Home » INTEL (G2) MEDIATICA (OSINT) » LA OTRA CARA DE LA MONEDA: Rusia-China: una alianza estratégica para el siglo XXI

LA OTRA CARA DE LA MONEDA: Rusia-China: una alianza estratégica para el siglo XXI

Las dos naciones están consolidando una alianza estratégica que podría definir la forma de la geopolítica para el siglo XXI. Es decir: UN NUEVO ORDEN MUNDIAL

EDITORIAL DE ESTRATEGIC CULTURE FOUNDATION

El presidente ruso, Vladimir Putin, recibió a Xi Jinping de China en Moscú esta semana para una visita de estado de tres días. No era solo el calor personal entre los dos líderes lo que estaba en exhibición. Se han reunido en casi 30 ocasiones en los últimos seis años. El presidente Xi se refirió a Putin como su aliado y amigo internacional más cercano.

Más importante aún, las dos naciones están consolidando una alianza estratégica que podría definir la forma de la geopolítica para el siglo XXI.

Putin y Xi, que también asistieron al Foro Económico Internacional anual de San Petersburgo esta semana, firmaron una serie de acuerdos comerciales bilaterales que impulsarán el desarrollo euroasiático y, de hecho, el desarrollo mundial.

De particular importancia es el continuo impulso de Moscú y Beijing para llevar a cabo el comercio internacional en monedas nacionales, obviando el dólar estadounidense como medio de pago. Este es un paso crucial para contrarrestar el deseado “control hegemónico” del sistema financiero global por parte de Washington. Una y otra vez, Washington ha abusado de su posición privilegiada de imprimir o retener dólares para promover su propia agenda de dominar a otras naciones. Ese abuso debe detenerse, y se detendrá cuando Rusia y China allanen el camino hacia un nuevo mecanismo más justo de las finanzas y el comercio internacionales.

La visión de cooperación y asociación descrita por Putin y Xi se basa en el respeto mutuo y la prosperidad pacífica. No solo para esas dos naciones, sino para todas las demás que participan en la visión multilateral que promulgan. De esa manera, la alianza que se está consolidando entre Rusia y China es una esperanza renovada en un futuro progresista y pacífico para el planeta.

Esta visión positiva es especialmente bienvenida en un momento en que Estados Unidos, bajo el presidente Donald Trump, está desatando un aluvión de tensiones y posibles conflictos a partir de su intento de afirmar el dominio mundial. Los Estados Unidos están ejerciendo sanciones y amenazas en numerosas naciones, incluidas Rusia y China, e incluso hacia sus supuestos aliados en Europa, todo en un intento desesperado por afirmar una ambición unipolar hegemónica.

Tal esquema es una negación de la visión de solidaridad y asociación delineada por el liderazgo ruso y chino. El “estilo americano” no solo es inútil. En última instancia, es una mentalidad de suma cero que conduce a la destrucción y la guerra. Un camino a donde, en definitiva, nadie gana.

No es como si la historia no nos haya mostrado eso ya. Dos horrendas guerras mundiales se libraron en el siglo XX, con un total de 100 millones de muertos, en gran parte debido a la egoísta rivalidad imperialista y la mentalidad de suma cero.

Rusia y China fueron las dos naciones que más sufrieron en esas conflagraciones. Ambos conocen el horrible costo del conflicto, pero también lo precioso de la paz. Por eso es alentador ver a esos dos países forjando un nuevo paradigma de cooperación internacional basado en el mutualismo y el compromiso con el desarrollo para el bien común de todas las personas.

El multilateralismo tan aclamado durante las llamadas décadas de Pax Americana después de la Segunda Guerra Mundial siempre fue sobrevalorado. Siempre fue una tapadera para la presunta hegemonía global de Washington. El desenlace actual del orden occidental liderado por Estados Unidos es realmente la cara fea del poder estadounidense que sale a la superficie.

Mientras Putin y Xi estaban representando una visión para el futuro esta semana, parecía irónicamente apropiado que los Estados Unidos y algunos otros líderes occidentales se dejaran llevar por una mirada retrospectiva a la historia. La falsa camaradería de los líderes occidentales también fue evidente, desmentida por las continuas disputas y rivalidades entre Estados Unidos, Francia, Gran Bretaña y Alemania.

La conmemoración del aniversario número 75 del desembarco de Normandía comenzó hoy en la ciudad británica de Portsmouth, con la presencia de la reina Isabel II y el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, entre otros líderes mundiales. Foto: Cortesía de AP

El presidente Trump y otros celebraron el 75 aniversario de los desembarques de Normandía en el día D en junio de 1944. Ese evento anunció la apertura del frente occidental contra la Europa ocupada por los nazis y contribuyó a la derrota final del Tercer Reich en mayo de 1945. Lamentablemente Sin embargo, los líderes occidentales persisten en una idea falsa y falsa de que el Día D fue el momento clave en la victoria definitiva de la Segunda Guerra Mundial.

Es francamente indiscutible que fue el Ejército Rojo soviético y los colosales sacrificios de ciudadanos soviéticos los que constituyeron la fuerza fundamental para derrotar a la Alemania nazi y lograr la liberación de Europa del fascismo. La trascendental Batalla de Stalingrado, que destruyó la máquina de guerra nazi, terminó en febrero de 1943, unos 16 meses antes de que los aliados occidentales lanzaran su día D vencido.

Los líderes occidentales pueden disfrutar de vanidades egoístas sobre presuntas glorias pasadas todo lo que quieran. No cambia el registro histórico ni la verdad objetiva. Y además, aquellos que no aprenden de la historia están obligados a quedar atrapados al repetir sus errores y callejones sin salida. Son literalmente personas de ayer.

Apropiadamente, Putin y Xi no estuvieron en el evento de nostalgia del Día D y su escapismo a la gloria delirante del siglo XX. Estaban ocupados forjando una alianza adecuada para el siglo XXI.

© 2011 CódigoAbierto360.com · RSS · Designed by Theme Junkie · Powered by WordPress