Home » QPM.ORG » RESUMEN: ¿Ordenó Barack Obama “chequeo de escuchas telefónica” a Donald Trump durante las elecciones ?,

RESUMEN: ¿Ordenó Barack Obama “chequeo de escuchas telefónica” a Donald Trump durante las elecciones ?,

El absurdo de la política estadounidense alcanzó nuevas alturas durante el fin de semana, ya que el presidente Donald Trump denunció dramáticamente en Twitter que su predecesor, Barack Obama, escuchó sus teléfonos el año pasado.

Opinión: Las asombrosas declaraciones de escuchas telefónicas de Trump afirman la volatilidad de la política estadounidense

Por Joseph Fitsanakis     –     Cortesía de INTELNEWS.ORG

El absurdo de la política estadounidense alcanzó nuevas alturas durante el fin de semana, ya que el presidente Donald Trump denunció dramáticamente en Twitter que su predecesor, Barack Obama, escuchó sus teléfonos el año pasado. Incluso para una figura pública altamente impulsiva conocida por sus acusaciones sensacionales ya menudo infundadas, las últimas declaraciones del Sr. Trump provocaron un nuevo sentido de anormalidad y asombro en Washington. Si el presidente no puede demostrar sus acusaciones dramáticas, su confiabilidad será más erosionada, y lo poco que quedará de su relación con la inteligencia estadounidense y las comunidades de seguridad nacional se desintegrará. Si sus acusaciones son probadas, causarán un escándalo de proporciones sin precedentes de las cuales las instituciones políticas americanas -incluyendo la presidencia- tendrán dificultades para recuperarse.

Sr. Trump parece demandar que el Sr. Obama instruyó personalmente a la maquinaria del gobierno para interceptar las telecomunicaciones de su campaña en el período previo a la elección presidencial 2016 de los EEUU. Pero los expertos -incluyendo al autor actual, cuyo doctorado se centra en la escucha telefónica patrocinada por el gobierno- señalan correctamente que, salvo un desglose completo y sistemático de la ley y Orden en los niveles más altos del gobierno americano, las demandas del señor Trump no pueden ser verdaderas. Los presidentes americanos no han sido legalmente autorizados para ordenar escuchas telefónicas desde 1978, cuando se estableció la Ley de Vigilancia de Inteligencia Extranjera (FISA). Impulsada por el abuso del poder ejecutivo revelado a través del escándalo Watergate, FISA obliga a las agencias gubernamentales a buscar la aprobación de jueces especialmente ordenados antes de instalar escuchas telefónicas. Si una agencia como la Oficina Federal de Investigaciones (FBI) quiere interceptar a un individuo o grupo sospechosos de actuar como agentes de una potencia extranjera, debe convencer a uno de los 11 jueces federales de distrito que rotan en la corte de FISA que el caso amerita una escucha telefónica orden. Por lo tanto, antes de autorizar la escucha telefónica, un juez de la FISA debe ser convencido examinando la evidencia disponible presentada ante él.

Si el Sr. Obama dirigió personalmente a una agencia de inteligencia o de seguridad para que interfiera con las telecomunicaciones de la campaña Trump, significaría que un presidente estadounidense violó deliberadamente las regulaciones de la Ley de Vigilancia de Inteligencia Extranjera (FISA) y mantuvo al Departamento de Justicia en la oscuridad Mientras escucha las telecomunicaciones de los ciudadanos estadounidenses.

Por lo general, los casos de contrainteligencia de la FISA involucran a sujetos extranjeros que son sospechosos de operar en los Estados Unidos como agentes no registrados de una potencia extranjera, es decir, espías o manipuladores de espías. Sin embargo, si el caso propuesto por el FBI implica la orientación de las comunicaciones de los ciudadanos estadounidenses, entonces la solicitud de una escucha telefónica debe ser revisada personalmente por el fiscal general de los Estados Unidos. Sólo si el fiscal general aprueba la solicitud se envía a un juez de la FISA. Esa es precisamente la razón por la que el alegato del Presidente Trump es tan explosivo: si el Sr. Obama dirigió personalmente a una agencia de inteligencia o de seguridad para que interfiera con las telecomunicaciones de la campaña Trump, significaría que un presidente estadounidense violó deliberadamente las regulaciones de la FISA y mantuvo al Departamento de Justicia en la oscuridad Mientras escucha las telecomunicaciones de los ciudadanos estadounidenses. Alternativamente, podría ser el caso de que el fiscal general y un juez de la FISA aprobaron una solicitud para interceptar las telecomunicaciones de la campaña Trump. Pero si ese es el caso, significaría que tanto el Departamento de Justicia como el tribunal de la FISA estuvieron al tanto de pruebas convincentes de que el Sr. Trump o algunos de sus colaboradores estaban actuando como agentes de influencia, o incluso agentes no registrados, de un extranjero poder. La tercera opción es que las acusaciones del Sr. Trump carecen de fundamento, lo que significaría que un presidente estadounidense ha acusado injustamente a su predecesor de violar deliberadamente la ley de una manera sin precedentes. Ninguna de estas potencialidades es fácil de entender o despreciar.

Es importante señalar aquí que este último alboroto está relacionado con el tema central que ha sacudido a la administración Trump desde su primer día en el cargo, es decir, la supuesta connivencia entre el equipo del presidente y el gobierno ruso. Este asunto ya ha provocado la dramática dimisión del asesor de seguridad nacional del Sr. Trump, Michael Flynn. Eventualmente, podría resultar en la renuncia de su fiscal general, Jeff Sessions, quien la semana pasada dijo que se recusaría a sí mismo de cualquier investigación sobre posibles interferencias rusas en las elecciones de 2016. Estos desarrollos Parecen reflejar el progreso de las investigaciones de contrainteligencia en curso en las actividades del Sr. Trump y sus diputados. La existencia de estas sondas se rumorea desde enero de este año. El 11 de enero, el diario británico The Guardian alegó que en octubre pasado un juez de la FISA aprobó una solicitud de escucha telefónica que involucró a miembros de la campaña electoral del Sr. Trump. Otra fuente británica, la BBC, repitió estas afirmaciones el 12 de enero, citando fuentes de inteligencia sin nombre. Y el 18 de enero, la agencia de noticias estadounidense McClatchy afirmó que seis diferentes agencias de inteligencia estadounidenses, incluido el FBI, estaban investigando simultáneamente la presunta asistencia encubierta rusa al equipo electoral de Trump. Al agregar a la mezcla una prensa inquisitiva, que conscientemente busca luchar contra lo que percibe como la conducta despectiva del Sr. Trump contra ella, queda claro que una tormenta masiva está a punto de engullir la política estadounidense.

En última instancia, la forma más sencilla de que el Sr. Trump justifique sus asombrosas afirmaciones es ordenar que la supuesta orden de FISA, así como los datos resultantes de las presuntas escuchas telefónicas contra él y sus ayudantes, sean desclasificados. Como presidente de los Estados Unidos, puede tener acceso a toda la información que decida consultar, independientemente de su nivel de clasificación. Si se niega a desclasificar la información, entonces inevitablemente se encontrará con la evidencia crucial de la corte de la opinión pública. No importa lo que suceda después, es innegable que la vida política en América ha entrado en su estado más volátil e impredecible desde mediados de los años setenta. Con cada día que pasa, y cada tweet que el Sr. Trump emite, las consecuencias de este estado volátil de las cosas para los EE.UU. y para el mundo son cada vez más difícil de calcular.

 

¿Hay pruebas de que Barack Obama intervino los teléfonos de Donald Trump durante la campaña electoral de Estados Unidos?

Este sábado el presidente de Estados Unidos publicó una serie de tuits acusando a su predecesor, Barack Obama, de intervenir los teléfonos de la Torre Trump durante las elecciones nacionales.
“Qué bajo cayó el presidente (Barack) Obama al pinchar mis teléfonos durante el sagrado proceso electoral”, decía uno de los tuits de Trump.

RedacciónBBC Mundo

Se podría decir que son las declaraciones más sorprendentes de Donald Trump hasta la fecha.

Este sábado el presidente de Estados Unidos publicó una serie de tuits acusando a su predecesor, Barack Obama, de intervenir los teléfonos de la Torre Trump durante las elecciones nacionales.

“Qué bajo cayó el presidente (Barack) Obama al pinchar mis teléfonos durante el sagrado proceso electoral”, decía uno de los tuits de Trump.

En ninguno de estos mensajes el presidente de EE.UU. ofrece pruebas que respalden sus dichos.

Tanto un portavoz de Obama como el entonces jefe de inteligencia estadounidense James Clapper negaron que desde la Casa Blanca se hubiera dado la orden de realizar escuchas telefónicas en la Torre Trump.

De todos modos, Trump a través de su secretario de prensa Sean Spicer, instó al Congreso a investigar estas “preocupantes” afirmaciones, junto con las acusaciones de que Rusia interfirió en las elecciones presidenciales.

¿Qué está investigando el Congreso sobre las elecciones?

Tanto el comité de inteligencia de la Cámara de Representantes como el del Senado están investigando desde enero las posibles interferencias de Rusia durante las elecciones presidenciales de 2016.

Se trata de investigaciones de amplio alcance, llevadas a cabo sobre una base bipartidista, que no descarta analizar posibles vínculos entre la campaña de Trump y el Kremlin, así como la “actividad cibernética” rusa.

Ambos comités han admitido que estas investigaciones serán de largo aliento y al menos un miembro del comité de inteligencia de la Cámara de Representantes ha expresado su disgusto por el pedido de Spicer.

“Está bien, secretario de prensa (Spicer), como miembro del comité al que usted ha arrojado este lío, espero ver su evidencia“, tuiteó el demócrata Jim Himes.

De hecho, tras los tuits de Trump del sábado, numerosos congresistas demócratas y republicanos han solicitado que el presidente presente pruebas para respaldar sus graves señalamientos.

¿Hay alguna evidencia?

Trump y su equipo no han presentado ninguna evidencia que respalde que los teléfonos de la Torre Trump fueron intervenidos.

Incluso un tuit del propio Trump dice: “¡Terrible! Acabo de enterarme de que Obama tenía mis ‘comunicaciones intervenidas’ en la Torre Trump justo antes de la victoria. No se encontró nada“.

A su vez, varios miembros del gobierno de Obama negaron por completo las acusaciones.

Kewin Lewis, un portavoz del ya exmandatario, aseguró que las acusaciones eran “simplemente falsas”: “Uno de las reglas cardinales del gobierno de Obama era que ningún funcionario de la Casa Blanca podía interferir en una investigación independiente dirigida por el Departamento de Justicia”.

Por su parte, en una entrevista con la cadena estadounidense NBC, Clapper dijo que como director de Inteligencia Nacional, hubiera sabido de “una orden de FISA (sigla en inglés del Tribunal de Vigilancia de Inteligencia Extranjera) como esta”.

Por su parte, en una entrevista con la cadena estadounidense NBC, Clapper dijo que como director de Inteligencia Nacional, hubiera sabido de “una orden de FISA (sigla en inglés del Tribunal de Vigilancia de Inteligencia Extranjera) como esta”.

¿Pudo Obama solicitar tal vigilancia?

Si existiera una orden para intervenir las comunicaciones de Trump, probablemente hubiera surgido del Departamento de Justicia de forma independiente de la Casa Blanca.

El domingo, el ex secretario de prensa Josh Earnest dijo al medio estadounidense ABC: “Esto puede sorprender al actual ocupante de la Oficina Oval, pero el presidente de EE.UU. no tiene la autoridad para ordenar unilateralmente la escucha telefónica de un ciudadano estadounidense”.

“Si el FBI decidiera usar su autoridad para hacer escuchas telefónicas en el contexto de una investigación de contrainteligencia o criminal, requeriría que investigadores del FBI y funcionarios del Departamento de Justicia acudieran a un juez federal, presentaran un caso y demostraran causa probable para llevar a cabo la investigación”.

La única manera por la cual Obama podría haber ordenado esta vigilancia sin pasar por FISA es si no había ciudadanos estadounidenses involucrados.

Teniendo en cuenta que el objetivo en este caso es presuntamente la Torre Trump y que, por ende, definitivamente involucra a ciudadanos estadounidenses, no es posible que se aplicara la citada Ley de Vigilancia de Inteligencia Extranjera.

¿De dónde surge la acusación de la intervención telefónica?

Desde hace algún tiempo que circulan rumores de una orden concedida bajo la Ley de Vigilancia de Inteligencia Extranjera.

El 7 de noviembre, un día antes de las elecciones presidenciales, la ex diputada británica Louise Mensch informó que dicha orden fue aprobada en octubre en relación con un servidor privado y con actividad entre dos bancos de Rusia.

Desde hace algún tiempo que circulan rumores de una orden concedida bajo la Ley de Vigilancia de Inteligencia Extranjera. El 7 de noviembre, un día antes de las elecciones presidenciales, la ex diputada británica Louise Mensch informó que dicha orden fue aprobada en octubre en relación con un servidor privado y con actividad entre dos bancos de Rusia. En enero, el periodista Paul Wood de la BBC confirmó que tal orden existía, pero que Trump y su equipo no eran mencionados en la misma. Lo mismo reportó el diario británico The Guardian.

En enero, el periodista Paul Wood de la BBC confirmó que tal orden existía, pero que Trump y su equipo no eran mencionados en la misma. Lo mismo reportó el diario británico The Guardian.

Ninguno mencionaba escuchas telefónicas.

El tema no volvió a circular hasta el pasado jueves, cuando el presentador de radio conservador Mark Levin habló de esto y lo calificó de “un golpe de estado silencioso”.

Al día siguiente, el polémico sitio de noticias de ultra derecha Breitbart mencionó”intervenciones” y “escuchas” telefónicas realizadas por”el gobierno de Obama”, pero sin citar fuentes y sin que ninguna autoridad lo confirmara.

Los tuits de Trump fueron enviados a la mañana siguiente, este sábado, aunque no está claro si el presidente estaba al tanto de estos informes.

© 2017 CódigoAbierto360.com · RSS · Designed by Theme Junkie · Powered by WordPress