Home » CUBA » Holgura en Cuba

Holgura en Cuba

Por Ann Louise Bardach*        –         Cortesía de POLITICO.COM

La histórica visita de Obama, el 20 de marzo del año 2016, a La Habana fue un gran éxito. Fidel Castro no iba a tener que estar acostado.

La histórica visita de Obama, el 20 de marzo del año 2016, a La Habana fue un gran éxito. Fidel Castro no iba a tener que estar acostado.

La Habana. En estos días Fidel Castro no suele salir de su cómoda casa en Siboney, un barrio residencial del oeste de esta ciudad. Pero el 19 de abril, el líder cubano, de 89-años de edad, emergió con los ayudantes a su lado, vestido con una chaqueta deportiva Adidas azul real sobre una camisa a cuadros azul, y fue conducido dos millas hasta el inmenso Palacio de Convenciones.

En el interior fue recibido por un millar de miembros del Partido Comunista, el cuerpo gobernante que ha sido el único partido político de Cuba desde hace medio siglo. Estaban terminando su conferencia de cuatro días, la que por lo general se realiza dos veces en una década.

Fidel está enfermo y se retiró oficialmente, después de haber entregado gradualmente las riendas del poder a su hermano Raúl en la última década. Pero sigue siendo un aficionado a la historia, un adicto a las noticias, y un hombre profundamente preocupado por su legado. Y él no estaba contento con lo que había estado escuchando.

El presidente Barack Obama había pasado tres días en una visita de alto perfil a La Habana por invitación de Raúl. Y la visita, para consternación de Fidel, había sido un éxito público inmenso, la que genero tanta emoción y el zumbido en la isla como la llegada de los Rolling Stones para un concierto gratuito a los pocos días. Mientras que los medios estatales trataron de Obama con la distancia prudente, no había duda de la emoción de los cubanos comunes sentían por el presidente que recorrió lugares de interés local, observo un partido de béisbol, y condujo a través de La Habana con su familia y séquito. Que llamaron al presidente Obama Santo. “Él es más popular que el Papa!”, me dijo una habanera  exultante.

Si la primera visita de Estado de un presidente que se sienta en 90 años golpeó a Fidel como una vuelta de la victoria indecorosa e inmerecida, no había noticias preocupantes, así desde el hemisferio sur. Dos de los más firmes aliados de la isla estaban luchando por su vida política. El presidente de Brasil, Dilma Rousseff, se acercaba a juicio político; El ex presidente de Argentina, Cristina Kirchner, estaban a punto de ser procesadas.

De hecho, toda la coalición de izquierda de América Latina, metódicamente cultivada por Fidel durante décadas, estaba deshaciéndose. La muerte del patrón Midas similar de Cuba, Hugo Chávez, de Venezuela, había dado a luz a un sucesor débil que es poco probable que sobreviva al año siguiente; el presidente izquierdista de Ecuador se inclinaba hacia fuera, mientras que el campeón de Castro, Evo Morales, de Bolivia había perdido un referéndum para un nuevo mandato presidencial. Perú y Uruguay habían perdido sus líderes de centro-izquierda. Si no es una onda de marea política, o un efecto dominó de las clases se estaba desplazando el hemisferio sur de izquierda a derecha.

SI A CUBA VAS A VISITAR CON  MAYITO´S B&B DEBES CONTAR  MAYITO´S B&B ES UNA AGENCIA ONLINE ESPECIALIZADA Y PERSONALIZADAS EN GESTIÓN DE ALOJAMIENTO PRIVADO, TRANSPORTE TURÍSTICO Y EXCURSIONES.  TELÉF. +53 5 3348520
SI A CUBA VAS A VISITAR CON MAYITO´S B&B DEBES CONTAR
MAYITO´S B&B ES UNA AGENCIA ONLINE ESPECIALIZADA Y PERSONALIZADAS EN GESTIÓN DE ALOJAMIENTO PRIVADO, TRANSPORTE TURÍSTICO Y EXCURSIONES. TELÉF. +53 5 3348520

Fidel Castro, el máximo líder de Cuba, entendía que algo había que hacer.

El Congreso del Partido de Cuba establece la agenda económica y política de la isla, y muchos, dentro y fuera de la isla, habían previsto que el cónclave de este año se rompería además la puerta abierta a más reformas. A medida que los EE.UU. y Cuba han navegado en su aproximación, su progreso ha sido continuamente golpeado por las agendas alternas de los dos hermanos: Fidel, el revolucionario intransigente, y Raúl, el reformador prudente. Obama esperaba que una visita de Estado antes del Congreso diera un impulso al enfoque reformista de Raúl, aunque fuera modesto.

Los cubanos, también, tenían sus ojos puestos en la reunión, y muchos de ellos esperaban que el partido sería para al menos comenzar a retirar a sus élites gobernantes octogenarias y nonagenarias, los históricos,  que habían subido con Fidel y Raúl y han estado gobernando la isla desde entonces. El mismo Raúl había alimentado esas esperanzas, instando a un límite de edad de 70 años para los funcionarios de alto rango del Partido.

Fidel y Raúl Castro a través de las décadas.

Fidel y Raúl Castro a través de las décadas.

No sucedió de esa manera. En su lugar ancianos del partido, con la bendición de Fidel, pasaron los tres primeros días del Congreso en la emisión de una serie de edictos retrógrados y del restablecimiento de su hegemonía. Rechazando las jubilaciones de la vieja guardia, se fueron a aplastar reformas destinadas a rescatar a la moribunda economía del país.

Para en un final, Fidel se dirigiría al Congreso por primera vez desde 1997.

La fecha de su aparición, el 19 de abril no fue una coincidencia. Cayó en el 55 aniversario de la condenada Bahía de Cochinos patrocinada por Estados Unidos de Cochinos, cuando el ejército de Fidel venció sobre un golpe mal concebido de la CIA, capturó miles de fuerzas rebeldes apoyados por Estados Unidos, y totalmente humillo a la mayor superpotencia del mundo.

Los días en que Fidel dio rutinariamente discursos furiosos de seis horas en uniforme militar verde olivo se han ido. Ahora, con el pelo blanco como las arenas de la playa de Varadero, él no trató de mantenerse en pie. En su lugar, se ayudó a una silla en el centro de la tarima. “Esta puede ser una de las últimas veces que hablo en esta sala,” Fidel dijo sombríamente a la multitud.

Aunque Fidel habló con una escofina de grava, aquellos que deseaban escuchar las palabras conciliadoras fueron rápidamente liberados de esa esperanza. “Las ideas de los comunistas cubanos permanecerán como prueba en este planeta”, ha insistido, y sus logros “aguantarán.” Y con ese fin, la tea Fidel fue exhorta a los presentes –a cargar con el establecimiento de la agenda de Cuba a través de 2030- “a luchar sin tregua.”

“Pronto, estaré en los 90 años de edad. Pronto voy a ser como todos los demás “, entonó Castro como si diera su propio elogio. “El tiempo vendrá para todos nosotros.”

Entonces el viejo león, aunque con una barba irregular y una melena adelgazada, rugió de nuevo, una vez más: “Tenemos que decir a nuestros hermanos de América Latina y el mundo”, declamo, “que el pueblo cubano saldrá victorioso!”

En el mundo cerrado, hermético de la política cubana, el discurso de Fidel marcó un giro en lo que ha sido sin duda lo más notable de tres meses en el país desde la Crisis de Octubre de 1962. El latigazo cervical incesante incluye una visita ballyhooed del presidente de los EE.UU., un congreso del Partido cerrando la puerta a la reforma, un final de despedida a Fidel, y una serie de dramas frescas en la saga de larga duración de los hermanos Castro.

El 3 de junio, Raúl cumplió 85 años, para ser seguido por el 90 ° cumpleaños de Fidel el 13 de agosto, un par de hitos personales que tienen los hermanos dispuestos a cimentar su legado. “Los Castro son robustos y de larga duración”, se jactó Raúl en su gran día; También conversó con Vladimir Putin de Rusia, que se llamaba a los deseos del cumpleaños de la oferta.

A medida que la política suicida entre los dos Castros se desarrolla, lo más probable es dar forma al curso de las relaciones entre EEUU y Cuba para la próxima generación. A este respecto, era posible ver al Congreso como un episodio en la larga drama entre dos hermanos a quienes las apariencias importan profundamente. Raúl, el internacionalista, llegó a producir el Salón Obama. Fidel, el nacionalista, ganó el derecho a organizar el Congreso del Partido y para entregar su respuesta a la propuesta de reforma acelerada y la cooperación con los EE.UU. del presidente Obama

Y el mensaje de Fidel fue inconfundible: Sobre mi cadáver.

Este no era el paso adelante que la Casa Blanca había esperado cuando se orquestó su histórica, si apresuradamente planeado, visita de estado en marzo. Para Obama, Cuba era su momento “Nixon en China”, un movimiento legado para cerrar el último capítulo de la Guerra Fría en nuestro hemisferio.

No pudo haber contrastado con mayor claridad con la visita presidencial estadounidense anterior. En 1928, el republicano Calvin Coolidge navegó en puerto de La Habana en un barco de guerra. Obama, por su parte, entregó sus primeras palabras al pueblo cubano antes incluso descortezada desde el Air Force One. Llegaron, fresco, ventoso y directa, en forma de un tweet.“¿Que Bola Cuba?” , escribió él , utilizando la jerga de la isla por “lo que está pasando?” “Sólo tocó aquí, deseando conocer y escuchar directamente del pueblo cubano”.

En La Habana, el presidente Obama estrecha la mano de cubanos de a pie. | Getty

En La Habana, el presidente Obama estrecha la mano de cubanos de a pie. | Getty

El oficialismo cubano adoptó por un tono notablemente más rígido. A pesar de que Obama fuera el jefe de Estado más importante que visitara a partir de 1959, Raúl Castro, quien ha saludado personalmente a más de un Papa y los líderes nacionales en sus innumerables llegadas -no apareció en el aeropuerto para darle la bienvenida. En cambio, cuando la primera familia aterrizó en medio de una lluvia gris insistente, fueron recibidos por el canciller Bruno Rodríguez, quien recibió al presidente en la pista con un cordial apretón de manos.

Los medios de comunicación controlados por el gobierno dieron un tratamiento de manera similar fresco. En vísperas de la visita de Obama, Granma, órgano del Partido Comunista, dedicó sus seis páginas delgadas para anunciar la llegada dos días antes del presidente Nicolás Maduro, de Venezuela, patrono principal de Cuba desde el colapso de la Unión Soviética. En La Habana, Maduro fue agasajado con firmeza, incluso conferido un nuevo título honorífico, con Raúl declamando que “nunca vamos a abandonar nuestros amigos revolucionarios bolivarianos”.

El viaje de Obama había sido algo así como un trabajo urgente, como las visitas de Estado van, y detrás de las escenas, los EE.UU. había estado en la parte posterior del pie desde temprano en el proceso. La fecha del viaje no había sido finalizada hasta enero. Una consideración en el momento era para asegurar que la visita tuviera lugar antes para el Congreso del Partido, con la Casa Blanca con la esperanza de ser una influencia moderadora cuando se convocó. Pero la fuerza motriz, según fuentes de ambos Estado y la oficina del vicepresidente, fue que el presidente y la primera dama tenía muchas ganas de un viaje familiar, y las fechas de marzo 20-23 coincidieron con las vacaciones de primavera en el Sidwell Friends School para las hijas Malia, quien ha estado estudiando español, y de Sasha.

La planificación del viaje también aumentó las tensiones entre la Casa Blanca y el Departamento de Estado que se remontaban a la histórica oferta cubana anunciada en diciembre de 2014. El acuerdo histórico había terminado con eficacia con la Guerra Fría entre los países y comenzó el proceso de normalización: Cuba accedió a liberar numerosos presos políticos y el retorno del preso contratista de USAID Alan Gross, junto con la de un agente de inteligencia de EE.UU. significativa, Rolando Sarraff, a cambio de los EE.UU. devolverían a los tres restantes de “los Cinco” espías convictos. Aunque las negociaciones de este tipo normalmente serían dirigidos por el Departamento de Estado, Obama había sustituido a su ayudante de confianza y de discursos, Ben Rhodes, para llegar a un acuerdo con Cuba para que esto sucediera.  En los 18 meses de negociaciones secretas fueron dejados de lado el Departamento de Estado; y sólo participaría un veterano de Estado, especialista en políticas de Cuba Ricardo Zuniga, quien se asoció con Rodas, todo fue de plena confianza por el círculo más interno de Obama, para mantener el secreto exigido por la administración. Del mismo modo, el Ministerio de Asuntos Exteriores de Cuba, conocido como el MINREX, fue exiliado de las negociaciones. El jugador clave en el lado cubano no era otro que el coronel Alejandro Castro Espín, hijo de 50 años de edad, de Raúl, un hombre de línea dura acerada que se cree ampliamente que es el heredero aparente de su padre.

El viaje se precipitó y también dio a los cubanos el apalancamiento para dar forma a la agenda, o tratar de: No hay reuniones con activistas de derechos humanos, insistían, y se decidiría la lista de invitados, entre ellos el que los reporteros estadounidenses hicieron el corte tema cargado de Cuba, la cual tiene una larga historia de restricción de los periodistas estadounidenses que informan serio en la isla.

Las cosas no pintaban bien, y la prensa alrededor de la reconciliación fue empeorando, hasta que el secretario de Estado John Kerry canceló un viaje a La Habana, en protesta semanas antes de la visita de Estado. Un farol que Kerry trabajó, y a partir de entonces, los EE.UU. lograron lo que querían. Los cubanos emitieron regañadientes visas para los periodistas; el presidente se reunió con empresarios, disidentes, activistas de derechos humanos e incluso llevó a cabo una conferencia de prensa, todo ello para ser registrados por la cobertura de la televisión en directo.

Es casi imposible exagerar el impacto de la llegada del presidente Obama en Cuba. El cambio en la perspectiva era tectónico. En el transcurso de la visita, oí más de un habanero referirse a Obama como “El Negro de Oro”, el hombre de Oro Negro, un juego de palabras favorecedor de “oro negro”. No me duele que a muchos cubanos, Obama acabara a lo cubano; sus antecedentes de raza mixta le da algo en común con la mitad de la población de la isla que se identifica como mulato, negro o mestizo de hoy.

La familia Obama hizo las paradas turísticas necesarias, incluyendo gran catedral de la ciudad, construido en 1777 a partir de bloques de coral; tomaron un recorrido a pie notable dirigido por el historiador oficial de La Habana, Eusebio Leal. A pesar de este no estar en plena salud y con un dolor considerable, Leal animosamente guio a los Obama a través de la histórica  Habana y por los alrededores de la Plaza de Armas.

El zumbido de La Bola En la Calle cubana- calle chisme-fue que la visita había impulsado mejoras antes inimaginables a partes de la capital. Todos los edificios que la comitiva de Obama pasó habían sido repintado, y cada camino su limusina atravesó había sido repavimentado. Algunas calles todavía estaban siendo pavimentadas y volver a ser rayadas apenas unas horas antes de su llegada. “Ven a visitarnos”, exclamaron residentes de barrios descuidados, llenas de baches en lo que se convirtió en una broma de una semana, “y Llevar el Asfalto!” – “Y llevar el asfalto!”

La culminación del viaje fue el discurso de Obama exquisitamente diseñado, entregado en el Gran Teatro radicado en el centro de La Habana, con Raúl Castro y el Politburó mayor hombre actual, junto con una serie de cubanos favorecidos sólo por invitación,. “He venido aquí para enterrar el último vestigio de la Guerra Fría en las Américas”, Obama comenzó, terminando así el medio siglo de David y Goliat cara a cara el que una vez casi trajo al mundo a su fin. El discurso, escrito por Rodas, golpeó cada nota. Millones de cubanos observaban, muchos diciendo más tarde fueron abrumados por la emoción, como un presidente estadounidense les habló directamente a ellos, no a ellos.

“Tenía lágrimas en los ojos”, dijo Marta Vitorte, que vio el discurso en su apartamento del Vedado. Una ex funcionaria del Ministerio de Asuntos Exteriores, Vitorte durante la última década se ha quedado en una de las casas particulares más populares y exclusivas de La Habana, o alquiler de apartamentos privados. “Este es el comienzo del futuro de Cuba”, que se derramaron.

Pero para los 11 millones de habitantes y más de la isla, un momento aún más asombroso había llegado en una consulta anterior. En el segundo día, Obama había engatusado Raúl a participar en una conferencia de prensa en directo, respondiendo a preguntas sin apantallar de los periodistas estadounidenses.

Teniendo en cuenta el antagonismo de Cuba hacia la libertad de prensa, la participación de Raúl era impresionante y, sin duda, una decisión espontánea que lamento rápidamente. El líder cubano estaba claramente disgustado por una cuestión de derechos humanos por parte de Andrea Mitchell, de la NBC, pero él se enfureció con Jim Acosta, de la CNN que pregunto: “¿Por qué hay presos políticos cubanos en su país?” Raúl se encrespó visiblemente, ya que nunca soportó una consulta de una prensa hostil. “Dame la lista en este momento de los presos políticos apara dejarlos ir con ellos,” resopló Raul. “Dime el nombre o los nombres… Y si hay presos políticos entonces antes de caer la noche, van a ser libres. No! “(Listas de nombres de prisioneros se distribuyeron rápidamente en los medios sociales, ninguno de los cuales se sabe que han sido liberados desde entonces.)

"Oh, Dios mío", dijo un ex diplomático cubano. "Se hizo que Raúl pareciera  débil. Aquí nadie ha visto nunca nada por el estilo". | Foto AP

“Oh, Dios mío”, dijo un ex diplomático cubano. “Se hizo que Raúl pareciera débil. Aquí nadie ha visto nunca nada por el estilo”. | Foto AP

A medida que la conferencia de emisión en directo, los cubanos vieron un Raúl nervioso que perdia su sangre fría, para a continuación, terminar abruptamente la conferencia de prensa y marchar hacia Obama para levantar el brazo en un saludo de victoria. Un Obama desconcertado estaba teniendo nada de él, y dejó que su brazo cuelgue. “Oh, Dios mío”, dijo un ex diplomático cubano. “Se hizo que Raul pareciera débil. Aquí nadie ha visto nunca nada por el estilo “.

La apariencia de tratar de parar el espectáculo por parte de Obama sólo podrían haber mortificado a Fidel Castro, un genio de las relaciones públicas, que estaba monitoreando vivamente la visita desde su casa. “Nunca abandone la propaganda-aunque sea por un minuto”— había aconsejado a los compatriotas en una carta 1954. “Es el alma de nuestra lucha.”

Hoy, por la línea dura de la generación de Fidel, La Lucha, la lucha, significa dos cosas: mantener los principios de la revolución viva en Cuba; y mantenerse con vida y en el poder.

Como mínimo, Obama había reescrito el drama cuidadosamente con guión de Fidel, en el que los EE.UU. juegaba al enemigo voraz. De repente, América parecía mucho menos amenazante. A medida que Wendy Guerra, el novelista cubano escribió, a raíz de la visita de Obama: “Desde que te fuiste, que estamos un poco más solos, porque ahora tenemos que encontrar otro enemigo.”

“El enemigo siempre llevó la historia”, dice Marilú Menéndez, un experto en el exilio y la marca cubano que ahora vive en Nueva York. “Se justificaban todos los excesos de Fidel [].”

Incluso antes de que Obama abandonara la isla, Fidel que se sepa tomó una mala opinión de la visita. Apenas unos días después del Air Force One partiera, aparecería un artículo en la estatal Tribuna de La Habana que acusando a Obama de enseñorearse sobre un país racista y “incitar a la rebelión” en Cuba con una reunión con activistas pro-democracia. Su título, que podría traducirse, “Hombre Negro, es usted tonto?” Era una bomba incendiaria. “Obama vino, vio, pero, por desgracia, con el gesto de simulación de echar una mano, intentó conquistar”, escribió Elías Argudín, un partidario del gobierno, “choos [ing] para criticar y sutilmente sugerir … incitaciones a la rebelión y desorden, sin importar que estaba en la tierra extranjera. Sin lugar a dudas, Obama ha exagerado su mano. Mínimamente, puedo decir es … “el hombre negro, ¿estás tonto? ‘”

A raíz de una ola de retroceso, Argudín ofreció un cuasi-disculpa por “ofender”, señalando que él mismo era negro. En una típica maniobra misteriosa de ajedrez cubano, la historia se eliminó brevemente, y luego volvió a publicarse en la página web del periódico, mientras se ejecutaba en la edición impresa.

La columna fue sólo la primera salva pública de la línea dura de señalizar su angustia por la visita del presidente de Estados Unidos. Unos días más tarde, el propio Fidel publicó una carta pública abrasadora de 1.500 palabras, una denuncia a pleno pulmón de la visita y, por implicación, a Raúl, que había acogido la misma. Titulado “Hermano Obama”, que corrió en la página de Granma. Gran discurso de Obama (que había comenzado con una famosa frase del patriota beatificado José Martí) fue ridiculizado por Fidel como ” recubiertas de miel” -simplemente escuchándolo, advirtió, los cubanos “que corrían el riesgo de tener un ataque al corazón.” y entonces Fidel dejó caer el martillo: “no necesitamos que el Imperio Imperio nos dan ningún presentes!”

Aunque Fidel y la vida de Raúl se han anclado en décadas de amor entre hermanos, de colaboración y pugnas, Fidel debe haber sabido, o rápidamente aprendido, que su arpón público hubia ido un poco demasiado lejos. Y así, el 8 de abril, una semana antes de que el Congreso muy esperado, Fidel hiciera otra salida inusual de su casa. El uso de una chaqueta deportiva blanca blousy con una bufanda de lana negro atado alrededor de su cuello, Castro, con la ayuda de un bastón, habló brevemente en la escuela lleva el nombre de su hermana-en-ley de retraso, Vilma Espín.

Espín había sido esposa y compañera de Raúl en la revolución de principios del decenio de 1950, y había servido como de facto, la primera dama de Cuba. Pero cuando murió en 2007, Fidel no asistió a su funeral. Su propia enfermedad sirvió como una excusa razonable, pero como me dijo un ex funcionario cubano en La Habana, ninguno de la familia-ni sus hijos de Fidel ni su esposa, Dalia asistió, ya sea. La chata profundamente decepcionada de Raúl centrada en la familia, que también sirve como patriarca del clan de los Castro. Desde entonces, el funcionario dijo que, Raúl tiene típicamente una cena familiar semanal, no con la cría de Fidel, con sus suegros, los Espins.

Por lo tanto, era imposible no interpretar el homenaje de Fidel como una oferta de paz a Raúl, antes del Congreso, donde era imperativo que los hermanos presentaran un frente unificado. “Estoy seguro de que en un día como hoy, Vilma sería feliz”, Fidel entonó a los niños en edad escolar en su voz debilitada.

Vicki Huddleston, ex jefe de la Sección de Intereses de Estados Unidos en La Habana, dijo que los hermanos sabían que necesitaban de la unidad del proyecto. “Ellos no quieren que parezca que hay divisiones”, dijo. El veterano negociador de Cuba y embajador estadounidense en México, Roberta Jacobson, sugirieron que la política suicida de los hermanos era a veces simplemente el ritual de rol, una especie de “policía bueno y el policía malo dentro de la familia Castro.”

La dinámica entre los hermanos Castro es de gran importancia para los cubanos, por supuesto, y también determina qué problemas se permiten en la mesa con los negociadores estadounidenses, y a qué ritmo están dispuestos a hacerles frente.

En muchos temas los hermanos son genuinamente al mismo paso, como el fin del embargo. Mientras Cuba martilla sin descanso en sobre “el bloqueo” -el bloqueo, término hiperbólico que se utiliza para el embargo, sus prohibiciones actuales se han reducido a una fracción de lo que eran antes. A través de las acciones del ejecutivo, la administración Obama ha levantado una serie de restricciones comerciales y de inversión. Por completo el comercio y la banca normalizadas tendrán que esperar a que el Congreso deje sin efecto el embargo oficialmente, pero si Hillary Clinton o Donald Trump han recibido, que los cubanos piensan que van a tener los votos necesarios en el Congreso para lograr que se haga. Con GOP senadores Jeff Flake y Rand Paul a la cabeza, que esperan una votación para venir en algún momento de 2017. Pero hasta entonces, el embargo sigue siendo la propaganda útil de “intimidación” del “imperio” del norte.

Durante una celebración del Primero de Mayo de 2009, los cubanos llevan una pancarta con que representa Fidel Castro y su hermano, el presidente Raúl Castro. | AFP / Getty

Durante una celebración del Primero de Mayo de 2009, los cubanos llevan una pancarta con que representa Fidel Castro y su hermano, el presidente Raúl Castro. | AFP / Getty

El embargo puede ser visto como el juego corto de Cuba. El juego ya está Guantánamo-territorio, no la prisión. Incluso más que el embargo, este 45 millas cuadradas de la provincia más oriental de Cuba ha servido durante mucho tiempo como Anexo A del pie de trituración del Imperio como Raúl recordó Obama en el segundo día de su visita: “.También será necesario devolver el territorio ilegalmente ocupado por la Base Naval de Guantánamo “.

Mientras que los presos recluidos en Guantánamo son el tema que atrae la atención mundial, para Cuba, son simplemente propaganda útiles en su búsqueda para obtener la espalda de la tierra. América tiene un contrato de arrendamiento, un acuerdo de 1903 estipula que Guantánamo y sus puertos de aguas profundas pueden utilizar como una “estación de carbón.” (El alquiler es de $ 4,085 al año, y los Castro presumen con orgullo de que nunca han cobrado un alquiler de facturación, aunque lo hicieron uno de efectivo en 1959.) Cuba argumenta ahora que el uso actual de los Estados Unidos de la tierra está en violación de su contrato de arrendamiento. “Si esto era una ley de propietarios e inquilinos recto-para arriba, el propietario sería una patada en el trasero a la derecha”, dice José Pertierra, un abogado de origen cubano que va y viene entre La Habana y Washington.

Un ex diplomático cubano me dijo que espera que la cruzada para obtener Guantánamo sea más y más insistente en el futuro. “Nosotros realmente no nos preocupa la prisión,” dijo, “pero [el gobierno] se va a politizar como una violación de los derechos humanos [y] una violación del contrato de arrendamiento.” En La Habana, le pregunté a Ben Rhodes si los cubanos habían puesto de Guantánamo sobre la mesa como un chip. “Nunca hay discusiones en las que Guantánamo no aparezca”, respondió.

A medida que las conversaciones entre los países avanzan con voz entrecortada, es en las cuestiones económicas y políticas nacionales, donde las facciones internas cubanas son parte de compañía. En la década de 1990, con el colapso de su patrón Soviético, Raúl comenzó a ver el futuro de Cuba muy diferente a su hermano mayor. Raúl había estudiado y visitado China y Vietnam, y le gustaba lo que veía: potencias económicas impulsadas por el capitalismo competitivo, pero todo ello bajo el control férreo del Partido Comunista.

Fidel, por otro lado, desconfía de cualquier versión del capitalismo, sin embargo, se vistió como el espíritu de la empresa socialista. Se había lanzado en contra de la perestroika y la glasnost y repetidamente advertido que Mikhail Gorbachov sería el principio del fin. (Y, en efecto, era el fin del patrocinio de mil millones de dólares de los soviéticos a Cuba).

A diferencia de su hermano, Raúl ha reconocido grietas en los pilares del sistema político de Cuba iniciados hace años y los considera graves. “No hay más disciplina dentro de las filas tradicionales,” me reitero un funcionario del gobierno quien me dijo. “Nadie quiere pertenecer a la CDR [Comités de Defensa de la Revolución, los órganos de soplones barrio]. Nadie siente que tienen que pertenecer al Partido Comunista “, y agregó:”. Hace cinco años, si no pertenecías a los CDR o al partido, no iban a conseguir un ascenso o podrías tener problemas. Pero no hay más miedo de ellos “.

Del mismo modo, estos bastiones de la Revolución como la Federación de Mujeres, la Unión de Trabajadores y la Unión de Jóvenes Comunistas están perdiendo miembros, me dijeron. Todos estos órganos que han sido contrafuertes de la revolución están en declive, perdiendo impulso a medida que rezuma de miembros de distancia. “Todo el mundo está mirando hacia abajo de la carretera sobre cómo ser un empresario o un capitalista”, dijo un hombre que se ha convertido su hogar en una casa particular.

Durante los últimos dos años, Raúl han sido de suplicas a aliados y socios comerciales con Rusia y gran parte de Europa y de perdonar los préstamos y las deudas contraídas durante décadas, un estimado de $ 51,5 mil millones, según Emilio Morales del Consulting Group Habana. (Esa cifra ni siquiera incluye la deuda con Venezuela y Brasil).

Y hay una realidad relativamente nueva en la isla: la corrupción. “Es un evento diario,” dijo. “Si tienes dinero, no hay nada que no se puede conseguir”, a continuación, bajando la voz, “incluso una visa para salir de Cuba.”

Mientras Fidel puede optar por hacer la vista gorda a los problemas internos de su país, que está muy en sintonía con el hecho de que hay más grandes, las fuerzas inexorables en el trabajo. El hemisferio sur está claramente a la deriva fuera de Cuba. En 2006, mientras estaba gravemente enfermo, Fidel podría contemplar en América Latina-poblada por Lula en Brasil, Evo en Bolivia, los Kirschners en Argentina y su alumno y patrón adorando, Hugo Chávez, y el descanso y la serenidad que fidelismo y el futuro de Cuba eran seguro. Si Fidel había muerto ese año, como él ha dicho que casi lo hizo, él habría sido un alma satisfecha.

Pero 10 años más tarde, él ha vivido para hacer frente a una imagen radicalmente diferente. Cuba ha perdido a todos sus clientes, a excepción de los envíos de petróleo reducido drásticamente desde Venezuela. Tanto Rusia como China han establecido límites a la generosidad de su futuro. Mientras tanto, el acercamiento de Estados Unidos está haciendo que sea ineludiblemente claro que mientras la salvación económica de Cuba, una vez más, como lo hizo en la primera mitad del siglo 20, esta en la inversión estadounidense y el turismo, lo que significa vínculos con la bestia negra de toda la vida de Fidel cada vez más profunda, la NOS

Así que a pesar de la retórica ruido de sables, y la estrella alterna gira de Raúl y Fidel, Cuba está pasando por la única puerta que, por ahora, está abierta: Haciendo amigos con el Tío Sam. Sin fanfarria o pronunciamientos, los negociadores estadounidenses y cubanos conocimos recientemente y se presentarán de una agenda para las reuniones hasta bien entrado el próximo año que cubre las reclamaciones de propiedad, el comercio, las preocupaciones ambientales y la cooperación en materia de narcóticos.

A finales de mayo, el gobierno cubano anunció que se legalizaron las empresas de tamaño pequeño y mediano. El congreso del partido puede haber repudiado el cambio, pero el cambio está sucediendo, no obstante.

Más grave aún, existe la bonanza diaria de siempre multiplicando los dólares del turismo de los Estados Unidos. “Más de 94.000 estadounidenses han visitado Cuba desde enero a abril de 2016,” con orgullo tuiteó Josefina Vidal, una funcionaria cubana que dirige la división estadounidense del Ministerio de Asuntos Exteriores en mayo “, un aumento del 93% con respecto al mismo periodo de 2015.”

Leonardo Padura, escritor vivo más famoso de Cuba, recientemente trató de explicar las contradicciones de su país. “Si usted dice [Cuba] es un infierno comunista o un paraíso socialista, que se está perdiendo todos los matices”, dijo a EFE, la agencia de noticias española. “Cuba es una sociedad que al parecer no ha cambiado, pero realmente tiene.”

Esa evaluación podría aplicarse igual de bien a Raúl. Tanto un “reformador” y un “histórico” por definición y personales lealtad haber luchado junto a Fidel desde 1952 y, desde 1959, después de haber dirigido el Ejército de Cuba, del país más poderoso político órgano-Raúl se ha convertido en un pragmático de necesidad sobre el últimos 25 años. Al mismo tiempo, Fidel se ha duplicado por su resolución de resistir a la reforma. Y al igual que Cuba, la relación entre los hermanos profundamente unidos al parecer no ha cambiado, pero realmente tiene.

En su cumpleaños la semana pasada, cuando Raúl era pan tostado por la familia y amigos después de albergar una cumbre del Caribe, no había mucho que celebrar-repleta de ironías históricas. Fidel puede haber rescatado a Cuba de las garras de los EE.UU., pero es Raúl que está rescatando Cuba de Fidel.

* Ann Louise Bardach es el autor de Cuba Confidencial (2002) y Sin Fidel: Una muerte anunciada en Miami, La Habana y Washington (2009), así como el director de la prisión cartas de Fidel Castro y Cuba: Un compañero de viajeros literaria . Se entrevistó a Fidel Castro en 1993 y 1994 y se reunió Raúl Castro en 1994.

© 2016 CódigoAbierto360 · RSS · Designed by Theme Junkie · Powered by WordPress