Home » INTELIGENCIA POLITICA » ANÁLISIS: La presencia de Israel en los Altos del Golán: una necesidad estratégica

ANÁLISIS: La presencia de Israel en los Altos del Golán: una necesidad estratégica

Por Profesor Efraim Inbar. Presidente del Instituto de Estrategia y Seguridad de Jerusalén

Los Altos del Golán es la mejor línea de defensa del norte de Israel, especialmente desde que las fuerzas iraníes se han mudado a Siria. El reconocimiento de Estados Unidos de la soberanía de Israel en el Golán, junto con la superioridad militar de Israel, garantiza una frontera segura.

Israel ha gobernado los Altos del Golán desde que fue atacado por Siria en junio de 1967. En 1981, Israel extendió su ley a esta región. Y en marzo de 2019, el presidente Donald Trump reconoció la soberanía de Israel sobre los Altos del Golán. Fue una declaración bienvenida, principalmente porque otorga autoridad al derecho de Israel a exigir revisiones territoriales para establecer fronteras defendibles. La declaración americana también sirve a varios intereses estratégicos. Por ejemplo, la meseta estratégica ofrece ventajas defensivas invaluables y mejora el poder disuasorio de Israel. El control de Israel sobre los Altos del Golán también aumenta la capacidad del país para evitar que Irán establezca un frente adicional contra el estado judío en el sur de Siria que se uniría al frente que Irán había establecido en el sur del Líbano a través de su poder, Hizballah. 

La presencia de Israel en el Golán, cerca de la frontera norte de Jordania con Siria, también reduce las posibilidades de Irán de socavar la estabilidad del régimen jordano. La declaración de Trump obviamente ayuda a mantener el status quo territorial en los Altos del Golán. El mismo status quo proporcionó tranquilidad y estabilidad, y es superior a otros acuerdos, incluso en comparación con un tratado de paz entre Israel y Siria que está supeditado a una retirada israelí del Golán. De hecho, el cambio de posición de Estados Unidos erosiona la fórmula de “paz para los territorios” que premia las concesiones territoriales con la paz. Este artículo elabora sobre estos temas. La declaración de Trump obviamente ayuda a mantener el status quo territorial en los Altos del Golán. El mismo status quo proporcionó tranquilidad y estabilidad, y es superior a otros acuerdos, incluso en comparación con un tratado de paz entre Israel y Siria que está supeditado a una retirada israelí del Golán. De hecho, el cambio de posición de Estados Unidos erosiona la fórmula de “paz para los territorios” que premia las concesiones territoriales con la paz. Este artículo elabora sobre estos temas. La declaración de Trump obviamente ayuda a mantener el status quo territorial en los Altos del Golán. El mismo status quo proporcionó tranquilidad y estabilidad, y es superior a otros acuerdos, incluso en comparación con un tratado de paz entre Israel y Siria que está supeditado a una retirada israelí del Golán. De hecho, el cambio de posición de Estados Unidos erosiona la fórmula de “paz para los territorios” que premia las concesiones territoriales con la paz. Este artículo elabora sobre estos temas.

La dimensión de seguridad de los Altos del Golán

Los Altos del Golán son una meseta rocosa, en su mayoría de 1.000 a 1.200 metros, un área que totaliza 1.800 km 2 (695 millas cuadradas) al noreste de Israel (ver Mapa 1). El río Jordán y el mar de Galilea marcan su frontera occidental, el río Yarmuk demarca su extremo sur y la línea divisoria lo limita al este (ver Mapa 2). El monte Hermon (parcialmente en territorio israelí) marca el extremo norte de las alturas. La montaña ofrece excelentes medios para observar toda la región, hasta Damasco, a solo unos 60 kilómetros hacia el este, y hacia la bahía de Haifa en el Mediterráneo hacia el oeste (ver Mapa 3). Los Altos del Golán dominan el valle del río Jordán, la Galilea israelí hacia el oeste y los accesos a Damasco hacia el este.

Mapa 1. Norte de Israel
Mapa 2. Mapa de los Altos del Golán – Representación topográfica

Mapa 3. Hermon pasa por alto Damasco y Haifa – Representación topográfica

Militarmente, la retirada de los Altos del Golán sería un gran error. El control de esta área le brinda a Israel varias ventajas importantes, incluidas algunas que fueron cruciales para repeler la sorpresa del ataque militar sirio en octubre de 1973. Ese control también ha permitido a Israel mantener la estabilidad en esta frontera. De hecho, a pesar de la ausencia de un tratado de paz y de las tensiones regionales que eventualmente llevaron a violentos enfrentamientos entre Israel y los actores árabes, la frontera entre Israel y Siria ha permanecido en silencio desde 1974. Incluso el enfrentamiento militar entre unidades israelíes y sirias en el La arena libanesa, en 1982, no se extendió a los Altos del Golán.

La frontera actual a lo largo de la línea divisoria (las colinas en la parte oriental de la meseta) es la mejor línea de defensa contra un ataque militar convencional desde el este. Tal ataque debe superar la superioridad topográfica de la fuerza defensiva, ya que el terreno requiere que el lado atacante canalice sus fuerzas entre las colinas. Los cuellos de botella del terreno natural resultantes permiten que una pequeña fuerza defensora rechace un ataque, e incluso gane tiempo para enviar refuerzos, si es necesario. En la guerra de octubre de 1973, la topografía del Golán permitió que 177 tanques defensores detuvieran aproximadamente 1.500 tanques sirios, y le dio a las IDF el momento crítico para llamar y desplegar sus formaciones de reserva. Un ataque blindado difícilmente podría ser exitoso sin tomar las colinas que Israel controla actualmente, ni podría ser sostenido por mucho tiempo.

Ninguna otra línea en la meseta puede conferir tales ventajas defensivas. Su frontera actual se basa en la línea divisoria y todo el terreno al oeste de esta línea descendía hacia los acantilados orientales en el río Jordán. Una retirada del Golán colocaría a las tropas israelíes en su parte inferior, a unos 200 metros por debajo del nivel del mar, con una pendiente muy pronunciada hacia la meseta a unos 750 metros por encima del nivel del mar (ver Mapa 2). Solo el terreno hizo que recapturar el territorio en una crisis fuera una operación militar muy complicada. Sin embargo, desde 1967, la potencia de fuego en el campo de batalla aumentó dramáticamente, dando una ventaja al defensor. Por lo tanto, la conquista del Golán desde la línea de 1949 (la Línea Verde) se convirtió en una operación más costosa y más complicada que la realizada con valentía en 1967.

El control sobre los Altos del Golán mejora la seguridad del área estratégica de la Bahía de Haifa en la costa mediterránea al extender la distancia desde las posiciones sirias a unos 90 kilómetros. El área de la Bahía de Haifa es una importante concentración de la industria y alberga uno de los dos puertos principales de Israel. El área de la Bahía es parte del triángulo estratégicamente vital (Jerusalén-Haifa-Gedera) que contiene la mayor parte de la infraestructura y la población del país.

El control de Israel de uno de los picos del Monte Hermon en el Golán norte también le proporciona a Israel una capacidad de recopilación de inteligencia impresionante. Permite el uso de la vigilancia electrónica en el territorio sirio, proporcionando a Israel una capacidad de alerta temprana en caso de un ataque inminente. De manera similar, la superioridad topográfica de la línea de defensa actual proporciona mejores capacidades para adquirir objetivos. El uso de municiones guiadas precisas, en particular, requiere buena inteligencia, ya que, en el área de la guerra electrónica, las líneas de visión son extremadamente importantes.

Las alternativas sugeridas a las estaciones de inteligencia, como los Sistemas de Control y Advertencia Aerotransportados (AWACS) y / o Vehículos aéreos no tripulados (UAV) no son adecuadas. A diferencia de una instalación en una montaña, donde no pueden transportar equipos pesados, como antenas grandes, pueden ser derribados por misiles antiaéreos. Además, la cantidad de tiempo que están en el aire y capaz de proporcionar inteligencia es limitada. Las condiciones climáticas también pueden influir en la capacidad de supervivencia de los sistemas aéreos. Los satélites de vigilancia proporcionan conocimientos técnicos, principalmente sobre objetivos estáticos, pero no son útiles para proporcionar inteligencia táctica. Incluso los satélites de comunicación tienen desventajas, en comparación con las estaciones terrestres.

La proximidad del Golán a Damasco (unos 60 kilómetros) tiene un tremendo valor de disuasión, porque pone a la capital, el centro neurálgico del régimen sirio, al alcance del poder militar israelí. Mover la frontera entre Israel y Siria hacia el oeste niega a Israel esta opción y reduce la disuasión, que a su vez, invita a la agresión. El control israelí sobre los Altos del Golán ha proporcionado una frontera tranquila y cualquier cambio podría tener efectos desestabilizadores.

Sin embargo, desde fines de la década de 1990, los moderados círculos israelíes han argumentado que la tecnología moderna disminuye el valor estratégico de la tierra y, por lo tanto, justifica una buena disposición para las concesiones territoriales. Shimon Peres expresó repetidamente el argumento en contra de mantener territorios, diciendo que las barreras físicas y las ventajas topográficas ya no son significativas en la era de los misiles. 1  De acuerdo con este pensamiento, que tiene cierto peso en Israel, la profundidad estratégica y las fronteras defendibles (artículos de fe en el pasado) se han convertido en un anacronismo estratégico. 2

Este pensamiento revisionista atribuye mayor importancia a los acuerdos políticos que a la topografía, la geografía y la seguridad física. Las fronteras acordadas por israelíes y árabes son seguras, y más importantes que el potencial militar de una línea particular dibujada en un mapa. En opinión de un ex jefe de personal de las FDI, el teniente general (res.) Amnon Shahak, una embajada siria en Israel es más importante que una estación de alerta temprana, 3  mientras que el mayor general (res.) Zeev Livneh ha declarado que “la paz es la mejor seguridad” 4.

Además, las consignas simplistas sobre el valor decreciente del territorio y los recursos topográficos a la luz de los avances tecnológicos recientes ignoran una importante realidad histórica: la tecnología militar fluctúa continuamente, favoreciendo ocasionalmente las posturas defensivas o las iniciativas ofensivas. La historia de los armamentos muestra que cada sistema de armas eventualmente tiene un contra-arma. Por ejemplo, la potencia de fuego de las ametralladoras fue neutralizada por los tanques, que a su vez fueron amenazados por misiles antitanques, que luego desencadenaron la reciente aparición de sofisticados sistemas de defensa de tanques. La carrera tecnológica es compleja, y las ventajas tecnológicas contemporáneas son siempre temporales, a medida que se desarrolla una nueva tecnología. 5

Además, el equilibrio tecnológico entre ofensa y defensa no es el factor principal para determinar los resultados militares; Las constantes topográficas pueden ser un activo muy valioso. Los estrategas y militares de todo el mundo aún confieren gran importancia a las características topográficas del campo de batalla. Por lo tanto, el diseño de la frontera noreste de Israel no debe estar conformado por las tecnologías actuales efímeras que parecen otorgar ventajas a las capacidades defensivas de Israel. Las interacciones entre tecnología y estrategia son complejas, y la historia de la guerra muestra que la superioridad tecnológica y las mejores armas no son suficientes para ganar una guerra.

Varios arreglos de seguridad ofrecidos a Israel para compensar la retirada del Golán son problemáticos. 6Por ejemplo, la desmilitarización del Sinaí (200 kilómetros de ancho), que ha tenido un efecto estabilizador en las relaciones entre Egipto e Israel, no puede ser emulada en el Golán de 25 kilómetros de ancho. La desmilitarización del Sinaí evita un ataque sorpresa de cada uno de los dos estados porque la distancia creada por esta zona de amortiguamiento se traduce en un tiempo de advertencia. En contraste, el pequeño ancho de los Altos del Golán no es suficiente para proporcionar una advertencia avanzada de un ataque inminente. En el caso de la desmilitarización de los Altos del Golán, un ataque sorpresa sirio no enfrentaría ninguna oposición y podría permitir, en solo unas pocas horas, el posicionamiento de varias divisiones blindadas en la cordillera occidental de los Altos del Golán, el área que controla el parte norte de israel

La suposición de que Israel podría anticiparse a tal movimiento es errónea. Siria puede erosionar los acuerdos de desmilitarización mediante tácticas de salami (violaciones menores de la desmilitarización que cambian el status quo de forma acumulativa y significativa), lo que haría que las respuestas israelíes enérgicas a cada violación para restaurar el status quo ante sea poco probable. Además, Israel podría no estar siempre al tanto de las violaciones, ya que no hay manera de erigir mecanismos de verificación infalibles. Además, Israel podría no tener una advertencia temprana sobre los planes sirios para apoderarse del Golán. La suposición de que Israel podría ser capaz de reconquistar los Altos del Golán con éxito es problemática. Las áreas de concentración de las FDI que se encuentran al oeste del río Jordán estarían efectivamente dentro del rango de tiro de artillería y misiles, lo que frenaría una respuesta israelí para retomar los Altos del Golán. Finalmente, las circunstancias internacionales podrían restringir la libertad de acción militar de Israel.

La posibilidad de extender la desmilitarización hacia el este hacia Siria no es una opción realista debido a la proximidad de Damasco. Es muy poco probable que los gobernantes de Damasco acepten desmilitarizar las zonas cercanas a la ciudad. Después de todo, una fuerte presencia militar en la capital es el pilar del régimen. Desafortunadamente, el control de los Altos del Golán es un juego de suma cero, y este problema no puede ser modificado por ejercicios intelectuales.

En realidad, Israel ha sido muy afortunado al no concluir un acuerdo con Siria que involucra la retirada de los Altos del Golán. En este momento, Siria todavía está en medio de una guerra civil y no es un socio de paz. El futuro del régimen no está claro, mientras que sus intenciones o las intenciones de su sucesor hacia Israel son inciertas. Incluso si apareciera un régimen sirio más amistoso, su capacidad para sobrevivir a las arenas políticas cambiantes de Medio Oriente sería cuestionable. Por ejemplo, las madres musulmanas que tomaron Egipto fueron reemplazadas por el general Abdel Fattah el-Sisi un año después. Confiar en los tratados de paz en una región volátil es miope. Además, incluso un tratado de paz con Siria, un desarrollo improbable, no valdría la pena renunciar al control sobre los Altos del Golán.

El contexto iraní

Fronteras defendibles son especialmente necesarias teniendo en cuenta que las amenazas contra centros de población de Israel y sus instalaciones estratégicas se han incrementado en el 21 st siglo. El peor escenario de análisis para Israel es una guerra en el norte contra Hizballah, Siria y las milicias iraníes. Irán quiere alcanzar la hegemonía en el Medio Oriente y destruir a Israel. Irán es también el poder creciente en el Medio Oriente.

Dos de los aliados de Irán, Siria y Hizballah, están en la frontera norte de Israel. Desde el tratado de paz entre Egipto e Israel (1979), Siria ha visto a Irán como su socio estratégico para contrarrestar el poder de Israel. Esta relación ha sido una de las relaciones bilaterales más estables en el Medio Oriente. Irán intervino en la guerra civil siria para salvar al régimen de Assad del colapso. Sus Guardias Revolucionarios y sus milicias, así como Hizballah, lucharon del lado de Assad. Mientras tanto, Irán también armó a Hezbolá con más de 100,000 misiles para amenazar a Israel. El esfuerzo militar iraní en el terreno, junto con el poder aéreo ruso, aseguró la supervivencia del régimen.

La intervención iraní fue parte de un plan para establecer una “Media Luna chiíta” desde el Golfo, a través de Irak y Siria hasta el Mediterráneo (y el Líbano), en su búsqueda de la hegemonía en el Medio Oriente. El objetivo de Irán es convertir a Siria en un estado satélite, similar a la trayectoria de los acontecimientos en el Líbano y en Irak.

Sin embargo, la guerra civil no ha terminado, y Assad solo tiene un control parcial del país (alrededor del 60%). El resto está controlado por Turquía, Irán, las fuerzas kurdas y su aliado estadounidense, cuya presencia parece temporal. Israel también controla una pequeña parte (los Altos del Golán).

El reconocimiento de Trump de la soberanía del Golán por parte de Israel indica que Estados Unidos aún es un actor en Siria. Posiblemente, la administración Trump que pretende limitar su presencia militar en Siria refuerza la posición israelí en la arena siria debido a sus planes de retirada. Washington se da cuenta de que Israel es el único aliado estadounidense de Medio Oriente que puede obstruir los planes iraníes en Siria. Mientras Israel se abstuvo de tomar partido en la guerra civil, ha llevado a cabo operaciones militares contra el atrincheramiento militar iraní en Siria. Los objetivos de Israel en Siria han sido prevenir la mejora del arsenal de misiles Hizballah y la posibilidad de establecer una base de avanzada iraní en el sur de Siria, cerca de la frontera de Israel. Israel teme un nuevo frente desde el que se puedan lanzar ataques de misiles y comandos. En efecto, Irán y Hizballah han intentado establecer un nuevo frente en el lado sirio de los Altos del Golán; hasta ahora, han sido inútiles. La proximidad de Irán a los centros de población de Israel es significativa porque la presencia de la República Islámica puede disuadir un posible ataque israelí a las instalaciones nucleares de Irán.

La declaración estadounidense sobre el Golán refuerza la posición de Israel en la defensa de Jordania de los intentos iraníes de socavar la estabilidad del Reino Hachemita. Jordania limita al sur de Siria y comparte el interés israelí en mantener a los iraníes fuera de esa área. Un objetivo iraní en su intento de poner a Siria bajo su influencia es el acceso a la frontera jordana. El territorio jordano podría convertirse en un corredor para la Autoridad Palestina, ubicada al oeste del río Jordán, que Irán planea transformar en una segunda Gaza. Jordania también comparte una frontera con Arabia Saudita, que también es un tema para la subversión iraní. Israel tiene un interés vital en preservar la estabilidad de Jordania y su orientación actual de la política exterior. Una mirada al mapa muestra que Jordania, un estado pro-estadounidense,

Turquía, otra potencia no árabe creciente de Medio Oriente, también está involucrada en el diseño del nuevo mapa de Siria. Bajo Erdogan, los impulsos otomanos e islámicos de Turquía se han intensificado. Además, se volvió antiisraelí. Israel no puede esperar que Turquía lo ayude a controlar las ambiciones iraníes, principalmente porque Teherán y Ankara son contrarios a los intereses kurdos. Además, la coloración islámica de la política exterior turca une a los dos países, lo que minimiza el peso de las consideraciones de política real. Ambos estados se ven a sí mismos como agentes líderes en la creación de un nuevo orden mundial en el que Occidente y los Estados Unidos tienen un papel mucho más limitado.

Siria está en camino de convertirse en una satrapía iraní. Irán puede decidir subsidiar un proyecto de rearme sirio. Rusia estaría feliz de vender sus armas a Siria. Entonces, Siria podría convertirse de nuevo en una amenaza estratégica para Israel. En tales circunstancias, la importancia estratégica de los Altos del Golán aumentaría significativamente.

La viabilidad del status quo

El reconocimiento estadounidense de la soberanía israelí sobre los Altos del Golán, incluso si no es seguido por el de otros estados, contribuye al mantenimiento del status quo territorial. El statu quo ha provisto una frontera tranquila desde 1974, ya que Siria se abstuvo de realizar actividades hostiles en la arena del Golán, a pesar de sus intentos de desangrar a Israel a través de representantes en la arena libanesa. En la 21 st siglo, Siria ha publicado muchas declaraciones acerca de “resistencia” a la ocupación israelí del Golán, pero no se ha tomado ninguna acción. El status quo ha demostrado mantenerse en los últimos 45 años, un período de tiempo más largo que cuando Siria gobernó los Altos del Golán.

El status quo de los Altos del Golán es principalmente el resultado de la superioridad militar de Israel y su capacidad de disuasión. Mientras continúe la diferencia de poder entre Israel y Siria, hay pocas posibilidades de un desafío sirio al status quo. Ese es el significado de la política de poder. A saber, en la política mundial, la designación de fronteras siempre ha sido en parte una función de las relaciones de poder: el lado más débil generalmente acomoda el lado más fuerte. Una encuesta de disputas territoriales muestra que, en la mayoría de los casos, el poder más fuerte y victorioso simplemente dicta quién gobierna sobre el territorio disputado. 7

Muchos expertos insisten en que los sirios nunca aceptarían menos que la totalidad de los Altos del Golán como condición para un tratado de paz, señalando que la completa retirada israelí del Sinaí sentó un precedente para todos los tratos futuros con el mundo árabe. Sin embargo, se ha visto que Siria se comporta de manera pragmática y se inclina ante un poder superior. Cuando se enfrentó a la determinación internacional de expulsar a Siria del Líbano en 2005, Siria retrocedió. Además, en una disputa territorial entre Siria y Turquía, el comportamiento sirio confirma la capacidad de pragmatismo. Si bien Siria ha considerado la anexión de la provincia de Alexandretta como una ocupación turca ilegal del territorio sirio soberano, Damasco reconoce la superioridad militar turca, y retiró su reclamación a esa región, que es cinco veces más grande que el Golán. Además, Esta disputa territorial no impidió que Damasco tenga relaciones diplomáticas con Ankara. Probablemente incluso estará de acuerdo con las conquistas turcas adicionales del territorio sirio durante la guerra civil. La disputa territorial entre Israel y Siria, por lo tanto, no debe ser un pretexto para abstenerse de reconocer a Israel y tener relaciones diplomáticas con el estado judío. Con el tiempo, y teniendo en cuenta el poder israelí indiscutible, el status quo podría convertirse en el puente hacia mejores relaciones.

Otra razón de la longevidad del status quo, más allá del diferencial de poder entre Israel y Siria, es el poco interés internacional en la disputa territorial entre Israel y Siria. Los Altos del Golán no constituyen un tema candente en la agenda de la comunidad internacional. Muchas otras disputas territoriales interestatales generan intereses internacionales limitados y el status quo persiste. Por ejemplo, el gobierno ruso de las Islas Kuriles del Sur (desde 1945), el control de la Cachemira por la India (desde 1947), la anexión del Sahara Occidental por Marruecos (desde 1975) y la conquista de Nagorno Karabaj por parte de Armenia (desde 1994) han sido cuestionados por sus vecinos. Durante muchos años, con poco éxito. La invasión rusa de Crimea es un ejemplo reciente.

Siria tiene poca influencia diplomática para reclutar a la comunidad internacional en un esfuerzo por forzar a Israel a retirarse de los Altos del Golán. A nivel regional, la influencia de Siria ha disminuido debido a su guerra civil. Además, en este cruce histórico en particular, muchos estados árabes comparten una profunda preocupación por la relación estratégica de Siria con Irán y su ascendencia en el Medio Oriente. Ven a Israel como un aliado estratégico frente a un potencial Irán nuclear, lo que refuerza la renuente aceptación de la presencia de Israel por parte de las élites árabes. La “ocupación del Golán” no tiene resonancia internacional y es poco probable que Siria aproveche algún apoyo para la acción militar para recuperar las Alturas.

Hoy en día, Siria no representa una amenaza militar real para Israel. Sin embargo, un encuentro militar a gran escala entre israelíes y sirios no se puede descartar en el futuro. Tal escenario podría suceder si Siria se rearme y si un ataque sirio fuera parte de una conflagración más amplia que incluye a Hizballah e Irán. Las posibilidades de tal contingencia aumentan si se considera que EE. UU. Y / o Israel son débiles.

El régimen alawita también puede tener interés en preservar el statu quo a pesar de su falta de apoyo al imperativo de devolver los Altos del Golán a la soberanía siria. El continuo conflicto con Israel otorga legitimidad al gobierno minoritario de los alauitas, ya que les otorga credenciales árabes patrióticas.

Incluso si no se puede evitar un conflicto con Siria, la presencia militar israelí en el Golán es lo suficientemente importante como para justificar el precio de una futura guerra. Sin embargo, ese precio puede reducirse haciendo los preparativos militares apropiados, incluidos planes para ataques preventivos y / o preventivos, y señalando una clara determinación de la intención de Israel de no renunciar a los Altos del Golán, incluso teniendo en cuenta la posibilidad de una guerra.

Curiosamente, el actual “status quo” territorial tiene una legitimidad internacional limitada. El control de Israel de los Altos del Golán no se discute, siempre que Siria no reconozca al Estado de Israel y no firme un tratado de paz con el estado judío. Ni siquiera los estados árabes esperan que Israel se retire unilateralmente del Golán sin un tratado de paz con Siria. Además, en el pasado, el derecho internacional reconocía que un estado que anteriormente había sido víctima de agresión y luego acabó derrotando al agresor tenía el derecho de reclamar la propiedad del territorio que había conquistado durante la guerra. Siria, que abrió fuego contra Israel sin provocación en la guerra de 1967, fue el agresor. Finalmente, la Resolución 242 del Consejo de Seguridad de la ONU de noviembre de 1967,

Por lo tanto, Israel puede exigir revisiones en la “Línea Verde” con Siria para satisfacer sus necesidades de defensa. En cualquier caso, su poder militar le permite aferrarse a la línea de defensa actual. En un Oriente Medio volátil, donde Irán tiene planes agresivos contra Israel y logra extender su presencia a Siria, las fronteras defendibles siguen siendo extremadamente importantes.

Conclusión

Desde la formación de Siria después de la desaparición del Imperio Otomano (1923), la entidad política que ha tenido la posesión más larga de los Altos del Golán es el Estado de Israel (52 años). Además, la opinión pública israelí considera los Altos del Golán, una región muy hermosa, como parte integral del estado judío. La mayoría de los israelíes han considerado que los Altos del Golán son una propiedad no negociable y una gran mayoría del público israelí se opone firmemente a cualquier retiro del Golán.

La meseta del Golán constituye la mejor defensa contra la potencial agresión de Siria. Se suma a la disuasión de Israel. Diseñar fronteras de acuerdo con la tecnología militar actual, pero cambiante, y con circunstancias políticas transitorias, es estratégicamente absurdo. La incertidumbre política en la región, incluido el aumento de Irán y su presencia militar en Siria, solo refuerza la necesidad de Israel de tener fronteras defendibles.

El status quo territorial sirve a los mejores intereses de Israel y es viable. Preservar el status quo requiere mantener la superioridad militar de Israel. Además, un desafío de los sirios al status quo es difícil desde el punto de vista diplomático y militar. El punto importante aquí es que el control de los Altos del Golán justifica el precio potencial de una guerra israelí-siria en el futuro.

La declaración de Trump erosiona la fórmula de “Tierra para la paz”. La vinculación de la retirada de los Altos estratégicos del Golán a un acuerdo de paz no sirve a los intereses de Israel. Los escasos resultados políticos esperados para Israel de un tratado de paz con Siria no justifican el abandono de los Altos del Golán. Es poco probable que Siria adopte una orientación pro-occidental y abandone su alianza con Irán. Además, un tratado de paz con Siria no afectará la suerte diplomática de Israel en la región y en el mundo. De hecho, Siria, al igual que el resto del mundo árabe, tiene poco que ofrecer a Israel en términos económicos o culturales. Israel apenas desea integrarse en una región despótica, corrupta y pobre. Un Israel fuerte puede mantener el status quo.

Por lo tanto, la política israelí hacia Siria debería insistir en un nuevo paradigma: enfatizar las fronteras defendibles. Debería guiarse por la disputa territorial sirio-turca sobre la región de Alexandretta, que no ha impedido que Damasco tenga una embajada en Ankara. Cuando lo considere oportuno, Siria puede tragarse su orgullo en tales asuntos, ya que los sirios están familiarizados con la política de poder.

Finalmente, la demanda de fronteras seguras en el Golán, así como en Cisjordania, parece razonable y está arraigada en resoluciones internacionales como la Resolución 242 del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas. Un retorno a la frontera de 1967 es moralmente repugnante porque implica que el agresor de 1967 , Siria, se aleja sin pagar ningún precio por su flagrante violación de las normas internacionales.


Una parte de este documento se basa en Efraim Inbar, “El status quo con Siria es lo mejor para Israel”, MERIA Journal , vol. 15, No. 3 (septiembre 2011).


[1] Shimon Peres con Arye Naor, The New Middle East (Nueva York: Henry Holt, 1993), 77-78.

[2] Para un análisis de las nuevas percepciones del poder nacional, vea Efraim Inbar, “Contornos del Nuevo Pensamiento Estratégico de Israel”, Political Science Quarterly , vol. 111, No. 1 (primavera de 1996), 48-51.

[3] Arye Kaspi, “Entrevista con Amnon Shahak”, Al Hamishmar , 25 de abril de 1993.

[4] Bamachane , 25 de mayo de 1994.

[5] Probablemente, el mejor estudio de las interacciones entre tecnología y guerra es Martin Van Creveld, Technology and War. Desde 2000B.C. al presente (Nueva York: The Free Press, 1989).

[6] Para un análisis de los posibles arreglos de seguridad, vea Omer Bar Lev, Asentamiento Militar en los Altos del Golán y el Campo de Batalla Moderno(Hebreo) (Tel Aviv: Sifriat Poalim Publishing House, 1999).

[7] Saul Cohen, La geopolítica de la cuestión fronteriza de Israel (Jerusalén: JCSS y Jerusalem Post, 1986), 8-9.


Imagen principal e imágenes en el cuerpo del artículo: Crédito – JISS.

© 2019 CódigoAbierto360.com · RSS · Designed by Theme Junkie · Powered by WordPress