Causas y consecuencias de la crisis de Ucrania (III y IV parte de IV)

El presidente Biden, que se instaló en la Casa Blanca en enero de 2021, llevaba mucho tiempo comprometido con la incorporación de Ucrania a la OTAN y también era súper halcón con Rusia. Como era de esperar, el 14 de junio de 2021, la OTAN emitió el siguiente comunicado en su cumbre anual en Bruselas:

por John J. Mearsheimer

El presidente Biden, que se instaló en la Casa Blanca en enero de 2021, llevaba mucho tiempo comprometido con la incorporación de Ucrania a la OTAN y también era súper halcón con Rusia. Como era de esperar, el 14 de junio de 2021, la OTAN emitió el siguiente comunicado en su cumbre anual en Bruselas:

Reiteramos la decisión tomada en la Cumbre de Bucarest de 2008 de que Ucrania se convertirá en miembro de la Alianza con el Plan de Acción para la Adhesión (MAP) como parte integral del proceso; reafirmamos todos los elementos de esa decisión, así como las decisiones posteriores, incluyendo que cada socio será juzgado por sus propios méritos. Nos mantenemos firmes en nuestro apoyo al derecho de Ucrania a decidir su propio futuro y el rumbo de su política exterior sin interferencias externas.

El 1 de septiembre de 2021, Zelensky visitó la Casa Blanca, donde Biden dejó claro que Estados Unidos estaba «firmemente comprometido» con «las aspiraciones euroatlánticas de Ucrania». Posteriormente, el 10 de noviembre de 2021, el Secretario de Estado Antony Blinken, y su homólogo ucraniano, Dmytro Kuleba, firmaron un importante documento: la «Carta de Estados Unidos y Ucrania sobre la Asociación Estratégica». El objetivo de ambas partes, según el documento, es «subrayar … un compromiso con la aplicación por parte de Ucrania de las reformas profundas y exhaustivas necesarias para la plena integración en las instituciones europeas y euroatlánticas». Ese documento se basa explícitamente no sólo en «los compromisos asumidos para reforzar la asociación estratégica entre Ucrania y Estados Unidos por los presidentes Zelensky y Biden», sino que también reafirma el compromiso de Estados Unidos con la «Declaración de la Cumbre de Bucarest de 2008».

En resumen, hay pocas dudas de que a partir de principios de 2021 Ucrania empezó a avanzar rápidamente hacia la adhesión a la OTAN. Aun así, algunos partidarios de esta política argumentan que Moscú no debería haberse preocupado, porque «la OTAN es una alianza defensiva y no representa ninguna amenaza para Rusia». Pero no es así como Putin y otros líderes rusos piensan de la OTAN y lo que importa es lo que piensan. No hay duda de que la entrada de Ucrania en la OTAN sigue siendo la «más brillante de las líneas rojas» para Moscú.

Para hacer frente a esta creciente amenaza, Putin estacionó un número cada vez mayor de tropas rusas en la frontera de Ucrania entre febrero de 2021 y febrero de 2022. Su objetivo era coaccionar a Biden y Zelensky para que cambiaran de rumbo y detuvieran sus esfuerzos por integrar a Ucrania en Occidente. El 17 de diciembre de 2021, Moscú envió cartas separadas a la administración de Biden y a la OTAN exigiendo una garantía por escrito de que 1) Ucrania no se incorporaría a la OTAN, 2) no se estacionaría ningún arma ofensiva cerca de las fronteras de Rusia, y 3) las tropas y el equipo de la OTAN trasladados a Europa oriental desde 1997 se trasladarían de nuevo a Europa occidental.

Putin hizo numerosas declaraciones públicas durante este periodo que no dejaban lugar a dudas de que consideraba la expansión de la OTAN en Ucrania como una amenaza existencial. En su intervención ante la Junta del Ministerio de Defensa el 21 de diciembre de 2021, declaró «lo que están haciendo, o intentando o planeando hacer en Ucrania, no está ocurriendo a miles de kilómetros de nuestra frontera nacional. Está en la puerta de nuestra casa. Deben entender que simplemente no tenemos ningún lugar al que retirarnos. ¿De verdad creen que no vemos estas amenazas? ¿O creen que nos quedaremos de brazos cruzados viendo cómo surgen las amenazas a Rusia?». Dos meses más tarde, en una conferencia de prensa el 22 de febrero de 2022, apenas unos días antes de que comenzara la guerra, Putin dijo «Nos oponemos categóricamente a que Ucrania entre en la OTAN porque esto supone una amenaza para nosotros, y tenemos argumentos para apoyarlo. He hablado de ello en repetidas ocasiones en esta sala». A continuación, dejó claro que reconocía que Ucrania se estaba convirtiendo en un miembro de facto de la OTAN. Estados Unidos y sus aliados, dijo, «siguen llenando de armas modernas a las actuales autoridades de Kiev». Continuó diciendo que, si esto no se detiene, Moscú «se quedaría con una ‘anti-Rusia’ armada hasta los dientes. Esto es totalmente inaceptable».

La lógica de Putin debería tener mucho sentido para los estadounidenses, que desde hace mucho tiempo están comprometidos con la Doctrina Monroe, que estipula que ninguna gran potencia lejana puede situar ninguna de sus fuerzas militares en el hemisferio occidental.

Debo señalar que en todas las declaraciones públicas de Putin durante los meses que precedieron a la guerra, no hay ni una pizca de evidencia de que estuviera contemplando conquistar Ucrania y convertirla en parte de Rusia, y mucho menos atacar a otros países del este de Europa. Otros líderes rusos, incluidos el ministro de Defensa, el ministro de Asuntos Exteriores, el viceministro de Asuntos Exteriores y el embajador ruso en Washington, también hicieron hincapié en la importancia de la expansión de la OTAN como causa de la crisis de Ucrania. El ministro de Asuntos Exteriores, Sergei Lavrov, lo expuso sucintamente en una conferencia de prensa el 14 de enero de 2022, cuando dijo que «la clave de todo es la garantía de que la OTAN no se expandirá hacia el este».

Sin embargo, los esfuerzos de Lavrov y Putin por conseguir que Estados Unidos y sus aliados abandonen sus esfuerzos por convertir a Ucrania en un baluarte occidental en la frontera de Rusia fracasaron por completo. El Secretario de Estado Antony Blinken respondió a las demandas de Rusia a mediados de diciembre diciendo simplemente: «No hay ningún cambio. No habrá ningún cambio». Putin lanzó entonces una invasión de Ucrania para eliminar la amenaza que veía en la OTAN.

¿Dónde estamos ahora y hacia dónde vamos?

La guerra de Ucrania lleva casi cuatro meses y me gustaría ofrecer ahora algunas observaciones sobre lo que ha sucedido hasta ahora y hacia dónde podría dirigirse la guerra. Me referiré a tres cuestiones concretas: 1) las consecuencias de la guerra para Ucrania; 2) las perspectivas de escalada, incluida la nuclear; y 3) las perspectivas de poner fin a la guerra en un futuro previsible.

Esta guerra es un desastre sin paliativos para Ucrania. Como señalé anteriormente, Putin dejó claro en 2008 que Rusia destrozaría a Ucrania para evitar que se uniera a la OTAN. Está cumpliendo esa promesa. Las fuerzas rusas han conquistado el 20% del territorio ucraniano y han destruido o dañado gravemente muchas ciudades y pueblos ucranianos. Más de 6,5 millones de ucranianos han huido del país, mientras que más de 8 millones han sido desplazados internamente. Muchos miles de ucranianos, incluidos civiles inocentes, han muerto o están gravemente heridos y la economía ucraniana está en ruinas. El Banco Mundial calcula que la economía ucraniana se reducirá casi un 50% en el transcurso de 2022. Se calcula que Ucrania ha sufrido daños por valor de unos 100.000 millones de dólares y que se necesitará cerca de un billón de dólares para reconstruir el país. Mientras tanto, Kiev necesita unos 5.000 millones de dólares de ayuda cada mes sólo para mantener el gobierno en funcionamiento.

Además, parece que hay pocas esperanzas de que Ucrania pueda recuperar pronto el uso de sus puertos en los mares de Azov y Negro. Antes de la guerra, aproximadamente el 70% de todas las exportaciones e importaciones ucranianas, y el 98% de sus exportaciones de grano- pasaban por estos puertos. Esta es la situación básica después de menos de 4 meses de lucha. Da mucho miedo pensar en el aspecto que tendrá Ucrania si esta guerra se prolonga unos años más.

Entonces, ¿qué perspectivas hay de negociar un acuerdo de paz y poner fin a la guerra en los próximos meses? Lamento decir que no veo ninguna posibilidad de que esta guerra termine pronto, opinión que comparten destacados responsables políticos como el General Mark Milley, Presidente del JCS, y el Secretario General de la OTAN, Jens Stoltenberg. La principal razón de mi pesimismo es que tanto Rusia como Estados Unidos están profundamente comprometidos con ganar la guerra y es imposible llegar a un acuerdo en el que ambas partes ganen. Para ser más concretos, la clave de un acuerdo desde la perspectiva de Rusia es convertir a Ucrania en un Estado neutral, acabando con la perspectiva de integrar a Kiev en Occidente. Pero ese resultado es inaceptable para el gobierno de Biden y una gran parte de la política exterior estadounidense, porque representaría una victoria para Rusia.

Los líderes ucranianos tienen una agencia, por supuesto, y uno podría esperar que presionen por la neutralización para evitar que su país sufra más daños. De hecho, Zelensky mencionó brevemente esta posibilidad en los primeros días de la guerra, pero nunca la planteó seriamente. Sin embargo, hay pocas posibilidades de que Kiev impulse la neutralización, porque los ultranacionalistas de Ucrania, que tienen un poder político significativo, no tienen ningún interés en ceder a ninguna de las exigencias de Rusia, especialmente a una que dicte el alineamiento político de Ucrania con el mundo exterior. Es probable que la administración Biden y los países del flanco oriental de la OTAN, como Polonia y los países bálticos, apoyen a los ultranacionalistas ucranianos en esta cuestión.

Para complicar aún más las cosas, ¿cómo se abordan las grandes franjas de territorio ucraniano que Rusia ha conquistado desde que comenzó la guerra, así como el destino de Crimea? Es difícil imaginar que Moscú renuncie voluntariamente a cualquiera de los territorios ucranianos que ahora ocupa, y mucho menos a todos, ya que los objetivos territoriales de Putin hoy en día probablemente no son los mismos que tenía antes de la guerra. Al mismo tiempo, es igualmente difícil imaginar a cualquier líder ucraniano aceptando un acuerdo que permita a Rusia mantener cualquier territorio ucraniano, excepto posiblemente Crimea. Espero equivocarme, pero por eso no veo el fin de esta ruinosa guerra.

Fte. The National Interest 

AUTOR

John J. Mearsheimer es profesor titular de la cátedra R. Wendell Harrison de Ciencias Políticas de la Universidad de Chicago. Forma parte del consejo asesor de The National Interest, y su libro más reciente, The Great Delusion: Liberal Dreams and International Realities fue publicado en 2018 por Yale University Press.

Share this post:

Recent Posts