RECONCILIENDO LAS RECLAMACIONES DE PROPIEDAD DE LOS ESTADOS UNIDOS EN CUBA: TRANSFORMANDO EL TRAUMA A LA OPORTUNIDAD

Por Richard Feinberg, diciembre de 2015, Brookings Institute

Original aquí: conciliar las reclamaciones de propiedad estadounidense en Cuba: transformar el trauma en oportunidad “. 

zzzzzzzzz

CONCLUSIÓN:. ¿Una gran ganga?

En sus reuniones de apertura, Estados Unidos y Cuba presentarán sus reclamos en conflicto. Un posible resultado son las negociaciones prolongadas y contenciosas. Pero hay un enfoque alternativo mucho más prometedor: aprovechar el tamaño y la complejidad de los reclamos en conflicto y hacer de su resolución la pieza central de un gran acuerdo que resuelva algunos de los otros puntos de tensión restantes entre las dos naciones, y adoptar una estrategia de desarrollo ambiciosa y prospectiva para Cuba.

Hay precedentes para un gran negocio, en casos como la Unión Soviética, Vietnam y China. Los acuerdos Roosevelt-Litvinov, negociados en la Casa Blanca directamente entre el presidente de EE. UU. Y el ministro de Asuntos Exteriores soviético, sentaron las bases para renovar las relaciones diplomáticas, y uno podría argumentar a favor de la alianza de la Segunda Guerra Mundial que derrotó a los poderes del eje. Del mismo modo, el acuerdo de reclamos con Vietnam fue una pieza de un proceso de normalización mucho más amplio entre los dos adversarios que alguna vez fueron amargos, dos naciones que ahora se autodenominan aliados estratégicos. Puntualmente, en la ceremonia de izamiento de la bandera del 14 de agosto de 2015 en la Embajada de los Estados Unidos en La Habana, el Secretario de Estado John Kerry comentó:

“Y la semana pasada, estuve en Hanoi para conmemorar el vigésimo aniversario de la normalización de las relaciones entre Estados Unidos y Vietnam. Piénsalo. Una guerra larga y terrible que infligió cicatrices indelebles en el cuerpo y la mente, seguida de dos décadas de curación mutua, seguidas de otras dos décadas de compromiso diplomático y comercial. En este período, Vietnam evolucionó de un país desgarrado por la violencia a una sociedad dinámica con una de las economías de más rápido crecimiento del mundo “.

En las recientes relaciones entre Estados Unidos y Cuba, también existe el precedente de los anuncios del 17 de diciembre de 2014, cuando el regreso de Alan Gross y un activo de la CIA para tres espías cubanos se vio envuelto en la historia más amplia de la normalización de las relaciones diplomáticas, y del lado estadounidense , la relajación de ciertos viajes y restricciones económicas.

La estrategia de liquidación de dos niveles descrita anteriormente permite a las empresas estadounidenses volver a participar en Cuba. Al mismo tiempo, algunos reclamantes individuales y sus familias albergan un profundo afecto por Cuba y probablemente estarían dispuestos a contribuir a su desarrollo futuro. Cuba podría considerar incentivos especiales para recuperar este legado del pasado de la isla y para que los reclamantes interesados ​​igualen sus premios con reinversiones en nuevos proyectos.

Con los incentivos adecuados, Cuba también podría atraer la capital y el talento de muchos de los dos millones de cubanoamericanos que residen en los Estados Unidos. Con sus problemas legales y cargos emocionales separados, y la inmensidad de sus números, los reclamos de propiedad de los cubanoamericanos requerirán su propio tratamiento (más sobre esto en un documento posterior). Pero la solución de los reclamos de propiedad de los EE. UU. Podría incluir un marco general para la consideración futura de cuestiones de interés para los cubanoamericanos, con el objetivo general de la reconciliación de la diáspora con la patria.

La solución de las reclamaciones estadounidenses podría estar envuelta en un paquete de oportunidades económicas para Cuba. Es importante destacar que Estados Unidos podría relajar aún más sus sanciones económicas (enmendar o derogar Helms-Burton), brindando más oportunidades de comercio e inversión, y la capacidad de Cuba de obtener el intercambio de divisas necesario para cumplir con las obligaciones de la deuda. A su vez, Cuba tendrá que acelerar y profundizar sus reformas económicas, para ofrecer un entorno empresarial más atractivo para inversores y exportadores. Políticamente, el gobierno cubano podría presentar una reducción significativa del embargo de Estados Unidos como una victoria, compensando cualquier concesión hecha en las negociaciones de reclamos. Un paquete integral también podría ser más atractivo para el Congreso de los Estados Unidos; El consentimiento formal del Congreso mejoraría la legitimidad y durabilidad de las medidas y ayudaría a cerrar cualquier desafío judicial, en caso de que algunos demandantes no estén satisfechos con el acuerdo final. Es hora de que Cuba ingrese a las instituciones financieras internacionales y Estados Unidos ya no debe interponerse en el camino. Las IFI pueden desempeñar un papel vital al proporcionar capital y conexiones al mercado global. El FMI y el Banco Mundial también son un depósito profundo de conocimientos sobre las transiciones desde la planificación centralizada hacia sistemas económicos más orientados al mercado.

El acuerdo de liquidación de reclamaciones entre los Estados Unidos y Hungría contenía un anexo en el que se acordó, entre otras cosas, que el Gobierno húngaro tenía la intención de liquidar los bonos en dólares en circulación a través de conversaciones directas con los tenedores de bonos; y que Estados Unidos buscaría la autoridad de su legislatura para otorgar el trato de nación más favorecida (NMF) a Hungría, sujeto a negociaciones separadas.

75 En una gran negociación, Estados Unidos podría ofrecer trabajar con Cuba y otros acreedores para renegociar las deudas oficiales (Club de París) y comerciales (Club de Londres) pendientes de Cuba en términos que tengan en cuenta la capacidad de pago de Cuba.76 El gobierno de EE. UU. Continúa para llevar en sus libros $ 36.3 millones de obligaciones cubanas con el Banco de Exportaciones e Importaciones de los Estados Unidos (Ex-Im Bank), lo que podría abordarse dentro del marco del Club de París.77 Estados Unidos también podría acordar reconsiderar las restricciones comerciales y de inversión restantes.

En esta etapa, sería demasiado esperar un acuerdo sobre una estrategia de desarrollo detallada para Cuba. Pero podría establecerse un proceso mediante el cual Cuba trabajaría con sus muchos socios internacionales, incluido Estados Unidos, para forjar un modelo de desarrollo del siglo XXI que preservara los logros sociales de la revolución, pero que también eleve la productividad laboral y el nivel de vida.

Bajo la presidencia de Raúl Castro, Cuba ha iniciado una reforma económica y la comunidad internacional puede acompañarla agregando su experiencia y recursos. No sería demasiado para las conversaciones de liquidación de reclamos, si se ponen de acuerdo en una estrategia de dos niveles, incluir una discusión sobre el clima de negocios y qué pasos adicionales debe tomar Cuba para atraer la inversión extranjera que tanto necesita. A medida que las estrictas relaciones de propiedad socialista sean reemplazadas gradualmente por un sistema económico más híbrido, Cuba necesitará diseñar e implementar nuevos regímenes de propiedad que promuevan la iniciativa individual, pero que también abarquen el uso de la tierra, la vivienda, los recursos naturales y otros controles regulatorios que protejan el interés público. y consistente con un crecimiento sostenible y equitativo.

Los objetivos estratégicos en un proceso de resolución masiva de reclamos deben ser políticos: sanar las heridas profundas de conflictos pasados, sentar las bases para una coexistencia pacífica y la resolución no violenta de disputas, para evitar poner en peligro los equilibrios fiscales y las cargas de la deuda paralizante, para construir inversores confianza y reputación internacional, y para ayudar a que la economía cubana sea más abierta y competitiva. Estos objetivos vitales no siempre serán totalmente convergentes con el objetivo legal más tradicional centrado estrechamente en los derechos de los reclamantes de propiedad. Al diseñar e implementar soluciones, a medida que los reclamantes golpean las puertas y exigen atención, los responsables políticos no deben perder de vista sus objetivos primordiales. En interés de Cuba y los Estados Unidos,

zzzzzRichard-Feinberg

Richard Feinberg es un miembro senior no residente de la Iniciativa de América Latina en la Brookings Institution. Es profesor de economía política internacional en la Escuela de Política y Estrategia Global, Universidad de California, San Diego. Sus cuatro décadas de compromiso con las relaciones interamericanas abarcan el servicio del gobierno (en la Casa Blanca, el Departamento de Estado y el Tesoro de los EE. UU.), Numerosos institutos de política pública con sede en Washington, DC, el Cuerpo de Paz (Chile) y ahora en el mundo académico. También es el crítico de libros para la sección del Hemisferio Occidental de la revista Foreign Affairs.

Share this post:

Recent Posts