Home » INTELIGENCIA POLITICA » Pentágono (Ejército de los Estados Unidos) no está siguiendo las órdenes de su comandante en jefe, Barack Obama, en la ejecución del acuerdo de cooperación militar en Siria.

Pentágono (Ejército de los Estados Unidos) no está siguiendo las órdenes de su comandante en jefe, Barack Obama, en la ejecución del acuerdo de cooperación militar en Siria.

Cortesía de DEBKAfile

A esta conclusión llegaron John Kerry el Secretario de Estado,  y Sergei Lavrov, el canciller ruso, en Ginebra el 12 de septiembre.

A esta conclusión llegaron John Kerry el Secretario de Estado, y Sergei Lavrov, el canciller ruso, en Ginebra el 12 de septiembre.

A esta conclusión llegaron John Kerry el Secretario de Estado,  y Sergei Lavrov, el canciller ruso, en Ginebra el 12 de septiembre.

Cinco días después de la tregua a la que estuvieron de acuerdo y que entraría en vigor, los combates se seguían librando el sábado 17 de de septiembre.

DEBKAfile fue la única publicación occidental de prever esta eventualidad en un artículo publicado el 18 de julio.

Era ya evidente entonces que cualquier acuerdo de cooperación militar entre los dos poderes dependería América exponer sus métodos de recogida de información a Rusia – no sólo en Siria, sino en todo el mundo.

A medida que nuestras fuentes militares predijeron, este nuevo acuerdo de distribución de la inteligencia se extendería necesariamente a la Fuerza Aérea Siria como un tercer socio.

Antes de la operación, Moscú desplegó su portaaviones, el Almirante Kutzenov, en posta a las aguas sirias, para asegurarse de que el Centro de Implementación mixto creado por el acuerdo de Kerry-Lavrov, para el intercambio de inteligencia se aplicaría también a los aviones y cruceros misiles en las cubiertas de la aerolínea y su escolta de cruceros con misiles.

portaaviones, el Almirante Kutzenov

Este acuerdo fue percibido en Moscú como una oportunidad para estudiar los métodos de combate y tácticas practicadas por la fuerza de la marina de guerra de Estados Unidos y del aire en condiciones de combate reales.

Pero esta eventualidad estaba lejos de las intenciones de los jefes de seguridad y de inteligencia de Estados Unidos en un momento de profundización de la adversidad entre Washington y Moscú.

Las observaciones del portavoz del Departamento de Estado, Mark Toner, el jueves 5 de septiembre dio a entender en estas percepciones contradictorias: “No creo que nadie en el gobierno de Estados Unidos está necesariamente tomando a su valor nominal Rusia – o ciertamente no del régimen sirio – compromiso con esta disposición. “Él continuó diciendo:” lo que realmente importa aquí es que el presidente de los Estados Unidos apoya este acuerdo, y nuestro sistema de gobierno funciona de tal manera que todo el mundo sigue a lo que dice el presidente”.

Outib-Obama-Siria

¿Es realmente así?

El hecho de que el portavoz de Kerry consideró necesario hacer hincapié en que “todo el mundo sigue lo que dice el presidente”, indicó firmemente que no todo el mundo en Washington era, de hecho, la obediencia a la presidente.

Tal desobediencia es casi desconocida y nunca se admitió públicamente. En este caso, se mantiene cuidadosamente en secreto.

El secretario de Defensa Ashton Carter y el Presidente de los EE.UU. Jefes de Estado Mayor general Joseph F. Dunford nunca bajo ningún concepto admitiran que, en la ejecución de la colaboración militar con Rusia en el conflicto sirio, no están llevando a cabo exactamente las instrucciones precisas del presidente.

Sin embargo, fuentes de Washington informan que el Secretario de Defensa Carter sostiene que no puede actuar en contra de una ley aprobada por el Congreso. Se refería a la ley que prohíbe a todas las relaciones de militares a militares con Rusia como resultado de la anexión de la región de Crimea de Ucrania de Moscú.

Según fuentes militares de DEBKAfile, que son simplemente arrastrando los pies en las operaciones en tierra. Esto está llevando a Vladimir Putin y sus generales en un ataque de rabia.

Cerrado viernes, 16 de septiembre de Lavrov acusó a los EE.UU. de “estancamiento con su promesa de separar los grupos rebeldes moderados en Siria de los terroristas”, agregando, “progreso de Estados Unidos en el cumplimiento de la promesa es lento”. El

Sábado, el propio Putin expuso que los rebeldes estaban “reagrupándose bajo el alto el fuego.” Él le echó la culpa a los “rebeldes” del fracaso de la tregua acordada entre en vigor después de cinco días.

Nuestras fuentes militares y de inteligencia ven una conexión entre el arranque de ira de Putin y las crecientes tensiones en la frontera sirio-israelí en la última semana, culminando en los dos misiles sirios que fueron derribados sábado sobre el Golán por baterías Cúpula de Hierro de Israel.

Desde hace algún tiempo, los rusos y sirios no oculta su oposición a la política de apoyo a un variado y surtido de grupos rebeldes sirios en el sur de Siria cerca de su frontera de Israel. Entre estos grupos es el brazo de Al Qaeda sirio Jabhat Al-Nusra (Frente Nusra) que ha cambiado el nombre Jahat Fath Al-Sham.

Sea cual sea Assad, Irán o Hezbollah pueden aceptar o rechazar, el presidente Putin se niega completamente a tolerar Israel permita que Jahat Fath Al-Sham (Frente Nusra) controle partes de este sector de la frontera.

Por lo tanto, los cohetes y misiles que aparentemente “se han distribuido” a través de la frontera en el Golán bien pudieran” multiplicarse en los próximos días.

Sin embargo, otra complicación elevó su cabeza sobre el fin de semana cuando la milicia rebelde respaldado por Estados Unidos, el Ejército Libre de Siria, ventilaeon su furia sobre el acuerdo de tregua Kerry-Lavrov, al ahuyentar las tropas de operaciones especiales estadounidenses para que les ayude en la batalla de Al-Rai y calificándolos como “infieles”.

Los EE.UU. culpa al líder ruso por no obligar a Bashar Assad de mantener su alto al fuego y dejar que los suministros de emergencia lleguen a la población sitiada en Alepo, debilitando así su acuerdo de alto el fuego.

Pero se está haciendo evidente que el enfrentamiento brutal en Siria se mantendrá hasta que Putin está convencido de que los EE.UU. está cooperando con las fuerzas rusas en Siria y la región del Mediterráneo en todas las esferas.

Antes de decidirse a apoyarse con fuerza sobre Assad para que cesen las hostilidades, él va a querer ver la Casa Blanca torcer los brazos de las fuerzas del Pentágono y Estados Unidos para jugar a la pelota en los ámbitos más sensibles.

 

© 2017 CódigoAbierto360.com · RSS · Designed by Theme Junkie · Powered by WordPress