ISRAEL: Tribunal Superior: la vigilancia Shin Bet (Servicios Especiales) de los portadores de virus debe estar consagrada por la ley

Una mujer con una máscara protectora pasa junto a una tienda de ropa en Jerusalén el 26 de abril de 2020. (Nati Shohat / Flash90)

Por STUART WINER y el PERSONAL DE TOI

Los jueces dicen que el servicio de seguridad no puede continuar recolectando datos de ubicación del teléfono celular después del jueves, a menos que la Knéset comience el proceso legislativo.

El Tribunal Superior de Justicia dictaminó el domingo que el rastreo del teléfono celular del servicio de seguridad Shin Bet de portadores de coronavirus confirmados no puede continuar a menos que el gobierno ancle la práctica legal muy controvertida.

Sin embargo, el panel de tres jueces, liderados por la jueza de la Corte Suprema Esther Hayut, otorgó al gobierno el derecho de aprobar una extensión del seguimiento para las próximas semanas, con la condición de que comience el proceso legislativo. Además, la ley eventual debe permitir a los periodistas el derecho de proteger sus fuentes al evitar que sus datos de teléfonos celulares se entreguen al Shin Bet, aunque la excepción se trataría caso por caso, determinó el tribunal.

Durante las últimas semanas, la agencia de seguridad interna ha estado trabajando con el Ministerio de Salud en un controvertido programa para rastrear los movimientos de los pacientes con coronavirus haciendo uso de la gran cantidad de datos de teléfonos y tarjetas de crédito a su disposición, que generalmente solo está permitido para usar en operaciones antiterroristas.

El fallo de la corte se produjo en respuesta a peticiones presentadas por grupos de derechos contra el seguimiento, que ha sido autorizado temporalmente bajo ordenanzas de emergencia como parte de la campaña para frenar un brote del virus que ya ha cobrado al menos 200 vidas en el país e infectado a miles. más.

Más allá del 30 de abril, cuando el seguimiento se volverá a aprobar nuevamente, “es necesario anclar la autoridad para hacerlo dentro del marco de la legislación primaria apropiada, por ejemplo, una orden temporal”, escribieron, lo que significa la ley debe tener una fecha de vencimiento adjunta.

El programa de seguimiento “viola gravemente el derecho constitucional a la privacidad y no debe tomarse a la ligera”, dijo el tribunal.

“La elección de utilizar la organización de seguridad preventiva del estado para monitorear a aquellos que no buscan dañarla, sin el consentimiento de los sujetos de vigilancia, plantea una gran dificultad y se debe hacer un esfuerzo para encontrar otra alternativa adecuada que cumpla con los principios de protección de la privacidad, “Añadieron los jueces.

Una ley que formalice la vigilancia de los teléfonos celulares debe incluir una cláusula según la cual los periodistas diagnosticados con el virus tienen un plazo de 24 horas para solicitar una orden judicial en contra de que sus datos telefónicos se entreguen al Shin Bet, en aras de proteger sus fuentes, el tribunal dijo. Los periodistas infectados tendrían que comprometerse a notificar personalmente cualquier fuente con la que hayan entrado en contacto durante las dos semanas previas al diagnóstico.

La libertad de prensa y la protección de las fuentes periodísticas es importante en los días de una crisis nacional”, escribieron los jueces.

La Juez Suprema de la Corte Suprema, Esther Hayut, del centro, llega con otros jueces a una audiencia en la corte sobre la decisión del Primer Ministro Benjamin Netanyahu de autorizar a la agencia de seguridad Shin Bet de Israel a usar datos de ubicación de teléfonos celulares para ayudar a combatir el coronavirus, 19 de marzo de 2019. (Olivier Fitoussi / Flash90)

La Asociación de Derechos Civiles en Israel, la organización de asistencia legal de Adalah, el abogado activista Shahar Ben-Meir y la Unión de Periodistas en Israel presentaron solicitudes contra el seguimiento actual. Afirmaron que el seguimiento estaba perjudicando los derechos básicos de la dignidad y la libertad humana, mientras que el estado ha argumentado que la medida es necesaria para salvar vidas humanas, informó Haaretz.

Según un informe de noticias del Canal 12 el sábado, el programa se ha considerado un éxito, debido a la rápida identificación de aquellos que han estado en contacto con un portador del patógeno, aunque todavía hay esperanzas de que se pueda encontrar un sistema alternativo. El ministro de Energía, Yuval Steinitz, encabeza un comité que investiga el asunto que, entre otras cosas, analiza los programas utilizados por otros países para prevenir la propagación del patógeno.

El Shin Bet ha enfatizado que su poderoso programa de vigilancia masiva solo se usa con el propósito de combatir la pandemia. El mandato de la agencia de seguridad expirará a fin de mes, pero el informe dijo que se le permitiría continuar el programa “hasta el final de la emergencia”, sin aclarar cómo se determinaría eso.

Según las regulaciones de emergencia del gobierno, el servicio de seguridad no puede continuar usando los datos una vez que finaliza el programa, aunque el Ministerio de Salud puede usar la información durante 60 días adicionales para fines de investigación, presumiblemente para volver sobre el camino del brote.

El seguimiento, que utiliza datos de ubicación de teléfonos celulares, datos de compra de tarjetas de crédito y otra información digital, tiene como objetivo alertar y ordenar a las personas en cuarentena a menos de dos metros, durante 10 minutos o más, de alguien infectado con el virus en las últimas dos semanas.

El Comité de Asuntos Exteriores y Defensa de la Knesset decidió la semana pasada no avanzar con una legislación separada que permita a la policía utilizar la tecnología de rastreo telefónico para hacer cumplir las órdenes de permanencia en el hogar para las personas en cuarentena.

El MK Azul y Blanco Gabi Ashkenazi, quien preside el comité, dijo en una declaración después de la reunión que los miembros del panel habían planteado reservas significativas a la redacción del proyecto de ley que habría permitido que la práctica continuara, y que los representantes gubernamentales presentes acordaron “Reexaminar la redacción de la ley [propuesta]”.

Hasta el domingo, al menos 201 personas habían muerto por el coronavirus en Israel y 99 estaban en ventiladores, según cifras del Ministerio de Salud. Se han diagnosticado 15.443 casos en Israel y 6.602 se han recuperado de COVID-19, la enfermedad causada por el virus.

A woman wearing a protective face mask walks past a clothes shop in Jerusalem on April 26, 2020. Photo by Nati Shohat/Flash90

Share this post:

Recent Posts