Home » PRIMERA PLANA » NUEVO ORDEN MUNDIAL: Pasos finales de la revolución multipolar: contener a los Estados Unidos en Europa (Parte II)

NUEVO ORDEN MUNDIAL: Pasos finales de la revolución multipolar: contener a los Estados Unidos en Europa (Parte II)

Por Federico Pierraccini  –     Fuente:  Strategic Culture Foundation

Discutimos en el  artículo anterior  cómo China y Rusia están utilizando medios diplomáticos, económicos y militares en áreas como Asia y Medio Oriente para contener la beligerancia y el caos desatado por los Estados Unidos. En este análisis, examinaremos hasta qué punto esta estrategia funciona en Europa. En el siguiente y último artículo, veremos las consecuencias de la doctrina “America First” en relación con América del Sur y la Doctrina Monroe.

En las últimas tres décadas, Estados Unidos ha traído el caos y la destrucción a gran parte de Europa, a pesar del mito común de que el viejo continente ha disfrutado de la paz del orden mundial liderado por Estados Unidos después de la Segunda Guerra Mundial. Esta falsedad es alimentada por políticos europeos dedicados a la Unión Europea y ansiosos por justificar y elogiar el proyecto europeo. Pero la historia muestra que Estados Unidos alimentó o dirigió guerras devastadoras en el continente europeo en Yugoslavia en la década de 1990, con el conflicto entre Georgia y Osetia a principios de la década de 1990, con la guerra en Georgia en 2008 y el golpe de Estado en Ucrania. En 2014, con la consiguiente agresión contra el Donbass.

El principal problema para los aliados europeos de Washington siempre ha sido reunir la voluntad de contener al imperialismo estadounidense. Durante muchos años, especialmente desde el final de la Guerra Fría, los países europeos han preferido aplazar las posiciones de Washington, confirmando su condición de colonias en lugar de aliados.Es fundamental reconocer que los políticos europeos siempre han estado al servicio de Washington, ansiosos por postrarse ante el excepcionalismo estadounidense, favoreciendo los intereses estadounidenses sobre los europeos.

Las guerras en el continente europeo son una clara demostración de cómo Washington utilizó a Europa para promover sus propios intereses. El objetivo permanente de los neoconservadores y el establecimiento de Washington ha sido negar cualquier posibilidad de un acercamiento entre Alemania y Rusia, algo que podría potencialmente resultar en un eje peligroso que amenaza los intereses de Washington. La guerra de agresión contra Yugoslavia representó el golpe mortal para las repúblicas soviéticas, un esfuerzo por desterrar la influencia de Moscú en el continente. La guerra posterior en Ossetia, Georgia y Ucrania tuvo el doble objetivo de atacar y debilitar a la Federación Rusa, así como crear un clima hostil para Moscú en Europa, limitando los contactos económicos y diplomáticos entre el Este y el Oeste.

En los últimos años, especialmente tras el golpe de estado en Ucrania, el regreso de Crimea a la Federación Rusa y la acción terrorista de Kiev contra el Donbass, las relaciones entre Rusia y Occidente se han deteriorado a niveles históricamente bajos.

La elección de Trump ha enviado señales confusas a los europeos frente a Rusia.Inicialmente, Trump parecía intentar establecer buenas relaciones con Putin frente a la fuerte oposición de aliados europeos como Francia, Alemania y el Reino Unido. Pero la posibilidad de un acercamiento entre EE. UU. Y Rusia se ha visto gravemente socavada por una combinación de la inexperiencia de Trump, los asesores inútiles que ha nombrado y el estado profundo de los EE. UU. Este levantamiento geopolítico ha tenido dos consecuencias principales. Para los alemanes, ante todo, ha profundizado la cooperación energética y económica con Moscú, especialmente en relación con el Nord Stream 2. Pero, por otro lado, Trump ha encontrado amigos en países europeos hostiles a Rusia como Polonia.

Las divergencias entre Estados Unidos y Europa se han ampliado con la retirada de Washington de varios tratados importantes como el Tratado de Fuerzas Nucleares de Rango Intermedio (Tratado INF) y el Plan de Acción Integral Conjunto (JCPOA), o el acuerdo nuclear de Irán, ambos de los cuales Un impacto directo en Europa en términos de seguridad y economía. Donald Trump y su actitud de “América Primero” han brindado a los europeos algo de espacio para maniobrar y establecer un cierto nivel de autonomía, lo que resulta en un aumento de las sinergias con Moscú y especialmente con Pekín.

En términos económicos, China ha ofrecido a Europa (con Grecia como ejemplo principal) la plena integración en la Iniciativa Belt and Road (BRI), un proyecto con vastas posibilidades para aumentar el comercio entre docenas de países. Europa se convertirá en el principal mercado para los productos chinos, pero en este momento se puede ver uno de los mayores obstáculos a superar en los trenes de carga, que a menudocomienzan su viaje hacia Europa pero que están medio vacíos en su viaje de regreso a China. Beijing y las principales capitales europeas son muy conscientes de que para que el proyecto BRI sea económicamente sostenible, este intercambio debe ir en ambasdirecciones para que ambas partes ganen.

La interconexión tecnológica entre China y Europa ya está ocurriendo gracias a los dispositivos Huawei que las empresas europeas están comprando en cantidades cada vez mayores. La ausencia de puertas traseras en los sistemas de Huawei, en contraste con lo que Snowden ha demostrado con otros sistemas occidentales, es la verdadera razón por la que Washington ha declarado la guerra a esta compañía china. El espionaje industrial es una ventaja que no tiene precio que disfrutan los Estados Unidos, y la presencia de puertas traseras en los sistemas occidentales, a las que tienen acceso la CIA y la NSA, garantiza una ventaja competitiva que le permite a Washington sobresalir en términos de tecnología. Con la expansión de los sistemas de Huawei, esta ventaja se pierde, para disgusto del aparato de espías de Washington. Los aliados europeos entienden la ventaja potencial que se puede obtener y se están protegiendo con los sistemas chinos.

En términos tecnológicos, los esfuerzos de Beijing están demostrando ser muy exitosos en Europa y están allanando el camino para la futura integración física en el BRI. En este sentido, la participación de países europeos como el Reino Unido, Francia, Alemania e Italia en el Banco Asiático de Inversión en Infraestructura (AIIB) liderado por Chinatambién muestra cómo la perspectiva de las inversiones de capital chinas son de graninterés para las economías europeas con problemas.

En el campo militar, la retirada de Estados Unidos del Tratado INF amenaza la seguridad de los países europeos debido a las medidas adoptadas por la Federación de Rusia para garantizar la protección necesaria contra los sistemas estadounidenses desplegados en Europa. Un proverbio dice que cuando los elefantes pelean, es la hierba la que sufre.Europa, como el campo de batalla potencial en cualquier confrontación de grandes potencias, tiene más que perder de una guerra fría renovada que podría convertirse en caliente. La revelación de Moscú de su nueva generación de armas ha causado ansiedad entre los europeos que temen que sus vidas puedan ser sacrificadas para complacer a los estadounidenses que se encuentran a miles de kilómetros de distancia. Al mismo tiempo, los estadounidenses quieren deshacerse de la OTAN al tiempo que exigen que los europeos gasten más en armas estadounidenses y también limiten las inversiones chino-rusas en Europa. Es probable que la ruptura del Tratado INF, combinada con las capacidades convencionales y nucleares de Moscú, impulse las conversaciones diplomáticas entre Rusia y Europa sin que Estados Unidos pueda sabotear futuros acuerdos. Algunos países europeos desean deshacerse de la política de subordinar sus intereses a los de Washington, especialmente en lo que respecta a la seguridad.

Rusia utiliza inteligentemente dos instrumentos decisivos para limitar la influencia de Washington en Europa y contener el caos producido por su establecimiento de política exterior. En primer lugar, tiene la fuerza de su propio arsenal convencional y nuclear que actúa como elemento disuasorio contra las provocaciones excesivas. En segundo lugar, tiene enormes depósitos de petróleo y GNL que exporta al mercado europeo en cantidades considerables. La combinación de estos dos factores permite a Moscú contener el caos desatado por los EE. UU. En lugares como Georgia o Ucrania, así como limitar la influencia de los EE. UU. En los asuntos internos europeos, como se puede ver en el caso de Alemania y el proyecto Nord Stream 2. Merkel se ve obligada a admitir que, a pesar de su demonización de Moscú, Berlín no puede eliminar el suministro de energía de Rusia. Esto ha aumentado las tensiones entre Berlín y Washington,

El poder económico chino, combinado con la disuasión militar de Rusia, así como la dependencia europea de Rusia para su suministro de energía, muestra que Europa no puede permitirse seguir a su aliado estadounidense al actuar provocativamente contra el eje chino-ruso. Además, Europa ha sufrido las guerras de Estados Unidos en el Medio Oriente y las oleadas de migrantes provocadas por esto. Se pueden ver pequeños brotes de autonomía estratégica en la creación del Instrumento de Apoyo a los Intercambios Comerciales (INSTEX), un sistema de pago alternativo al dólar para evitar las sanciones contra Irán. El poco o ningún apoyo diplomático que se extendió a la postura de Rusia contra Rusia por parte de Francia y Alemania podría verse como otro signo de que los europeos se vuelven más independientes. La reciente Conferencia de Seguridad de Munich, con Poroshenko en asistencia,

Las acciones diplomáticas, militares y económicas combinadas de Rusia y China en Europa son decididamente más limitadas y efectivas en Europa en comparación con otras partes del mundo como Oriente Medio y Asia. La retórica política, amplificada por los medios de comunicación, que está en contra de la cooperación entre Europa, Rusia y China, solo sirve a los intereses de los Estados Unidos. Rusia y China tienen éxito al proponer alternativas viables al orden mundial unipolar de Washington, extendiendo a los países europeos una libertad estratégica que de otra manera no estaría disponible para ellos en un orden mundial unipolar dirigido por Washington.

Todavía no está claro si las capitales europeas están cambiando a Moscú por un sentimiento anti-Trump en lugar de un sentimiento anti-estadounidense. Queda por verse si estos cambios son temporales y esperan el regreso a la presidencia de Estados Unidos de alguien que cree en la hegemonía liberal, o si los cambios en curso son los primeros en una serie de trastornos que cambiarán progresivamente el orden mundial de unipolar a multipolar. , siendo Europa claramente uno de los principales polos.

© 2019 CódigoAbierto360.com · RSS · Designed by Theme Junkie · Powered by WordPress