Home » INTELIGENCIA POLITICA » ANÁLISIS: Cómo Ganar Amigos y Salar Jihad: Entendiendo el pragmatismo de al Qaeda

ANÁLISIS: Cómo Ganar Amigos y Salar Jihad: Entendiendo el pragmatismo de al Qaeda


Combatientes de Hayat Tahrir al-Sham, ex afiliado de Al Qaeda, en Siria, julio de 2018Khalil Ashawi / Reuters

Por Daveed Gartenstein-Ross Y Varsha Koduvayur     –      Fuente: FOREING AFFAIRS

En su Estrategia de Defensa Nacional de 2018, el gobierno de Trump anunció que “la competencia estratégica interestatal, no el terrorismo” es el principal desafío de seguridad nacional de los Estados Unidos. El grupo yihadista global más antiguo del mundo, Al Qaeda, parece tener prioridades similares. Aunque el grupo no ha producido un documento estratégico sobre el tema, las actividades de sus afiliados sugieren que considera que el conflicto de estado a estado es crítico para su éxito a corto plazo.

El enfoque de Al Qaeda es en parte el producto de la circunstancia. La competencia interestatal está aumentando en todo el Medio Oriente. El conflicto entre Estados Unidos e Irán se ha intensificado bajo el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, al igual que la rivalidad entre Irán y Arabia Saudita, con ambos países cortejando a los estados clientes, participando en guerras por poderes y amenazando rutinariamente la escalada. La competencia entre Irán e Israel se arriesga perpetuamente, tanto en sentido figurado como literal.

E Irán no es el único foco del conflicto regional interestatal. En junio de 2017, Arabia Saudita, junto con Bahrein, Egipto y los Emiratos Árabes Unidos (EAU), cortó relaciones con Qatar y los colocó bajo un bloqueo de tierra, mar y aire. La disputa parece ser producto de tensiones a largo plazo entre Qatar y el bloque liderado por Arabia Saudita por el patrocinio de Doha de los partidos políticos islamistas y los grupos rebeldes durante y después de la Primavera Árabe.

Estas rivalidades han arruinado la política en todo el Medio Oriente, alimentando guerras por poderes de Libia a Siria y Yemen que Al Qaeda ha podido explotar. Pero el enfoque renovado del grupo en el conflicto interestatal refleja más que el oportunismo. Durante años, Al Qaeda ha cultivado alianzas estratégicas con una variedad de actores estatales, algunos de ellos ideológicamente hostiles. Por un tiempo, parecía que esta estrategia podría ser contraproducente, con el surgimiento del Estado Islámico (ISIS), más ideológicamente estridente. Sin embargo, al Qaeda ha desafiado las predicciones de que ISIS rompería su red transnacional o robaría a sus afiliados principales. Ahora, con su riqueza de experiencia y su red de relaciones históricas con los poderes regionales, Al Qaeda parece estar dispuesta a capitalizar el caos que envuelve a Oriente Medio.

AMIGAS EN LUGARES ALTOS

Heberto Padilla quiso ser el Solzhenitsyn de Cuba. Un error fatal”— narrado por el escritor Norberto Fuentes quien desgrana en “Plaza sitiada. “Un libro para mis enemigos” su versión de la famosa sesión de autocrítica forzada del poeta en 1971, durante el llamado “Quinquenio Grisˮ el significo el fin de la luna de miel de la intelectualidad occidental con la Revolución Cubana y, especialmente con su líder, Fidel Castro. Con la asesoría especial del Experto en Servicios Especiales Dr. José R Alfonso. De venta en Amazon.com

Desde su inicio, Al Qaeda ha sido muy consciente de su capacidad para explotar el conflicto interestatal. FundadoEn los últimos días de la guerra afgano-soviética, el grupo nunca recibió el respaldo estatal directo. Indirectamente, sin embargo, al Qaeda se benefició con el apoyo de los mujahideen antisoviéticos de Estados Unidos, Arabia Saudita y Pakistán: fue capaz de crecer, reclutar y encontrar patrocinadores identificándose con la causa heroica antisoviética. Desde la década de 1990, Al Qaeda también ha cultivado una relación con Irán. Esta relación a menudo ha sido tensa, involucrando no solo el apoyo estatal y el santuario, sino también los arrestos y secuestros ocasionales, algunos de los cuales se han resuelto mediante intercambios de prisioneros. A pesar de las diferencias significativas entre la única teocracia chiíta de la región y un grupo jihadista suní internacional, Irán ha mantenido el apoyo de al Qaeda.

Al Qaeda parece estar dispuesto a capitalizar el caos que envuelve a Medio Oriente.

En un ejemplo temprano de tal apoyo, Hezbolá, el grupo militante libanés respaldado por Irán, ayudó a capacitar alos agentes de Al Qaeda que llevaron a cabo los bombardeos de las embajadas de Estados Unidos en Nairobi y Dar es Salaam en 1998, que mataron a 223 personas. Desde el 11 de septiembre, decenas de los principales agentes de Al Qaeda, incluidos los hijos de Osama bin Laden, Hamza y Saad , se han encontrado en la República Islámica, donde alternativamente se les ofreció refugio y se les puso bajo arresto domiciliario. Saif al-Adl, un experto egipcio en explosivos que durante mucho tiempo ha sido considerado como un potencial futuro líder de Al Qaeda, también ha pasado un tiempo considerable en Irán como refugiado y como prisionero, produciendo importantes escritos estratégicos en el país.

Tras la invasión estadounidense de Irak en 2003, el régimen iraní apoyó a varios grupos militantes iraquíes para sabotear el esfuerzo de guerra de Washington. Los aliados más naturales de Teherán eran militantes chiítas, pero también ayudaron a la afiliada local de al Qaeda, al Qaeda en Irak (AQI). Esta relación fue contraproducente en formas importantes: en 2004, el líder de AQI, Abu Musab al-Zarqawi, declaró la ” guerra total ” contra los chiítas iraquíes, y el grupo y su sucesor, ISIS, perpetraron horripilantes atrocidades anti chiítas.

Pero a pesar de estas provocaciones, Teherán continuó apoyando a Al Qaeda a lo largo de los años. El Departamento de Estado de los EE. UU. Señaló a fines del año pasado que Irán ha dejado que al Qaeda “opere una tubería central de facilitación a través de Irán desde al menos 2009”. Y según el Departamento del Tesoro de los EE. UU. , Irán y Al Qaeda tienen un “acuerdo secreto” que permite al grupo utilizar el territorio iraní para “canalizar fondos y agentes” entre Oriente Medio y el sur de Asia. Un yihadista presuntamente involucrado en ese oleoducto, conocido como Yasin al-Suri , opera desde Irán desde 2005. Al preservar su relación con Irán, Al Qaeda ha demostrado tanto la voluntad como la capacidad de trabajar con los estados con los cuales tiene una ideología seria. Diferencias teológicas, y estratégicas.

La historia de Al Qaeda con Siria también es instructiva. En el punto álgido de la guerra de Irak, el gobierno del presidente sirio Bashar al-Assad trató de apoyar a los grupos militantes que atarían a las tropas estadounidenses en Irak e impedirían que Washington se adhiera a Damasco. Aunque Siria prefirió alinearse con los insurgentes baathistas, también estaba dispuesta a brindar asistencia a grupos yihadistas como AQI. Ya en marzo de 2003, por ejemplo, el secretario de Defensa de los Estados Unidos, Donald Rumsfeld, señaló que Siria estaba permitiendo que los suministros militares cruzaran su frontera hacia Irak. Siria también fue un importante punto de tránsito para los combatientes extranjeros y un refugio seguro para los operativos clave de AQI. Como informó el Washington Post en 2005, desde el inicio de la guerra, los insurgentes habían estado entrando a Irak a través de Siria a través de autobuses que “guardias fronterizos sirios saludaban a través de puertas abiertas”. Y en 2008, el Departamento del Tesoro de los Estados Unidos designó a un líder de AQI conocido como Abu al-Ghadiyah para las sanciones bajo una orden ejecutiva dirigida a los terroristas y sus patrocinadores financieros o materiales. Según el Tesoro, Ghadiyah, junto con un pequeño círculo de agentes de AQI, dirigía una red de facilitación que controlaba “el flujo de dinero, armas, terroristas y otros recursos a través de Siria hacia Iraq”.

El líder de Al Qaeda, Ayman al-Zawahiri, en un lugar no revelado, junio de 2011. Reuters TV

Al igual que Teherán, Damasco apoyó a los insurgentes para socavar el esfuerzo de guerra de Estados Unidos; en 2003, el entonces ministro de Relaciones Exteriores de Siria, Farouk al-Sharaa, declaró que su país tenía un “interés nacional en la expulsión de los invasores de Irak”. Sin embargo, el apoyo de Siria a estos insurgentes finalmente volverían a dañarlo después de 2011, cuando estos grupos comenzaron a luchar contra el régimen de Assad en la guerra civil siria. Como 2,017 informes de los países del Departamento de Estado de Estados Unidos contra el terrorismo más tarde se note , “El gobierno sirio tuvo un papel importante en el crecimiento de las redes terroristas en Siria a través de la actitud permisiva del régimen de Assad tomó a los esfuerzos de facilitación de combate extranjeras [de Al Qaeda] durante el Irak conflicto.”

La disposición de Al Qaeda de colaborar con los estados contrasta notablemente con el enfoque de confrontación que persigue ISIS desde que los dos grupos se separaron en 2014.

EL JIHAD PRAGMATICO

La disposición de Al Qaeda de colaborar con los estados contrasta notablemente con el enfoque de confrontación que persigue ISIS desde que los dos grupos se separaron en 2014. A diferencia de Al Qaeda, ISIS ha tendido a atacar cualquier estado con el que entre en contacto. En Afganistán, por ejemplo, el afiliado de ISIS Wilayat Khorasan intentó distinguirse de los talibanes decapitando a un soldado pakistaní en enero de 2015, una manera espantosa de demostrar que no estaba en deuda con Pakistán. Posteriormente, ISIS se jactó de la ejecución en su revista en inglés, Dabiq . Pero a pesar de que ISIS pudo lograr un rápido crecimiento en 2014 y 2015, y está lejos de morir hoy, las ventajas de la estrategia más pragmática de Al Qaeda son cada vez más evidentes.

Tomemos el caso de Yemen. Al Qaeda estableció su afiliada yemení , al Qaeda en la Península Arábiga (AQPA), en 2009, y el grupo ha logrado avances considerables en la última media década, ya que Yemen ha entrado en guerra civil. En marzo de 2015, Arabia Saudita y sus aliados (principalmente los Emiratos Árabes Unidos) lanzaron una campaña militar en Yemen para expulsar a los hutíes, un grupo rebelde respaldado por Irán, del país. Desde entonces, la guerra se ha convertido en un atolladero, con Al Qaeda como principal beneficiario. En agosto pasado, una investigación AP revelóque la coalición liderada por Arabia Saudita y los Emiratos Árabes Unidos había hecho tratos con los yihadistas de AQAP, ofreciéndoles armas y dinero a cambio de desocupar el territorio. La AP también encontró que las milicias respaldadas por la coalición habían reclutado a cientos de combatientes de AQAP. Si la coalición gana al final (una posibilidad cada vez más improbable), la historia reciente sugiere que es poco probable que estos combatientes simplemente bajen los brazos o abandonen su antigua causa.

Los beneficios de la estrategia de Al Qaeda también se pueden ver en Siria. Mientras que ISIS luchó contra casi todos los actores en la guerra civil siria (los estados árabes, el régimen de Assad, Irán, Rusia y los Estados Unidos), el afiliado local de al Qaeda, Hayat Tahrir al-Sham (HTS), trató de explotar las rivalidades interestatales detrás de el conflicto. Los grupos sirios vinculados a Al Qaeda han recibido apoyo de Qatar , Turquía y Arabia Saudita , todos los cuales han respaldado a los grupos rebeldes sunitas contra el régimen de Assad y sus patrocinadores internacionales. En los últimos años, se ha desarrollado una ruptura entre HTS y la alta dirección de al Qaeda, cuestionando la capacidad de este último para explotar la guerra de Siria en el futuro. Aun así, la guerra ejemplifica algunos de los beneficios críticos de la estrategia pragmática de Al Qaeda.

© 2019 CódigoAbierto360.com · RSS · Designed by Theme Junkie · Powered by WordPress