Home » QPM.ORG » Políticos extranjeros copian la campaña de Donald Trump

Políticos extranjeros copian la campaña de Donald Trump

Fuente DEBKAfile Exclusive Analysis

Mientras que varios políticos europeos aprovechan al presidente de EEUU Donald Trump como un saco de boxeo, al menos tres son lo suficientemente pragmático para imitador sus tácticas y consignas para aumentar sus posibilidades de ser elegido.

El calor Trump está tomando en el país va por su parte de un crescendo a otro. Hillary Clinton, la rival demócrata a la que derrotó en 2016, sigue todas las previsiones ya que al parecer se perfila para otra oferta para la Casa Blanca en 2020 a la edad de 74. Esta semana, ella seguía hablando de los muchos culpables responsables de su derrota -todos externos- a los fans leales, los cuales incluso con cansancio la instan “seguir adelante”.

No obstante, ella se aferra a sus armas. El presidente está de alguna manera esquivando una lluvia de ataques sobre su “conexión rusa” y desde el viernes, continua con su decisión de retirarse del Acuerdo Climático de París, con un progreso lento en salud, impuestos y reformas de inmigración.

En la Casa Blanca, las luchas internas y un partido republicano dividido contra él. Hillary Clinton parece estar estimulada lo suficiente como para fijar sus esperanzas en las elecciones legislativas del próximo año, por lo que se está contando con los demócratas para arrebatar la mayoría de la Cámara. Ya que debilitado por el bombardeo contra él, el presidente va a caer bajo el hacha del juicio político, que espera, para que así Trump y familia sean finalmente expulsado de la Casa Blanca y Washington.

Sin embargo, una legislación de destitución podría prolongarse durante años, como en el caso de su marido, Bill Cllinton, y no necesariamente terminará en inhabilitar al presidente. Hillay no se inmuta por ello, ni por el hecho de que los acusadores de Trump, entre ellos ex jefes de inteligencia —nombrados por Obama— han fracasado hasta ahora para encender una chispa de una prueba de que él es culpable de actos delictivos.

Pero los meses de incesante presión están teniendo efectos perjudiciales – incluso en los presidentes en la Cámara y el Senado. Su administración se enfrenta a grandes obstáculos en el cumplimiento de su programa y a un número cada vez menor de los amigos extranjeros, sobre todo en Occidente.

De vez en cuando, algún que otro observador ve la cabeza fría a través del tsunami anti-Trump y vislumbra que la popularidad de la base que lo llevó a la Casa Blanca todavía aguanta el temporal de menosprecio.

Uno de ellos es el ex alcalde de Nueva York Michael Bloomberg, un antagonista que el Viernes donó $ 15 millones para el fondo de la ONU para combatir el cambio climático, para compensar el déficit causado por la decisión de Trump de retirarse del acuerdo Climático de París. Bloomberg predijo en una entrevista de prensa que Trump ganaría un segundo mandato en la Casa Blanca.
En Europa, los más elocuentes golpeadores a Trump son la canciller alemana, Angela Merkel, el presidente francés Emmanuel Macron y el líder de la oposición británica, de Trabajo Jeremy Corbyn.

Durante su campaña para un cuarto mandato en las elecciones del 17 de septiembre Merkel quedó consternada al descubrir que después de haber dado la espalda a la América de Trump y al post-Brexit de Gran Bretaña, Alemania iba por su propia cuenta: “Los momentos en los que podíamos confiar por completo en otros no son, hasta cierto punto, más “, comentó.
No fue más que una pizca de cinismo en su comentario.

Estados Unidos comenzó a retirarse de Europa y a girar hacia Asia desde que George W. Bush estaba en la Casa Blanca. Proceso que se aceleró bajo la administración Obama. Pero ahora la Canciller se enfrenta a un electorado, que espera soluciones prácticas a sus problemas, y ella no puede ser capaz de evitar la expansión de la fuerza militar alemána. Es conveniente para ella a echar la culpa de esta situación indeseable sobre Trump, convirtiéndole para el símbolo de la orden de la OTAN en poco fiable.

Y luego Macron, descendiente de la entidad bancaria y representativo de las clases de élite francesas que la controlan, ganó la presidencia haciéndose pasar por un no-político y prometedor capaz de barrer “el  establishment (establecimiento)” y las reformas de conducta. (Recuerde el lema de Trump: “drenar el pantano”).

El más radical de los tres lo es el líder laborista británico Jeremy Corbyn, quien ha mantenido que los terroristas, al igual que los miembros de Hamas y Hezbollah, a quien ha llamado “amigos”, no deben ser culpados por su violencias, por los “establishment” que les persiguen . Por lo tanto en calidad de miembro de la Campaña de Solidaridad con Palestina y de defensa de las partes negativas de expulsar el ex alcalde de Londres Ken Livingstone por vincular el sionismo a Adolf Hitler, y otros miembros antisemitas.

Pero desde que Corbyn dedica su campaña para las elecciones del 8 de junio, a la derogación del sistema “manipulador” que favorece a las élites sobre la gente trabajadora, este veterano hasta el momento del los diputados sin cartera (back-bencher) que abrazó causas marginales de izquierda, se ha disparado de repente en las encuestas. Menos de una semana antes de la votación, se estima que la mayoría de los 20 puntos del partido conservador gobernante se han reducido a tres. Corbyn, de  extrema izquierda está ahora en una oportunidad de reemplazar a la primer ministro Theresa May en las 10 de Downing Street.

© 2017 CódigoAbierto360.com · RSS · Designed by Theme Junkie · Powered by WordPress