La nación insultada

Condenaré siempre cualquier demonización, asesinato de la reputación o linchamiento mediático contra Teresa Melo, Mariela Castro o cualquier otra persona. Soy categórico: no acepto el abuso. Relacionado con el anterior artículo de opinión del mismo autor y las criticas recibidas por los apologistas del gobierno cubano, el articulo en cuestión lo pueden leer  en:
http://www.codigoabierto360.com/cuna-nosotros-los-malagradecidos/.

Por Giordan Rodríguez Milanés

Teresa Melo me insulta desde Cubadebate. Jamás yo la ofendería a ella. Y digo «me ofende» porque si, visto con honradez, me ajusto perfectamente al sujeto que describe en su nota Mi Humilde Gratitud, publicada el pasado 12 de septiembre. No tengo un trabajo estable en Cuba (podría explicar las causas pero no viene al caso), me sobra tiempo para criticar (y efectivamente critico) y no guardo ningún sentimiento de gratitud por dirigente alguno.

Soy un desagradecido, uno de esos parásitos «carente de sentimiento y sentido común y conocimiento». También fui de los primeros en burlarme del ministro de la industria alimentaria. Tuve que escoger entre la burla y la indignación que me provocaron los disparates. Escogí la burla y la aritmética que, a pesar de mi condición de «figurín diletante y susurrador», según Teresa, aprendí en mi lejano cuarto grado.

Pero nada justifica un agravio contra Teresa Melo ni otra persona agradecida de este país.

Nada lo justifica. Ni siquiera que no sea la primera vez (y estoy seguro no será la última) que a los críticos nos descalifiquen en un medio de prensa pagado por el pueblo. Eso lo hemos visto con Leopoldo Ávila escribiendo para Verde Olivo, con Miguel Barnet en Granma pidiendo que dejemos la política en su «cuartel general» y hasta con un profesor de física que usa a José Martí para conminarnos a que no estorbemos.

Condenaré siempre cualquier demonización, asesinato de la reputación o linchamiento mediático contra Teresa Melo, Mariela Castro o cualquier otra persona. Soy categórico: no acepto el abuso. Y no lo acepto aun cuando Mariela Castro, por ejemplo, comparta un post de Facebook donde Antonio Rodríguez Salvador considera a Harold Cárdenas «una personalidad victimista» que puede resultar paranoide, y otras lindezas. O que un montón de blogs (también financiados por el pueblo) le llamen despectivamente «el becario» a nuestro editor. O aunque Marcos Cristo dedique todo tipo de epítetos a la doctora Alina B. López y este servidor, sin tener el valor de mencionar nuestros nombres o discutir de frente nuestras diferencias, como le he pedido a él y a otros.

¿Quiere alguien insulto mayor y más irrespetuoso que llamarle mercenario a cualquiera, con absoluta ligereza y sin presentar evidencia alguna? ¿Quiere alguien insulto mayor que dejar sin trabajo a un profesor universitario, doctor en ciencias, por publicar en Rebelión y en este sitio? Ante esto, los memes y las burlas a un ministro parecen cosas de niños aunque no lo sean. En realidad son expresión del descontento de un segmento de nuestra sociedad en una proporción cada vez más creciente que, aunque algunos lo evadan, va a llegar el momento que ningún agradecimiento va a evitar la explosión social.

Hay que romper de una vez el círculo vicioso que legitima el escarnio.

Y no hay que hacerlo sólo por Teresa Melo, o por Paquita de Armas sobre quien un músico y sus seguidores han bombardeado vulgaridades y groserías sin tener en cuenta que esta señora es una persona mayor. Hay que rescatar la decencia perdida, aprender a disentir desde el respeto porque incluso la burla, la sátira y el sarcasmo, precisan un mínimo de dignidad para no convertirse en manifestación de lo peor de nosotros mismos.

Hay que romper ese círculo vicioso por Cuba, por la nación que somos todos nosotros: los agradecidos y los críticos, con sustento y sin sustento, los que dicen ser revolucionarios y viven como oligarcas y también por los que no dicen que sean revolucionarios y comparten con el proletario ese trozo de pan que el ministro asegura tiene más calidad que en muchos otros países. Porque a una nación que no se respeta a si misma, no la respeta nadie.

21Comentarios

Agrega el tuyo

  1. 1osvaldo1801 el 15 septiembre 2020 a las 8:01 AM ResponderEscribir o simplemente exponer criterio en LJC es retomar en su propia esencia los objetivos por lo cual Guiteras creó sus propias organizaciones en la década de los años 30 del siglo pasado. Un programa que planteaba desde la ética filosófica, crear un Estado socialista como objetivo final. Una de las facetas que lo acompaño fue precisamente el antiimperialismo.
    Partiendo de este enfoque, la mirada en cada crónica que se aborde, debe transitar por una ética profesional como ejercicio del criterio y del respeto. Asimismo, los temas que se proponen al debate, estarían aportando a la construcción de ese modo de producción promulgado por Guitetas si, se intercambian conocimientos que se sustenten desde la ciencia y la memoria histórica.
  2. 2Manolo el 15 septiembre 2020 a las 8:06 AM ResponderHay una diferencia entre linchar y denunciar. Entre ofender y responder a una ofensa.
    Como lachay entre reír o estallar ante una indignación.
    Esta reflexion la puse en una entrada anterior pero sigue siendo válida ya que continua el tema.
    Creo que hay intelectuales y artistas de estomago agradecido, que viven de concurso en concurso, cuyos libros, a veces buenos a veces no tanto, si que se publican y se lanzan, muchos pierden el color olvidados en las librerías, pero nunca se entorpecen o secuestran, beneficiados por una autonomía creativa y comercial que el resto del pueblo no tiene, por lo que prestan su pluma o su teclado, agradecidos con razón, para defender un status quo que los beneficia.
    No los critico, es su derecho. Pero el resto no tenemos concursos, subvenciones, viajes, talleres literarios pagados con el presupuestoque todos engrosamos con nuestros salarios insuficientes. A lo que no tienen derecho es a juzgarnos porque a veces, a veces nada mas, nos burlemos de quien antes se burla de nosotros, no a veces sino constantemente.
    No veo linchamiento por ningun lado, veo
    Indignacion y respuesta justificada.
    Ofenden y se burlan del pueblo.
    ¿Que esperan, aplausos?
    • 3Azul el 15 septiembre 2020 a las 11:39 AM ResponderGiordan ¿ Y cómo llamarías entonces a los que el domingo pasado usaron una imagen del homenaje a las víctimas del secuestro de uno de los aviones el 11 de Septiembre de 2001, en el edificio del Pentágono ,para criticar la designación de un cubanoamericano al cargo de Presidente del Banco Interamericano de Desarrollo ( BID ) en la tragicomedia de las 8 pm ?Estoy de acuerdo contigo , ofender a alguien, más cuando es mujer el blanco de las ofensas,es totalmente despreciable. Pero cuando el sistema informativo de este país, que se supone tenga algo de ética y principios,adopta postura como esas y otras que son iguales o peores, ¿ Qué podemos hacer ?¿ Por qué tengo,o tenemos que permitir ser llamados gusanos, vendepatrias, anticubanos ,sin saber cómo vivimos ? ¿ Quién nos defiende a nosotros,los que no callamos la verdad ? ¿ Quién te defiende a tí ?
  3. 4Saúl Seijo el 15 septiembre 2020 a las 8:08 AM ResponderCada día, a pasos agigantados, la bravuconería grosera gana un espacio cada vez más preocupante en los medios y entre los dirigentes en su incapacidad para tolerar la diferencia de opinión o el ejercicio de la crítica honesta. A tal punto es este hecho, que la diplomacia cubana a caído en takes actos y los actuantes son condecorados con vítores.
  4. 5Manolo el 15 septiembre 2020 a las 8:37 AM ResponderY sobre Mariela, aparecerse a estas alturas con ese mensaje sobre una virgen sectaria, no me genera comentarios publicables.Es una provocación, mas alla de la falta de respeto.
  5. 7Isaías el 15 septiembre 2020 a las 8:38 AM ResponderPorque a una nación que no se respeta a si misma, no la respeta nadie.Gracias por su artículo, Sr. Milanés.
    Pienso que no se trata de apelar al corazón de la gente para que sea más [ponga usted lo que quiera en este espacio]. Se trata de reclamar las libertades individuales a las que todos tenemos derecho.
    Hasta que el pueblo cubano no exija ser libre para expresarse, asociarse, moverse y elegir mediante votación a sus gobernantes, estos seguirán ninguneando al pueblo porque nada le deben.
    Se me encoge el corazón al ver lo que esos señores le están dando de comer a la gente de a pie. Tripas, un pedacito de pan de harina de boniato, croquetas que sabe Dios de qué están hechas, y todo tras colas enormes y de mucho tiempo. Allí vemos a nuestros ancianos, siempre vulnerables, sufrir más que ningún otro sector de la población el fracaso de un sistema/modelo en caída libre que solo se sostiene mediante la represión.
    Es el pueblo de Cuba el que tiene que reconquistar, y cito a Villena, «la patria que los padres le ganaron de pie». El pueblo cubano está siendo humillado y pisoteado por una élite de gobernantes que dice ser revolucionaria, pero que en realidad es una clase política en sí y para sí completamente desconectada del resto de nuestra nación. Desde allá arriba ya no nos ven.
    En Cuba no hay una revolución, sino una contrarrevolución institucionalizada liderada por un grupito que se ha enseñoreado de todos nosotros. En Cuba no hay socialismo, sino un sálvese quien pueda revestida de populismo.
    Ellos no van a hacer por nosotros. Ni sabe, ni quieren ni pueden. O tomamos como pueblo las riendas de nuestro destino o seguiremos cargando con nuestro Frankestein a cuestas, aguantando y mirando al suelo viendo como pasa el tiempo.
  6. 9Orlando el 15 septiembre 2020 a las 8:46 AM ResponderExcelente reflexión, mis felicitaciones.
  7. 10La nación insultada | Cuba Nuestra: Polémica el 15 septiembre 2020 a las 9:02 AM Responder[…] La nación insultada — La Joven Cuba […]
  8. 11tony antigua el 15 septiembre 2020 a las 9:13 AM ResponderEl uso de la tripa animal, como dijo el Ministro, es de uso internacional y un embutido hecho con tripa natural en efecto es mas caro que uno hecho con film sintético.
    Las gallinas decrépitas,que asi se conocen a las que dejan de poner huevos, en muchos paises son fuente de carne para producir carne mecánicamente deshuesada o MDM que en Cuba se importa por miles de toneladas.
    En Cuba nadie comerá tripas como dice la propaganda y se ha repetido aqui.
    El problema esta en la comunicación. En poner a una persona con serios problemas de expresión oral y sentido comun a hablar por tv de las tripas cuando no hay chorizos y de gallinas ancianas cuando no hay carne.
    El problema es de talento, no solo del Ministro. Ese dirigente partidista promovido a ministro por arte de burlibirloque, acostumbrado a ordenar, no sabe convencer.
    Termina cayendo en la ofensa y el pueblo cubano, noble como es, le devuelve la ofensa con una burla.
    Y entonces viene la segunda parte, la prensa agradecida, combate a los burlones y aumenta asi la falta de respeto y el disgusto en una espiral muy peligrosa, especialistas como son en apagar fuegos con gasolina.
    Los tiempos del mensaje unilateral ya pasaron. Ahora los mensajes se responden.
    Si Mariela ¡a estas alturas! quiere volverse religiosa esta en su derecho, pero cuidado, porque antes la defensa de ese derecho costo mucho dolor. Y si quiere presentar a una virgen sectaria que protege a los suyos nada mas, tiene que tener paciencia para aguantar la respuesta indignada, que no siempre es aterciopelada como ella acostumbra a escuchar.
    Si Teresa quiere regañar, reprender al pueblo burlado por el Ministro ante la mirada cómplice del periodista que aguante la descarga del pueblo. Lo hubiera pensado antes de constituirse en maestra regañona.
    No veo tampoco ningun linchamiento, sino una respuesta esperable. Deberian agradecer que fuera asi.
  9. 12Heidy el 15 septiembre 2020 a las 9:16 AM ResponderSi esto es entre los intelectuales no quiero.ver en que va terminar convertida Cuba principalmente cuando triunfe la «verdad» . Pero gracias LJC por mostrar otros análisis y puntos de vista q si no es por ustedes no tuviera oportunidad de valorar. Gracias.
  10. 13Cris el 15 septiembre 2020 a las 9:41 AM ResponderExcelente, Giordan. Es una falta de respeto a la opinión diferente sobre las cosas. Y es, el artículo publicado en Cubadebate, agresivo e injusto.
  11. 15Azul el 15 septiembre 2020 a las 9:50 AM ResponderGiordan : Tienes razón en gran parte, ofender a una persona, más si es mujer, es despreciable. Pero hermano, despreciables también son esos que nos acusan de ser mercenarios,vendidos al imperio, y no saben cómo vivimos. Y jamás he visto que ninguno de ellos tenga el valor de defender la verdad de la calle,esa que estamos sufriendo día a día.Y te doy un dato, tú que trabajastes para los «medios», o, parafraseando a Martí ,»dentro del monstruo «, para que veas hasta que tan bajo caen esos «medios».En la tragicomedia de las 8 pm del pasado domingo,con tal de descalificar y condenar al grado sumo la designación de un cubanoamericano al cargo de Presidente del Banco Interamericano de Desarrollo ( BID), usaron al final del reportaje la imagen de una bandera norteamericana descendiendo por una pared del edificio del Pentágono. Lo que pasa es que esa bandera realmente de desplegó en el lugar exacto donde impactó uno de los aviones secuestrados por terroristas árabes el 11 de Septiembre de 2001. O sea, un acto de recordación a víctimas inocentes , aquí la convirtieron en una denunciar sobre algo totalmente ajeno a su real significación. Para mí, fue una muestra repugnante de hasta donde pueden llegar en su abyección,para seguir en «la piñita»
    • 16Giordan Rodriguez Milanes el 15 septiembre 2020 a las 1:17 PM ResponderAzul, eso de la bandera no es perversión sino ignorancia del periodista o el editor.
      Imagine que la nuestra, la Cubana, la tuvieron varios días izadas hecha un ripio en Cárdenas, en la mismísima Plaza de la Bandera. Sobre eso ahorita hablaré en mi muro.
  12. 17Alejo el 15 septiembre 2020 a las 11:22 AM ResponderSon los cuervos que se han criado, hijos pródigos en una intolerancia aprendida, pupilos del «conmigo o contra mi», del dentro de esto todo y fuera de esto nada, del «que se vayan», ahora gritado desde otra orilla. Son la prole de orfelinato gestada por una Patria que ha sido para ellos la mala madre que los abandonó a su suerte contra la que guardan rencor de hijo y de hermano; una Patria que en verdad ha sido obligada a segregar a sus hijos con criterios espurios ajenos a su espíritu conciliador maternal. Tomará tiempo desaprender esta manera tóxica que hemos tenido los cubanos para relacionarnos durante estos últimos 60 años de nuestra historia y que se refleja en esa retórica ofensiva y descalificadora que hoy inunda las redes sociales a ambos lados del espectro político.
    No habrá futuro para esta tierra si sus hijos se frotan las manos a la espera del momento para el ajuste de cuentas. No habrá reconciliación ni país «vivible» si no quitamos de las generaciones por venir ese pesado lastre de las culpas ajenas y el odio extemporáneo. Ojalá no quede ciega por «desojada» nuestra querida tierra cubana, ciega por un rencor filial de hijos que cuales cuervos criados en la ceguera prefirieron la oscuridad del odio sobre la luz del amor, el perdón y la reconciliación.
  13. 19Alheli el 15 septiembre 2020 a las 12:01 PM ResponderUno de los motivos que me trae a LJC es el estimulo al dialogo respetuoso y educativo, aunque no se coincida en opiniones y puntos de vista. Asi que no soy para nada una partidaria de la burla caustica, y menos que nada de la ‘tiradera’ que practica nuestra patetica farandula en EEUU, como si hiciera falta otro motivo para hacer de ciertos cubanos un cliche de la groseria y la mala educacion. Soy mujer como Paquita y Teresa Melo, e igual creo que se buscaron -como el Ministro de marras- lo que le cayo encima, por defender lo indefendible desde posiciones apologistas de barricada y hasta apelando al insulto y la acusacion. Mas preocupante para mi que el choteo virtual, que en algun momento va a llegar a su fin, es que vision tienen las autoridades ante la reaccion popular a estas declaraciones y las de otros personajes que no voy a recordar. Quisiera equivocarme, pero me parece que se ha llegado a un numero demasiado elevado en el calculo o la confianza de lo que la gente esta dispuesta a soportar por miedo o agobio. Sien embargo,, la actitud de la dirigencia del pais esta siendo totalmente inercial, oscilando por su propio impulso entre la inaccion y el delirio futurista; en contraste con la caida en picada de la vida del pais en todos los ordenes. El progresivo efecto domino de la marcha atras en las relaciones Cuba USA y su no prevencion – no se por que el enemigo archiconocido nos coge siempre recogiendo el jabon- ha estado cociendo gradualmente lo que en Filosofia me enseñaron que se llama ‘situacion revolucionaria’. Las penurias, la zoqueteria y brutalidad conque sucesivos funcionarios del nuevo gobierno se han dirigido al pueblo, y los caprichos fallidos presentados cansonamente como ‘medidas’ estan provocando demasiada decepcion y desesperanza. Por primera vez -quizas debido a las posibilidades de intercambio y expresion que ha dado el acceso a Internet- yo siento que se esta comenzando a romper el velo de la resignacion.
    • 20Alina Lopez el 15 septiembre 2020 a las 12:27 PM ResponderSaludos Alheli, sus comentarios son siempre muy atinados, creo lo mismo respecto a este tema. Es difícil dialogar sobre problemas de Cuba sin que surja este tipo de actitudes: ofensas, descrédito, y la socorrida victimización, que al parecer llegó para quedarse, eso ocurre en uno u otro bando del espectro, aunque la victimización me parece más usada por los medios que llamamos oficiales con el fin de desviar la atención de las cuestiones en debate y de ocultar que cada día ellas suman a más personas descontentas. El no extraer conclusiones sensatas, autocríticas y meditadas sobre ese descontento, y, por el contrario, querer presentarlo como campaña pagada desde el exterior, es una peligrosísima estrategia que no entiende lo que como bien dice usted es el preámbulo de una situación revolucionaria, es decir, parafraseando a Lenin: cuando los de arriba no pueden seguir gobernando con los mismos métodos y los de abajo no quieren seguir gobernados por esos métodos. En LJC, y de buena fe, hemos alertado muchas veces de ese peligro, pero si prefieren seguir viendo el reflejo en el espejo y no la realidad misma, solo queda insistir.
  14. 21Eduardo Canal Bosque el 15 septiembre 2020 a las 12:06 PM ResponderSimplemente genial. Aprecio mucho tu altura ética y compromiso con tus principios.

Deja un comentario

Share this post:

Recent Posts