Home » INTEL (G2) MEDIATICA (OSINT) » Un delicado equilibrio para salvar a Siria y la neutralización de ISIS, Jabhat al-Nusra y Ahrar al-Sham.

Un delicado equilibrio para salvar a Siria y la neutralización de ISIS, Jabhat al-Nusra y Ahrar al-Sham.

Por Ramón A. Mestre*

a corto plazo las salidas aceptables a la tragedia siria despiden la peste de un mal menor pues conllevan la necesidad de negociar una alianza con el régimen de Bashir al-Assad a fin de combatir con eficacia a ISIS, Jabhat al-Nusra y Ahrar al-Sham, las bandas fundamentalistas que controlan la mitad de Siria. Dichas salidas posibles a la guerra actual también implican establecer una alianza chocante pero necesaria con la Rusia de Putin, el mayor proveedor de material bélico a al-Assad. Sin la participación de Rusia, turcos, europeos, sauditas y estadounidenses no podrán aplicarle un torniquete a la hemorragia de refugiados mientras la coalición explora arreglos más permanentes en Siria. Pensándolo bien, aun con la cooperación rusa será casi imposible parar el desangramiento del país.

A corto plazo las salidas aceptables a la tragedia siria despiden la peste de un mal menor pues conllevan la necesidad de negociar una alianza con el régimen de Bashir al-Assad a fin de combatir con eficacia a ISIS, Jabhat al-Nusra y Ahrar al-Sham, las bandas fundamentalistas que controlan la mitad de Siria. Dichas salidas posibles a la guerra actual también implican establecer una alianza chocante pero necesaria con la Rusia de Putin, el mayor proveedor de material bélico a al-Assad.

En su discurso frente al Congreso de Estados Unidos el papa Francisco les recordó a senadores y representantes que el mundo estaba “afrontando una crisis de refugiados sin precedentes desde los tiempos de la Segunda Guerra Mundial. Lo que representa grandes desafíos y decisiones difíciles de tomar”. Son decisiones con dos caras, como el dios Jano. Una de ellas tiene la mirada puesta en la Europa que busca soluciones para la acogida de miles de personas que huyen de las guerras en Siria e Irak. Trece millones de sirios han tenido que abandonar sus hogares, cuatro millones se encuentran en el exterior junto con miles de iraquíes.

La otra cara lleva la expresión estupefacta de varios gobiernos, principalmente el de Estados Unidos, que carecen de estrategias viables para enfrentarse a los yihadistas del Estado Islámico, o ISIS, en Siria. Al parecer, salvando a Rusia, estos gobiernos tampoco discuten salidas aceptables a la catastrófica guerra siria. Es evidente que ninguna de las opciones “aceptables” contemplaría conversaciones de paz con los yihadistas puesto que estos grupos no conversan con sus enemigos, los asesinan.

Con todo, a corto plazo las salidas aceptables a la tragedia siria despiden la peste de un mal menor pues conllevan la necesidad de negociar una alianza con el régimen de Bashir al-Assad a fin de combatir con eficacia a ISIS, Jabhat al-Nusra y Ahrar al-Sham, las bandas fundamentalistas que controlan la mitad de Siria. Dichas salidas posibles a la guerra actual también implican establecer una alianza chocante pero necesaria con la Rusia de Putin, el mayor proveedor de material bélico a al-Assad. Sin la participación de Rusia, turcos, europeos, sauditas y estadounidenses no podrán aplicarle un torniquete a la hemorragia de refugiados mientras la coalición explora arreglos más permanentes en Siria. Pensándolo bien, aun con la cooperación rusa será casi imposible parar el desangramiento del país.

Sin embargo, si realmente aspira a neutralizar a ISIS en Siria, Estados Unidos tiene que fraguar alianzas con Putin y con al-Assad, por mucho que nos repugne el régimen sirio. Saleh Muslim, un líder de los kurdos sirios, acaba de afirmar que “la derrota total del presidente al-Assad por el Estado Islámico y grupos afiliados a al-Qaeda constituiría una calamidad para el mundo”. Saleh aclaró que si surgiera una opción mejor entonces favorecía sustituir a al-Assad pero jamás aceptaría sustituirlo por una tiranía salafista, la sucursal del califato vesánico. Semejante final a la guerra civil acabaría despoblando al país y desembocaría en la masacre de miles de cristianos y chiítas.

De momento al-Assad es el mal menor en Siria. Olvídense de los míticos combatientes “moderados” que Estados Unidos entrena utilizando una partida de $500 millones aprobada por el Congreso. El año pasado el Pentágono nos aseguró, con la bendición de la Casa Blanca, que en un año convertiría en soldados de primera a cinco mil moderados. Pero hace pocos días, la Trumpmanía opacó unas revelaciones hechas en el Congreso que detallaban el fracaso escandaloso de la estrategia obamista contra el Estado Islámico. El general Lloyd Austin, comandante en jefe del Comando Central responsable por las operaciones estadounidenses contra ISIS, confesó ante una comisión senatorial que Estados Unidos solamente había entrenado “cuatro o cinco combatientes sirios”. Serán los reclutas más costosos del planeta.

Así, la guerra estadounidense contra ISIS no va nada bien, sobre todo en Siria. Entonces, si queremos evitar una calamidad mayor en un país que ya está despedazado, es necesario negociar a toda prisa alianzas antiyihadistas con Rusia y con lo que queda del régimen de al-Assad. A Estados Unidos se le presentará la oportunidad de discutir coaliciones posibles al más alto nivel cuando el presidente Barack Obama se reúna con Vladimir Putin esta semana en Nueva York. Debido al pésimo estado de las relaciones ruso-estadounidenses, el diálogo pasará por momentos incómodos. Pero como dijo el Sumo Pontífice en el Capitolio la semana pasada, “combatir la violencia perpetrada bajo el nombre de una religión… requiere un delicado equilibrio en el que tenemos que trabajar”.

*Ramón A. Mestre, ex director de las páginas de Opinión de el Nuevo Herald, es un destacado periodista cubano-judío-americano cuyos artículos y análisis son muy leídos y referenciados en las redes sociales e Internet. Escribe una columna semanal en el mencionado diario que son reproducidos en otros medios. Es invitado con frecuencia a los distintos show mediáticos radiales y televisivos, en ingles y español, que se transmiten en el Sur de la Florida y maniene un programa de lunes a viernes en la radio hispana.

Leave a Reply

You must be Logged in to post comment.

© 2017 CódigoAbierto360.com · RSS · Designed by Theme Junkie · Powered by WordPress