Home » QPM.ORG » ANALISIS: La respuesta de Europa a las bombas de Bruselas puede ser más perjudicial que ISIS

ANALISIS: La respuesta de Europa a las bombas de Bruselas puede ser más perjudicial que ISIS

Por José Fitsanakis*

BRUSELAS ATENTADO 22 03 2016

BRUSELAS ATENTADO 22 03 2016

En el último año, el Estado Islámico ha reivindicado la autoría de al menos nueve ataques terroristas en capitales extranjeras. La lista cada vez mayor, que cuenta con Jakarta, Túnez, París, Beirut, Ankara, y Ciudad de Kuwait, que ahora incluye la capital belga, Bruselas. Al menos 34 personas murieron en los ataques que sacudieron a Bruselas aeropuerto Zaventum y la estación de metro Maelbeek el 22 de marzo, mientras que otras 300 resultaron heridas, 60 de ellas de gravedad. Los atentados de esta semana constituyen oficialmente los ataques terroristas más sangrientos de la historia de Bélgica, lo que llevó al gobierno del país a declarar tres días de duelo nacional.

¿Por qué el Estado Islámico atacó a uno de los países más pequeños de Europa, con una población de poco más de 11 millones de habitantes? Algunos han sugerido que Bruselas fue atacado por el grupo terrorista porque era un blanco fácil. Los observadores señalaron que los servicios de seguridad e inteligencia de Bélgica carecen de fondos suficientes y desmoralizados –son el “eslabón débil en Europa”, en las palabras de un experto.

No hay duda de que el aparato de seguridad de Bélgica está en necesidad de hacer reformas serias; pero la necesidad es igualmente grande en Amsterdam,  Atenas, Madrid, Dublín, y en otras partes de Europa. De hecho, el Estado Islámico podría haber golpeado cualquiera de estas capitales europeas con la misma facilidad que atacó Bruselas -y todavía podrían hacerlo.

En realidad, la decisión del Estado Islámico de atacar Bruselas fue cuidadosamente calculada y consistente con la estrategia global del grupo.

La razón principal por lo que los islamistas atacaron Bruselas es que Bélgica es uno de los 30 países que participan activamente en el Grupo internacional combinado que está detrás de la “Operación Resolve” dirigida por el ejército de los Estados Unidos.

La “Operación Resolve” ha estado atacando a las fuerzas del Estado Islámico en Irak y Siria desde octubre de 2014 por lo cual el Estado Islámico deseaba enviar un mensaje a los europeos de que su intervención militar en el Medio Oriente será costosa en casa.

En segundo lugar, Bruselas fue golpeado, ya que es la sede de la Unión Europea, que el mes pasado declaró la campaña del Estado Islámico contra las minorías religiosas y étnicas en Siria e Irak como un acto de genocidio.

Y en tercer lugar, y quizás lo más importante, Bélgica fue atacada porque un porcentaje significativo de la población -como hasta un 7 por ciento por algunos estimaciones- es musulmana.

Lo que es más, el grado de integración de los musulmanes belgas en la vida corriente está marcadamente limitada y en parte explica por qué tantos de ellos –cerca de 400 según algunas estimaciones— son el número más alto per cápita de Europa que  han emigrado a Siria e Irak con el fin de unirse a Estado islámico.

Vale la pena recordar que el Estado Islámico surgió como el garante de hecho y protector de musulmanes sunitas como respuesta esencialmente a los chiíes de Irak que estaban atacando y marginando a las comunidades suní del país, como parte de un conflicto sectario más amplio post-2003 entre suníes y chiíes.

El Estado Islámico surgió como el protector de los suníes y desde entonces ha luchado contra Hezbolá, las fuerzas iraníes sirios Alauitas , chiíes iraquíes, y otros. Su apoyo popular en Irak y Siria se deriva del miedo en poder de los árabes sunitas de que, si el Estado Islámico es derrotado, sus comunidades serán exterminados por los chiíes vengativos e implacables.

Una vez conseguido establecer el sectarismo en el Medio Oriente, el Estado Islámico está poniendo en práctica la misma táctica en Europa. Apuntando así a los países como Francia y Bélgica, que tienen importantes poblaciones musulmanas, con el fin de provocar reacciones agresivas contra las comunidades musulmanas nacionales.

En otras palabras, se espera que los ataques como los de Bélgica favorecerán las ideologías extremistas en todo el continente europeo, y a su vez marginar a los musulmanes europeos. El aumento de la islamofobia, el fortalecimiento de los partidos políticos, y la desintegración de los valores europeos, tales como la aceptación y la tolerancia, son propensos a crear una nueva generación de jóvenes musulmanes descontentos en Europea, muchos de los cuales serán los principales candidatos a la adhesión del Estado islámico.

Las sociedades europeas no deben permitir que el Estado Islámico logre cambiar la identidad política de todo un continente a través de la violencia. Junto con una meticulosa policía y el trabajo de inteligencia, las bombas en Bruselas deben ser respondidas con intentos concertados para profundizar la integración social de los musulmanes europeos, y más ampliamente para promover la cohesión entre los grupos étnicos y religiosos en Europa. Cualquier cosa menos que proporcionará el Estado Islámico con la misma ventaja estratégica que ha disfrutado en el Oriente Medio durante casi una década.

* José Fitsanakis es Profesor Asistente en el programa de Inteligencia y Estudios de Seguridad Nacional en la Universidad de Coastal Carolina en los Estados Unidos.

© 2017 CódigoAbierto360.com · RSS · Designed by Theme Junkie · Powered by WordPress