Home » PRIMERA PLANA » NUEVO ORDEN MUNDIAL: “América Primero” Una Doctrina Monroe Más Fuerte (Parte III)

NUEVO ORDEN MUNDIAL: “América Primero” Una Doctrina Monroe Más Fuerte (Parte III)

Por Federico Pierraccini  –     Fuente:  Strategic Culture Foundation

Los artículos anteriores (primero, segundo) examinaron lo que parece ser una estrategia coordinada entre Moscú y Pekín para contener el daño causado por los Estados Unidos en todo el mundo. La efectividad de esta estrategia se basa en gran medida en la posición geográfica de los dos países con respecto a los Estados Unidos y el área en disputa. Hemos visto cómo la estrategia chino-rusa ha sido efectiva en Asia y en el Medio Oriente, y ha resultado en gran medida el desorden estadounidense. Moscú y Pekín tienen menos capacidad para contener a los EE. UU. E influir en los eventos en Europa, dado que mucho depende de los propios europeos, que son oficialmente aliados de Washington pero en realidad son tratados como colonias. Con la nueva doctrina “América Primero”, Es la parte central y sur del continente americano que se encuentra en el extremo receptor de los Estados Unidos que luchan por aceptar la disminución de su influencia hasta ahora ilimitada en el mundo.

Los países de América Central y del Sur florecieron bajo el reinado de los gobiernos antiimperialistas socialistas o de izquierda durante la primera década de este siglo. Términos como “socialismo del siglo XXI” fueron acuñados, como se documentó en la película documental de Oliver Stone del sur de la frontera de 2010. La lista de países con gobiernos de izquierda fue impresionante: Fernando Lugo (Paraguay), Evo Morales (Bolivia), Lula da Silva (Brasil), Rafael Correa (Ecuador), Cristina Fernández de Kirchner (Argentina), Fidel Castro (Cuba), Daniel Ortega (Nicaragua) y Hugo Chávez (Venezuela) .

Podemos establecer una estrecha correlación entre las acciones de Washington desde 1989 y la montaña rusa política experimentada en América del Sur en los treinta años siguientes.

Washington, borracho de la experiencia de ser la única superpotencia en el período post-soviético, trató de mantener su posición de mando mediante el establecimiento de un dominio de espectro completo, una estrategia que implica poder lidiar con cualquier evento en cualquier área del mundo, tratando al mundo como la ostra de Washington.

El esfuerzo de Washington por moldear el mundo a su propia imagen y semejanza significó, en términos prácticos, que el aparato militar aumentara su proyección de poder a través de grupos de combate y una defensa global de misiles, Avanzando hacia las fronteras terrestres y marítimas de Rusia y China.

Aprovechando el predominio del dólar estadounidense en la economía, arenas financieras y comerciales, Washington dejó a un lado los principios del libre mercado, dejando que otros países compitieran con un campo de juego injusto.

Como más tarde reveló Edward Snowden, Washington explotó su dominio tecnológico para establecer un sistema de vigilancia generalizado. Guiado por el principio del excepcionalismo estadounidense, combinado con el deseo de “exportar la democracia”, Los “derechos humanos” se convirtieron en una justificación habilitante para intervenir y bombardear a docenas de países durante tres décadas, ayudados e instigados por unos medios de comunicación controlados y controlados por los aparatos de inteligencia y militares.

América Central y del Sur disfrutaron de un espacio político sin precedentes a principios de la década de 2000 como resultado de que Washington se centró en Rusia, China, Irán, Afganistán, Siria, Irak, Yugoslavia, Somalia, Georgia y Ucrania. Los latinoamericanos explotaron este espacio de respiración, con una docena de países que se convirtieron en puestos avanzados de antiimperialismo dentro de una década, Avanzando una fuerte visión socialista en oposición al fundamentalismo de libre mercado.

Tanto Washington como Moscú colocaron una importancia central en América del Sur durante la Guerra Fría, que formaba parte de la guerra asimétrica e híbrida que las dos superpotencias emprendieron entre sí. La determinación de los Estados Unidos de negar a la Unión Soviética una presencia en el hemisferio estadounidense hizo que el mundo contuviera el aliento colectivo durante la crisis de los misiles en Cuba.

Como cualquier estudiante de relaciones internacionales sabe, El primer objetivo de una potencia regional es prevenir la aparición de otro hegemon en cualquier otra parte del mundo. La razón detrás de esto es obviar la posibilidad de que el nuevo poder pueda aventurarse en otras regiones ocupadas por otros poderes hegemónicos, alterando así el status quo. El segundo objetivo principal es evitar el acceso de una potencia extranjera a su propio hemisferio. Washington se atiene a este principio a través de su Doctrina Monroe, establecida por el Presidente James Monroe, con los Estados Unidos expulsando debidamente a las últimas potencias europeas de América a principios del siglo XIX.

Como cualquier estudiante de relaciones internacionales sabe, el primer objetivo de un poder regional es prevenir la aparición de otro hegemon en cualquier otra parte del mundo. La razón detrás de esto es obviar la posibilidad de que el nuevo poder pueda aventurarse en otras regiones ocupadas por otros poderes hegemónicos, alterando así el status quo. El segundo objetivo principal es evitar el acceso de una potencia extranjera a su propio hemisferio. Washington se atiene a este principio a través de su Doctrina Monroe, establecida por el Presidente James Monroe, con los Estados Unidos expulsando debidamente a las últimas potencias europeas de América a principios del siglo XIX.

Al analizar los eventos en América del Sur, uno no puede ignorar una tendencia obvia de Washington. Mientras que Estados Unidos tenía la intención de expandir su imperio en todo el mundo mediante la consolidación de más de 800 bases militares en docenas de países (unos 70), Sudamérica estaba experimentando un renacimiento político, posicionándose en el extremo opuesto del espectro de Washington, favoreciendo el socialismo sobre el capitalismo y reclamando los antiguos ideales antiimperialistas de Simón Bolívar, un héroe sudamericano de finales del siglo XVIII.

Washington se mantuvo indiferente e indiferente a los cambios políticos de América del Sur, centrándose en cambio en dominar el Medio Oriente a través de las bombas y las guerras. En Asia, la economía china creció a un ritmo impresionante, convirtiéndose en la fábrica del mundo. La Federación Rusa, desde la elección de Putin en el año 2000, volvió gradualmente a ser una potencia militar que exigía respeto. Y con el auge de Irán, destinado a ser la nueva potencia regional en el Medio Oriente gracias a la fallida intervención de Estados Unidos en Irak en 2003, Washington comenzó a cavar su propia tumba sin siquiera darse cuenta.

Mientras tanto, Sudamérica se unió bajo la idea de un mercado común y una ideología socialista. La organización Mercosur fue fundada en 1991 por Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay. Pero fue solo cuando Venezuela, liderada por Chávez, se convirtió en miembro asociado en 2004 cuando la organización adoptó un tono político muy específico. casi en oposición directa a la plantilla de libre mercado de Washington.

Mientras tanto, China y Rusia continuaron su crecimiento político, militar y económico, Con especial atención a América del Sur y las vastas posibilidades de integración económica a partir de 2010. Se celebraron reuniones frecuentes entre Rusia y China y varios líderes sudamericanos, que culminaron con la creación de la organización BRICS (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica). Brasil, primero con Lula y luego con Dilma Rousseff, fue la portavoz no oficial de toda Sudamérica, alineando el continente con las potencias emergentes de Eurasia. Es durante estos años, desde el nacimiento de la organización BRICS (2008/2009), que el mundo comenzó una profunda transformación que surgió del progresivo declive militar de Washington, consumido como estaba por las guerras interminables que terminaron erosionando el estatus de Washington como una potencia mundial. Estas guerras en Irak y Afganistán han socavado profundamente el prestigio militar de los Estados Unidos, abriendo oportunidades sin precedentes para alianzas y cambios futuros en el orden global. especialmente con el aumento de la influencia de Irán en la región como contrapeso al imperialismo estadounidense.

China, Rusia y el continente sudamericano fueron sin duda los primeros en comprender el potencial de este período político e histórico; Podemos recordar reuniones entre Putin y Chávez, o la presencia de líderes chinos en numerosos eventos en América del Sur. Beijing siempre ha ofrecido asistencia económica de alto nivel a través de importantes acuerdos comerciales, mientras que Moscú ha vendido muchos equipos militares avanzados a Venezuela y otros países sudamericanos.

La asistencia económica y militar son los verdaderos chips de negociación que Moscú y Pekín ofrecen a los países que están dispuestos a hacer la transición a la revolución multipolar mientras se les cubre la espalda al mismo tiempo.

La transformación del orden mundial de un sistema unipolar a multipolar se convirtió en un hecho en 2014 con el regreso de Crimea a la Federación de Rusia tras el golpe de la OTAN en Ucrania. La incapacidad de los Estados Unidos para evitar esta derrota estratégica fundamental para Bruselas y Washington marcó el principio del fin para el Pentágono que aún se aferra a un orden mundial que desapareció en 1991.

A medida que se desarrollaba la mutación multipolar, Washington cambió de táctica, y Obama ofreció una estrategia de guerra diferente a la que avanzó durante la presidencia de George W. Bush. Proyectar el poder en todo el mundo con bombas, grupos de combate y botas en el suelo ya no era viable, con poblaciones domésticas que no están de humor para ninguna otra guerra importante.

El uso de soft power siempre ha sido parte del conjunto de herramientas de EE. UU. Para influir en los eventos en otros países; pero dada la ganancia inesperada del momento unipolar, el poder blando se dejó de lado en favor del poder duro. Sin embargo, tras los fallos del poder explícito desde 1990 hasta 2010, el poder blando volvió a estar a favor, y organizaciones como el National Endowment for Democracy (NED) y el International Republican Institute (IRI) se dedican a capacitar y financiar organizaciones en docenas de países hostiles para subvertir a los gobiernos por medios secretos. (revoluciones de color, la primavera árabe, etc.).

Entre los que se encuentran en el extremo receptor de este ataque de poder blando se encuentran los países sudamericanos considerados hostiles a Washington, Ya bajo la presión capitalista-imperialista durante varios años en forma de sanciones.

Es durante este tiempo que América del Sur sufrió un efecto secundario del nuevo orden mundial multipolar. Los Estados Unidos comenzaron a retirarse a casa después de perder influencia en todo el mundo. Esto efectivamente significó enfocarse una vez más en su propio patio trasero: Centro y Sudamérica.

Los esfuerzos encubiertos para subvertir a los gobiernos con ideas socialistas en el hemisferio aumentaron. Primero, la Argentina de Kirchner vio al país pasar a manos del neoliberal Macri, un amigo de Washington. Luego, Dilma Rousseff fue expulsada como Presidenta de Brasil a través de las maniobras ilegales de su propio parlamento, tras lo cual Lula fue encarcelada, permitiendo que Bolsonaro, un fanático de Washington, gane las elecciones presidenciales.

En Ecuador, Lenin Moreno, el sucesor de Correa, traicionó a su partido ya su gente al ser una animadora del Pentágono. incluso protestando por el asilo otorgado a Assange en la embajada de Ecuador en Londres. En Venezuela, luego de la sospecha de la muerte de Chávez, Maduro fue blanco de los ataques del establishment estadounidense como el representante más prominente de un chavismo antiimperialista y antiamericano. El aumento de las sanciones y la incautación de activos empeoraron aún más la situación en Venezuela, lo que llevó al desastre que estamos viendo hoy.

América del Sur se encuentra en una posición peculiar debido a que el mundo se vuelve más multipolar. El resto del mundo ahora tiene más espacio para maniobrar y una mayor independencia de Washington como resultado del paraguas militar y económico ofrecido por Moscú y Pekín, respectivamente.

Pero por razones geográficas y logísticas, Es más difícil para China y Rusia extender las mismas garantías y protecciones a Sudamérica como lo hacen en Asia, Medio Oriente y Europa. No obstante, podemos ver cómo Pekín ofrece un salvavidas indispensable para Caracas y otros países sudamericanos como Nicaragua y Haití para permitirles soportar la inmensa presión económica de Washington.

La estrategia de Beijing apunta a limitar el daño que Washington puede infligir en el continente sudamericano a través del poder económico de Beijing, sin olvidar los numerosos intereses chinos en la región, sobre todo el nuevo canal entre el Atlántico y el Pacífico que atraviesa Nicaragua (no es casualidad que el país lleve la bandera del socialismo antiimperialista) que se integrará en el Cinturón y Iniciativa Vial (BRI).  El objetivo de Moscú es más limitado pero igual de refinado y peligroso para la hegemonía de Washington. Se dio un vistazo al poder militar asimétrico de Moscú cuando dos bombarderos estratégicos rusos volaron a Venezuela hace menos de cuatro meses. Enviando una señal inconfundible a Washington. Moscú tiene los aliados y la capacidad técnica y militar para crear una base aérea con bombarderos nucleares no muy lejos de la costa de Florida.

Moscú y Beijing no pretenden permitir que Washington realice una eventual intervención armada en Venezuela, Lo que abriría las puertas del infierno para el continente.  Moscú y Pekín tienen pocos interlocutores en el continente debido a las posiciones políticas de varios países como Argentina, Brasil y Colombia. que prefieren una alianza con Washington sobre una con Moscú o Pekín. Aquí podemos ver la tendencia de la administración Trump de combinar con éxito su política de “América Primero” con la aplicación económica y militar de la Doctrina Monroe. Al mismo tiempo complacer a su base y los halcones en su administración.

Dejando a un lado una posible estrategia (Trump tiende a improvisar), Parece que la batalla política interna de Trump contra los demócratas, declarados amantes del socialismo (naturalmente no es tan estridente como el tipo soviético o chavista original), se ha combinado con una batalla de política exterior contra países sudamericanos que han abrazado el socialismo.

La contribución de China y Rusia a la supervivencia del continente sudamericano es limitada en comparación con lo que han podido hacer en países como Siria. sin mencionar la disuasión creada por Rusia en Ucrania para defender el Donbass o contra China con respecto a Corea del Norte.

La revolución multipolar que está cambiando el mundo en el que vivimos determinará el resto del siglo. Una de las batallas finales se está desarrollando en Sudamérica, en Venezuela, y su gente y la revolución chavista están en el centro del tablero de ajedrez geopolítico. al igual que Siria en Oriente Medio, Donbass en Europa Central, Irán en el Golfo Pérsico y la RPDC en Asia. Estos países están en el centro del cambio de un orden mundial unipolar a uno multipolar, y el éxito de este cambio se verá si estos países son capaces de resistir al imperialismo estadounidense como resultado de que Moscú y Beijing, respectivamente, ofrecen ayuda militar, disuasión, supervivencia económica y alternativas.

Rusia y China tienen todos los medios necesarios para poner límites a los Estados Unidos, protegiendo al mundo de una posible guerra termonuclear y ofreciendo progresivamente un paraguas económico, social y diplomático a aquellos países que desean alejarse de Washington y disfrutar de los beneficios de vivir en una realidad multipolar, promoviendo sus intereses según sus necesidades y deseos y favoreciendo la soberanía y el interés nacional en lugar de inclinarse para complacer a Washington.

© 2019 CódigoAbierto360.com · RSS · Designed by Theme Junkie · Powered by WordPress