LA BOMBA DE BIDEN SOBRE UCRANIA

Un reciente informe del New York Times que cita a asesores anónimos de Biden que afirmaron que las prioridades estadounidenses y ucranianas son cada vez más divergentes fue simplemente una credibilidad extendida tras la publicación de la entrevista del presidente con la revista Time 


El reciente informe 
del New York Times que cita a asesores anónimos de Biden que afirmaron que las prioridades estadounidenses y ucranianas son cada vez más divergentes fue simplemente una credibilidad extendida tras la publicación de la entrevista del presidente con la revista Time . Mientras luchaba por articular la política estadounidense hacia Rusia, que incluía divagar incoherentemente sobre que quiere impedir que restablezca la URSS y el Pacto de Varsovia, lanzó la bomba de que la paz en Ucrania no significa permitir que ese país se una a la OTAN.

Sus palabras exactas fueron las siguientes: “La paz consiste en garantizar que Rusia nunca, nunca, nunca, nunca ocupe Ucrania. Así es como se ve la paz. Y eso no significa la OTAN, son parte de la OTAN. Significa que tenemos una relación con ellos como la que tenemos con otros países, donde les suministramos armas para que puedan defenderse en el futuro. Pero no es, si se dan cuenta, que fui yo quien (y ustedes lo informaron en TIME) quien dijo que no estaba preparado para apoyar la OTANización de Ucrania”.

Esto sigue a la redefinición de la victoria en Ucrania por parte del primer ministro estonio, Kallas, al unirse a la OTAN incluso sin parte del territorio que Kiev reclama como propio, lo que puede interpretarse como que significa que la facción dura y antirrusa de Occidente está suavizando comparativamente su postura. La observación de Biden publicada posteriormente sobre que la paz “no significa que sean parte de la OTAN”, que en realidad precedió a la de Kallas, ya que fue dicha durante su entrevista celebrada el 29 de mayo, reafirma esta observación.

Sin embargo, como se citó en el primer hipervínculo de este artículo sobre el reciente informe del New York Times, esta tendencia emergente dentro de esa facción dura antes mencionada no se extiende a todos sus miembros. Algunos de ellos se están preparando para intensificar la participación de la OTAN en su guerra por poderes contra Rusia a través de Ucrania, y nadie sabe si sus contrapartes relativamente más responsables tienen la capacidad de controlarlos antes de que sea demasiado tarde para evitar una crisis como la cubana en el peor de los casos. de los casos.

En cualquier caso, es una buena señal que la figura decorativa de la coalición antirrusa de Occidente esté retrocediendo en la postura maximalista previamente implícita de su lado sobre la supuesta inevitable membresía de Ucrania en la OTAN, que fue una de las razones por las que Rusia decidió comenzar su operación especial en El primer lugar. Otro punto a destacar es que su personal obviamente no le comunicó esto a Kallas de antemano, de lo contrario, ella no se habría avergonzado diciendo que la victoria se debe a que Ucrania se une a la OTAN.

Aun así, vale la pena llamar la atención sobre cómo esa figura dura también dio marcha atrás en una de las posturas maximalistas previamente implícitas de su lado al redefinir la victoria como la membresía de Ucrania en ese bloque, incluso sin parte del territorio que Kiev reclama como propio. Esto sugiere que distintos sectores de línea dura, y presumiblemente la mayoría de sus respectivas burocracias políticas responsables de manejar este conflicto, se han dado cuenta de forma independiente de que finalmente es hora de reconocer la realidad.

Por muy positivo que parezca todo esto, la otra cara es que los miembros ideológicamente radicalizados de sus facciones de línea dura que continúan aferrándose a los dos objetivos maximalistas originalmente implícitos de su bando –reconquistar todo el territorio controlado por Rusia y luego permitir que Ucrania se una a la OTAN– podrían convertirse en peligrosamente desesperado. Esto explica por qué algunos de ellos están trabajando para intensificar la participación de la OTAN en esta guerra por poderes hasta el punto de una intervención convencional que podría provocar que Rusia utilice armas nucleares tácticas en defensa propia.

Con toda probabilidad, esta facción cada vez más rebelde probablemente logre cierto éxito en el empeoramiento de las tensiones en algún momento de este verano, pero ese podría ser su último hurra desde que el proceso de paz chino-brasileño que esos dos pretenden organizar durante la Cumbre del G20 de noviembre en Río podría congelarse. el conflicto. Está demasiado lejos para predecir los contornos de cualquier compromiso pragmático, y tal ejercicio sería discutible si la escalada esperada se sale de control y conduce a la Tercera Guerra Mundial, pero aún así vale la pena tenerlo en cuenta.

Las declaraciones políticas consecutivas de Kallas y Biden, que significan que dos de las figuras antirrusas más duras de Occidente aceptan que Ucrania perderá territorio y no se unirá a la OTAN, sugieren que su lado se está volviendo receptivo a garantizar algunas de las demandas de Rusia de congelar el conflicto. No se han enviado señales sobre otras cuestiones como la desmilitarización y la desnazificación, pero esto todavía representa un progreso considerable y podría formar la base para reactivar las conversaciones de paz si se logra reunir la voluntad política.

De cara al futuro, es posible que la escalada esperada para este verano sea el último hurra de Occidente antes de abandonar formalmente el objetivo de reconquistar todo el territorio de Ucrania anterior a 2014 y luego permitirle unirse a la OTAN. En ese caso, Occidente podría no estar de acuerdo con todos los términos de paz de Rusia, pero podría volverse mucho más receptivo a algunos de ellos, permitiendo así la reanudación de las conversaciones de paz incluso si esta vez son sólo entre Estados Unidos y Rusia en lugar de entre Rusia y Ucrania como la última vez.

En realidad, eso sería ideal, ya que Ucrania es solo un representante de Occidente y no tiene capacidad independiente para negociar por sí sola, como lo demostró el sabotaje del ex primer ministro británico Boris Johnson al borrador del acuerdo de paz de la primavera de 2022. Estados Unidos se está dando cuenta de que Ucrania se está quedando sin tropas, ya que sus políticas de reclutamiento forzoso son incapaces de reemplazar sus pérdidas, mientras que la OTAN en su conjunto no puede competir con Rusia en la “carrera de la logística”, como lo demuestra un informe reciente sobre el ejército de Moscú. complejo industrial.

Según la consultora Bain & Company, Rusia produce proyectiles tres veces más rápido que Occidente y a un precio literalmente de una cuarta parte. Sin duda, la OTAN habría sido consciente de esto todo el tiempo y eso podría haber influido en Kallas y Biden para que retrocedieran en los objetivos maximalistas de su bando. Queda por ver si sus palabras se convierten en cambios de política tangibles, pero siguen siendo avances positivos, aunque sean superficiales por el momento, ya que demuestran que Occidente ha perdido. 

Fte: KATEHON

Share this post:

Recent Posts