Vincent Van Gogh

Por Lic. Jorge Lorenzo

Autorretrato (1887)

Vivió menos de cuarenta años y cuando murió, hace más de un siglo, había pintado más de 900 cuadros. Desde entonces ha inspirado a enamorados y poetas y numerosos compositores, desde Silvio Rodríguez hasta Don Mc Lean, le han dedicado canciones. Y sin embargo, 127 años después de su muerte, sigue siendo un incomprendido y tal vez ése sea su mayor encanto.

Vincent van Gogh nació en Zundert, Brabante Septentrional, el 30 de marzo de 1853. Su nombre fue el mismo que sus padres le dieron a un hermano mayor que murió a los pocos meses de vida, un año antes de que él naciera. Cuentan que el primer paisaje que vio quien más tarde sería un famoso pintor fue el de la tumba de su hermano muerto. Tal vez eso lo hizo muy temperamental desde su infancia y lo llevó siempre a relacionarse con el tema de la muerte, pero a través de la vida.

Empezó a aficionarse a la pintura desde la escuela y aunque no era un  buen estudiante, siempre se enorgulleció de de ser un gran autodidacta. Pese a su dedicación a los dibujos, muchos maestros de arte le dijeron que nunca iba a ser un pintor profesional, porque no sabía pintar. Esto no lo rindió en su afición y trabajó con tres parientes suyos comerciantes de arte en Londres. A su vuelta de Inglaterra se obsesionó con La Biblia, quiso hacerse teólogo y estudió para ello en la Universidad de Leiden. Para demostrar su profunda creencia en la religión cristiana, pidió ser misionero y fue enviado a las minas de Borinage, en Bélgica. Allí, durante 22 meses dio todo lo que tenía a los mineros: ropa, dinero y comida, y también realizó sus primeras pinturas. Tal vez porque estaba demasiado abstraído en la religión, muchos le llegaron a temer. Decía Van Gogh que estaba obligado a creer en Dios, para poder soportar tantas desgracias.

Poco después marchó de nuvo a Londres para montar un hospicio para niños junto con un pastor inglés, empresa que le reportó un pequeño beneficio. Sin embargo se empezó a hastiar de la religión y sobre todo de aquellos que estaban al frente de ella, ya que los consideraba hipócritas. Marchó entonces a La Haya, buiscando alejarse de sus padres por la mala relación que con ellos tenía y allí conoció a Sien, una prostituta que le llegó a inspirar una profunda compasión. Se inspiró en ella y dibujó de forma frenética, pero de ella contrajo también la gonorrea y la sífilis y al ser recluido en un hospital se agudizó más el conflicto con sus padres.

Van Gogh fue siempre un hombre solitario, de aspecto desaliñado y con la mirada hundida y perdida. Decía que solamente se sentía un ser humano lúcido cuando pintaba, ya que en ese momento podía llegar a llorar.

Desde 1880 empezó a pintar de forma regular y comenzó retratando a los campesinos, que según decía, eran lo único natural que quedaba ante tanta sociedad industrial. Una de estas obras fue “Los comedores de patatas”, que posteriormente se convirtió en uno de sus cuadros más famosos.

En 1886 se mudó a París, para vivir junto a su hermano menor Theo Van Gogh, quien sería el soporte más fuerte de su vida y de sus aspiraciones artísticas. Se instalaron en Montmartre y empezó a codearse con los artitas de la época que allí se reunían creciendo como pintor y como ser humano.

En 1888 se instaló en Arlés, al sur de Francia, con la intención de crear un taller de artistas en su casa, a la que llamaban “la casa amarilla”, el color favorito de Vincent. Pero el único de los consagradosque atendió a su petición del taller fue Paul Gauguin, que se desplazó hasta allí para tratar de ayudarlo en esta idea. Vincent le hizo un cuadro de bienvenida, “La Habitación” y pasaron juntos una temporada, en la cual los desórdenes mentales de Vincent impidieron que la relación se mantuviera. El 23 de diciembre Gauguin salió a caminar, en cierto momento sintió pasos tras él, al girarse descubrió a Van Gogh que se acercaba a él de manera agresiva. Al verse descubierto, Van Gogh se retiró y Gauguin prosiguió su camino. Al regresar Gauguin al estudio que compartían, encontró a Van Gogh sangrante tras haberse amputado una oreja que quiso regalar a Paul, a modo de desagravio.

 

Los últimos años de Van Gogh estuvieron marcados por sus permanentes problemas mentales que lo llevaron a ser recluido en sanatorios mentales de forma voluntaria. Sólo la estrecha relación con su hermano, quien sostenía a Vincent económicamente, lo alentaba moralmente. Su comportamiento agresivo y solitario lo hicieron ser un paria de los diferentes sitios donde habitó y  vivir una vida de frustraciones amorosas al ser rechazado por cada una de sus pretendidas.

En el sanatorio de Saint-Rémy-de-Provence le fue habilitada una habitación para que siguiera pintando. Allí empezó una frenética vida artística, en donde se inspiró en Rembrandt. En mayo de 1890 un amigo de Theo, el Doctor Paul Gachet, le hizo diversas consultas y como Vincent no tenía dinero, pagó con un retrato del propio doctor. Como en una carera, tal vez sabiendo que le quedaba poco tiempo, en los últimos tres años de su vida el pintor llegó a realizar 500 obras y en sus últimos 69 días firmó hasta 79 cuadros. Finalmente, el 27 de julio salió a caminar por el campo y se disparó con un arma de fuego en el pecho. Regresó a su habitación para morir dos días después, dejando inacabado el cuadro llamado “Los Cuervos”. En su entierro todos los que le conocían trajeron flores amarillas para su tumba.

La influencia de Van Gogh en el expresionismo, fauvismo y los principios del abstraccionismo fue enorme, y se puede notar en muchos otros aspectos del arte del siglo XX. El Museo Van Gogh en Ámsterdam se dedica al trabajo del pintor y a los de sus contemporáneos. El museo de Kröller-Müller en Otterlo (también en los Países Bajos), tiene una colección considerable de las pinturas de Vincent van Gogh.

Varias de las pinturas de Van Gogh están entre las más caras del mundo. El 30 de marzo de 1987 su cuadro “Lirios” fue vendido por un precio de $53,9 millones en Southeby’s, Nueva York y el  15 de mayo de 1990,  el retrato que hizo del doctor Gachet fue vendido por $82,5 millones en Christie’s, así estableciendo un nuevo precio récord en la historia de la pintura.

© 2011 CódigoAbierto360.com · RSS · Designed by Theme Junkie · Powered by WordPress