellos son potencias no árabes, y el poder árabe, Arabia Saudita, es quizás el más preocupado por las amenazas internas.

Para Irán, el peligro es que el Estado Islámico fuera capaz de volver a crear un gobierno efectivo en Bagdad que podría amenazar a Irán de nuevo. Por lo tanto, Teherán ha mantenido apoyo a los chiíes iraquíes y al gobierno de Al Assad, mientras trata de limitar el poder de Al Assad.

Para Arabia Saudita, que se ha alineado con las fuerzas radicales sunitas en el pasado, el Estado islámico representa una amenaza existencial. Su llamado a un movimiento islámico transnacional tiene el potencial de resonar con los saudíes de la tradición wahabí. Los saudíes, junto con algunos otros miembros del Consejo de Cooperación del Golfo y Jordania, no solo tienen miedo del transnacionalismo del Estado Islámico, sino también del poder chií en Irak y Siria. Riyadh necesita contener al Estado Islámico sin encajar el suelo para los chiíes.

Para los israelíes, la situación ha sido de forma simultánea excepcional y aterradora. Se ha sido sobresaliente debido a que ha sin hueso los enemigos de Israel luchan uno contra el otro. El gobierno de Al Assad ha apoyado en el pasado Hezbolá contra Israel. El Estado Islámico representa una amenaza a largo plazo a Israel. Mientras luchaban, la seguridad de Israel se vería fortalecida. El problema es que al final alguien va a ganar en Siria, y esa fuerza podría ser más peligrosa que cualquier cosa ante sí, particularmente si es la ideología Estado Islámico la que se propaga a Palestina. En última instancia, al Assad es menos peligroso que el Estado islámico, lo que demuestra lo mal que la elección israelí es en el largo plazo.

Se trata de los turcos – o por lo menos el gobierno turco que sufrió un revés en las elecciones parlamentarias recientemente concluidas – que son los más difíciles de entender. Ellos son hostil a la gobierno de Al Assad – tanto es así que hayan visto al Estado Islámico como menos de una amenaza. Hay dos formas de explicar su punto de vista:

Una es que esperan que el Estado Islámico sea derrotado por los Estados Unidos al final y que en la participación de Siria desee hacer hincapié en el sistema político turca.

La otra es que podrían ser menos reacios que otros en la región para que ganara el Estado islámico. Mientras que el gobierno turco ha negado enérgicamente tales acusaciones, rumores de apoyo a al menos algunas facciones del Estado Islámico han persistido, sospechas en las capitales occidentales persisten sobre presuntos envíos de armamento a las partes desconocidas de Siria por la organización de inteligencia turca fueron un tema dominante en las elecciones de Turquía. Esto es incomprensible, a menos que los turcos vean al Estado Islámico como un movimiento que ellos pueden controlar al final, es decir allanando el camino para un poder turco en la región – o al menos que los turcos creen que una confrontación directa sería conducir a una reacción violenta del Estado Islámico en la propia Turquía.

Rol del Estado Islámico en la Región

El Estado Islámico representa una continuación lógica de Al Qaeda, la que desencadenó tanto una sensación de poder islámico y convirtió a los Estados Unidos en una amenaza para el Islam. El Estado Islámico ha creado un marco militar y político para aprovechar la situación creada por Al Qaeda. Sus operaciones militares han sido impresionantes, las que han ido desde la incautación de Mosul a la toma de Ramadi y Palmira. Flexibilidad de los combatientes del Estado Islámicos en el campo de batalla y de capacidad de suministrar un gran número de fuerzas en combate plantean la cuestión de acerca de dónde sacaron los recursos y la capacitación.

Sin embargo, el grueso de los combatientes del Estado Islámico todavía están atrapados dentro de su caldero, rodeado por tres poderes hostiles y un enigma. Los poderes hostiles colaboran, pero también compiten. Los israelíes y los saudíes están hablando. Esto no es nuevo, pero para ambos lados allí es una urgencia que no estaba entonces en el pasado.

El programa nuclear iraní es menos importante para los estadounidenses de lo que pueda colaborar Irán en contra de la Estado Islámico. Y los saudíes y otros países del Golfo han forjado una capacidad de aire utilizada en Yemen que podría ser utilizada en otro lugar si fuera necesario.

Es probable que el caldero se lleve a cabo, siempre y cuando los saudíes sean capaces de sostener su estabilidad política interna. Pero el Estado Islámico ya se ha extendido más allá del caldero – operando en Libia, por ejemplo. Muchos asumen que estas fuerzas son franquicias del Estado Islámico en sí. Pero el Estado Islámico no se comporta como al Qaeda. Quiere explícitamente crear un Califato, y ese deseo no debe ser desestimado. Por lo menos, está operando con el tipo de comando y control centralizados, en el nivel estratégico, que hace que sea mucho más eficaz que otras fuerzas no estatales que hemos visto.

El laicismo en el mundo musulmán parece estar en retirada terminal. Los dos niveles de lucha dentro de ese mundo son, en la parte superior, suníes contra chiíes, y en la base, complejo e interactuar de facciones. El mundo occidental aceptó la dominación de la región de los otomanos que la ejerció durante casi un siglo. Ahora, el poder occidental líder carece de la fuerza capaz de pacificar el mundo islámico. Pacificar mil millones de personas está más allá de capacidad de nadie.

El Estado Islámico ha tomado la ideología de Al Qaeda y está tratando de institucionalizarlo. Las naciones circundantes tienen opciones limitadas y un deseo limitado a colaborar. El poder global carece de recursos por tanto àra derrotar al Estado Islámico y controlar el insurgencia que seguiría. Otras naciones, como Rusia, están alarmadas por la propagación del Estado Islámico entre sus propias poblaciones musulmanas.

Es interesante notar que la caída de la Unión Soviética puso en movimiento los eventos que estamos viendo aquí. También es interesante señalar que la aparente derrota de Al Qaeda abrió la puerta a su sucesor lógico, el Estado Islámico.

La pregunta en cuestión, entonces es, si las cuatro potencias regionales pudieran y quisieran controlar el Estado islámico. Y en el corazón de ese pregunta está el misterio de lo que Turquía tiene en mente, especialmente en lo que al poder del presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, parece estar disminuyendo.

Leave a Reply

You must be Logged in to post comment.

© 2017 CódigoAbierto360.com · RSS · Designed by Theme Junkie · Powered by WordPress