Simplemente Leica

Por Lic. Jorge Lorenzo

Con el advenimiento de la fotografía digital, Leica estableció un convenio con la empresa japonesa Panasonic, del grupo Matshushita, para producir cámaras fotográficas, con ópticas de gran calidad, suministradas por la firma alemana y equipamiento electrónico diseñado por la Panasonic. Estos equipos han tenido una gran aceptación  entre los consumidores. Foto: Laica antigua y Leica M9 18,5 megapíxeles cámara digital

Con el advenimiento de la fotografía digital, Leica estableció un convenio con la empresa japonesa Panasonic, del grupo Matshushita, para producir cámaras fotográficas, con ópticas de gran calidad, suministradas por la firma alemana y equipamiento electrónico diseñado por la Panasonic. Estos equipos han tenido una gran aceptación entre los consumidores. Foto: Leica antigua y Leica M9 18,5 megapíxeles cámara digital

Fueron las preferidas por los fotógrafos profesionales, los investigadores, los periodistas; incluso por los espías. Durante casi todo el siglo XX,  las cámaras Leica dejaron de ser un simple equipo utilizado para tomas fotos y se convirtieron en un mito. Esta es su historia.

Leica es una casa alemana dedicada a la fabricación de instrumentos ópticos de precisión. Está dividida en tres compañías: Leica Camera AG, Leica Geosystems AG y Leica Microsystems AG. Como su nombre lo indica, la primera de ellas se dedica a la fabricación de cámaras fotográficas, mientras que las dos restantes producen equipos ópticos altamente especializados que se usan en trabajos de topografía y en la confección de microscopios, respectivamente.

La Leica fue la primera cámara que utilizó el formato de película fotográfica de 35 milímetros -como el que conocemos hoy- que se convirtiría después  en el más empleado en todo el mundo. Los primeros prototipos fueron construidos por el alemán Oskar Barnack en E. Leitz Optische Werke, Wetzlar, en 1913. Barnack usó película estándar de cine de 35 mm, pero amplió el tamaño de la imagen hasta los 24×36 mm. El eligió una relación de aspecto de 2:3 (o sea la altura del fotograma en relación con su longitud), con una capacidad de 36 exposiciones por película. Como dato curioso, diremos que originalmente los rollos fotográficos eran de 40 exposiciones pero algunas películas resultaban  demasiado gruesas y se trababan en las cámaras.

Una expresión que acostumbraba a utilizar Barnack “Small negatives—large images”, (pequeños negativos, pero grandes imágenes) pronto cambiaría el mundo de la fotografía.

Este concepto fue desarrollado posteriormente y mejorado en la práctica. En1923, Barnack convenció a su jefe, Ernst Leitz II, para fabricar una serie de 31 prototipos del equipo que estaba destinado a revolucionar el campo de la fotografía. La cámara  fue un éxito total al ser presentada en la feria alemana de primavera en Leipzig en 1925,  donde fue dada a conocer con el nombre de Leica I (de Leitz Camera). El objetivo Elmar 50mm f/3.5 (un diseño de 4 elementos influenciado por el Zeiss Tessar, fue diseñado por el Dr. Max Berek en Leitz, y fue una de las razones del éxito de la cámara, junto a su tamaño compacto y de su fiabilidad. El obturador tenía un rango de velocidad en las tomas entre 1/20 a 1/500 de segundo, además de una posición “Z” por “Zeit” (“tiempo” en alemán), que permitía dejarlo abierto a voluntad para tomar fotos con muy poca luz.

En 1930 apareció la Leica I Schraubgewinde con un sistema de objetivo intercambiable basado en una montura de 39 mm. Además de la lente de 50 mm, un gran angular de 35 mm y un telefoto de 135 mm estuvieron disponibles.

De los años 30 a los años 50, las Leica compitieron con las alemanas Contax por ser la cámara más compleja y mejor construida del mercado. Las lentes Leica dieron origen a un mito: se decía que las fotografías tomadas con ellas eran facilmente identificables ante fotografías tomadas con otras lentes.

Fue en 1954, cuando Leitz presentó la M3, que iba a convertirse en una leyenda y sería la cámara preferida por profesionales de la fotografía y periodistas hasta finales de los ’60, cuando encontró un serio competidor en la “serie F” de la empresa japonesa Nikon, un tanto más grande y pesada, pero con una calidad bastante similar y sobre todo a menor precio.

La Leica M3 era un modelo con montura de lentes por bayoneta, lo que hacía muy fácil la operación de cambiar los lentes emplados para hacer tomas normales a corta distancia por  otros de acercamiento, o telefotos, cuando ello fuera necesario. Esta cámara fue considerada por muchos un milagro del diseño por su combinación de una apariencia simple y una gran flexibilidad funcional.

Leica también produjo cámaras SLR, o sea la nueva generación de equipos en cuyo visor se podía apreciar exactamente cómo iba a quedar el encuadre de la imagen que se pretendía fotografiar. Comenzó con la Leicaflex, seguida por la SL, la SL2 y por las R, desde la R3 a la R7, las cuales fueron fabricadas inicialmente en colaboración con Minolta. Estas poseían un obturador electrónico, menos la R6 que era completamente mecánica, con excepción del exposímetro, que si era elctrónico. La R8 fue rediseñada y fabricada íntegramente por Leica, con un cuerpo más grande y un nuevo y distintivo look. El modelo actual es la R9, que tiene un Módulo Digital opcional.

A pesar de ser equipos caros, por encima de las capacidades adquisitivas del consumidor promedio, las cámaras Leica siempre han sido bien recibidas y sobre todo por sus ópticas,  que son excelentes. Gozan de gran prestigio entre muchos fotógrafos, siendo las preferidas de Henri Cartier-Bresson, Robert Capa, y Sebastião Salgado, entre otros muchos.

Con el advenimiento de la fotografía digital, Leica estableció un convenio con la empresa japonesa Panasonic, del grupo Matshushita, para producir cámaras fotográficas, con ópticas de gran calidad, suministradas por la firma alemana y equipamiento electrónico diseñado por la Panasonic. Estos equipos han tenido una gran aceptación  entre los consumidores.

© 2013 CódigoAbierto360.com · RSS · Designed by Theme Junkie · Powered by WordPress